LEGO Batman

    Tras pasar por la gran pantalla con la película El Caballero Oscuro, Batman llega a todas las consolas con una nueva aventura representada con piezas de la popular marca LEGO, al igual que ocurrió con Star Wars e Indiana Jones.

    Una de las novedades de LEGO Batman respecto a alos anteriores juegos de LEGO es la historia. En esta ocasión, el título no está basado en ninguna película del hombre murciélago, sino que han creado un guion totalmente nuevo. Sin embargo, esta novedad es algo malo y bueno a la vez, porque la historia es muy simple  comparada con los anteriores juegos. Ésta se puede resumir en lo siguiente: todos los villanos del universo Batman se han escapado del Asilo Arkham y siembran el caos por toda Gotham. En total han huido 15 enemigos, que se agrupan en tres grupos de 5 personajes. En cada uno de los tres capítulos disponibles derrotaremos a un conjunto, mientras que eliminaremos a los villanos miembros de la banda nivel por nivel, ya que al final de cada uno de las 5 secciones del capítulo tendremos que enfrentarnos a un jefe final. Los objetivos de cada grupo varían dependiendo del líder. Por ejemplo, la banda del Joker buscará la destrucción, mientras que el conjunto dirigido por el Acertijo intentará robar oro. El planteamiento parece bueno en un principio, pero la resolución del conflicto siempre es muy simple, ya que Batman siempre sabe dónde van a atacar los enemigos casi por arte de magia, y en otras ocasiones se los encuentra por casualidad.

    En esta historia siempre controlaremos a Batman y Robin, por lo que la variedad de anteriores juegos se pierde. Dada esta restricción, la única forma de dar variedad es conseguir los distintos uniformes de los héroes, que les darán diferentes poderes. Por ejemplo, algunos de los uniformes de Batman le permitirán volar o colocar bombas, mientras que Robin podrá andar por superficies metálicas o bucear. En total nos encontramos con 4 trajes diferentes para cada héroe, pero no podremos seleccionarlos cuando queramos, sino que tendremos que pasar sobre la placa en la que se encuentra el uniforme para cambiarle. Esta mecánica a la larga se vuelve muy repetitiva, ya que estaremos durante 15 niveles siempre con las mismas habilidades. Una de las novedades es el uso del Bat-arang, con el que podremos romper objetos o tacar a los enemigos. Para activarlo tenemos que mantener pulsado el botón de acción, y pasar el puntero por encima de los objetivos. Este artilugio funicona bien cuando avanzamos lateralmente, pero si nos encontramos en una sala con una gran profundidad a veces funcionará y en otras ocasiones no lo hará.

    En cada uno de los tres capítulos nos encontraremos con un nivel en el que tendremos que pilotar un vehículo. Son, sin duda, las peores fases del juego por su mal control. En lugar de moverse solos los vehículos (al igual que en LEGO Star Wars), los tendremos que mover en todas direcciones. Esto supone tener unos movimientos demasiado rápidos y descontrolados, a pesar de que pongamos todo nuestro empeño en poner algo de orden. Los vehículos disponibles serán los terrestres (como el Batmóvil), vehículos acuáticos o vehículos aéreos (como el Batwing). El otro gran problema jugable es la cámara, ya que su posición no es la más indicada para realizar lo saltos o en los combates. Por ejemplo, en algunos niveles veremos parcialmente el escenario porque hay una valla delante de la cámara, al igual que tampoco seremos capaces de apreciar la profundidad de los niveles para realizar saltos precisos.

    Esta entega se ha centrado más en la acción, dejando las plataformas y los puzzles en un segundo plano. Ésto no sería un problema si el sistema de combate estuviera a la altura, pero no es así. Se podría definir como un machacabotones en una marabunta de enemigos con una pobre IA. Sin embargo, se ha mejorado ligeramente respecto a anteriores entregas con la posibilidad de agarrar a los enemigos. También se ha añadido un multiplicador de puntos que irá aumentando conforme vamos golpeando a los enemigos.

    Respecto a la IA, sigue siendo una de las asignaturas pendientes de la saga. En esta ocasión nos volvemos a encontrar con unos aliados estúpidos, y como es necesaria la cooperación para avanzar a veces se vuelve desquiciante. Por ejemplo, para abrir una puerta se necesita que los dos personajes tiren de una palanca al mismo tiempo. A veces lo hará sin problemas, pero en otras ocasiones se quedará parado sin hacer nada. Lo mismo ocurre en las pocas secciones de plataformas, ya que la máquina morirá numerosas veces porque no es capaz de saltar un precipicio. En los combates igual, recibirá numerosos golpes, y los que dé no afectarán a los enemigos. Tiene tantos fallos en este apartado que incluos es capaz de atacarnos a nosostros mismos durante una pelea. Por suerte, este problema se puede solucionar si jugamos junto a un amigo. Sin embargo, no se encuentra la opción de jugar online cooperativamente, por lo que siempre tendremos que jugar offline.

    Otras de las novedades es la inclusión de una campaña para los villanos del juego, a la que podremos acceder después de haber completado el capítulo correspondiente a cada banda de enemigos. Ésta es, sin duda, la mejor parte del juego. Ésto es así porque se nota la variedad entre los poderes de los supervillanos, como por ejemplo el control mental de el Acertijo o la relación con las plantas de Hiedra Venenosa. Esta historia sirve para aclarar el guion del juego, ya que estas misiones tienen lugar justo antes de las de Batman. Por lo tanto, en ningún momento lucharemos contra el hombre murciélago ni contra algún jefe final. Nuestros únicos enemigos serán los policías que intenten detener nuestras malvadas acciones. Por suerte, no habrá niveles enteros de conducción.

    LEGO Batman es la entrega con mejores gráficos de la saga (aunque éso no sea decir mucho). Los modelados de los personajes se mantiene al mismo nivel, al igual que las animaciones. Donde más se ha notado la evolución ha sido en los escenarios, teniendo ahora más nivel de detalle y mejores texturas. Sin embargo, en su versión de PSP, hay algunas texturas que aparecen y desaparecen de algunos objetos repartidos por el nivel.

    El apartado sonoro es el que más nos ha sorprendido, por lo repetitivo que se hace. El juego usa melodías típicas de Batman, pero casi siempre escucharemos las mismas. Además, los personajes no tienen voces al igual que en anteriores entregas. Los efectos son calcados a los de LEGO Indiana Jones, por lo que su calidad es buena.

    En LEGO Batman se mantiene el tono humorístico y las bromas visuales. Sin embargo, ya empieza a cansar, porque es el mismo humor en todas las entregas. En esta ocasión a Robin le toca hacer del personaje torpe, al igual que ocurrió con Anakin en LEGO Star Wars. Respecto al resto de bromas se mantienen, por lo que seguiremos observando auténticas locuras en las cinemáticas.

    La duración del título es su punto fuerte, ya que necesitaremos numerosas horas para completar todas las misiones y descubrir todos sus secretos. En cada nivel se irá rellenando una barra según vamos recogiendo monedas, y es necesario rellenarla en todos los niveles para completar el juego al 100 %. También tendremos que encontrar las 10 cajas repartidas en cada nivel, con las que crearemos objetos que luego pueden ser visualizados en el museo. Además veremos a 25 ciudadnos en peligro, los cuales tienen que ser rescatados. Para finalizar, también nos encontraremos con la posibilidad de comprar decenas de personajes con los que luego completar los niveles.

    En resumen, nos encontramos con el peor título de la saga LEGO, notándose la continuidad que está adoptando Traveller’s Tale en las entregas de esta saga. Sin embargo, puede ser un título entretenido para los más pequeños o para los fans más acérrimos al hombre murciélago. Para los demás, mejor buscad otro plataformas, ya que este se hace muy repetitivo si no os encontráis en los grupos anteriormente citados.