InFamous

    Uno de los juegos exclusivos de Playstation 3 que más ha dado que hablar desde su anuncio ha sido InFamous, el último título de Sucker Punch (creadores de la excelente saga Sly Racoon), dado que se han ido prometiendo un gran número de cosas que hasta entonces no habían tenido una gran cabida en el mundo de los videojuegos.

    Por esta razón, desde Desconsolados esperábamos impacientes para ver el resultado final dado que nos encantó la anterior saga de la desarrolladora y los juegos tipo sandbox con superpoderes nos parecen muy interesantes. Pero, ¿habrá cumplido Sucker Punch y nos habrá traído otro excelente juego? La respuestá es un rotundo sí.

    La historia de InFamous es uno de sus puntos fuertes, ya que engancha de principio a fin gracias a su complejidad, giros de guion y constante misterio.

    El juego empieza con una gran explosión eléctrica que arrasa Empire City, la ciudad donde se desarrolla la aventura. En el epicentro de la catástrofe se despierta Cole McGrath, un simple mensajero que estaba llevando un paquete. De esta forma pasamos a un comienzo sencillamente espectacular, mientras avanzamos por un edificio de aparcamiento que se va derrumbando ante nosotros mediante explosiones muy logradas. Tras salir del infernal edificio llegamos a un puente donde el espéctaculo se incremente, para finalmente acabar inconscientes tras cruzar a duras penas dicha edificación.

    Después de esta increíble introducción se nos empieza a narrar la historia mediante una secuencia que parece sacada de un cómic. Sin duda, en Sucker Punch han hecho un gran trabajo en estos vídeos, porque es toda una delicia verlos dada su enorme calidad, que podría incluso dejar en pañales a algunos tebeos.

    En esta escena de vídeo se nos explica cómo Cole ha conseguido poderes relacionados con la electricidad, a la vez que la ciudad se ha sumido en el caos gracias al incremento del crímen y a la desaparición total de la policía por el miedo. Por si esto fuera poco, ha aparecido una plaga en la ciudad, por lo que el gobierno ha puesto la ciudad en cuarentena para evitar una epidemia por todos los Estados Unidos.

    Mientras esto va pasando nuestro personaje es atendido por su novia Trish, que perdió a su hermana Amy en la explosión, y por su amigo Zeke. Sin embargo, en lugar de estar malherido durante mucho tiempo, Cole se recupera rápidamente y sus poderes van mejorando poco a poco.

    Y así llegamos al día catorce de la cuarentena, cuando el gobierno manda comida para ayudar a los ciudadanos. Cuando llegamos a la zona donde la han lanzado, aparecen los Segadores, antiguos yonquis del distrito Neon (una de las tres zonas de la ciudad) que han tomado el control de las calles tras estar infectados por el misterioso virus que azota la ciudad. Tras derrotarlos, llegamos a una de las principales carecterísticas del juego: la toma de decisiones. Esta primera elección es bastante simple y no tiene muchas consecuencias, pero ya nos encamina hacia el lado del heroísmo o del villano más malvado de todos.

    Tras este primer combate (en el que dependiendo de nuestra habilidad el juego nos pone en la dificultad más indicada para nuestra habilidad) aparece en televisión la “Voz de la Supervivencia”, que ha estado emitiendo de forma ilegal desde que sucedió la explosión dando consejos a los ciudadanos para sobrevivir y no hacer caso al gobierno que los había dejado encerrados allí. Este personaje muestra al “responsable” de la explosión: Cole. Esto se ve motivado porque fue él el último que entró en el edificio donde se produjo la explosión. Entonces nuestro protagonista recuerda cómo le ordenaron llevar un paquete urgente a esa dirección, y abrirlo una vez llegara allí.

    Tras este descubrimiento, los ciudadanos empiezan a odiar a Cole, Trish le deja y únicamente se queda con Zeke. De esta forma quedan en el único puente que hay para salir de la ciudad, y que está tomado por el gobierno para asegurarse que nadie sale de la zona de cuarentena. Aquí se nos deja tomar otra decisión, pero que como antes no tiene una gran importancia argumental, aunque sí en el karma, del cual ya os hablaremos más adelante. Tras completar esta fase conoceremos a Moya, una agente del FBI que sabe que Cole tiene poderes. Entonces le ofrece un trato: encontrar la Esfera del Rayo y a su marido John para permitirle salir de la zona.

    Este artefacto fue creado por “Los Primeros Hijos”, una sociedad que hacía experimentos y en la que John estaba infiltrado. Al parecer, es una bomba que absorve la electricidad almacenada en la gente y es capaz de dar poderes a ciertas personas.

    A partir de este momento iremos descubriendo quié nos ordenó llevar ese paquete, por qué, y qué oscuros secretos tienen “Los Primeros Hijos”.

    Para seguir contando la historia el juego recurrirá a las escenas anteriormente descritas, aunque a partir de unas de las primeras misiones podremos descubrir cómo fue la misión de John mientras estaba infiltrado gracias a unas conexiones por satélites que hay desperdigadas por toda Empire City. Aunque no es obligatoria escucharlas todas, es muy recomendable para esclarecer algunos puntos de la trama.

    De esta forma nos encontramos con un guion excelente que nos invita a avanzar en el juego gracias a giros argumentales completamente inesperados (preparaos para el desenlace, que es completamente inseperado) y que además tiene un final que da pie a una secuela mucho más destructiva y que tiene un gran potencial.

    Para que os hagáis una idea, toda la historia podría ser una mezcla de la serie de televisión “Fringe” (por los experimentos y sucesos anormales) y los inicios de cualquier superhéroe que se precie. Y para contar este gran guion nos encontramos con los mejores elementos de cualquier película de sobrenombre y con el estilo altamente imitado últimamente de Bioshock.

    El apartado gráfico de InFamous es seguramente su apartado más flojo, aunque no por ello significa que sea malo. En absoluto, ya que cuenta con algunos efectos especiales que os dejarán con la boca abierta.

    Por un lado, el modelado de Cole y sus animaciones son excelentes. El movimiento de las tiras de su espalda está muy logrado, y sus texturas en general están conseguidas. Aunque esto se queda pequeño si lo comparamos con sus animaciones de escalada y de combate. Por un lado, en la parte de escalar nos encontramos con movimientos que parecen reales, sin ningún tirón y con una fluidez envidiable. En los ataques cuerpo a cuerpo y en los disparos nuestro personaje también se mueve con mucha soltura, por lo que nunca parece que sus movimientos son forzados ni nada por el estilo.

    Los enemigos son bastante variados y presentan diferentes formas dependiendo de la isla en la que nos encontremos. Sin embargo, siempre habrá dos tipos de rivales débiles, los que portan los lanzacohetes y los “conductores”. Lo mejor de todo es que en cada grupo los conductores son completamente diferentes, y sus ataques y animaciones siguen siendo brillantes. Además, los efectos especiales de los ataques son soberbios.

    Respecto a los efectos gráficos no podemos hacer nada más excepto quitarnos el sombrero, porque el trabajo que han hecho los chicos de Sucker Punch en ese aspecto es sencillamente impresionante.

    Por un lado, todos los poderes de Cole están relacionados con la electricidad, y ver los rayos salir y entrar en el cuerpo de Cole es una experiencia muy espectacular. Pero eso no es todo, y es que lo mejor llega con las explosiones eléctricas y las tormentas de rayos, brindándonos algunos de los mejores efectos eléctricos que hemos visto en ningún videojuego.

    Por otro lado, las explosiones de los vehículos y demás objetos son inmejorables, haciendo que reventar una gasolinera sea un placer para la visto y no nos cansemos nunca de hacerlo. Y lo mismo pasa con los coches, ya que resulta espectacular ver a una serie de vehículos explotar gracias a las granadas eléctricas.

    Finalmente, respecto a los efectos gráficos mención aparte merecen los ataques de los espectaculares (aunque pocos) jefes finales. Desde las alucinaciones de una villana hasta los golpes del enemigos final, pasando por la enorme maquinaria que nos atacará en un puente, sus ataques son perfectos visualmente hablando.

    Pero todavía nos queda la mejor parte, que es a la vez la que más fallos tiene: la ciudad. Empire City casi podría tratarse de un personaje más del juego gracias a que va avanzando y evolucionando dependiendo de las decisiones que tomemos a lo largo de la historia. Esto se traduce en carteles mostrando la bondad o maldad de Cole, y lo más importante, la actitud de los ciudadanos. Si por un lado somos buenos y bondadosos, vendrán a hacernos fotos, a darnos ánimos y las gracias por todo lo que hacemos, e incluso a ayudarnos cuando vean que estamos en un combate. Y si somos malvados pasará todo lo contrario, es decir, huirán en cuanto nos acerquemos y los más valientes nos atacarán.

    Esto nos muestra que la ciudad está viva, y que no es un simple conjunto de edificios en los que se desarrolla la acción.

    Además, otro de los aspectos positivos de la ciudad es su forma en general y tamaño. Por un lado, todos los edificios tienen una arquitectura brillante que mezcla algunas de las mejores ciudades del mundo (hay un edificio que recuerda irremediablemente al Empire State de Nueva York) con zonas completamente post-apocalípticas. Además, el tamaño de Empire City es muy grande teniendo en cuenta que el protagonista no puede conducir y solo puede desplazarso mediante la escalada y su uso de la electricidad. Pero aun así, lo más sorprendente es que ningún edificio parece de relleno, y es que si faltara uno solo sentiríamos que algo no está, cosa que no sucede en casi todos los sandbox.

    Otro aspecto positivo de la ciudad es que es completamente interactiva. Para empezar, la mayoría de los objetos que veamos los podemos lanzar por los aires con unas físicas muy realistas, que pueden llegar a darnos algunos momentos muy espectaculares al hacer saltar muchas cosas por los aires y ver cómo se van desplazando de una forma completamente natural.

    Por si esto fuera poco, todos y cada uno de los edificios son escalables, por lo que los desarrolladores han tenido un esfuerzo doble en colocar un gran número de edificaciones, sino que también tiene que haber elementos en estos para que Cole pueda escalarlos sin problemas.

    Y aquí empiezan los problemas con la ciudad, ya que el popping es bastante acusado, hay algunos problemas de clipping y en momentos puntuales nos encontraremos con pequeños tirones. Respecto al primer fallo, el popping se nota principalmente cuando vamos a toda velocidad, aunque también se puede apreciar cómo algunos peatones y vehículos aparecen y desaparecen mientras andamos. Aunque hay que decir a favor del juego que los edificios nunca aparecen repentinamente, y que este problema solo pasa con objetos menores. El clipping se debe principalmente a la falta de un sistema de físicas tan completo como el de los objetos en los personas. Afortunadamente, este no es un fallo que vayamos a ver muy a menudo. Finalmente, los tirones ocurren cuando hay un gran número de efectos en pantalla, como cuando hay numerosas explosiones a la vez que un gran número de enemigos nos lanzan ataques especiales y normales.

    En definitiva, el apartado gráfico de InFamous es notable gracias unos efectos y personajes muy trabajados, junto a una ciudad completamente viva que ya le gustaría tener el resto de sandbox. Y los pocos problemas que aparecen son perdonables dado el gran esfuerzo de Sucker Punch en poner a nuestra disposición tantos elementos en pantalla.

    La jugabilidad del título roza la perfección, ya que los desarrolladores han conseguido una mezcla de zonas al más puro estilo shooter con las mejores plataformas que hemos visto en lo que llevamos de año.

    Como todo el mundo sabrá ya, la principal habilidad de Cole es lanzar rayos por sus manos, y la manera escogida por Sucker Punch para representarlo es como si de un TPS (Third Person Shooter) se tratase. De esta forma, la vista se pondrá sobre el hombro y una retícula aparecerá para mostrarnos dónde va a ir a parar el relámpago.Por si esto fuera poco, también se ha dispuesto de un sistema de cobertura que, aunque es básico, funciona a las mil maravillas para esquivar los disparos enemigos.

    Pero los poderes de Cole no solo nos servirán para disparar, sino que nos permitirán lanzar granadas, deslizarnos por los cables del tendido eléctrico a gran velocidad, planear o lanzar espectaculares tormentas de rayos. Para ir desbloqueándolos tendremos que completar las misiones que nos permiten restaurar la electricidad a una parte de la ciudad, y pasaremos de estar indefensos sin energía eléctrica a ser imparables de nuevo.

    Restablecer la electricidad es algo primordial, ya que al usar alguna de las habilidades de Cole iremos gastando la energía acumulada en nuestro cuerpo, y si se agota no podremos usar los ataques más poderosos, por lo que necesitaremos recargarnos en alguna fuente eléctrica cercana.

    Pero si hay un aspecto de la jugabilidad que sobresale ése es el de las plataformas. Sucker Punch hicieron un gran trabajo en la anterior generación en la saga Sly Racoon, pero eso se queda pequeño si lo comparamos con lo que han hecho en este título.

    De esta forma nos encontramos con la habilidad de escalar absolutamente todo lo que veamos de una forma muy sencilla pero a la vez divertida. Gracias a este sencillo y preciso control nos bastará con el botón de salto y el de descolgarse, combinado con el stick analógico para poder elaborar todos los movimientos acrobáticos de Cole. En cierto modo puede recordar al sistema de escalada de Assassin’s Creed, pero éste se queda pequeño si lo comparamos con la aventura de nuestro eléctrico personaje, ya que en mitad de la escalada nos podremos poner a disparar a los rivales (de forma similar a lo visto en las cornisas de Uncharted) sin perder ninguna agilidad ni parecernos aburrido.

    Hablando de las misiones, como en todo buen sandbox que se precie tendremos a nuestra disposición niveles principales que hacen avanzar la historia y otras secundarias que nos permiten limpiar zonas de la ciudad.

    Las principales consistirán en su mayoría ir a alguna zona específica y eliminar a los enemigos que nos encontremos allí. Aunque puede haber diferentes casos a los que nos enfrentaremos, como tener que proteger algún objetivo en concreto, salvar a los civiles que están en peligro o seguir algún vehículo por toda la ciudad. Tras pasar unas cuantas misiones se activarán unos niveles que nos darán acceso a las alcantarillas, donde como ya hemos mencionado antes, devolveremos la electricidad a una parte de Empire City y ampliaremos los poderes de Cole.

    Por otro lado, en las misiones secundarias algunos ciudadanos nos pedirán ayuda para eliminar aparatos de vigilancia, eliminar a los enemigos que nos acosan, salvar clínicas, etc. Así, dispondremos de un total de 84 niveles de este tipo (una para limpiar cada barrio e impedir que aparezcan más criminales), de las cuales quince serán a nuestra elección, eligiendo si completamos las fases en las que ayudamos a la ciudad como héroes o en las que tenemos que ser completamente antihéroes.

    Respecto a estas misiones de libre elección, si seleccionamos hacer las del buen camino se bloquearán las malvadas, y viceversa. De esta forma la rejugabilidad del título se eleva si queremos completar todas y cada una de las misiones. Además, elegir unas u otras nos dará acceso a un poder si escogemos las buenas y a otro distinto si elegimos las malas.

    Para ir mejorando los poderes necesitaremos experiencia, que se consigue con cualquier acción que hagamos. De esta forma, siempre recibiremos unos cuantos puntos por matar enemigos, salvar ciudadanos, cumplir una serie de movimientos especiales (hay un total de 21) y, por supuesto, al completar las misiones. Aunque para acceder a unos poderes u otros no solo bastará con la experiencia, ya que dependiendo de nuestra alineación kármica tendremos acceso a unas habilidadas exclusivas.

    De hecho, una de las principales bazas de InFamous es el karma. Para que nuestro nivel de bondad o maldad se mueva hacia uno u otro extremos tendremos que hacer cosas buenas o malas dependiendo de lo que queramos ser. De esta forma cualquier acción que hagamos durante el transcurso de la aventura tendrá un efecto en el indicador kármico que se encuentra en la esquina superior izquierda del HUD.

    Dependiendo de dónde se encuentre el indicador de karma estaremos en diferentes niveles de bondad (guardián, campeón y héroe) o de maldad (matón, forajido e infame). Y esto no solo influirá a las habilidades a las que tendremos acceso, sino que también afectan al aspecto físico de Cole. Por un lado, simos buenos nuestro protagonista tendrá un aspecto limpio y sus rayos serán azules, mientras que si optamos por el camino del mal el aspecto del personaje será muy sombrío y los relámpagos serán de color rojo. Pero esto no acaba aquí, ya que como hemos mencionado anteriormente la actitud de la ciudad hacia nosotros cambiará radicalmente dependiendo de nuestra alineación kármica.

    Además del día a día en la exploración de Empire City, en momentos puntuales nos encontraremos con decisiones que afectarán en mayo o menos medida a nuestro karma. Al principio las decisiones son bastante simples y no tienen muchas consecuencias, pero es algo muy satisfactorio saber que podemos hacer lo que queramos y no siempre lo que el juego nos dicte. De esta forma, si en alguna misión secundaria nos muestran unos fragmentos que nos darán como recompensa tras completar el nivel podemos atacar al portador y arrebatárselos para ahorrarnos el problema de la fase que se nos presente. Y otras tendrán que ver nuestra salud y la de los desprotegidos transeúntes.

    Pero lo más sorprendente es cómo nuestras decisiones afectan a nuestra relación con Trish, ya que tomará caminos completamente diferentes si optamos por se buenos o malos. Aunque esto también tiene que ver con algunas de las elecciones que deberemos tomar en las misiones principales. A pesar de que es cierto de que no son tan importantes ni difíciles como nos hubiera gustado, en la última parte del juego se nos plantearán dos decisiones que realmente son complicadas de tomar y marcarán nuestro camino para lo que quede de juego.

    Por supuesto, completar el juego siendo un héroe o un villano da mucha rejugabilidad al título, ya que además de las numerosas horas de juego que nos brinda la campaña y las misiones secundarias tenemos que añadir que hay dos epílogos diferentes dependiendo de nuestras elecciones, sumando también las misiones exclusivas de cada karma y los poderes de cada facción.

    Pero la duración del juego no acaba ahí, ya que aparte de la campaña de unas 15 horas de juego y las misiones secundarias nos encontramos con la posibilidad de explorar Empire City para encontrar los 32 dispositivos de escucha de John y su misión dentro de “Los Primeros Hijos” que están desperdigados por la ciudad. Además, para ampliar la cantidad de energía que Cole puede almacenar, podemos buscar los 350 fragmentos de la Esfera del Rayo que están esparcidos por toda la ciudad.Para encontrar ambos tipos de coleccionables podemos pulsar un botón que nos permite ver en el minimapa momentáneamente todas las fuentes eléctricas de la zona, y si hay alguno de los elementos anteriormente descritos.

    Por si esto fuera poco, para los cazadores de trofeos el juego les durará bastante, porque para conseguir el platino tienen que completar la aventura un mínimo de dos veces, por lo que la longevidad del título está más que garantizada.

    En el apartado sonoro el juego también está a un gran nivel, como nos tiene Sony acostumbrados en la mayoría de sus títulos.

    Para empezar, el doblaje al castellano es sublime. La voz de Cole está muy lograda y le pega mucho al personaje, y con el resto de personajes principales pasa lo mismo. Sin embargo, lo sorprendente es que los ciudadanos también tienen una buenas voces, y son lo suficientemente variadas como para no hacernos creer que hemos hablado ya con ese personaje en concreto anteriormente.

    Los efectos de sonidos de las explosiones son muy espectaculares, así como los rayos que lanza nuestro protagonista. Los disparos de las armas convencionales de los enemigos pueden sonar demasiado típico, pero no es un problema realmente grave. Pero hay que reconocer que los sonidos de los ataques especiales de los enemigos sí están trabajados (en especial los de los tres jefes finales), y es que escuchar estos movimientos es toda una delicia.

    Finalmente, la música también está perfectamente escogida, ya que concuerda con la casi totalidad de las situaciones a las que nos enfrentemos, siendo los combates contra jefes finales más épicos todavía gracias a los sonidos que se pueden escuchar.

    En definitiva, InFamous es uno de los mejores títulos que han aparecido en lo que llevamos de año, y es que su mezcla perfecta de génernos con una increíble historia en la que podemos tomar decisiones no dejarán indiferente a nadie.

    Así que, si sois poseedores de una Playstation 3 y queréis un buen juego para pasar el veranos podéis pensar claramente en este título, ya que os encontraréis con un juego divertido, variado, largo y que además engancha. Y, por supuesto, si sois seguidores de los juegos sandbox en los que el protagonista tiene superpoderes InFamous es una compra obligada dada su enorme calidad en todos y cada uno de sus apartados.