7

Yooka-Laylee (Versión de Nintendo Switch)

Yooka-Laylee

Hace unos años Kickstarter se llenó de grandes desarrolladores que querían hacer continuaciones de algunos de sus trabajos más icónicos, y habían dejado las grandes empresas en las que consideraban que esas ideas no tendrían éxito. Así surgieron campañas tan exitosas como las de Mighty No. 9 y otros títulos, que han decepcionado más que encantado. Un poco en tierra de nadie se quedó Yooka-Laylee cuando salió a la venta a principios de este año, gustando a algunos por recuperar la esencia de la Rare clásica, y disgustando a otros por haberse quedado demasiado anclados en el pasado. Eso por no mencionar diversos problemas de cámara o rendimiento entre muchas otras cosas.

Tras varios parches, por fin es el momento de disfrutar el juego en Nintendo Switch, con todas las mejoras introducidas a lo largo de los meses de serie, para además, poder jugar en cualquier lado mientras disfrutamos de una experiencia a lo Rare en una plataforma de Nintendo tras tantos años. ¿Será este un regreso digno de los plataformas al estilo Rare, o se verá eclipsado por los otros grandes plataformas del año?

El planteamiento de Yooka-Laylee es muy sencillo pero simpático: el malvado Capital B (en inglés tiene más gracia al ser una gran abeja) ha robado todos los libros del mundo, ya que busca uno especial con el que podría cambiar el mundo. Este libro lo tienen nuestros héroes, el lagarto Yooka y la murciélago Laylee, por lo que se adentran en la Colmena del Conocimiento para recuperar las páginas del libro y detener a Capital B antes de que lo pueda usar con males fines. Es una estupidez de historia, pero es simpática y nos da una buena excusa para empezar la aventura. Es una lástima que no se intente mucho más con dicho argumento, ya que quitando alguna línea graciosa, no se va mucho más allá, y tenían material para ofrecer algo realmente divertido que nos motivara poco a poco a seguir progresando, o incluso tener historias propias en cada uno de los mundos que visitamos.

Yooka-Laylee

Sobre el juego como tal, Yooka-Laylee es un plataformas 3D de encontrar coleccionables de manual. El objeto clave para progresar son las páginas del libro, habiendo un total de 145 repartidas entre los 5 mundos que visitamos más el HUB central, donde también hay varias de estas pagies. Cada nuevo mundo requiere usar un número concreto de pagies, y además, luego podremos ampliar dicho mundo con más pagies, lo que nos dará acceso a nuevos retos y más objetos a encontrar. Si vamos consiguiendo bastantes páginas por mundo antes de saltar al siguiente, es bastante fácil tener las suficientes para desbloquear el nivel entero de golpe, lo que deja un poco en ridículo este sistema de ampliación. Además, a veces sin la ampliación la fase se queda bastante coja, al dejarte explorar una zona para encontrarte con absolutamente nada de recompensa, lo cual no es muy satisfactorio. Así que, recomiendo intentar desbloquear y expandir cada mundo antes de entrar en ellos, para así no darte de bruces con estos problemas.

El segundo coleccionable importante son las plumas de oro, habiendo un total de 200 por mundo. Estas plumas sirven para comprar movimientos a la serpiente vendedora, que nos serán clave para acceder a todos los rincones del nivel y, cómo no, conseguir las tan ansiadas pagies. También están las monedas para acceder a las recreativas, y hasta 5 escritores fantasma que nos recompensan con una pagie tras encontrarlos todos, teniendo cada uno una particularidad a la hora de capturarlos. Todo esto sin olvidarnos de los potenciadores de vida y poder, por lo que tenemos mucho para encontrar en cada mundo.

Esto está muy bien, y hace que cada mundo esté lleno de actividades, como ocurría en los Banjo y similares. No hay un objetivo principal en cada mundo, por lo que podremos ir a por las pagies que consideremos oportunas. Este énfasis en la exploración de cada mundo es uno de los puntos fuertes de Yooka-Laylee, siendo divertido encontrar por nosotros mismos los diferentes desafíos a completar para conseguir cada página. Algunos pueden ser jefes finales, secciones de plataformas, algún que otro puzzle o una combinación de varios factores.

Yooka-Laylee

Los controles son los típicos en estos plataformas, pudiendo dar doble saltos, planear gracias a Laylee, rodar para subir por resbaladizas pendientes, etc. También hay habilidades que se aprovechan de la lengua de Yooka, como poder comer diferentes tipos de frutos para lanzar fuego, hielo o incluso granadas. Hasta podremos tomar las características de ciertos elementos que comamos, lo que nos permitirá ser inmunes al fuego, pesados como una bola de cañón, etc. Los controles son bastante precisos, y la cámara no está mal. A veces hace cosas muy raras, eso que es la versión mejorada de la cámara, con que no me puedo imaginar el desastre que tuvo que ser de lanzamiento. Al menos ahora no nos dará muchos quebraderos de cabeza, y hasta hay dos formas de controlar la cámara para que la pongamos a nuestro gusto.

Si todo esto está bien, ¿dónde falla Yooka-Laylee? En seguramente lo más importante de cualquier plataformas: su diseño de niveles. Cada mundo es poco imaginativo, sin demasiados rincones únicos que nos ayuden a situarnos o hacer un mapa mental de dónde está cada desafío. Como las plumas desaparecen por completo una vez las cogemos (podrían luego aparecer de forma fantasmal o algo), si vamos a un desafío para el cual no tenemos la habilidad apropiada, no tendremos luego dichas plumas para guiarnos, y cuando en un mismo edificio varias puertas nos llevan a diferentes desafíos en lugares casi indistinguibles, puede costar bastante re-orientarse para conseguirlo absolutamente todo.

También está el hecho de que los desafíos en sí mismos. Algunos están francamente bien, al plantearnos retos de plataformas muy divertidos explotando algunas de las habilidades del dúo protagonista. Sin embargo, otros tienen unos picos de dificultad exagerados, como el dichoso jefe final del primer mundo ampliado, y al que logré derrotar casi de chiripa. Como al final la recompensa es siempre una pagie, parece que el esfuerzo que hemos aplicado en una tarea no se ve recompensado correctamente.

Yooka-Laylee

El principal problema de Yooka-Laylee es que intenta ser demasiado ambicioso, y eso le pasa factura. Los mapas son demasiado grandes, con algunas zonas muertas sin nada que explorar o conseguir. Además, para intentar meter todo tipo de desafíos, hay mini-juegos que por lo general son muy pobres. Por ejemplo, las máquinas recreativas de Rexxtro (el nombre es gracioso, hay que admitirlo) son muy, muy aburridas, y encima tenemos que completarlas dos veces para conseguir dos pagies sencillas. Se supone que se pueden disfrutar de estos juegos “retro” en multijugador, pero sería una tortura hacer a un amigo probar estos minijuegos.

Luego están las pruebas en carretilla, claramente intentando emular a Donkey Kong. En principio no están mal, pero el problema viene cuando el objetivo no es llegar al final, sino conseguir X gemas para conseguir la dichosa pagie. En los primeros mundos está la dificultad medida, pero poco a poco va aumentando, con una física que no funciona muy bien, y termina por frustrar más que otra cosa. Incluso las transformaciones que podemos sufrir en cada mundo son una lotería. Algunas están bien y son simpáticas, mientras que otras son más bien anecdóticas de lo poco que se llegan a usar.

Lo que más me fastidia del diseño es lo mal que están colocadas las plumas. Este tipo de coleccionable se suele usar para guiar al jugador a los diferentes objetivos, pero aquí, hay algunas plumas en lugares totalmente aleatorios y a los que se accede casi explotando las habilidades de Yooka contra el diseño de los escenarios, como si estuvieras aprovechándote de un error, a lo subir montañas saltando en Skyrim. Todo para encontrate con una única pluma, lo cual es absurdo.

Yooka-Laylee

Las peores fases/retos de Yooka-Laylee son sin lugar a dudas los cuestionarios. Está bien que hagan la broma de que los han puesto porque se quedaron sin presupuesto para hacer jefes finales, pero es que no lo es. Los jefes finales que sí están en el juego están bastante bien (quitando el del primer mundo), con que hacernos repetir tres fases de cuestionarios (más alguno por ahí escondido para alguna pagie) es demencial. Estos cuestionarios nos hacen preguntas sobre nuestro progreso, como cuántas pagies hemos, si reconocemos una foto de un escenario y cosas así. Como una prueba única igual tendría su gracia, pero la verdad es que llega a cansar bastante. Porque he jugado a toda la aventura del tirón, que si alguien se encuentra un cuestionario de estos y juega de forma esporádica, se va a cagar en todos sus muertos.

Todo esto hace que el juego sea bastante extenso, y para conseguir las 100 pagies necesarias para enfrentarme a Capital B necesité alrededor de 10 horas. Luego, si se quiere completar todo al máximo hay que echarle unas cuantas horas más, pudiendo llegar fácilmente a las 15-20 horas. Lo cual no está nada mal para un plataformas así, eso está claro.

Puede sonar que no haya disfrutado nada de Yooka-Laylee, pero no es así. La verdad es que me ha enganchado de principio a fin, con la mentalidad de “una pagie más y lo dejo”, como me pasaba con los plataformas 3D de los 90 e inicios del 2000. Y la verdad es que mientras he jugado me he divertido de lo lindo, pero siempre notando todos estos errores, pensando que podría haber sido mucho mejor el juego. Y frustrándome en algunos momentos, eso está claro.

Yooka-Laylee

A nivel técnico, la versión de Switch de Yooka-Laylee está realmente bien. En modo portátil no llega a ir a 720p (se queda en 620p o así por lo comentado por Playtonic en Twitter) y en modo televisor llega a 900p, pero siempre se ve muy nítido en cualquiera de los dos modos. El rendimiento del juego es bastante bueno, funcionando casi siempre a 30 fps. Hay bajones en momentos puntuales, que suelen ocurrir al haber bastante fuego en pantalla. También hay momentos en los que la pantalla se congela un momento antes de volver, lo cual es un poco molesto, pero no es demasiado frecuente como para afectar. Así que, en general, es un port bastante decente, mostrando prácticamente la misma calidad gráfica que el resto de versiones, y básicamente el mismo rendimiento.

El sonido tiene un poco de todo. La música no está nada mal, con algunos temas graciosos y simpáticos, que pegan al 100% con la estética que busca el título. Sin embargo, luego están las molestas voces que son en esencia ruidos indescriptibles. Entiendo que no hubiera un doblaje total en la era de Nintendo 64, pero eso es justamente algo que no hacía falta recuperar, ya que hace muchos diálogos insufribles. Menos mal que está la opción de omitir diálogos o incluso apagar las voces, porque llegan a cansar fácilmente.

Conclusión

Los chicos de Playtonic Games han hecho justo lo que prometieron en el Kickstarter: recuperar los plataformas 3D de la era de Nintendo 64, para bien y para mal. En algunos aspectos, esto es genial, ya que logra enganchar de lo lindo mientras conseguimos todo tipo de coleccionables, nos encontramos con personajes variopintos y exploramos todo tipo de escenarios. Sin embargo, tiene todo tipo de fallos, como minijuegos muy pobres que están como para decir que Yooka-Laylee es muy grande y variado, o un diseño de niveles y posicionamiento de coleccionables muy cuestionable.

Están estos aspectos enfrentados todo el tiempo, y eso hace que si se es fan del género, se disfrute sin lugar a dudas de Yooka-Laylee. No es ni mucho menos tan espectacular como Super Mario Odyssey o incluso A Hat in Time, pero al menos engancha, aunque eso sí, al final puede llegar a quemar. Lo bueno de este port es que jugar en modo portátil es bastante divertido, haciendo que podamos conseguir una pagie mientras esperamos al metro o tren. No será el regreso ideal de los plataformas de Rare que muchos esperábamos, pero al menos divierte, y eso es algo que no se puede decir de todos los plataformas actuales.

7

Nos consolamos con:

  • Estilo artístico con personajes muy simpáticos
  • Música pegadiza
  • Genial port a Switch
  • Buena gama de habilidades del dúo protagonista

Nos desconsolamos con:

  • Diseño de niveles muy irregular
  • Abarca demasiado y aprieta poco. Tantos minijuegos tan pobres le pasan factura
  • Los dichosos cuestionarios

Ficha

  • Desarrollo: Playtonic Games
  • Distribución: Team 17
  • Lanzamiento: Switch: 14/12/2017 - PC, PS4 y One: 11/04/2017
  • Idioma: Textos en español y Voces horribles
  • Precio: 39,99€

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *