Daniel Sánchez Crespo nos muestra la versión final de Reality Fighters. Menuda mejoría

Las demos pueden ser algo muy bueno o muy malo. En el caso de Reality Fighters, el juego de lanzamiento de PS Vita desarrollado por los españoles de Novarama, se trata del segundo caso, porque tras las malas impresiones que me dejó, empezaba a no tener fe en este interesante proyecto de Realidad Aumentada.

Por suerte, durante el día de ayer, Daniel Sánchez Crespo, director de Novarama, se pasó por Madrid para presentar la versión final del juego, y vaya si hay una mejoría enorme. Sin embargo, antes de ponernos con las impresiones del producto que nos encontraremos el 22 de febrero junto a la portátil, Daniel nos quiso explicar los principales pilares sobre los que se sustenta este arriesgado proyecto, como hicieron en su momento con Invizimals.

Al igual que los juegos han evolucionado, querían mostrar esta evolución en su juego de lucha. De esta forma, se han centrado en tres aspectos fundamentales: que nosotros seamos los protagonistas de la acción, como bien ha demostrado el éxito de Skyrim, ofrecernos un juego con amplias opciones sociales (siguiendo la estela de LittleBigPlanet, por ejemplo) y que sea un juego en el que vayamos avanzando progresivamente, como en todo buen RPG.

Para el primer apartado, han creado un sistema de edición de personajes tremendamente amplio, en el que incluso podemos poner nuestra cara al luchador con la cámara frontal o trasera de PS Vita en cuestión de segundos (siempre y cuando haya una buena iluminación, claro). Para que os hagáis una idea, habrá un total de 8 trillones de combinaciones posibles, pudiendo incluso compartir fotos de nuestros personajes por Facebook, o cuando estemos jugando online, poder agenciarnos la creación del rival si es que nos ha gustado.

Desde la complexión del luchador, a su ropa, armas o incluso vehículos, las opciones son muy amplias y divertidas, pudiendo crear personajes serios (como a Messi, Mourinho o algún que otro político) hasta auténticas locuras, como tortugas ninja, vaqueros de todo tipo, Lady Gaga o hasta Solid Snake. Las limitaciones nos las encontraremos en nuestra imaginación, lo cual es algo muy positivo.

En esta edición, también decidiremos cómo jugaremos, pudiendo elegir entre 15 estilos bien diferentes entre sí, pudiendo ser también realistas (kung-fu, boxeo, muay-thay) o cosas más divertidas como bailarín de discoteca, zombi o superhéroe. Cada estilo tendrá sus propios combos, y gracias al equipamiento que le vayamos poniendo, mejorarán sus estadísticas de una forma u otra. También habrá que tener en cuenta las armas cuerpo a cuerpo (como paraguas o incluso gnomos de jardín), los potenciadores especiales que, como la varita mágica, desnudarán al rival quitándole todas sus ventajas por el equipamiento. Finalmente, habrá varios vehículos con los que arrollar a nuestro oponente, que como os podréis imaginar, son de lo más “bizarros”, como una tabla de surf o un cortacésped. Casi todos estos elementos los tendremos que comprar con los puntos obtenidos en cada combate, por lo que parece que va a haber juego para mucho tiempo hasta conseguir todos los desbloqueables.

Después de tanta personalización, nos pasaron a explicar el punto crítico y que tan mal sabor de boca me dejó con la demo: la jugabilidad. Para ello, el diseñador de gameplay, y todo un experto en los juegos de lucha, nos mostró varias de las posibilidades del título. Para empezar, habrá 7 niveles de dificultad de la IA, y hasta podremos poner ventajas para uno u otro participante en los combates rápidos. En cuanto a los modos, nos encontraremos con la Historia (donde saldrá el Señor Miyagi de “Karate Kid”), el Contrarreloj (donde destrozar objetos), Supervivencia, Entrenamiento y multijugador, tanto en ad-hoc como online, además de las tablas de puntuación para cada uno de los modos y por puntos globales.

Entrando ya en los combates en sí mismo, cada estilo de lucha tendrá sus combos únicos, habiendo un buen plantel de donde elegir (y aprender). Además, cada estilo afectará al movimiento del personaje, como por ejemplo, el zombi andará muy lento pero hará desplazamientos a toda velocidad o se meterá en el suelo, o el superhéroe podrá volar. Cada estilo tendrá sus cosas buenas y malas, para que estén todos de lo más equilibrados. Al empezar a ver la gran variedad de combos, y sobre todo, los alucinantes ataques Ultra, se nota que el juego tiene mucha más profundidad de lo que parece en un principio. Para los que no busquen tanta profundidad, habrá controles táctiles que simplificarán absolutamente todo, por lo que al jugar online se nos avisará de quién los está usando o no. Con todo esto, se han querido asegurar que el juego pueda atraer a todo el mundo, ya sean novatos o más experimentados en el género, aunque entienden que a los más “hardcore”, les atraiga mucho más Ultimate Marvel vs Capcom 3.

Otros aspectos muy interesantes desde el punto de vista tecnológico es, cómo no, el de la Realidad Aumentada. Nos mostraron la posibilidad de, con las tarjetas que vienen con la consola, hacer aparecer a nuestro personaje en el mundo real para poder hacerle fotos. O directamente, sin ninguna tarjeta, hacer que aparezca el combate exactamente donde estamos. Pero lo más impresionante, sin dudarlo, es la capacidad de grabar un fondo (como los que tiene el juego) en cuestión de segundos, para después luchar en él cuando queramos. Otra función que aprovechará el juego es la de “Near” para poder compartir las partes desbloqueadas del traje del payaso con los usuarios con los que nos encontremos, las cuales conseguiremos jugando al modo contrarreloj.

En las cuestiones técnicas, el juego corre a 60 frames estables en todo momento, lo que garantiza una fluidez total. Además, todos los elementos tienen el doble de píxeles que cualquiera de los Invizimals de PSP, algo que se nota al instante. Finalmente, Daniel quiso recalcar que el juego tendrá un lanzamiento global el 22 de febrero, incluyendo Japón, país en el que con el tema del cosplay, el juego puede triunfar bastante. Además, nos confirmó que habrá DLC del juego (¡incluso alguno gratuito!), pero que todavía no podía entrar en detalle.

Después de la presentación, por fin llegó la hora de ponerse a probar la versión final, y tras ver que hay mucho más de lo que aparenta en un principio, el juego gana muchos enteros. Por ejemplo, la creación de un personaje es muy sencilla si así lo queremos, pero también nos podemos tirar un montón de tiempo hasta hacer nuestra creación ideal. Eso sí, ya os aviso que si tenéis flequillo, quizá os venga bien recogerlo a la hora de haceros la foto para vuestro luchador si no queréis que salga algo raro su rostro, que por lo demás, es increíble lo bien que sale en cuestión de segundos.

Al empezar a jugar, y tras un tiempo en el modo Entrenamiento para hacerme con todos los movimientos posibles, las peleas ganan bastante. La mejor prueba de ello nos la encontramos en el modo Supervivencia, donde iremos combatiendo contra estilos diferentes en cada ronda, lo que mostrará la variedad que nos podemos encontrar. Además, pillarle el truco a los Ultra o a los combos no nos costará demasiado si ya estamos acostumbrados a los juegos de lucha, por lo que la diversión empieza a aparecer, tanto por la pelea en sí misma, como por el sentido del humor de muchos de los ataques finales o los vehículos (atención a los del zombi al más puro estilo “Thriller” de Michael Jackson o al bailarín de música Disco).

El único aspecto que me dejó algo más preocupado es la dificultad, aunque habiendo estado solo en “Normal”, todavía falta para ver si el título es fácil o no. Pero claro, para solventar eso, siempre tendremos el modo multijugador, el cual puede prometer mucho como haya dos jugadores que controlen mucho un estilo. Hablando de esto, es totalmente cierto que un estilo u otro altera la jugabilidad a lo grande. En el tiempo que estuve jugando, trasteé con el de la música disco, el superhéroe, el de breakdance, zombi y boxeador, y de todos ellos, con el que me sentía más a gusto era con este último. Por eso, que un jugador tenga un spray zombificador y nos convierta a este estilo, puede alterar mucho el curso del combate.

Esta vez, me alegro poder decir que Reality Fighters me ha gustado mucho. Es cierto que los primeros momentos cuando uno se pone a jugar siguen siendo algo negativos, pero como me pasó con Invizimals, según vas jugando, vas descubriendo un juego bastante más profundo de lo que parece en un principio, y sobre todo, divertido. Todavía falta bastante por probar de este título, pero para los que busquen un buen título de lucha, creatividad y Realidad Aumentada que demuestre todo lo que puede hacer PS Vita, Reality Fighters puede ser una gran opción de cara a este lanzamiento.

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Eso suena mucho mejor! 😛
    Con esto podemos comprobar que las demos, herramienta con la que discernir si vale la pena o no un juego, no hacen justicia a su juego final algunas veces…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *