6

Submersed

El terror y la serie B son dos géneros que suelen ir bastante de la mano, ya que muchas veces no hay un gran presupuesto para hacer el terror «real», y terminan cayendo en la serie B con cosas cutrillas, lo cual le puede dar cierto encanto. En este campo, aunque caiga totalmente en la serie B, me encanta Sharknado, ya que es absurdo y divertido. Incluso películas con alto presupuesto pueden caer un poco en ambos grupos, como personalmente ocurre con Megalodón.

¿Qué tienen todas estas películas en común? Los tiburones, esos depredadores de la naturaleza que pueden convertirse en máquinas de matar como nos descuidemos, y que en las películas no paran de sufrir experimentos de algún tipo porque sí, y claro, se les suele ir de las manos para dar lugar al film de turno. Este es un poco el planteamiento de Submersed, el nuevo juego bajo la iniciativa de Playstation Talents y desarrollado por el equipo vasco de Main Loop Games. ¿Preparados para hincar el diente a este survival horror pasado por agua?

Cuando antes decía que la premisa era la de una compañía haciendo experimentos en tiburones y luego todo sale mal, no era una exageración, ya que ese es el argumento de Submersed en muy pocas palabras. Tras un prólogo que parece sacado de una película de terror, pasamos a controlar al único superviviente del equipo de rescate, ya que su helicóptero también se va al garete mientras van a la plataforma en mitad del océano donde tiene lugar toda la aventura. Sí, la mala suerte acompaña a todos los que están ahí, pero por suerte somos los protagonistas, y nos tocará ir descubriendo qué experimentos raros han estado haciendo, además de sobrevivir, que lo de convertirse en comida de tiburones no es que esté muy bien visto para un miembro de un equipo de rescate.

El género al que pertenece Submersed es el de survival horror en primera persona, y en este caso, nuestros peores enemigos serán el agua y los tiburones. Desde una perspectiva en primera persona, debemos superar los diferentes obstáculos que el juego nos lanzará para poder sobrevivir, ya sea encontrar una llave para una puerta cerrada, unas herramientas con las que arreglar un ascensor o incluso cierto órgano para poder abrir un escáner biométrico. Todo bastante típico dentro del género, con recursos limitados como pilas para nuestra linterna, medicinas a encontrar para curarnos o incluso para bajar los niveles de estrés de nuestro personaje.

El inventario es limitado, contando con cajas donde guardar lo que nos sobre, como en los Resident Evil, aunque en niveles mucho más reducidos que en la franquicia de Capcom. Porque sí, se nota que estamos ante un juego independiente de reducido presupuesto, aunque desde Main Loop Games han logrado superar muchas restricciones presupuestarias para ofrecer una atmósfera que, la mayoría de veces, funciona.

Para empezar, cuando nos tenemos que poner un traje de buzo, la sensación de estar en uno está más o menos lograda, ya que no podemos movernos con tanta rapidez como cuando estamos sin él, y encima al mover el punto de vista con el stick, estamos limitados a la visión que nos da el casco, por lo que nada de mirar para arriba del todo o para abajo. Esto hace más intensos los momentos en los que estamos bajo el océano y hay un tiburón gigante que nos puede matar de un solo bocado, ya que tenemos que depender del sónar del traje para ver si está cerca o no, y entonces emprender nuestro movimiento.

Es ahí cuando más he disfrutado Submersed, ya que logra ponerte tenso, además de contar en algunos momentos con una buena atmósfera dentro de los laboratorios donde se han realizado experimentos rarunos tanto con los tiburones como con humanos. Sin embargo, no todo es positivo, ya que hay momentos en los que la tensión puede volverse frustración. Por un lado, cuando estamos con el traje de buzo evitando a este tiburón gigante, hay momentos en los que estamos un poco vendidos al no poder saber realmente si está cerca el tiburón o no, o mejor dicho, si nos está mirando o no, ya que el sónar sólo se basa en la distancia. Esto puede hacer que nos encontremos ante algún momento en el que muramos por medio de ensayo y error.

Lo peor ocurre en las zonas de dentro de la plataforma en los que hay agua que nos llega a las rodillas, pero en las que aun así hay tiburones más pequeños que no nos matan de un golpe, pero sí nos van haciendo daño. Queda algo ridículo, y me recuerda a cuando en la primera Sharknado parece que los tiburones tienen muchísimo espacio para moverse, pero el agua llegaba a las ruedas de un autobús, aunque el problema no es ese. Para superar estas zonas, tenemos que evitar a estos tiburones, ya que no nos matan de un golpe, sino que nos van quitando vida a base de «pequeños» mordiscos. Sin embargo, una vez entramos en el agua, parece que tienen un sónar para ir hacia nosotros. Además, los niveles son bastante estrechos, lo que hace que cueste realmente esquivarlos con facilidad.

Para ello, en teoría, hay diversos objetos que podemos usar, como un pulso electromagnético para atraerles a una posición, o una porra eléctrica de un único uso para darles un buen golpe si se acercan mucho. El problema es que incluso usando la porra, a veces los tiburones huirán justo por donde tenemos que ir, dejándonos vendidos unos pocos segundos más tardes. Es aquí donde el ensayo y error es más notable, y donde se corta más bien la tensión para dar paso a la frustración. Entiendo que es una línea muy fina la que tiene que haber entre ambos estados de ánimo, pero en Submersed la irritación que provocan estas secciones es demasiado.

De hecho, a veces no sé si desde Main Loop Games quieren que estemos tensos durante estos encuentros, ya que cuando hay tiburones de por medio, empieza a sonar una música cañera que no es tensa ni mucho menos, reforzando todavía más ese toque a serie B, lo que elimina en parte la tensión, y me hizo reír en más de una ocasión. De hecho, solté una carcajada por la escena de vídeo en la que el helicóptero en la que va el protagonista se estrella, ya que es tan cutre que no puedes evitar reírte. Así, entre tensión, risas y frustración, se pasa la historia de unas 3-4 horas, en función de lo mucho o poco que nos atasquemos en una sección.

Si nos fijamos en los gráficos, nuevamente salen a relucir las limitaciones presupuestarias propias de un estudio independiente, al ofrecer algunos elementos interesantes que refuerzan la atmósfera, y otros que no destacan para bien. Por un lado, la escala de muchos objetos es extraña, ya que las pilas y otros objetos son gigantescos, lo cual queda raro. Además, las animaciones son más bien cutres, incluyendo las de los tiburones, que cuando empiezan a modernos, a veces te entra la risa… Hasta que te das cuenta que el mismo bicho te ha matado 10 veces en la misma zona, claro. Al menos el juego va bien en cuanto a rendimiento, y los tiempos de carga son breve, salvando el aspecto artístico muchos momentos para solventar la falta de músculo gráfico.

En el sonido, lo más destacable es un gran trabajo de doblaje al castellano, algo que siempre se agradece, y que ayuda a meterse más en este historia de serie B llena de clichés andantes. La música, como decía antes, tiene muchos momentos que chocan un poco para reforzar ese toque de serie B, con música cañera al haber tiburones de por medio, lo que nos hace tener algo menos de tensión, pero manteniéndola en muchos momentos.

Conclusión

Aunque tiene momentos bastante chulos, y se agradece un survival horror submarino, Submersed no triunfa todo lo que debería para ofrecer una experiencia sólida en su conjunto. Sí, hay momentos chulos cuando estamos en nuestro traje de buzo esquivando a un tiburón gigantesco, pero cuando la frustración empieza a surgir, sobre todo con los tiburones pequeños, esos buenos momentos empiezan a diluirse. Porque oye, me encanta la serie B, y aunque en algunos momentos hay cosas directamente cutres, sirven para reforzar esa esencia de serie B, como la música o algunos detalles gráficos, pero cuando empieza una sección a hacerse pesada, hay un problema.

Con que lo dicho, si queréis un survival de serie B que recuerde a «peliculones» como «Deep Blue Sea» o por el estilo, Submersed os entretendrá de lo lindo. Sin embargo, no es un survival horror que pueda recomendar a todos, ya que sus carencias son notables, pero me dejan con ganas de ver cómo Main Loop Games puede aprender de sus errores para ofrecernos el «Sharknado 2» de Submersed, más loco, más pulido y con un estilo más definido.

6

Nos consolamos con:

  • Los momentos en los que estamos con el traje de buzo, más inmersivos que el resto
  • Un survival horror submarino, algo que no es demasiado común
  • El toque de serie B le sienta bastante bien

Nos desconsolamos con:

  • Momentos frustrantes, sobre todo con los tiburones en las zonas poco llenas de agua
  • Los desajustes en la escala de los objetos
  • No tener claro a veces el estilo por el que apostaba el estudio, ya que la cutrez de la serie B se nota, pero en otros momentos se toma muy en serio a sí mismo

Ficha

  • Desarrollo: Main Loop Games
  • Distribución: Sony/Playstation Talents
  • Lanzamiento: 27/03/2019
  • Idioma: Textos y Voces en Castellano
  • Precio: 14,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *