7

Ys Memories of Celceta

Ys Memories of Celceta

La saga Ys y yo nos llevamos a las mil maravillas. Desde que conocí la saga en PlayStation 2 con mi amado, deseado e idolatrado Ys VI: The Ark of Napishtim, no me he perdido ninguno ni me he dejado ningún juego de la saga en el tintero. El juego del que voy a hablar hoy, Ys Memories of Celceta, ya lo jugué en su momento en PlayStation Vita (de hecho fue el juego que me hizo comprar la portátil de Sony) y hoy, nos volvemos a revolcar juntos en una aventura que asienta lo que inició años atrás Ys SEVEN, una jugabilidad totalmente distinta a la que nos tenía habituados el equipo de Nihon Falcom.

Esta nueva versión, que en realidad ya estaba disponible en Steam desde hace más de un año, llega a PlayStation 4 para ofrecer todas las bondades de la actual generación: resoluciones al máximo, fotogramas por segundo al máximo y por lo tanto, acción directa y diversión asegurada. ¿Sigue siendo Ys Memories of Celceta aquella experiencia frenética y adictiva? Lo vamos a descubrir en breves.

Una «mejora» en lo visual, pero sobretodo en lo jugable

Me voy a centrar, especialmente, en estos dos puntos como pilares de mi análisis ya que nuestro estimado Luismi ya hizo un completo análisis de la versión original de PSVita, por lo que sería volver a repetir exactamente lo mismo cuando en realidad, la jugabilidad, la exploración y las mecánicas de juego no han cambiado ni un ápice. Nos vamos a centrar, única y exclusivamente, en lo que ofrece esta versión definitiva del tercer capítulo oficial de la línea temporal de la saga Ys aunque en realidad, es el cuarto juego numerado (un lío que da para un artículo aparte).

En primer lugar, lo que más lustro saca a pasear esta versión de Ys Memories of Celceta es su resolución, que se incrementa hasta los 4K (3840×2160). Esto significa que vamos a tener una nitidez de imagen nunca antes vista. El salto gráfico es evidente ya que la versión original de Vita ofrece una resolución de 576p lo que, básicamente triplica la resolución original en esta versión de PlayStation 4. Ahora bien, que se multiplique la resolución de esta manera tan exagerada no es algo que realce la belleza de los escenarios. Todo sigue el mismo diseño de su versión original, esto se traduce en texturas estiradas y pixeladas, diseño de personajes con muy pocas curvas para suavizar en los polígonos, y por ende, visualizamos caras o piernas casi triangulares.

Ys Memories of Celceta

No existe ningún efecto de iluminación extra, ningún efecto especial en la vegetación o en el agua (algo que le hubiese sentado de maravilla en un juego donde el 50% de su desarrollo ocurre en un frondoso bosque) no vemos más trabajo que la de portar la versión que ya existía desde junio de 2018 en Steam a otra plataforma más para rentabilidad al máximo el desarrollo de un juego que gusta y crea reticencias a partes igual – sobretodo para los fans más acérrimos -. La versión es tan vaga, que ni el HUD han reescalado, ocupando una parte ENORME de la pantalla.

A nivel de jugabilidad, no vemos ningún tipo de campo en la misma. El núcleo del juego es idéntico. Seguimos disfrutando de un ARPG rápido y directo donde se utiliza la jugabilidad tipo “party” donde podemos cambiar entre tres estilos de combate distintos para buscar las debilidades del enemigo y poder salir exitosos. Lo que sí puede darnos una sensación totalmente distinta son los fotogramas por segundo que alcanza Ys Memories of Celceta. Si la versión original de PSVita sufría para alcanzar lo 30 fotogramas por segundo, en PlayStation 4 alcanzamos los 60FPS. ¿De forma rocosa? sorprendentemente no. De hecho en uno de los primeros poblados, Comodo, se reproducen una serie de ralentizaciones terribles que influyen en varias cinemáticas. Es tremendo que un juego tan poco exigente, aún sea capaz de poner en aprietos a mi PS4 Pro. Nihon Falcom, su anticuado motor gráfico y la optimización, esa gran asignatura pendiente del legendario estudio nipón.

Ys Memories of Celceta

Por lo demás, todo igual. Seguimos disfrutando de ese sistema de combate rápido y dinámico, sin salto, pero con mucha adrenalina, bloqueos, esquivos, ejecución de un sin fin de habilidades especiales y de farmeo para conseguir nuevo equipo más poderoso. Todo sea dicho, que cuando superamos esa barrera psicológica de estar jugando a un juego de PS Vita, Ys Memories of Celceta se sigue disfrutando como el primer día.

¿Incluye algo más?

Sí, solo una cosa más. El juego incluye, por primera vez en la historia el audio dual. Esto quiere decir que podemos elegir las voces en inglés o japonés para el juego. El punto negativo es que no todo el juego incluye voces. En muchos casos escucharemos una onomatopeya o una palabra clave si algún personaje quiere expresar algo importante; en otros casos escucharemos una verbalización completa por parte del equipo de localización. No hay un esfuerzo extra por traernos un “dub” completo y eso también decepciona bastante.

Otros de los añadidos son los controles en algunas secciones donde nos obligaban a utilizar las capacidades táctiles de PlayStation Vita. En algunas mazmorras, usábamos la pantalla táctil para rotar y mover partes de un medallón que servía de llave maestra antes del combate final. Ahora podemos utilizar los botones de toda la vida para poder realizar este tipo de acciones. Era algo que tenía cierta curiosidad por saber cómo se implementa, ya que podrían haber sacado partido del panel táctil del DualShock 4, “pero qué va tío, más complicaciones”.

Ys Memories of Celceta

No quiero dejar escapar algo que SI realizo por encima de todo de Ys Memories of Celceta, además de su excelente jugabilidad y dinamismo. Si algo bueno tiene el juego (y la saga en general) es su banda sonora, obra de los legendarios Tomokatsu Hagiuda, Saki Momiyama, Hayato Sonoda y Takahiro Unisuga. Existen un montón de composiciones buenísimas que potencian la aventura, la exploración y la épica del combate, un combate en el cual podemos seleccionar hasta cuatro niveles de dificultad. ¡Es hora de devolver a Adol Christin sus memorias!

Conclusión

Sabía a lo que enfrentaba cuando empecé Ys Memories of Celceta en PS4 y sabía que el juego iba a darme lo que buscaba: acción directa, sin más. Aún así, y teniendo muy claro que me encuentro ante un juego de PlayStation Vita, quería algo más. Es verdad que el juego ofrece resoluciones altísimas, ¿pero a costa de ver triángulos como piernas y texturas re-escaladas hasta la saciedad? Es cierto que la experiencia de jugar a este título a 60 fotogramas por segundo es el objetivo que yo andaba buscando, pues mi experiencia en el juego original fue bastante frustrante en ese sentido. Pero aún así, creo que es un juego que no va a atraer a más gente que a los “cuatro” enfermos de la saga Ys.
Luego ves que el juego se va a publicar a un precio de 29,95€ y sabes que aquí, más trabajo que portar un juego ya existente, no va a haber. [Nota]

Nos consolamos con:

  • Jugar a 60 fotogramas por segundo es lo que cualquier juego de la saga Ys necesita de base
  • No esta mal jugar a resoluciones altas como el 4K pero saca a relucir más defectos que virtudes
  • El juego base es sensacional: rápido y directo. Aunque aquí analizamos el port a PS4, no el juego base
  • La banda sonora del juego es espectacular, a la altura de las mejores. El «dub» dual de Inglés y Japonés
  • El fanservice que tiene este título si eres de los que dominas el «lore» de Ys
  • El PVP de esta versión de Ys Memories of Celceta

Nos desconsolamos con:

  • Es un port muy vago, apenas se aplican mejoras más allá pulsar el botón de convertir a juego PS4
  • Seguimos sin tener el juego con voces en su totalidad
  • Bajadas de fotogramas en momentos concretos muy drásticas

Ficha

  • Desarrollo: Nihon Falcom
  • Distribución: Marvelous Inc.
  • Lanzamiento: 19/06/2020
  • Idioma: Textos en Inglés y voces en Inglés o Japonés
  • Precio: 29,95€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *