7

Prinny 1·2: Exploded and Reloaded

La saga Disgaea es una de las más populares de Nippon Ichi Software, gracias a su estética anime, gran sentido del humor y exagerados combates. Esto ha garantizado que la franquicia siga viva todos estos años, con el anuncio de la sexta entrega principal muy reciente y suponiendo el salto a las 3D por primera vez. Este éxito ha hecho que tengamos más de un spin-off, siendo los dos Prinny para PSP de los más exitosos.

Los Prinnys son los pingüinos que básicamente funcionan como mascotas de la franquicia y la compañía (dood), que explotan al ser lanzados, con que son básicamente una fuente de humor a base de su destrucción y casi tortura. Con que, al tenerlos como protagonistas de un juego de plataformas como diría el bueno de Bubsy, ¿qué podría salir mal? Esto es lo que nos toca averiguar en Prinny 1·2: Exploded and Reloaded, el pack que junta los dos juegos de PSP en esta adaptación para Nintendo Switch. ¿Estáis listos para ver cómo estos pingüinos salvan el día, dood?

Aunque estemos ante dos juegos, en este análisis voy a hablar de ambos títulos. Primero, porque se venden juntos en este pack, y segundo, porque son muy, muy parecidos entre sí. Como siempre, hay que empezar por el principio, con que hablemos de Prinny: Can I Really Be the Hero?, que es el que sienta las bases. Como en muchas entregas de la saga Disgaea, la premisa argumental es de lo más absurda, siendo aquí que le han robado el postre a Etna, que es nuestra dueña. Esto ha causado su ira, hay una buena lluvia de Prinnys explosivos por todos lados, así que nos encomienda salir fuera a buscar los ingredientes necesarios para hacer su súper postre. ¿La forma de hacer que podamos durar un poco más para no explotar a las primeras de cambio? Darnos una bufanda, que oye, refresca y hay que protegerse.

Así que con mil Prinnys disponibles (que se traducen en mil vidas), tendremos que completar una serie de niveles para recuperar un ingrediente por región. La gracia es que podremos elegir el orden de los niveles, de modo que cuanto más tardemos en seleccionar una fase, más complicado será. La explicación es que va pasando 1 hora dentro del juego cada vez que completemos una zona, y cuanto más tarde sea, más peligrosos serán los enemigos. Esto se traduce en monstruos más peligrosos, obstáculos más desafiantes o incluso jefes finales diferentes, lo que garantiza cierta rejugabilidad si queremos verlo absolutamente todo.

A nivel de mecánicas, Prinny: Can I Really Be the Hero? es un plataformas de scroll lateral que se inspira muchísimo en Ghost’n Goblins y similares plataformas antiguos, por lo que tenemos varios ingredientes que no podían faltar:

  • Dificultad altísima que nos hará querer tirar el mando por la ventana
  • Saltos durillos en los que no podremos cambiar la trayectoria en el aire, pudiendo hacer el apaño gracias al doble salto
  • Irnos para atrás al recibir un golpe, lo que se traduce en un montón de muertes irremediables

Es un tipo de diseño que sí ha vuelto un poco en otros juegos como Bloodstained: Curse of the Moon, con que claramente hay un público para ello. Personalmente, es algo que me saca un poco de mis casillas, y tardé en acostumbrarme a eso de una vez has saltado, tienes que apechugar sin poder rectificar en el aire.

Además de atacar con nuestras cuchillas en tierra o en el aire, también podemos dar un culetazo, algo esencial para impulsarnos en los propios enemigos, y sobre todo, dejarles noqueados. En estos momentos no podrán hacernos daño, por lo que es clave para poder sobrevivir. Los niveles como tal están bien diseñados, pero sí que pienso que algunos momentos tienen muchos momentos tramposos para aumentar artificialmente la dificultad. Que sí, entiendo que es uno de los atractivos del juego, pero cuando es justo. Hay muertes que no parecen justas en absoluto, por lo que cuando en una fase lo logras superar todo solo con 10 muertes, para luego quedarte atascado en una zona muriendo 50 veces seguidas, está claro que la frustración hace mella.

Porque sí, las mil vidas que nos dan en Prinny: Can I Really Be the Hero las vamos a necesitar, por lo que no os confiéis lo más mínimo pensando que vais sobrados, u os llevaréis una buena sorpresa. Al menos, donde no puedo ponerle pegas al juego es en los jefes finales, que sí me han gustado mucho gracias a su fantástico diseño, variados patrones de ataque y desternillantes conversaciones que tenemos antes y después de los encuentros. Es una pena que esté todo en inglés, pero eso es algo a lo que estamos acostumbrados en la saga.

Con esto, el título nos puede durar unas 5-6 horas, pero mucho más si queremos conseguir todos los secretos, pero los diferentes jefes finales en función del orden en que juguemos la fase, etc. Así que no está mal de duración. Dicho esto, saltamos a Prinny 2: Dawn of Operation Panties Dood!, que funciona de una manera muy, muy similar. Esta vez alguien ha robado las braguitas de Etna, con que tendremos que buscar objetos extraños que poder intercambiar por recuperar las braguitas. O lo que es lo mismo, otra excusa para lanzarnos por todos los mundos.

Esta secuela añade pequeños cambios, como que el indicador de combo no nos dé un objeto al rellenarse, sino que nos permita entrar en un modo especial en el que nuestros ataques son más potentes. Esto hace que sea mucho más útil el realizar los culetazos o matemos a los enemigos, siendo divertido ver a algunos enemigos menores huir asustados al vernos en este modo «Súper Sayan», pero cuando somos normales, nos siguen tratando como la escoria del Netherworld que somos.

Otros movimientos nuevos son unos ataques con el cuchillo más amplios para tener más alcance, o lo que es mejor, lanzarnos en picado mientras somos invencibles para destruir todo lo que esté en nuestro camino. A nivel de dificultad también hay ciertos ajustes, puesto que ahora en la dificultad «Normal» aguantamos sólo 3 impactos antes de morir, mientras que en «Fácil» aguantaremos 3 (como en el original en «Normal»), además de haber más bloques que harán las secciones de plataformas algo más sencillas. Eso sí, el juego se reirá de nosotros al ponernos un trajecito de bebé en vez de la bufanda que llevaríamos normalmente. Esto no va a hacer el juego un paseo por el parque, con que las mil vidas seguirán siendo muy, muy útiles.

Dicho esto, la estructura de Prinny 2 es la misma, con que tendremos varios niveles para completar en el orden que deseemos, pero todo se irá haciendo más difícil cuando más avancemos, lo que se traduce en diseños algo diferentes para las fases y hasta diferentes jefes finales. Estos duelos siguen siendo lo mejor de esta secuela, gracias al genial diseño de los patrones de los enemigos, etc. De hecho, a veces iba rápido por los niveles porque quería disfrutar de otro jefazo más, que es por lo que más recomiendo este pack.

Así que, tenemos dos juegos con una estructura y duración similar, con que esto también se traduce en un aspecto técnico muy similar en Prinny 1·2: Exploded and Reloaded. Primero, se nota muchísimo que estamos ante juegos de PSP, ya que técnicamente se les notan los años a ambos juegos, y creo que NISA podría haber hecho un trabajo mejor en esta adaptación. Los personajes están hechos en 2D como en los Disgaea, mientras que los escenarios sí que tienen muchos elementos en 3D, con unos gráficos muy, muy de la era PSX. Esto le da cierto encanto, pero al mismo tiempo, se nota que es técnicamente justito.

Lo peor es que, en esta mejora, al jugar en un televisor no han mejorado mucha la resolución de las fuentes o sprites, por lo que se ven algo borrosos en la pantalla. Si jugamos en portátil, este problema es mucho menor, pero igualmente, creo que podrían haberlo hecho mejor para que se viera todo más nítido. Los elementos 3D sí que escalan mejor, y aunque en una pantalla mayor vemos su baja cantidad de polígonos de una manera más clara, al menos se todo más nítido, lo cual es algo.

En el sonido no puede ponerle ninguna pega a los juegos, ya que la banda sonora es tan pegadiza y marchosa como en los juegos de Disgaea. Esa mezcla del estilo de juegos retro, algo de jazz y muchísimo buen rollo me encanta, por lo que pese a querer tirar el mando (o la consola) contra la pared en más de un momento, no paraba de mover la cabeza al ritmo de los temazos del juego. Los efectos de sonido también son muy buenos, al igual que el doblaje en inglés, que le pega a la perfección para este estilo de humor que nos ofrecen en todo momento.

Conclusión

Este pack de Prinny 1·2: Exploded and Reloaded me ha hecho reír, disfrutar con unos jefes finales geniales, llorar y querer estampar mandos y consolas contra la pared. Estamos ante dos spin-offs bastante buenos de la saga Disgaea que nos devuelven a los plataformas hardcore de la era NES y similares, donde la muerte acecha cuando menos lo esperemos, y una vez hemos saltado, tendremos que apechugar con nuestras consecuencias.

Los simpáticos Prinnys resultan ser héroes bastante adorables, que nos harán engancharnos si nos gustan los juegos de plataformas. Es cierto que los picos de dificultad que tienen son capaces de frustrar en muchos momentos, con que podrían haberse hecho algunos ajustes para hacer la experiencia algo más placentera para todos los usuarios, o por lo menos, justa, ya que muchas muertes que tendremos nos parecerán más baratas que la explosión del Prinny anterior al que estamos sustituyendo, Dood.

Quitando eso, y que la adaptación gráfica de PSP a Switch podría haber estado más trabajada, estamos ante un par de juegos que a día de hoy siguen siendo la mar de divertidos, que nos engancharán hasta que los podamos completar… Unas cientos de muertes más tarde, claro. Me encanta ver cómo la saga Disgaea sigue creciendo, y oye, si los Prinnys son capaces de evitar la muerte más atroz a manos de Etna, seguro que nosotros podemos llevarlos por estos intrincados niveles sin morir en el intento, ¿no?

7

Nos consolamos con:

  • Genial diseño de los jefes finales de ambos juegos
  • Lo rejugables que son ambos títulos al modificarse los niveles en función del orden en que los completemos
  • El genial sentido del humor de la saga Disgaea se mantiene, dood
  • La música es genial y marchosa a más no poder

Nos desconsolamos con:

  • Los picos de dificultad pueden llegar a ser muy frustrantes
  • Se debería haber cuidado más la adaptación visual de PSP a Switch
  • Varias muertes serán más culpa de un diseño barato que algo justo
  • Completamente en inglés

Ficha

  • Desarrollo: Nippon Ichi Software
  • Distribución: NIS América/Bandai Namco
  • Lanzamiento: 16/10/2020
  • Idioma: Textos y Voces en Inglés
  • Precio: Cada juego por separado: 19,99 € - Versión física especial: 59,95 €

Análisis realizado con un código proporcionado por NIS América

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *