7

A Hole New World

A Hole New World

Muchos desarrolladores de hoy en día echaron muchísimas horas a los juegos clásicos de la era NES, y eso les marcó mucho. Eso se nota en muchos de los títulos independientes que se han ido publicando en los últimos años, al varios querer recuperar la esencia de estos títulos, pero traerlos a la actualidad para que una nueva generación pueda disfrutarlo. El mejor ejemplo es Shovel Knight, un excelente plataformas que lograba fusionar muchos clásicos de la era NES, pero al mismo tiempo, ofreciendo un toque moderno que le quedaba genial.

Desde tierras patrias, un juego que descubrí hace tiempo y que buscaba también esta esencia plataformera de los 80 es el juego que nos ocupa, A Hole New World de los chicos de Mad Gear Games. Tras un Kickstarter exitoso y ganarse a los usuarios en varias ferias, el juego ya por fin estará entre nosotros en unos días para PC y Xbox One, mientras que los usuarios de PS4 lo podrán disfrutar en verano. ¿Listos para una buena dosis de nostalgia?

Como en los juegos clásicos, el argumento es una mera excusa para ponernos a saltar y matar todo lo que se mueva en pantalla. En esta ocasión, el mundo fue separado en dos versiones, dejando el mal aislado en “El mundo del revés” (no, no es el de “Stranger Things”). Sin embargo, el mal logra abrir un portal hasta nuestro mundo, y todo se va al garete. El único que puede derrotar al mal recuperando las 5 gemas que guardan el poder de la diosa que separó los dos mundos es Potion Master, nuestro intrépido protagonista. Os recomiendo ver el cómic que muestra básicamente la primera fase del juego (lo tenéis en el press kit), ya que si bien la historia de A Hole New World no es nada del otro mundo, es bastante atractivo.

A Hole New World

Aquí, por tanto, el eje del título es la jugabilidad, recuperada directamente de los plataformas de antaño. Por tanto, podremos saltar y disparar pociones, siendo nuestra principal herramienta para acabar con todos los enemigos que nos asolen en las diferentes fases del título. Los “disparos” no son como los de Megaman, sino que tienen una trayectoria curva, por lo que tendremos que tener cuidado para acabar con los enemigos sin que se queden en la zona muerta de nuestra trayectoria.

Esto da lugar a fases de lo más entretenidas mientras esquivamos todo tipo de trampas y vamos matando enemigos. Lo que hace único a A Hole New World respecto a otros plataformas similares es que lo que normalmente serían barrancos o precipicios, aquí son la vía de entrada al mundo del revés. Esto es bastante literal, ya que la pantalla estará invertida, por lo que tendremos que adaptarnos a la nueva perspectiva.

Los mejores momentos de todo el juego es cuando combinan ambos mundos de forma ingeniosa, como para superar zonas de plataformas al haber obstáculos en un mundo, pero no en el otro. En otras ocasiones, el título es mucho más tradicional, al mantenernos en una de las dos zonas. Incluso en estos momentos más estándares logra ser divertido, gracias a un diseño de niveles interesante y una buena variedad de enemigos.

A Hole New World

Como en los buenos juegos clásicos, al final de cada fase nos espera un jefe final, siendo todos y cada uno completamente diferentes entre sí. El principal “problema” de estos combates es también el del juego como tal: la dificultad. Como ocurre en muchos juegos antiguos, hay picos de dificultad bastante exagerados, lo que da lugar a momentos algo frustrantes.

Menos mal que en A Hole New World resucitamos en el mismo punto donde morimos, siempre y cuando tengamos alguna vida adicional (se pueden encontrar o conseguir cada 10.000 puntos), y si no tenemos vidas, volveremos al último punto de control resetando la puntuación. El problema es que hay puntos en los que parece que está todo pensado para que muramos alguna vez dada esta forma de reaparecer. Al menos, gracias a esta mecánica, no llega a ser algo extremadamente frustrante.

No se puede decir lo mismo de los jefes finales, ya que si bien logran ser intensos y divertidos, cambian bastante las reglas del juego. Para empezar, si morimos tendremos que empezar el combate desde el principio, lo que obliga a ser más cuidadosos que de costumbre. Esto no sería un problema, si los jefes finales no llegaran a ser frustantes en muchas ocasiones dada la increíble cantidad de vida que tienen los jefes.

A Hole New World

Sus barras de vida son extremadamente grandes, y cuando para sus últimos impactos de repente cambian sus patrones de ataque y te matan, te dan ganas de lanzar el mando a la pantalla. Si no tuvieran tanta vida, sería duelos mucho más equilibrados, y sobre todo, divertidos. No me gusta demasiado que a veces cueste identificar sus ataques, ya sea por falta de información o que sea muy torpe, pero eso daba lugar a muchos momentos en los que me parecía sencillamente imposible esquivar algún golpe. Teniendo en cuenta la limitada vida que tenemos y lo mucho que duran ellos (con sus molestos frames de invencibilidad tras cada impacto), muchas muertes se sienten artificiales y que escapan a nuestro control.

Lo bueno es que al derrotar a cada jefe de A Hole New World obtenemos un nuevo tipo de poción o alguna que otra habilidad, lo que ofrece más variedad en los siguientes niveles. Algunos jefes de hecho muestran debilidades a unos tipos de pociones y no a otras, lo que hace que tengamos que ir cambiando al vuelo entre nuestras “armas”, siendo fácil identificar cuál tenemos equipada gracias al color de la túnica de nuestro protagonista.

En general, la aventura no dura demasiado (unas 3-4 horas más o menos), por lo que igual estos picos de dificultad que he comentado sirven para alargarla un poco más. Al menos, hay diferentes finales y modos extra que se desbloquean al acabar el juego por primera vez, para así echarle unas horas más.

A Hole New World

Técnicamente, como podéis ver por las imágenes, estamos ante un juego que tiene un pixel art muy bueno, y que luce incluso mejor en movimiento. No llega al nivel de calidad de Shovel Knight por poner un ejemplo reciente, pero los sprites y las animaciones están a un gran nivel. La música también destaca bastante, con melodías muy típicas de la época y pegadizas.

Conclusión

A Hole New World ofrece nostalgia plataformera bastante buena por lo general, que si bien no llega a las altas cotas de calidad de otros juegos recientes como el mencionado Shovel Knight, logra divertir de lo lindo. Técnicamente es genial, y tanto el diseño de niveles como las mecánicas funcionan bastante bien.

Es una pena que haya unos picos de dificultad tan notables, sobre todo con los jefes finales. Puede que esto fuera algo típico en los juegos de NES y querían mantenerlo, pero personalmente, es lo peor del juego. Si esto no os supone un problema, y buscáis un buen plataformas que os recuerde de los títulos de antaño, A Hole New World os va a entretener de principio a fin.

7

Nos consolamos con:

  • Apartado técnico de calidad.
  • Mecánicas sólidas con una buena evolución tras cada jefe derrotado.
  • Modos adicionales tras completar la aventura.

Nos desconsolamos con:

  • No es extremadamente largo.
  • Picos de dificultad muy notables, sobre todo en los jefes finales.

Ficha

  • Desarrollo: Mad Gear Games
  • Distribución: Mad Gear Games
  • Lanzamiento: PC y Xbox One: 19/05/2017 - PS4: Verano de 2017
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 9,99€

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *