Valkyria Chronicles

    Coincidiendo en Europa su lanzamiento con el de grandes títulos, Valkyria Chronicles es una joya que ha pasado desapercibida por la mayor parte del público, pero que ha sido alabada por gran parte de los críticos del sector. Nos encontramos delante de un juego japonés de rol táctico, original y artístico, desarrollado por SEGA.

    Al principio nos encontramos abriendo la tapa de un libro, que nos narrará una historia de crecimiento y superación personal, centrada en una Europa ficticia de los años 1930. Un pequeño país, Gallia, se presenta como neutral (clara referencia a Suiza) en una gran guerra que enfrenta dos superpotencias, por el oeste la Federación Atlántica y por el este la temible Alianza Imperial del Este de Europa. Es una guerra por el control de la ragnita, un recurso equivalente al petroleo, y que lleva a las fuerzas Imperiales a invadir la pequeña Gallia.

    En plena invasión, Welkin Gunther, estudiante universitario de Ciencias Naturales, llega a su casa para encontrarse con que su mundo está cambiando. Este Asterix suizo, por un cúmulo de circunstancias se verá convertido en un comandante de un grupo de milicianos, centrados en la defensa de la Gallia.

    Y nuestra misión en el juego es controlar a Welkin y su cuadrilla para derrotar las fuerzas invasoras. Para ello deberemos utilizar nuestra táctica y destreza. El juego se presenta en forma de libro y pulsando en las diferentes viñetas iremos viendo la historia. De vez en cuando, la viñeta correspondiente es una misión o batalla a superar.

    El sistema de batalla es una mezcla de movimiento por turnos (a la que juegos como Civilization ya nos tiene acostumbrados) y shooter en tercera persona (de estos ya estamos bastante saturados). Lo primero que debemos hacer es desplegar nuestros personajes sobre el terreno, y hablo de personajes y no de tropas porque se trata más bien de un combate de guerrillas. Según la batalla, el numero de combatientes que podemos desplegar es diferente, desde 2 hasta más de 10. Cada personaje tiene propiedades distintas y se dividen en grupos según su función: scouts (exploradores con rifle), shocktroopers (con metralleta), lancers (con una especie de bazoka), ingenieros (arreglan y dan munición) y snipers (francotiradores). Cada tipo tiene puntos fuertes y débiles y su efectividad es variable según el tipo de enemigo; una especie de piedra-papel-tijera donde utilizarás lanceros para destruir tanques, tanques para destruir infanteria, infanteria para destruir lanceros y ya os podéis imaginar el resto.

    La batalla se lleva a cabo por turnos, primero nosotros y luego el enemigo, así hasta conseguir realizar el objetivo para esa determinada batalla. En cada turno disponemos de una serie de Puntos de Comando y cada uno de estos puntos nos permite realizar una acción a uno de los personajes. Una vista de pájaro sobre el mapa del campo de batalla nos permite señalar con que tropa queremos realizar la siguiente acción. Una vez pulsamos sobre la tropa, la cámara pasa a situarse justo detrás de esta y el escenario se despliega en todo su esplendor. Ahi y utilizando Puntos de Acción, podremos desplazar a nuestro combatiente en tiempo real y en cualquier momento podemos hacer uso de nuestra arma (una única vez por punto de comando). Como es en tiempo real, el enemigo puede que nos dispare si estamos a su alcance. Nuestro personaje se queda quieto cuando se terminan los Puntos de Acción y volvemos al mapa, donde podemos decidir la siguiente acción. Un mismo personaje puede ser activado varias veces por turno, ya que los Puntos de Acción se recuperan un poco, lo que le da un mayor control táctico.

    A diferencia de otros juegos de estrategia, en el mapa solo podemos ver los enemigos que están en el campo de visión de nuestros personajes. Dicho campo de visión cambia según el terreno, edificios o vegetación, incluso si es de día o de noche. Esto le da un toque realista a la acción.

    Cada uno de nuestros personajes tiene cualidades distintas. Nosotros creamos el squad y elegimos a nuestros luchadores. Cada uno de ellos tiene gustos diferentes y por ejemplo luchan más o menos eficazmente según el tipo de terreno o de quién se encuentre a su lado. Este aspecto personal convierte el juego en algo más entrañable que en una lucha de tropas anónimas ya que llegas a conocer a cada uno de los miembros de tu equipo y sus personalidades.

    Entre batallas, tenemos oportunidad de mejoras las armas, comprar nuevas partes para el tanque comandado por Welkin, así como reclutar a nuevo personal. Todo esto lo hacemos desde el cuartel central. A medida que avancemos, nos irán dando condecoraciones (no trofeos, el juego no dispone de ellos) y las podemos ver desde su correspondiente apartado.

    Uno de los aspectos más innovadores del juego es como se nos presenta gráficamente. Nos encontramos delante de un juego anime, donde las animaciones y escenarios están creados como si de una acuarela en movimiento se tratara (motor gráfico CANVAS), lo que hace que el juego sea muy bonito de ver, incluso durante las luchas. Es un juego inocente, que se centra en el aspecto personal y emocional de sus personajes. A veces creo, por eso, que los personajes no están a la altura de la situación con comentarios y salidas realmente sorprendentes (y si, a veces cursis). Todo y con eso, la historia te empuja a querer más aunque a veces tengas que suspirar ante la chorrada soltada por sus protagonistas.

    Valkyria Chronicles es un juego que empieza de una forma muy realista, en la guerra, pero no tardan mucho en aparecer los aspectos mágicos (la antigua raza de Valkyrias, que le dan nombre al juego) a la que el anime y sus creadores japoneses ya nos tienen acostumbrados y que le da un toque fantástico. Esto puede que defraude a aquellos que buscan una acción más realista.

    No es un juego sencillo y solo gustará a aquellos a los que les guste la estrategia y estén preparados a pasarse horas en una sola batalla. El ritmo es tranquilo y para nada trepidante, así que una cierta dosis de paciencia es más que recomendable. Si entras en este perfil, el juego te encantará y con él tienes para muchas (y realmente son muchas) horas de diversión. Las misiones son muy variadas y no se hacen repetitivas y los nuevas tácticas se introducen a medida que avanzamos.

    Es aspecto sonoro es bueno. La banda sonora que acompaña recuerda a la de Final Fantasy XII en algunos momentos, lo que no sorprende al tratarse del mismo compositor. La actuación vocal de los personajes es más que adecuada. La pena que el juego no se encuentra doblado al castellano y las opciones disponibles son inglés y japonés.

    Existe una demo en la PlayStation Store, donde se puede ver como funciona el sistema de batalla del juego. Si tenéis dudas siempre la podéis probar. Cuando personalmente la probé no me convención demasiado, así que creo que no le hace justicia a la verdadera profundidad y pintoresca historia del juego.

    El juego es mucho más que batallas, y nos presenta el punto de vista personal de aquellos que participan en una guerra y aunque sea a veces inocente, la experiencia es muy recomendable. Si lo empezais, dadle una oportunidad y esta historia épica no os defraudará.