Dead Space

    El género de los Survival Horrors siempre ha estado liderado por las sagas Resident Evil y Silent Hill, mientras que el resto de juegos de este tipo han caído en el olvido. Sin embargo, Electronic Arts quiere dar sus primeros pasos en este género, con el objetivo de colocarse en la élite. De esta forma nos llega Dead Space, que tiene como principal novedad en los Survival Horror que se desarrolla en el espacio, ¿pero será esto suficiente?

    La historia de Dead Space tiene lugar en un futuro lejano. Nosotros tomamos el rol de Isaac Clarke, un ingeniero espacial encargado de reparar las naves en mal funcionamiento que se encuentran aisladas en alguna parte del espacio. La última misión que recibe es la de ir al USG Ishimura, que emite una señal de socorro cuando estaba en mitad de una extracción minera. Viajamos a la nave junto a Hammond y Kendra, que serán nuestros dos aliados a lo largo de todo el juego. Una vez llegamos al Ishimura nuestros objetivos son reparar la nave y encontrar a Nicole, la persona que envió el vídeo de socorro y que además tiene una relación sentimental con nuestro protagonista. Sin embargo, lo que se suponía que era una sencilla misión se acaba convirtiendo en un infierno. Nada más llegar al Ishimura la nave en la que habíamos llegado queda destruida, y al cabo de un tiempo somos separados de nuestros compañeros por culpa de los necromórfidos, unos mosntruos que han eliminado a toda la tripulación de la nave. Sin ninguna opción de escape, tendremos que reparar la nave para poder escapar de esa pesadilla, a la vez que intentamos encontrar a Nicole y averiguar qué ha ocurido y qué son estos monstruos.

    La forma de contar la historia es muy similar a utilizada en Bioshock, por lo que iremos descubriendo todos los hechos que tuvieron lugar en el Ishimura mediante los diarios repartidos por los niveles, que se encuentran en forma de audio, texto o vídeo, además de cómo avanza nuestra historia personal gracias a las conversaciones con el resto de personajes. Lamentablemente, al igual que en el título de 2K Games, nuestro protagonista no hablará en ningún momento, y solo le podremos ver la cara al final de la  partida. Esto hace que no sea nada carismático, y que no muestre el temor que debería tener ante esta situación espeluznante, y gracias a esto parece que controlamos a un soldado temerario en lugar de a un ingeniero. Sin embargo, si olvidamos este último detalle, el guion es muy bueno, ya que nos engancha desde el primer momento hasta el épico final de Dead Space, con un ritmo de intensidad que va aumentando nivel tras nivel. Es impresionante la forma en la que los guionistas han sabido unir elementos tan dispares como las creencias humanas o la evolución de la especie de un forma tan dinámica y coherente.

    La jugabilidad de Dead Space es muy parecida a la de Resident Evil 4, por lo que la cámara se situará en el hombro del personaje. Sin embargo, hay algunas novedades en la cámara respecto al juego de Capcom, como la posibilidad de poder mirar a nuestro alrededor sin la necesidad de mover a nuestro personaje o la capacidad de movernos al apuntar, cosa que en survival horror de Capcom no se podía hacer. La velocidad de nuestro desplazamiento cuando apuntamos varía en función del arma que llevemos, ya que cuanto más pesada es, menos movilidad tendremos. Ésto le da un toque estratégico a los combates, ya que tendremos que saber cuánta velocidad necesitaremos contra qué tipo de enemigos. Otro de los elementos que recuerda al título de Capcom son los quick time events, que tendrán lugar cuando los enemigos nos agarren, y que siempre consistirán en pulsar un botón repetidas veces.

    Respecto a los enemigos, se llaman necromórfidos. Al principio de la aventura serán algo débiles y tendrán una velocidad similar a la nuestra. Sin embargo, según vayamos superando los distintos capítulos por los que está compuesto el juego iremos descubriendo necromórfidos cada vez más poderosos y espeleznuntes. Por ejemplo, algunos serán de pequeño tamaño, pero tendrán unos brazos extensibles con los que nos dispararán proyectiles, auténticas bestias por tamaño y fuerza, eso sin olvidar los enemigos de gran velocidad. Aparte de los necromórfidos estándar, en determinados momentos del juego tendremos que luchar contra enormes jefes finales, siendo éstos algunos de los momentos más intensos y espectaculares del juego. Es una lástima que no haya muchos de estos combates. En su lugar, en múltiples ocasiones nos encontraremos con un enemigo inmortal, al que únicamente podremos detener momentáneamente. Este detalle nos recuerda mucho a “Némesis” de Resident Evil 3, pero en el título de Electronic Arts se ha incorporado a la perfección.

    Una de las señas de identidad de Dead Space es la posibilidad de desmembrar a los enemigos. Este hecho no servirá únicamente para darle un toque más “gore” a la acción, sino que es esencial para poder sobrevivir, ya que los enemigos reciben mucho más daño si se les corta las extremidades, y no importará si les hemos arrancado la cabeza o no, ya que podrán seguir atacándonos. Es sin duda, uno de los mejores elementos del juego, ya que resulta espectacular ver cómo un enemigo de gran tamaño va perdiendo sus brazos o piernas, y nos persigue incansablemente arrastrándose. Los desmembramientos serán decisivos a la hora de combatir a los enormes jefes finales, ya que debemos cortar sus extremidades por una burbuja amarilla que tienene en sus brazos. Esto es muy interesante con los enemigos estándar, pero resulta algo repetitivo tener que buscar siempre la misma burbuja en la extremidad del necromórfido. Por suerte, con el enemigo inmortal tendremos que buscar nuevas formas para eliminarle, y todo esto en el período de tiempo en el que no tiene ninguna extremidad. Por suerte, todos los combates son tan divertidos y espectaculares que el hecho de la repetitividad en las luchas contra los jefes finales pasa muy desapercibido.

    Uno de los logros de Dead Space es la capacidad de hacernos vulnerables y débiles ante la situación que se nos presenta, ya que nuestro personaje es muy débil, mientras que los necromórfidos son fuertes y numerosos. De esta forma, el combate no siempre será la mejor opción, y no solo por este detalle, sino también por la escasa munición que nos encontraremos. También notaremos la enorme presión de estar en la nave, hecho que se intensificará a partir de la segunda mitad del juego, ya que los enemigos serán mucho más poderosos y aterradores, y veremos cómo el Ishimura va teniendo un aspecto en el que priman las estructuras de la piel de los necromórfidos, al igual que cada vez encontraremos más salas llenas de cadávers de la tripulación, y algunas estancias parecen dignas de una verdadera matanza, ya que estará llena de sangre y de extremidades.

    Aunque Dead Space se centre principalmente en la acción, el título de Electronic Arts nos presenta variadas situaciones de gran calidad. Nuestro personaje, además de las 7 armas disponibles, porta dos artilugios que nos servirán para el combate o para resolver los puzzles que surjan a lo largo de la aventura. El primer artilugio que obtenemos es capaz de ralentizar los objetos. Nos será de gran utilidad, ya que algunos objetos vuelven a sus estado original demasiado rápido, y necesitamos que se mantenga en una posición específica durante más tiempo, o también puede ser que necesitemos frenar alguna estructura para poder avanzar. También nos servirá para el combate, ya que se puede usar en los necromórfidos y ralentizarles notablemente. El segundo artilugio del que disponemos a partir del segundo capítulo nos permite mover los objetos gracias a la telekinesis. De esta forma, podremos desplazar los obstáculos que nos bloquean el camino, o usar objetos afilados del escenario como arma en caso de que nos quedemos sin munición. Los puzzles que tendremos que resolver con ambos artilugios están muy bien diseñados, y en algunos momentos tendremos que pensar en la solución correcta de una forma muy ingeniosa.

    Una de las novedades de Dead Space respecto al resto de Survival Horrors es el uso de la gravedad cero. En determinadas salas del Ishimura la gravedad está desactivada, por lo que podremos movernos libremente pegando saltos por toda la estancia para llegar a nuestro objetivo. La gravedad cero no solo afecta a nuestro personaje, sino que también interviene en la física de los objetos. Si de por sí las físicas de todos los elementos del escenario y de los cuerpos es muy buena, en la gravedad cero son prácticamente perfectas. Veremos cómo flotan todos los objetos de la sala y los cadáveres y miembros amputados, y cómo les afecta la velocidad de nuestros desplazamientos o el uso de la telekinesis. Los enemigos también se aprovechan de la gravedad cero. Si con la física normal ya son aterradores, en las salas de gravedad cero nos darán más de un susto, debido a que saltarán directamene a nuestra espalda, y en la mayoría de las ocasiones no nos percataremos de su presencia. Además de las zonas estándar de gravedad cero, en algunos momentos no tendremos aire, y tendremos que completar estas zonas antes de quedarnos sin oxígeno. En estos casos, el sonido se excluye totalmente, y solo oiremos las respiraciones de Isaac, mientras que los enemigos lo tendrán mucho más fácil para pillarnos desprevenidos.

    Para relajarnos de toda la intensidad de la aventura, en dos puntos concretos encontraremos una sala de tiro y una cancha de baloncesto en gravedad cero. En el primer minijuego tendremos que disparar a los objetivos rojos, y evitar a los azules. En este caso, la munición será infinita. En el baloncesto hay cuatro canastas, y diferentes plataformas. Nuestro objetivo es encestar el balón en las canastas que tengan una luz a su alrededor. Para conseguir multiplicadores tendremos que saltar a las plataformas que se iluminen, y como en el baloncesto de verdad, dispondremos de algunos segundos para encestar. En ambos minijuegos se nos darán premios por completar los diferentes niveles de dificultad, y si conseguimos completarlos se nos dará un trofeo o logro (depende de si la versión es la de Playstation 3 o Xbox 360 respectivamente).

    El apartado gráfico del juego es realmente espectacular. El modelado de los personajes es muy bueno, además de que sus expresiones faciales nos muestran su miedo en las escasas conversaciones que tendremos cara a cara. Sus texturas también están muy cuidadas, mientras que con las animaciones ocurre lo contrario, ya que son algo robóticas. Las de Isaac están bastante bien (si pasamos por alto las de los movimientos cuerpo a cuerpo), pero las de los personajes que encontremos son muy robóticas y no transmiten ningun fluidez. Por suerte, esto no ocurre siempre, y en algunos momentos tendremos unas animaciones bastante trabajadas. Por otro lado, los necromórfidos tienen un aspecto impecable. Sus texturas, que están muy trabajadas, tienen ese aspecto de viscosos que les hace realmente horribles, y su aspecto general no difiere mucho de sus texturas, ya que tienen multitud de extremidades y muchas partes de su cuerpo se mueven de forma independiente. De esta forma, Electronic Arts ha conseguido que los enemigos pongan los pelos de punta con solo echarles un vistazo. El aspecto del Ishimura es soberbio. Su texturas, en su mayoría, consiguen reflejar una sensación de realismo muy conseguida. Los efectos de luz están a un nivel muy alto, dado que su realismo es sobrecogedor. Las vistas que dispondremos cuando salgamos al espacio exterior serán muy espectaculares, y hay algunos momentos realmente memorables por su belleza técnica.

    Para mejorar la inmersión del jugador, en Dead Space se ha eliminado el HUD, por lo que toda la información que necesitamos estará en nuestro traje. La barra de vida se sitúa en un cilindro que se encuentra en la columna vertebral. A su lado, nos encontramos con el medidor de energía para ralentizar objetos. Para desplegar el inventario, el mapa o cualquier información que tenga algo que ver con las misiones, un holograma saldrá de nuestro traje, y resulta espectacular mover la cámara alrededor de esta imagen, ya que parece que es de verdad. Para visualizar la munición que hay en el cargador actual, otro holograma saldrá del arma que estemos portando. Por último, las conversaciones por vídeo que tengamos con el resto de personajes se visualizarán mediante otro holograma. Sin duda, este sistema funciona a la perfección, ya que nos mete directamente en la acción.

    Respecto al apartado sonoro, hay que mencionar el estupendo trabajo de doblaje que ha hecho Electronic Arts. Todas las voces están en perfecto castellano, y su calidad es impresionante, ya que podremos saber si el personaje que está hablando tiene miedo, rabia o desconfianza. En realidad, la versión en español no se queda ahí, sino que también han traducido todos los textos que encontraremos en la nave. Sin duda, es un trabajo muy duro que EA ha realizado pensando en los usuarios españoles, por lo que desde aquí se lo agradecemos rotundamente. Respecto al resto de efectos sonoros no hay ningún problema. Los sonidos que emiten los necromórfidos ponen la piel de gallina, ya que en numerosos ocasiones los escucharemos antes de verlos, y esto hace que estemos constantemente en tensión. El sonido de las armas está muy logrado, ya que cada arma dispone de un sonido totalmente distinto. Respecto al sonido cuando estamos sin presión alguna, lo único que podemos deciros es que es perfecto, ya que ningún otro juego ha conseguido esa sensación de estar en el espacio, donde la presión es casi inexistente.

    En Dead Space nos encontraremos con dos tipos de tienda. En uno de ellos podremos comprar todo el equipamiento necesario, mientras que en la otra tienda tendremos la capacidad de mejorar nuestro equipamiento y el traje. Para subirlos de nivel necesitaremos nodos de poder, que pueden ser comprados o encontrados a lo largo de la aventura. El sistema de mejoras es muy parecido al de un circuito eléctrico: con cada nodo podemos hacer una conexión, y si llegamos hasta las zonas marcadas se mejorará nuestro equipamiento en el ámbito indicado.

    En definitiva, Dead Space es el mejor Survival Horror del año, tanto por su increíble apartado técnico como por su interesante trama, que nos deja con ganas de continuar las aventuras de Isaac. Por tanto, si sois fans de este género es un imprescindible, y es una compra muy recomendada para los usuarios mayores de 18 años, ya que encontrarán un producto de calidad y de una buena duración (10-12 horas).