Final Fantasy VII:Crisis Core

    Final Fantasy VII:Crisis Core es la precuela ambientada 7 años antes de Final Fantasy VII en la que controlamos a Zack cuando es SOLDADO de 2ª clase.

    La historia empieza con la deserción de Génesis, amigo de Sephirot y de Angeal (compañero y amigo de Zack), y según va avanzando la historia vamos descubriendo detalles de los miembros de SOLDADO y de todos los personajes.Por ejemplo, cómo se conocieron Zack y Cloud, por qué Sephirot pasa de ser el mejor y más respetado miembro de SOLDADO a ser el villano, e incluso nos encontraremos con Yuffie y con Aerith.

    El apartado técnico es de los mejores que hay en PSP, con unos pesonajes y escenarios muy bien construidos y unas CGI de calidad similar a Final Fantasy VII:Advent Children.

    El apartado sonoro también está a un gran nivel, con buenas melodías y un buen doblaje (las voces están en inglés y los textos en castellano).

    En la jugabilidad hay numerosos cambios a lo que nos tiene acostumbrados la saga, ya que esta entrega es un Action RPG, aunque manteniendo los combates aleatorios.La principal novedad en su sistema de combate está en una ruleta con la que, por azar, obtendremos recompensas durante el combate, como subir de nivel (ésta es la única forma de subir de nivel al personaje) o ser invencibles, tener MP infinitos… durante unos segundos.

    Esta entrega se centra en la acción, ya que la exploración se ha dejado en segundo plano.A pesar de esto, entre misión y misión podremos explorar Midgar.Aparte de las misiones y explorar Midgar podemos realizar otras actividades, como hacer misiones secundarias (a las que accedemos en los puntos de guardado), comprar equipamiento para las misiones, hacer fusiones de materia, participar en diversos minijuegos (únicamente en determinados puntos de las misiones) e incluso tendremos un móvil al que nos enviarán mensajes nuestros amigos, Sinra o también recibiremos spam.

    En resumen, un imprescindible para los poseedores de una PSP y, en especial, para los fans de esta saga.