Impresiones de Intruders: Hide and Seek. Solo en Casa en versión terrorífica

Intruders: Hide and Seek

Uno de los juegos españoles a los que más ganas tengo de estos próximos meses es Intruders: Hide and Seek. Un motivo importante es lo obsesionado que estoy con PSVR, pero también está el hecho de que la obra de Tessera Studios pinta realmente bien. El juego ganó la 2ª edición de los Premios Playstation, y por fin podremos disfrutar del resultado final tanto en VR como en plano a partir del próximo mes de septiembre.

Durante el evento “Identity Corps” tuve ocasión de probar el juego, tras una primera toma de contacto hace ya varios meses, y me encanta comprobar lo mucho que ha evolucionado el proyecto ahora que afronta la recta final de optimización y eliminación de bugs. Preparad vuestros mejores trucos a lo Solo en Casa, que estos ladrones no se van a andar con chiquitas con nuestro joven protagonista.

En esta nueva toma de contacto, pude probar uno de los últimos capítulos de la aventura, pero tranquilos que evitaré todo tipo de spoilers. Por si no conocéis la premisa, en Intruders controlamos a Ben, un chico de 13 años que ve cómo unos ladrones asaltan su casa, y como en todas las pelis americanas, esta casa está en mitad de la nada, y tendremos que pedir ayuda. Los padres están ya hechos prisioneros, pero la hermana pequeña está a salvo en una sala del pánico, siendo ella la que nos dará ayuda por medio de una radio. En este punto del juego tenemos que buscar unas pastillas para la joven, y para ello tendremos que recorrer bastantes estancias de la casa.

ntruders: Hide and Seek

Como os podréis imaginar, los asaltantes están buscando al joven Ben, y como somos un niño, no podemos atacar ni defendernos. Nuestra única opción de sobrevivir es escondernos y usar nuestro ingenio, por lo que estamos ante una propuesta de sigilo con toques de terror, ante la opresión que sentiría cualquier niño en esta situación. En la demo empezaba en el sótano, teniendo que pasar por una puerta que estaba al lado de una de las asaltantes, por lo que hay que ir cuando ella no mire sin hacer ruido, ya que como nos detecte, es bastante complicado escapar. Es ya un momento tenso de muchos de la demo, ya que en otra situación, cuando nos metemos en una habitación, otro asaltante resultaba estar dentro explorando el balcón, por lo que tenemos que meternos debajo de una cama para evitar que nos descubra. El movimiento es completamente libre, habiendo opciones de confort como giro libre, por grados, etc. Que haya tantas opciones para personalizar la experiencia siempre es de agradecer. Todavía hay ciertos aspectos por pulir a la hora de movernos (me quedé atascado en el escenario un par de veces), pero para eso todavía quedan unos meses de pulido al título.

Las pastillas que buscamos están en un laboratorio que está cerrado, así que nos toca colarnos por una de las ventanas exteriores. Esto nos obliga a dar un rodeo por la casa hasta subirnos al alféizar desde el balcón, no caernos por el camino, y ya meternos en el laboratorio. Aquí había varios coleccionables y notas para profundizar en la trama de Intruders, que será bastante más profunda que un simple “unos ladrones entran a tu casa”, con giros y sorpresas varias. También hay un pequeño rompecabezas para poder avanzar, teniendo que escuchar una cinta para descubrir dónde están los elementos necesarios para abrir una taquilla.

Las sensaciones que transmite Intruders durante todo el juego es de tensión, como todo buen survival horror debería hacer, ya que pasaremos todo el rato por varias estancias de la casa hasta conocerla al dedillo (como podía ocurrir con la mansión Specter del primer Resident Evil), pero por los asaltantes, siempre tendremos que ir con mil ojos, en busca de ruidos o luces que nos indiquen su presencia.

ntruders: Hide and Seek

Para ser un juego indie, es sorprendente el buen acabado técnico del que hace gala este Intruders. En la parte gráfica, estamos ante un juego que se ve increíblemente bien en PSVR, ofreciendo unos gráficos que igual no son los más detallados del mundo, pero sí son muy, muy nítidos, sin apenas un diente de sierra visible en la imagen. Esto ayuda a que nos sintamos más inmersos en la acción, además de estar la casa muy bien diseñada. Algo que también me encantó es que la linterna que llevamos proyecta sombras sobre todos los objetos del escenario, algo que apenas ocurre en los juegos de VR, y es de agradecer, sobre todo en un survival horror. Otro aspecto genial es el doblaje en castellano del que hará gala el juego, ya que los diálogos que pude escuchar contaban con un doblaje digno de una superproducción, y al parecer la banda sonora no se quedará atrás, ya que está participante Xabi San Martín de “La Oreja de Van Gogh”, sirviendo para indicarnos cuándo nos persiguen, potenciar algún momento de la trama, etc.

Hablando de la historia, pude ver una escena de vídeo, y me gusta bastante el estilo elegido. En esencia, son secuencias con arte 2D, pero tiene cierto grado de profundidad, creando un efecto muy atractivo. Es una solución infinitamente mejor que la de Resident Evil VII, donde las escenas pre-renderizadas son completamente planas, perdiendo toda inmersión lograda durante la parte jugable.

En definitiva, Intruders: Hide and Seek va a merecer mucho la pena cuando salga a la venta el próximo mes de septiembre. Dentro del mundo de la Realidad Virtual, va a ser un juego muy a tener en cuenta para los amantes del terror y la tensión, por lo que si os gustan estos géneros, no os perdáis la obra de Tessera Studios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *