4

Dogchild

Dogchild_20160118200831

En nuestro país hay mucho talento, por lo que es genial ver cómo una gran compañía como Sony da la oportunidad a pequeños estudios de triunfar y hacer sus proyectos realidad mediante diferentes iniciativas. Una de las más recientes son los Premios Playstation, y por fin tenemos entre nosotros al primer ganador de estos premios: Dogchild. Tras probar los chicos de Animatoon Studios que tenían una gran idea entre manos, consiguieron ganar y hace poco publicar su obra en PS4.

En el papel del joven Tarpak y su perro Tarao, tendremos que salvar a los animales con los que están realizando unos experimentos extraños mediante el parkour, una pelota y el ingenio de estos héroes. ¿Os unís a su aventura?

La historia del juego no pasa mucho más de esa premisa inicial. Tampoco es algo malo, ya que estamos ante un juego dedicado a toda la familia, y sobre todo, que intenta transmitir el mensaje de amor a los animales a los más pequeños para que sean tratados con respeto y amor. Aun así, igual podrían haber hecho algo más a la hora de dar una personalidad más definida a Tarpak o Tarao, ya que son personajes bastante estáticos y clásicos dentro del género.

Dogchild captura23

Algo interesante es que en Dogchild no hay violencia como tal. En lugar de ir por ahí pegando y matando guardas para salvar a los animales, Tarpak usará únicamente su pelota (con la que juega Tarao) para noquear a los enemigos momentáneamente, y luego atarles para dejarles inmovilizados. Como todas las pelotas, el rebote es algo importante, y podemos usarlo mediante un tiempo bala para poder golpear a varios enemigos a la vez, lo cual es obviamente bastante útil.

El otro pilar del juego es el parkour. Tarpak puede escalar por bastantes superficies, lo que nos dará muchas veces un punto ventajoso para planificar nuestros ataques, o simplemente avanzar por los niveles. Tarao no será simplemente un compañero, sino que también le tendremos que controlar y es esencial. Con él podremos rastrear objetos en determinados puntos, reconocer la zona sin que nos detecten, atraer a los enemigos a una zona o incluso orinar para que los guardas se resbalen o marcar el camino por el que hemos pasado.

El cambio entre los dos personajes es muy sencillo, y tendremos que usar las habilidades de ambos para poder avanzar. Por ejemplo, a veces Tarpak tendrá que avanzar por una zona de plataformas para crear un camino que pueda usar Tarao, mientras que otras veces el camino es muy pequeño para Tarpak y será el perro el que tendrá que tendrá que avanzar por su cuenta para encontrar un camino para su compañero.

Dogchild captura16

Sobre el papel parece que hay todos los ingredientes para un juego de acción y plataformas interesante, pero la ejecución falla estrepitosamente. Por un lado, el combate es desastroso. El control para apuntar la pelota es muy tosco, y Tarpak tarda tanto en lanzar la bola que los guardas tienen muchas oportunidades para dispararnos con un táser y bloquear el tiro. Encima, el rango de las armas de los guardas es casi ilimitado, como su rango de visión, por lo que el sigilo o una estrategia muchas veces es casi imposible. Encima su patrón de movimiento cuando nos han descubierto es disparar, quedarse quietos unos segundos, y volver a disparar. Como se tarda mucho en atar a los guardas, de nuevo nos pueden bloquear el movimiento, creando combates tediosos y aburridos.

La IA tampoco ayuda mucho, ya que es muy básica. Tanto los enemigos como nuestro compañero cuando no lo controlamos. Tarao puede seguir a Tarpak más o menos, pero si controlamos al perro, el joven se quedará quieto sí o sí. Esto puede crear momentos absurdos cuando los enemigos se quedan alrededor de Tarpak si controlamos a Tarao para no matarle al no controlarle nosotros. Ofrecer algún otro tipo de ataque tanto para Tarao como Tarpak habría ayudado mucho.

Las plataformas tampoco son mucho mejores. El control es muy impreciso, costando muchas veces saber qué parte del escenario es interactuable o no. En ocasiones, hay momentos raros con los objetos. Hubo una vez en la que empujé una silla y se quedó en el marco de una puerta atascada, impidiendo que pudiera avanzar y teniendo que reiniciar desde el último punto de control. En otros momentos de plataformas cuesta saber si podremos llegar al otro saliente o no, y a veces Tarpak se agarrará y otras no, por no hablar de muchas barreras invisibles o muertes instantáneas para indicarnos que por ahí no debemos continuar.

dogchild

Otro problema es el diseño de los niveles como tal. Los elementos en los mismos son muy parecidos entre sí, por lo que a veces cuesta orientarse. Además, hay zonas que son laberintos, y tal y como están construidos y pensados, al superarlos me sentí que los había completado más por suerte que por haber seguido un camino en concreto. La cámara tampoco es muy allá, con momentos en los que se quedará atascada.

Todo esto hace que el juego sea más complicado de lo necesario en muchos momentos, y sobre todo, que se convierta en frustrante. A su favor, hay que reconocer que han intentando ofrecer algo de variedad con un par de minijuegos y jefes finales, pero son aspectos muy básicos que tampoco aportan demasiado. A todo esto, Dogchild apenas dura unas 3-4 horas, por lo que no es un juego muy largo. Si al menos esas horas hubieran sido divertidas, entonces no habría supuesto un problema.

Gráficamente hablando tampoco es muy bueno. El estilo artístico de estilo cartoon está bien, pero todo es demasiado básico y plano. Los escenarios están por lo general muy vacíos (igual que los pocos interiores que visitamos), y hay bajadas de frames constantes. Es cierto que varios problemas gráficos (y algunos de jugabilidad) se han solucionado con un parche reciente, pero siguen siendo un problema importante. Al menos, algunas animaciones de Tarpak no están mal, pero en otros momentos son bastante malas. El sonido está bastante mejor, con unas melodías que no están mal, aunque la falta de doblaje en las escenas de vídeo queda algo raro, pero se entiende por estar ante un desarrollo indie.

Dogchild captura5

Conclusión

Quería que me gustara Dogchild, ya que su idea de ofrecer una aventura de acción y plataformas para todos los públicos que fomente el amor por los animales es genial. Sin embargo, la ejecución ha dejado mucho que desear. El combate es tosco y muy pobre, mientras que las plataformas son muy imprecisas, lo cual crea un conjunto más frustrante que divertido. Si a esto le sumamos un apartado técnico muy justito y también con bastantes problemas, tenemos un juego que podría haber dado más de sí pero que da la sensación de haber necesitado bastante más tiempo de cocción para poder plasmar de forma correcta todas sus ideas.

Entiendo que desarrollar un juego independiente con tiempo y presupuesto limitados es complicado, pero espero que los chicos de Animatoon Studios hayan aprendido de este proyecto y puedan ofrecer un juego superior la próxima vez.

4

Nos consolamos con:

  • Idea simpática e interesante que puede dar mucho juego.
  • Estilo artístico simpático…

Nos desconsolamos con:

  • … Pero gráficamente es muy simple y tiene multitud de problemas técnicos.
  • Controles muy imprecisos y toscos.
  • Combates muy mejorables.

Ficha

  • Desarrollo: Animatoon Studios
  • Distribución: Sony
  • Lanzamiento: 23/12/2015
  • Idioma: Español
  • Precio: 13,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *