8

Assassin’s Creed Syndicate

Assassins Creed Syndicate

Como cada año, Assassin’s Creed intenta reinventarse a sí mismo con una nueva entrega, lo que comienza a generar cierto resquemor entre el populacho, sobre todo entre aquellos que ni siquiera están interesados en hincarle el diente; de hecho son los más críticos, curioso. Ubisoft hace bastante oídos sordos a todo esto, y parece que la proporción de títulos que aparecen de la saga durante un año fiscal van a la par con la proporción de voces críticas que, infundadas o no, vierten sin cuartel toda su bilis sobre una saga que está lejos de querer morir, aunque solo sea para tocar los cojones a aquellos que lo critican sistemáticamente.

Muchos se quedaron en Asssassin’s Creed III, y les comprendo, jamás he sido capaz de terminar una de las propuestas más pretenciosas de la saga. Muchos huyeron y jamás volvieron perdiéndose aventuras tan maravillosas como Assassin’s Creed IV Black Flag y Assassin’s Creed Rogue, categorizados como dos de los mejores juegos de toda la saga. Lamentablemente, cuando parecía que el prestigio de la saga volvía a dar señales de vida, llegó  Assassin’s Creed Unity, el primer título de la franquicia para consolas de nueva generación y con él se armó la gorda.

El juego llegó al mercado repleto de bugs, con fallos la mar de divertidos y con una optimización del todo vergonzosa. Ya tenían la excusa perfecta para ridiculizarlo en público y quemarlo vivo (de nuevo aquellos que siquiera querían acercarse). Assassin’s Creed ya era la peor saga de la historia. Todo era solventable, claro, y el parche no tardó en aparecer, transformado a Assassin’s Creed Unity no solo en un título jugable, sino disfrutable hasta decir basta. Pero el “San Benito” ya lo tenía colgado y sería imposible quitarlo, convirtiéndose en el nuevo meme de la industria.

Para el mundo entero, Assassin’s Creed Syndicate aspiraba únicamente a no repetir los mismos fallos que Unity, puesto que su prestigio ya estaba totalmente destruido. Ubisoft, probablemente con el trabajo ya hecho en ese aspecto, no se arrugó y siguió adelante pese al aluvión de críticas y pese a un temprano leak que situaba la nueva entrega en la Londres Victoriana del siglo XIX. Aún con todo este escenario catastrófico, el estudio encabezado por Yves Guillemot se antepuso a esta situación, innovando una vez más la forma de jugar a Assassin’s Creed, añadiendo lo justo y necesario para que los fans acérrimos tengan lo que necesitan, fanservice y muchas cosas que hacer en escenarios fabulosamente recreados, una vez más.

[Leer más…]