9

Space Pirate Trainer

Space Pirate Trainer

Nos encontramos en lo alto de una torre del futuro. A nuestro alrededor, la noche del mañana con su ciudad iluminada y tráfico espacial. Con la rítmica música retumbando en nuestros oídos miramos a nuestras manos. ¿Quién me ha puesto estas pedazo-pistolas aquí? Pulsando el gatillo hasta parece que sintamos el retroceso mientras brillantes disparos salen hacia el horizonte. Estamos realmente ahí, aislados del mundo donde estábamos segundos antes de ponernos el headset del HTC Vive. Space Pirate Trainer es lo que tiene y, aunque a primeras parece simplemente una galería de tiro del futuro, probablemente sea una de las mejores experiencias que podemos encontrar ahora en Realidad Virtual.

Space Pirate Trainer es uno de esos títulos con los que pillar a tus desprevenidos huéspedes y es que es un juego trivial de entender, uno que se siente natural desde el primer segundo. Con armas en ambas manos, deberemos derribar hordas de robots y evitar sus ataques para sobrevivir e ir avanzando oleadas. Tenemos la opción de cambiar cualquiera de nuestras armas por un escudo haciendo el gesto de alcanzar detrás nuestro. Es un escudo translúcido que permite percibir lo que hay al otro lado.

Space Pirate Trainer

A diferencia de un título jugado en un monitor, es un enorme cambio de paradigma el poder, por ejemplo esconderse tras un escudo mientras con el arma de la otra mano disparamos a nuestro atacante, haciendo como el gesto de rodear al escudo con nuestro brazo. Es indescriptible el simplemente asomarse por un lateral, desviando los disparos con el escudo a la vez que echamos el ojo al robot enemigo. Aunque probablemente sean ellos los que nos echan el ojo, al fin y al cabo esa es la forma que tienen.

Ronda tras ronda de Space Pirate Trainer, las oleadas de robots cada vez se van complicando. Así como en las primeras fases es probable que no necesitemos del escudo y aprovechemos la ocasión de tener armas en cada lado, evitando los disparos enemigos al más puro estilo Matrix o desplazándonos de un lado al otro de la plataforma donde estamos gracias al room-scale, pronto nos veremos envueltos en una lluvia de brillantes láseres que nos vienen por todos lados. Por suerte, no nos atacan desde los 360 grados y tenemos la espalda protegida -detrás nuestro tenemos una molona nave aparcada-, ya tenemos bastante por cubrir nuestros flancos como podamos.

Es una sensación nueva e interesante sentir como con nuestro escudo estamos parando los disparos que nos llegan por un lateral mientras disparamos con pasión a los robots que en ese mismo momento se están situado en el otro flanco. El gran trabajo sonoro permite sentir la presencia incluso cuando no estamos mirando, pero no hay nada más potente que mover la cabeza para ver qué sucede a nuestro alrededor.

Space Pirate Trainer

El arma a nuestra disposición permite varios tipos de disparo. Tenemos un tipo rifle con mira láser, que es rápido y preciso pero causa menos daño y tenemos que pulsar el gatillo en cada tiro. Hay una serie de disparos tipo bala, que son más lentos pero causan más daño y que pueden ser disparados de forma continua o en ráfagas de diferente duración. O también hay un láser continuo que debemos precargar para máxima potencia.

Aunque la acción llega a ser tan frenética que incluso cambiar de arma puede suponer hacernos perder unos preciosos instantes y causar nuestro fin. A la que recibimos tres impactos el juego termina y, siempre tenemos la opción de volver a comenzar desde la ronda inicial, algo que no duraremos ni un segundo. Space Pirate Trainer es como una de esas máquinas recreativas de antaño en esteroides, donde empezar una y otra vez nos hace mejores.

Si el cambio, cosa que nos hace pensar pero que es casi instantáneo, el cambiar el arma por un escudo haciendo el gesto de alcanzar detrás nuestro puede ser un poco una lotería. En los momentos de más acción, la mano que enviamos detrás puede que vuelva sin cambiar de arma si el estrés no nos permite hacer un buen gesto. No será extraño tener que intentar cambiar al escudo varias veces, algo que debe ser realmente pintoresco si hay alguien mirándote desde la Realidad Real. Aunque es lo que tiene, nosotros estaremos flipados con la Realidad Virtual, pero visto desde fuera se trata de un tipo con dos cachos de plástico en sus manos realizando una danza que roza el ataque epiléptico.

Space Pirate Trainer

Pero es genial, y aunque parezca que vaya a ser una experiencia poco variada, es brutalmente satisfactoria y adictiva. Todo esto es gracias al gran trabajo del estudio I-Illusions, que ha conseguido, gracias a la mezcla visual, auditiva y háptica, un grado de inmersión brutal. Si a esto, le añadimos la animada música entraremos en un trance virtual ronda tras ronda. No nos daremos cuenta y terminaremos sudando y es que lo bueno de estar de pie y, aunque no sea estrictamente necesario, moviéndonos de un lado para el otro, puede hacer que terminemos haciendo un buen ejercicio.

Space Pirate Trainer no puede faltar en cualquier demostración que quiera hacer a alguien que no ha sido expuesto a la Realidad Virtual anteriormente. Este juego puede hacer, por si solo, vender HTC Vives.

Simple. Brillante.

9

Nos consolamos con:

  • Inmersión, estamos ahí y realmente tenemos armas en nuestras manos
  • Acción intensa por todos los lados, excepto por la espalda
  • Realmente viciante e ideal como introducción a la Realidad Virtual

Nos desconsolamos con:

  • El intentar alcanzar el escudo detrás nuestro, pero volver con la mano vacía en un momento crítico
  • Podemos terminar sudando

Ficha

  • Desarrollo: I-Illusions
  • Distribución: I-Illusions
  • Lanzamiento: 05/04/2016
  • Idioma: Inglés
  • Precio: 14.99 €
Space Pirate TrainerSpace Pirate Trainer

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *