7

Touring Karts

Touring Karts

A los chicos de Ivanovich Games no les gusta encasillarse, ya que tan pronto te sacan un shooter en plan recreativa, como un juego de puzzles o incluso un shooter musical. En su nuevo proyecto no iban a volver a ninguna de estas vertientes, y por eso, se atrevieron con un género que no está apenas representado en la VR: el karting. Sí, tenemos VR Karts, pero como si no estuviera, ya que es mediocre (siendo generosos) y no aporta absolutamente nada.

Es ahí donde entra Touring Karts, título que lleva ya una temporada en Early Access (y del cual hice un avance hace unas semanas), pero que finalmente sale del taller para empezar a competir en su versión definitiva para PCVR y PSVR. Aunque la cosa no acaba ahí, ya que este es el título más ambicioso de Ivanovich Games, queriendo lanzarlo también en móviles y Switch, para crear una gran comunidad online que pueda jugar junta independientemente de la plataforma. Aunque esto último llegará más adelante, es la hora de comprobar si estamos ante un título de subir al podio, o necesita pasarse por boxes para unos arreglos de última hora.

Mientras que el avance lo hice en base a la versión de PC (jugando en Oculus Rift S, para ser más exactos), este análisis lo he hecho en base a la versión de Playstation 4. Todas las versiones son iguales a nivel de contenido (sin olvidarnos del juego cruzado online), pero obviamente, hay diferencias a la hora de jugar. Para empezar, podemos disfrutar de Touring Karts en plano y en VR, algo que también ocurre en PC. Al jugar desde el televisor, tenemos que usar el Dualshock para controlar el coche, aunque por desgracia, no he visto la opción para jugar a pantalla partida… Ni es que sea especialmente divertido.

Touring Karts

Este es otro caso en el que se da la opción de jugar en plano para aumentar el alcance posible del título (como pasó con Downward Spiral), pero me temo que así Touring Karts no tiene nada que hacer frente a una competencia muy superior, como puede ser Crash Team Racing, o cuando llegue a Switch, el mismo Mario Kart 8 Deluxe.

Por tanto, lo recomendable es jugar en Realidad Virtual, y aquí tenemos varias formas de jugar, como ocurría en la versión de PC. Ya el título nos marca las dos opciones recomendadas: jugar con el Dualshock o el pack de volante+Move. Sin embargo, no son las únicas, ya que en cuanto a opciones, Ivanovich Games no ha escatimado en gastos, para que cada uno juegue como quiera. De este modo, tenemos las siguientes formas de controlar Touring Karts en PSVR:

  • Dualshock con la posibilidad de que el mando funcione al mismo tiempo como nuestra mano derecha para usar los objetos (uno de los modos recomendados)
  • Dualshock sin usar el sensor de movimiento del mando
  • Volante sin ningún tipo de control adicional
  • Volante junto a Move, para simular la mano derecha (el otro modo recomendado)
  • Dos Playstation Move. Ya os digo que este es el peor modo de todos, y el que me hizo sufrir mareos (flashbacks de Golem pre-parche), ya que no está afinado y el cerebro no asocia que estemos cogiendo un volante virtual. Personalmente, no recomiendo en absoluto este modo
  • 3dRudder con un PS Move. Aunque tengo el periférico, no me ha dado tiempo a probar este método de control, así que ya comentaré cómo funciona Touring Karts con él en el futuro análisis que quiero hacer del 3dRudder

Touring Karts

Junto a estas opciones, hay un par más, para meter «blinders» por si así lo deseamos, o hacer que las colisiones sean menos físicas, y funcionen casi como el movimiento de teletransporte de la mayoría de juegos de VR. A su vez, disponemos de tres cámaras posibles para evitar mareos lo máximo posible: una que es como si pilotáramos un kart en una máquina recreativa (la que menos marea), una cámara en tercera persona desde dentro del juego, y otra en primera persona, que es la más inmersiva y mi favorita.

Dicho esto, Touring Karts es un juego de karting más bien arcade, donde el uso del derrape para obtener turbo en las curvas y los objetos defensivos/ofensivos son clave para hacernos con la victoria. Sin embargo, no esperéis circuitos tan grandes o anchos como los de un Mario Kart, ya que aquí, el estudio ha preferido acercarse un poco a la Fórmula 1, con circuitos de tamaño reducido y algo estrechos, para que tengamos que tomar bien las curvas, y los inicios sean algo accidentados. Todo desde el lado arcade, claro, por lo que cero preocupaciones con chocarse, ya que si nos vamos de la pista o volcamos, reapareceremos en unos momentos.

Ya comenté en el avance cómo este diseño no es mi favorito, ya que prefiero unos circuitos más locos llenos de atajos y demás en los juegos de karts, pero tras echarle bastantes horas, tampoco me disgusta. Las más de 20 pistas disponibles están bien hechas, y algunas han sufrido una remodelación importante (el circuito inicial ahora es una mezcla de todos los demás y es mucho más divertido) desde el lanzamiento en Early Access.

Touring Karts

Lo que más me sigue gustando de las pistas de Touring Karts es lo dinámicas que son. En todas ellas habrá zonas donde la pista podrá elevarse para provocar desniveles (y añadir verticalidad, que nunca está de más), habrá obstáculos de diferente índole, o animales representativos de la región en la que se ambienta el circuito (ya sean reales o mitológicos) para lanzarnos objetos o hacer temblar el suelo, lo que nos hará saltar.

Esto, junto a las diversas rampas que hay por la calzada, hace que las pistas, si bien cortas en su mayoría, sean intensas y divertidas. No tanto como, digamos, en Crash Team Racing, pero eso sería mucho pedir para un estudio independiente. Vale, el diseño de los circuitos sigue sin ser revolucionario, pero al menos funcionan bastante bien, que ya es más de lo que se puede decir de otros juegos de karting.

Donde el juego sí destaca más es en la forma de usar los objetos. Como en la mayoría de títulos de karts, son aleatorios, pero una vez tenemos un item, podemos ver los que hay en la siguiente tanda de cajas. ¿Por qué? Porque se puede combinar el que tenemos con el siguiente que cojamos. Casi todas las combinaciones son posibles, lo que aumenta el poder del potenciador de turno. Por ejemplo, un bazooka o un bloque de hielo siempre son útiles, pero si los combinamos con el batido que nos hace gigantes, haremos que los proyectiles sean también gigantes.

Touring Karts

Hay algunas combinaciones muy locas, como lanzar una gallina gigante que va con un súper turbo, o invocar un ovni que alunizará a todos los rivales que estén cerca de nosotros durante un breve espacio de tiempo. Esta locura hace que sea posible disparar y ser disparados en casi cualquier momento, para que ganemos en la ultima recta, o nos adelanten justo a dos metros de la línea de meta. Es algo típico de los juegos de karts, que puede frustrar o dar una satisfacción enorme, con que en ese sentido, Touring Karts funciona muy bien.

Si todo esto suena muy similar a lo que comenté en el avance, es porque la esencia del juego no ha cambiado lo más mínimo. Sí, ahora todo está más pulido (adiós al bug de las reapariciones en bucle), pero las fortalezas del juego siguen a pleno rendimiento. En este sentido, me alegra comprobar que el uso del Dualshock 4 junto a su sensor de movimiento para hacer los gestos de nuestra mano funciona bastante bien. Aun así, hay un pequeño problema, y es que a veces, algunos objetos se usan nada más cogerlos. No sé si es un bug, o es que muevo la mano demasiado rápido, ya que es algo que ocurre solo a veces, y otras puedo guardar el objeto para emplearlo justo cuando quiera.

En cuanto a la progresión, habrá por varios niveles. En primer lugar, todas las pistas, menos la inicial, estarán bloqueadas. Habrá que ir accediendo a ellas poco a poco, completando carreras de Fácil a Difícil en cada uno de los circuitos que vayamos desbloqueando. En función de nuestra posición, conseguiremos puntos de experiencia y dinero.

Touring Karts

Al alcanzar ciertos puntos de experiencia, y completemos uno de los dos objetivos marcados en la máquina tragaperras, podremos acceder a una o dos recompensas, que serán nuevos circuitos, coches, accesorios de personalización o más dinero. Si deseamos ir directamente a una pista o comprar un coche, podremos hacerlo con el dinero, que se nos da a muy buen ritmo para que nunca sintamos que estamos sin blanca o tenemos que farmear, algo que se agradece en los tiempos que corren.

Para competir, podremos pertenecer a diversas escuderías en Touring Karts, teniendo cada una un estilo visual diferente (claramente inspirado en escuderías de Fórmula Uno reales) y 3 coches entre los que elegir. Aunque no hay una pantalla de estadísticas como tal, se puede notar fácilmente que uno de los 3 vehículos es el rápido pero ligero, otro es el más lento pero pesado, y el tercero es el equilibrado. No es que llegue a afectar en exceso, pero lo que sí notaremos es cuando metamos mejoras mecánicas (hasta 20) a cada vehículo, ya que reduciremos notablemente nuestros tiempos si probamos un circuito con el coche de serie, y luego con el mismo pero al máximo de mejoras.

Junto al modo individual (que no tiene más chicha que ir desbloqueando poco a poco los circuitos), tenemos la opción de jugar online contra los usuarios de las demás plataformas. El online es funcional, con la posibilidad de participar en retos temporales para aumentar las recompensas obtenidas, pero tampoco es que esté muy poblado en este momento, algo normal al estar el juego en Early Access y sin ponerse a la venta en consolas. Al menos, las carreras que he echado funcionaban bastante bien, sin nada de lag ni problemas reseñables.

Touring Karts

Donde hay problemas es en la estabilidad global de esta versión. He sufrido varios cuelgues mientras jugaba a Touring Karts en momentos aleatorios, como tras reclamar las recompensas, o justo al cargar tras celebrar una reñida victoria, por ejemplo. No perdí progreso gracias al guardado automático, pero es molesto, sobre todo cuando no te cierra la aplicación, sino que te para la imagen y parece que estás en un espejo infinito, con los bordes repitiéndose hasta el más allá. Es algo que siempre se puede solucionar con parches, pero molesta, sobre todo cuando estás dentro de la acción en Realidad Virtual.

Pasando a los aspectos técnicos, esta versión de PSVR nos da una de cal y otra de arena. En el lado positivo, el juego es realmente colorido, lleno de figuras y efectos llamativos, que ayudan al dinamismo de las pistas que antes comentaba, para que se diferencien entre sí con facilidad. Sin embargo, hay una pega importante: los dientes de sierra. No sé cómo los coches no se pinchan con todos los que hay, ya que se notan mucho. No sé si no han implementado AA para que la imagen se mantenga nítida, pero creo que habría estado bien un punto intermedio, ya que este problema es realmente obvio incluso en PS4 Pro. Además, las texturas tampoco son gran cosas, notándose cómo se difuminan en función de hacia dónde miremos, lo que notaremos en especial en la parrilla de salida. Al menos, los tiempos de carga son muy breves, algo que siempre se agradece.

Touring Karts

En el sonido, nos encontramos con melodías simpáticas… Pero no muy memorables. No me parecen muy diferentes los temas entre sí, y acaban siendo algo repetitivos. Al final, decidía ponerme mi lista de Spotify para escuchar música más cañera, con que es algo que está ahí, pero sin ser algo llamativo en absoluto. Al menos, los efectos sonoros sí están a la altura, funcionando bien para que sepamos qué nos disparan, si hemos impactado en algún oponente, y en definitiva, hacernos saber qué pasa a nuestro alrededor.

Conclusión

Los chicos de Ivanovich Games nos traen el mejor juego de karts a la Realidad Virtual. Es cierto que no es decir mucho dada la «competencia» que había hasta el momento, pero eso no le quita méritos a Touring Karts, ya que es divertido, accesible y puede llegar a enganchar. Tiene sus problemas, como algún método de control que no funciona muy bien o algún que otro bug por aplastar con las ruedas, pero me lo he pasado muy bien cuando he lanzado una gallina súper-sónica contra mis rivales, he invocado un AT-AT para correr entre sus piernas y mucho más.

No es el karting más loco del mercado, y de hecho, todo lo bueno que se le puede achacar, viene por la vertiente de VR, ya que pese a la posibilidad de jugar en plano, hay opciones infinitamente mejores en el mercado, y es donde me cuesta mucho recomendar el juego. Ahora bien, si tenéis VR y queréis una experiencia de karting frenética, con sus momentos de locura para disfrutar en solitario o con amigos, y con bastante contenido, entonces Touring Karts se subirá a vuestro podio personal. Por cuanto tiempo está por ver, ya que la competencia que se avecina es feroz, pero eso es una gran noticia para que, al fin, el karting despegue por todo lo alto dentro de la Realidad Virtual.

7

Nos consolamos con:

  • Circuitos bastante dinámicos
  • La posibilidad de combinar potenciadores
  • Bastante contenido a nivel de circuitos, armas y vehículos
  • Juego cruzado entre absolutamente todas las plataformas

Nos desconsolamos con:

  • Técnicamente, la versión de PSVR es más bien pobre. Tiene más dientes de sierra que la boca de un tiburón
  • Varios bugs que afean el resultado
  • Algunas opciones de control no son precisas, y hasta pueden causar mareos
  • El diseño de las pistas es más bien básico

Ficha

  • Desarrollo: Ivanovich Games
  • Distribución: Ivanovich Games
  • Lanzamiento: 12/12/2019
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 19,99 €

Comentarios

  1. Saludos

    La nota de 7 para este juego es realmente generosa. Sólo he podido acabar 4 carreras antes de quitarlo. En ps4 pro como bien dices es muy pobre y dientes de sierra bastante notorios.
    Como juego de karts prefiero el anterior que sacaron, ya que gráficamente estaba mejor y en cuanto a inmersión supera a este, el gran handicap es que en el online no juega nadie y tiene pocos circuitos y copas, pero lo que jugué al otro y mis primeras impresiones del otro juego de karts que sacaron fueron mucho más positivas.
    En este touring karts las colisiones son muy raras y a veces he traspasado los coches sin más.
    Lo peor de todo que se le puede pasar a un juego de estas características es que sea soso, aburrido y anodino.
    No he probado el online, pues, espero que mejore, sino será dinero desperdiciado.
    Necesita arreglos y parche de mejora gráfica urgentemente, ps4 pro puede más que lo que se ve aquí.
    Mi nota actual sería más sería un suspenso, un 3 o 4 como mucho.

    Saludos

    • Por suerte, con el último parche se ha mejorado muchísimo el tema de los dientes de sierra. Sigue sin ser el juego más puntero del mundo, pero al menos luce mejor.

      Sobre la diversión, es subjetivo, pero bueno, al menos la mayoría de usuarios concuerdan en que es mejor juego que VR Karts, que personalmente, sí me parece aburrido de narices. Pero como se suele decir, para gustos los colores, que vaya habiendo poco a poco más opciones en el género garantiza que encontremos algo que nos termine gustando a todos 😉

      Saludos!!

Responder a salvattore Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *