Probamos Pro Evolution Soccer 2011

Definitivamente, el fútbol está de moda. Y es que la victoria de España en el Mundial ha sido tremenda, y eso se nota. Por eso, la fecha escogida por Konami para mostrar Pro Evolution Soccer 2011 no podía ser mejor. Tras bastantes años sucumbiendo ante su rival en calidad, este año nos prometen que nos encontraremos un juego de la calidad que hizo tan famosa a la franquicia hace varias entregas. ¿Nos habrán convencido con esta primera toma de contacto?

Para empezar, Borja Delaltoaguirre (uno de los PR de Konami) nos hizo una pequeña presentación del juego. Primero, se centró en cómo el fútbol ha ido evolucionando a lo largo de los años, y cómo siempre la saga PES ha estado siempre en el corazón de todos los jugones aficionados al deporte rey, haciéndola líder de ventas año tras año. Para mostrar esta evolución futbolística nos muestra uno de los goles más espectaculares de Maradona, ya que antes el juego era más individualista, para luego pasar a mostrar uno de los jugadones del Barça contra el Málaga en la que participaban siete jugadores antes de que el crack Messi marcara un tanto, evidenciando que el fútbol es ahora más de jugadas que de individualismos. Por tanto, la saga también ha tenido que evolucionar.

¿Y cómo lo pueden lograr? Pues con muchos cambios, que es lo que prometen para esta entrega. Para empezar, las barras de potencia serán muy frecuentes durante todo el juego para absolutamente todo, que unido al nuevo control de 360º, la IA dinámica, una libertad total y los regates personalizados prometen ofrecernos el fútbol más orgánico y natural. Pero éstas no serán las únicas novedades, ya que podremos jugar la Liga Máster online y hay un nuevo sistema de animaciones para que todo sea más realista. En el tema de los torneos, esta vez han conseguido la Copa Libertadores, mientras que en la portada aparecerá Messi, sin que esté confirmada ningún acompañante todavía. Dicho todo esto, llega el momento de ponerse a jugar en la versión de PS3 para probar todas estas novedades.

En la versión preview que pudimos probar solo estaba disponible el modo Exhibición, y no es que hubiera muchos equipos para escoger. Entre los disponibles estaban la selecciones de Italia, Francia, Costa de Marfil, Argentina o Alemania (no estaba la campeona del mundo), mientras que en los clubes nos podíamos encontrar al Real Madrid, el Inter de Milán, el Machester o la Roma. Por desgracia no estaba el Barça, que por algo son los campeones de Europa…

Tras seleccionar al equipo con el que jugar podíamos pasar a planificar nuestras jugadas y alineaciones, habiendo una mejora fundamental en este aspecto. Como sabréis, la versión de Wii es la más táctica de toda, ya que más que jugar controlamos sus decisiones como si fuéramos unos entrenadores a los que siempre hacen caso. Pues bien, viendo el éxito que tenía la posibilidad de cambiar todas las opciones tácticas que queramos lo han decidido implementar en el resto de versiones de sobremesa. Así, ahora podremos cambiar la colocación de cada jugador a absolutamente cualquier parte del campo, para ver al mismo tiempo si sus estadísticas mejoran o empeoran dependiendo de la posición en la que le hemos colocado. Sin duda, un muy buen añadido que hará las delicias de los futboleros más tácticos.

Como el tiempo apremiaba y tampoco es que sea demasiado táctico no pudimos profundizar más en estas opciones tácticas, porque lo que realmente nos interesaba era jugar, y vaya si lo hicimos. Los partidos que jugamos eran contra otro humano, por lo que no pudimos ver cómo funcionaba la IA rival. Pero bueno, volviendo al partido, ya en el saque desde el centro del campo pudimos notar el nuevo control de 360º, ya que acostumbrados a que fuera más automático le regalamos directamente la pelota al rival.

Al intentar quitársela pudimos ver cómo las barras de resistencia se encuentran ahora encima de los jugadores de los colores clásicos para ambos jugadores (el rojo para el primero y el azul para el segundo), además de poder ver cómo dependiendo del tiempo que pulsemos el botón de hacer entradas hacíamos entradas más o menos fuertes, pudiendo así regular su intensidad para no jugar al kárate como hizo Holanda (selección que desgraciadamente sí se podía seleccionar) en la final contra España.

Una vez volvimos a hacernos con el control de la pelota pudimos hacernos con el nuevo sistema de control, y para bien o para mal, es muy preciso. Si queremos hacer un pase al hueco entre varios defensas o un pase normal muy apurado es una auténtica maravilla, aunque como pulsemos hacia una dirección en la que no haya ningún compañeros la fastidiaremos a lo grande. Otro gran problema es que como intentemos despejar moviendo el stick hacia nuestra portería cometeremos otro gran fallo, y lo digo por experiencia, porque así me marcaron un gol. Pero es cuestión de adaptarse, y la verdad es que me ha gustado muchísimo este nuevo sistema, ya que te recompensa enormemente si eres preciso, y eso es siempre de agradecer.  En el ataque y los centros vuelve a pasar lo mismo, pero aquí podemos tener algo de ventaja porque el balón va más bien por el aire y se pueden remediar algo más nuestros errores.

El otro gran aspecto jugable de esta entrega es el tema de las barras de potencia, ya que estarán para absolutamente cualquier pase, centro o tiro que hagamos. De esta forma, será importantísimo controlar el tiempo que pulsamos los diferentes botones para estas acciones, ya que si queremos hacer un pase a un compañero que está lejos pero pulsamos levemente la “X” el pase no llegará y lo más seguro es que el rival lo intercepte. Con los tiros a puerta la cosa se complica más, ya que hay que tener en cuenta la posición del balón, la forma en la que nos llega y todo lo que pasa en la vida real. Por tanto, que no os sorprenda si con la mitad de la barra de potencia mandáis el balón a las nubes.

En cuanto a la IA de los compañeros, he encontrado aspectos que me han gustado y otros que no tanto. Por un lado, lo más normal era que nos apoyara de forma eficiente en las jugadas que empezábamos, por lo que era fácil poder hacer unos jugones de mucho cuidado. Sin embargo, eso no pasaba siempre, ya que si íbamos por la banda un compañero iba corriendo casi en paralelo por el centro, pero cuando llegábamos a la zona del área se paraban en seco durante unos segundos, lo que nos podía fastidiar la jugada u obligarnos a cambiarla de forma brusca. Con los porteros un poco lo mismo, ya que a veces salían muy bien, pero otras se quedaba parados bajo los palos y nos podían marcar goles que podían haber sido fácilmente evitados.

Para el tema arbitral, era también curioso cómo algunas entradas las calificaba de fuertes y sacaba una tarjeta amarilla o roja cuando no eran nada del otro mundo. Si bien estos eran pequeños fallitos, lo que realmente me sorprendió fue el ritmo del juego. De forma prefijada es bastante realista, yendo todo a una velocidad normal y muy jugable. Sin embargo, en esta entrega se ha añadido la posibilidad de cambiar la velocidad del ritmo desde el menú de pausa en cualquier momento poniéndolo desde “-2” a “+2”. El cambio realmente se notaba, y ponerlo a la máxima velocidad hará las delicias de los jugones más arcade. El último aspecto jugable que me gustó es que por fin han quitado la “cúpula” que había alrededor de la zona de los saques de banda, lo cual no era nada realista.

Llegando al aspecto gráfico he de decir que me he llevado una tremenda decepción, ya que era bastante pobre. Los jugadores conocidos más o menos se parecían, pero todo tenía como una especie de puntos por todas partes, había algunos tirones en las escenas que le restaban fluidez y las animaciones eran muy robóticas, haciendo inapreciables los cambios introducidos por el nuevo motor de animaciones. La física de los jugadores tampoco es que fuera la bomba, ya que se caían de forma poco natural, haciendo casi todas las faltas mucho menos fuertes de lo que en realidad serían. Los estadios estaban bastante vacíos, ya que los elementos que encontraríamos normalmente en el campo como fotógrafos o varias pancartas no están demasiado logrados, mientras que el público era completamente plano y muy simple. Otro fallo gráfico que no me ha gustado demasiado es que se podía aprecia clipping en varias repeticiones en las entradas o con el árbitro, mientras que el rebote del balón en la zona del público como si fuera una parte plana no queda demasiado bien.

Por suerte, nos dijeron que esta versión preview tenía más bien implementadas las novedades jugables, por lo que no habían podido mejorar demasiado el aspecto gráfico…. Y menos mal, porque las imágenes que ilustran el artículo para nada se parecían a las que podíamos ver en la versión que probamos. En el aspecto sonoro tampoco pudimos ver demasiado, ya que no había ningún comentario, aunque nos confirmaron que mantendrán a Maldini y Carlos Martínez como comentaristas, por lo que podemos esperar un buen trabajo en este aspecto.

Con todo esto, las impresiones que nos ha dejado Pro Evolution Soccer 2011 en el aspecto jugable han sido muy buenas, ya que el nuevo control de 360º es una maravilla, y aunque al principio cometeremos algún fallito si estáis acostumbrados al sistema más automático. La IA también se ha visto mejorada, y salvo un par de fallitos que perfectamente se pueden mejorar nos ha gustado bastante, al igual que la posibilidad de cambiar el ritmo del juego para agradar a todos los jugadores o la mayor personalización de las tácticas.  Por contra, los gráficos nos han dejado bastante preocupados, ya que no hemos visto en absoluto la mejora sustancial que prometían, por lo que habrá que esperar para ver si cumplen en este aspecto o no.

Resumiendo: jugablemente este nuevo Pro volverá a brillar con luz propia, y solo nos falta por ver cómo andará de gráficos para ver si realmente consiguen quitarnos el mal sabor de boca de los últimos años o podemos sumar un año más a la lista de fracasos.

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. resumiendo,el pro intentando imitar al fifa.lo de la barra de pases debajo del jugador no me gusta esteticamente y sobre el aspecto de las animaciones,despues de visionar videos ingame, siguen siendo muy roboticas.este año el fifa 11 se vuelve a merendar al pro,al menos de momento pero todo apunta a que este año el fifa sigue siendo el rey.

  2. Me parece que lo de la barra de los pases y tal me he explicado mal, porque está en la esquina del lado de cada equipo. La barra que está encima de los jugadores es la de la resistencia, y la verdad es que queda bastante bien, al igual que el nombre por encima.
    Pero sí, a falta de ver todavía el FIFA el Pro tiene que pulir algunos aspectos importantes si quiere hacer frente a su rival…

  3. Sinceramente la unica razon de que siga comprando PES son las lisencias de la UEFA y ahora la Libertadores, pero fifa se lo merienda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *