6

Dark Souls III: The Ringed City

Dark Souls III The Ringed City

Narran las historias que, en 2007, un joven y talentoso Hidetaka Miyazaki se puso a la cabeza de un proyecto que estaba abocado a morir. El estudio japonés FromSoftware, encargados de títulos tan impopulares en occidente como Armored Core o King’s Field preparaba un nuevo capítulo de ésta última. El título volvería a la fórmula que tanto caracterizaba a la saga: cámara en primera persona y la elevada dificultad como su máxima. Pero el proyecto no arrancaba como se esperaba y fue Miyazaki quien, literalmente, tiró el juego a la basura para comenzar con el inicio del mito, de la leyenda: Demon’s Souls.

El juego fue publicado un jueves cualquiera, un cinco de febrero de 2009 en Japón y poco más. Su recepción fue bastante pobre, pero los pocos que se dignaron a comprarlo, crearon expectativas brutales sobre el título y poco a poco, la fama del título se fue extendiendo hasta que los cantos de sirena llegaron a Atlus, que se convirtió en el único publisher que se lanzó a la piscina con Demon’s Souls, presentando el juego exclusivamente en Norteamérica apenas ocho meses después del lanzamiento nipón. En menos de un año, el fenómeno ya era imparable. Namco Bandai siguió los pasos de Atlus con el juego publicándolo en Europa meses más tarde y desde a partir de este momento, Hidetaka Miyazaki lo había cambiado todo.

Hoy, ocho años después, podemos decir que hemos vivido una época dorada en el mundo de los videojuegos gracias al popular director y al estudio del que hoy es CEO: FromSoftware. Hemos vivido el nacimiento de un mito como es Dark Souls (el sucesor espiritual de Demon’s Souls que se llevó todos los galones y honores) y experimentos tan retorcidos y exitosos del estudio como Bloodborne. Pero como todo lo que sube baja, vamos a ser testigos de la muerte de un mito. Con Dark Souls III ha llegado a ese momento, ese instante en el que el universo creado es incapaz de ser sostenido sin recurrir a las paradojas temporales y las ilusiones injustificables. Llegados a este punto, la única solución es matarlo, como mejor se pueda, y con el menor sufrimiento posible.

Dark Souls III: The Ringed City es el segundo y último DLC de Dark Souls III, pero además es el último capítulo de toda esta epifanía que nació del fuego vibrante e intenso que emanó de Demon’s Souls. ¿Morirá la saga como realmente merece? ¿O el engendro se ha comido a su creador?

[Leer más…]