La Conspiración Bourne

    La saga escrita por el autor Robert Ludlum, tras su paso por el cine, llega al mundo de los videojuegos con un producto notable, de la mano de High Moon Studios y Vivendi.

    El juego nos mete en la piel de Jason Bourne, un agente entrenado por Treadstone que durante unas de sus misiones es disparado y cae al mar. Un grupo de pescadores le rescata, aunque nuestro protagonista queda amnésico. A partir de este momento nuestro personaje intenta descubrir quién es y por qué le intentan matar. El juego nos narra la historia de la primera película de la trilogía, a pesar de que empieza justo antes de ésta. En ciertos momentos habrá flash backs de anteriores misiones de Bourne, y de esta forma descubriremos el pasado de este personaje.

    La Conspiración Bourne usa en su realización el motor gráfico Unreal Engine 3, y lo hace de manera brillante y muy polifácetica. Nos encontramos con unos escenarios con un gran texturizado, muy detallados. Los personajes tienen un gran tamaño, y sus animaciones son muy realistas y suaves, algo que se nota en las secuencias de lucha. Los personajes tienen muy buenas texturas, unas expresiones faciales muy logradas, y unos efectos como moratones, sangre o sudor que aparecen durante los combates dependiendo de los golpes que reciban los personajes y otros factores. El juego cuenta con un gran sistema de físicas gracias al sistema Ageia, y gracias a esto podremos mover o destruir elementos del escenario. Los efectos climatologicos, como la lluvia, son representados de forma muy realista y espectacular. Lo mejor del apartado gráfico es que en ningún momento habrá ralentizaciones ni tirones, por lo que este buen acabado técnico no afecta a la jugabilidad. Sin embargo, Bourne no tiene el rostro de Matt Damon, lo que habría sido un acierto para mejorar la experiencia cinematográfica.

    La jugabilidad es muy sencilla, pero a la vez profunda. Para las escenas de lucha dispondremos de dos botones para atacar y uno para defendernos. Combinando los dos botones de ataque se pueden conseguir espectaculares combos. Mientras vamos golpeando al enemigo se va llenando una barra de adrenalina dividida en tres secciones. Dependiendo del número de secciones de esta barra que se hayan llenado podremos eliminar a hasta tres enemigos en una secuencia muy espectacular, en la que podremos usar cualquier elemento del entorno. En el juego también hay tiroteos. En estos casos la vista se sitúa sobre el hombro para que podamos apuntar con precisión. En estos momentos podemos usar el entorno para cubrirnos. En los tiroteos podemos llevar dos armas a la vez: un arma de una mano (pistola) y un arma de dos manos (rifle de asalto o escopeta). Durante los tiroteos también está presente la barra de adrenalina, que funciona de igual forma que en los momentos de lucha. Sin embargo, la dificultad de los tiroteos se reduce mucho gracias al instinto Bourne, con el que podemos localizar a los enemigos y los elementos explosivos que podemos usar para elimanar a los enemigos de forma rápida.

    El último género que nos encontramos en el juego es la conducción. En la única misión de este tipo recrearemos la espectacular persecución por las calles de París de la primera película. Sin embargo, en el juego, la persecución es la peor parte porque el camino está prefijado y la IA de la policía es muy escasa, limitándose únicamente a acelerar un poco cuando pasemos junto a ellos para que nos choquemos. A pesar de estos problemas, la persecución es muy emocionante porque hay mucho tráfico al que debemos evitar de manera muy cinematográfica. El control en esta misión responde muy bien, e incluso se ha añadido una opción de ralentizar el tiempo unos segundos para pasar entre los coches sin chocarnos.

    En los tres géneros que nos encontramos en el juego hay numerosos Quick Time Events, que pueden aparecer al hacer derribos con la barra de adrenalina o por exigencias del juego. Aunque llegan a cansar un poco debido al poco tiempo que hay entre ellos, resultan muy espectaculares. Son los momentos que mejor recrean la esencia de las películas y de los libros.

    El apartado sonoro es muy bueno. El juego tiene un doblaje al castellano excelente, incluso la voz de Bourne es la misma que en las películas. Los efectos de sonido como las explosiones, las armas, los vehículos o la lluvia están a un gran nivel. La música nos mete en tensión en los momentos más emocionantes, además de ser de gran calidad, aunque algunas melodías las podemos encontrar en la trilogía cinematográfica.

    La duración del título no es muy alta, ya que lo podremos completar en 6 – 5 horas. La rejugabilidad del título tampoco es muy elevada, ya que el único incentivo es recoger todos los pasaportes de los niveles y conseguir todos los avances que nos indica el juego en el menú de pausa, aunque son dos tareas que no resultan muy divertidas dada la alta velocidad del título.

    Dado el buen sabor de boca que nos deja el título, esperamos que hagan otro juego basándose en las dos películas restantes, pero mejorando la experiencia en la conducción.

    El juego, sin llegar a ser revolucionario, es un buen juego de acción que encantará a los fans de Bourne y a los seguidores de este género.