Call of Duty: World at War

    La quinta entrega de la saga Call of Duty está siendo desarrollada por Treyarch (CoD 3, CoD 2: Big Red One, Spiderman 2, etc), y volverá a la 2ª Guerra Mundial, por lo que se deja de lado la época moderna de la cuarta entrega de la saga.

    Call of Duty: World at War no ha creado mucha expectación entre los usuarios, ya que el tercer capítulo de la saga no fue muy bueno. A pesar de esto, en Treyarch tienen mucha confianza en este título porque han tenido el tiempo necesario para desarrollarlo (Call of Duty 3 fue desarrollado en 7 meses porque Activision presionó al estudio para tener una entrega de la saga cada año), por lo que tienen que tener un mínimo de confianaza por parte de los usuarios.

    El juego está situado principalmente en el Pacífico, aunque también podremos controlar a los soldados rusos en la campaña de Berlín de 1944. En el Pacífico es donde más se notarán las novedades, en especial en su IA. Los enemigos japoneses tendrán una IA que se ha creado basándose en el código de honor que usan los soldados japoneses, es decir, que es bueno morir si se llevan a un enemigo con ellos. De esta forma los enemigos nos esperarán escondidos en el escenario para, una vez nos localicen, lanzarse contra nosotros con la katana en la mano para asesinarnos, sin importar si ellos también son abatidos. Este es un cambio que puede dar un giro radical a lo que estamos acostumbrados a ver en esta saga.

    En el apartado de las armas nos encontraremos con una importante novedad: el lanzallamas. Este arma no había aparecido con anterioridad en la saga, y nos permitirá quemar al enemigo y el escenario para arrinconar al enemigo. Sin embargo debemos de tener cuidado, ya que el fuego también nos puede perjudicar. El fuego contará con una buena construcción gráfica, por lo que no nos hará daño a los ojos como lo hacía el fuego que se producía con el lanzallamas del juego Haze.

    Call of Duty: World at War pretende presentarnos la visión más oscura de la 2ª Guerra Mundial, ya que otros juegos simplemente usaban este conflicto como escusa para disparar a todo lo que se mueva. Por esta información se puede deducir que no habrá elementos cómicos en los diálogos de los soldados, como en las anteriores entregas de la saga.

    El juego usa el motor gráfico de Call of Duty 4:Modern Warfare, aunque añadiendo mejoras en el sistema de iluminación y en la física. Las mejoras en la física se basan en una mayor destrucción de los escenarios, en los que podremos destruir la madera para pasar por ella o hacer agujeros en distintas superficies para poder escalar por ellos. El agua será muy importante, ya que podrá usarse para camuflarse y atacar al enemigo por sorpresa. Ante esta novedad, se ha confirmado que se podrá nadar en el modo un jugador y en el modo multijugador. Otra novedad en la jugabilidad será la supervivencia, que cobrará mayor importancia que en entragas anteriores, aunque todavía no se ha dado información de cómo se implantará esta interesante novedad. El estilo de juego, que será parecido al de las anteriores entregas, variará ligeramente porque en el Pacífico no hay numerosas ciudades, por lo que lucharemos la mayor parte del tiempo en el campo o en pequeños poblados, y de esta forma tendremos que cambiar ligeramente la táctica que debemos usar para sobrevivir a los tiroteos.

    En la trama del juego se tocarán bastantes aspecto que no se han tratado en el resto de juegos de esta tématica. Algunos de estos aspectos será la tortura, que la sufrirán los soldados y será representada de forma muy cruenta. También será retratado el terror de los soldados en el campo de batalla, y la desesperación de los soldados japoneses según los soldados americanos iban avanzando en la conquista de Japón.

    En el apartado multijugador va a haber una importante novedad en la saga: el modo cooperativo. Hasta 4 jugadores podrán ayudarse en la campaña a través del modo online y hasta 2 personas desde la misma consola. El modo cooperativo tendrá lugar en el modo campaña, por lo que si nos atascamos jugando solos siempre podremos pedir ayuda a un amigo. Jugar a este modo cooperativo será importante, ya que se conseguirá experiencia para subir de rango en el modo multijugador y se desbloquearán privilegios. En esta ocasión la experiencia es muy importante, ya que cuanto más alta sea más alto será el desafío al que nos enfrentaremos en el modo online, tanto de forma competitiva como de forma cooperativa.

    El modo online será parecido al de la cuarta entrega, ya que a Activision no le ha parecido bien cambiarlo debido al gran nivel al que se llegó con Call of Duty 4: Modern Warfare en este apartado. Sin embargo, es posible que se añadan vehículos a algunos mapas, para de esta forma añadir novedades y no usar lo ya hecho por Infinity Ward. De esta forma, nos encontraremos con un sistema de rangos y un sistema de desafíos, aunque se añadirán novedades en estos dos sistemas.

    En el modo campaña se volverá a dar importancia a los vehículos, como en anteriores entregas de la saga, y es de esperar que se puedan pilotar (cosa que no se podía hacer en Call of Duty 4: Modern Warfare). Las armas en esta entrega serán más ágiles, y su control será parecido al que vimos en la anterior entrega, que era excelente.

    En navidades descubriremos si Treyarch realmente puede hacer una buena entrega de la saga, y si lo consigue esta desarrolladora será respetada por los usuarios, tras un largo tiempo siendo criticada por la falta de calidad en algunos títulos, a pesar de que es una desarrolladora muy polifacética.