9

Yomawari: Night Alone

yomawari-night-alone

Aunque el género del terror está volviendo con bastante fuerza, si hay un tipo de terror que se echa en falta es el japonés. Aunque en breve tendremos Resident Evil VII, la mayoría de los survival horrors recientes son muy occidentales, al basarse en su mayoría en el uso de jumpscares, gore y demás. Sin embargo, el terror japonés se ha caracterizado normalmente por ser más psicológico, al jugar con nosotros sin que nos demos ni cuenta, de modo que da casi más miedo lo que creemos que hay ahí fuera que lo que realmente hay.

Por este motivo es una delicia toparse con Yomawari: Night Alone tanto en PS Vita como en Steam, ya que recupera este tipo de terror de una forma muy original, convirtiéndose fácilmente en una de las experiencias más aterradoras en mucho tiempo. ¿Estáis listos para acompañar a la niña más adorable del mundo en la noche más aterradora de la historia?

La base argumental es bastante sencilla. Nosotros controlamos a una pequeña niña que, tras ir de paseo con su perro, regresa a casa sin él. Entonces, su hermana mayor sale en su búsqueda. Llega la noche y ninguno de los dos ha vuelto, con que estando sola en casa, la niña decide echarle valor y salir durante la oscura y aterradora noche en su búsqueda.

yomawari-night-alone

El argumento no es que sea nada del otro mundo, pero es de lo más interesante por lo que nos vamos encontrando por la noche. La ciudad se llena de todo tipo de espíritus cuando cae la noche, teniendo que descubrir qué es lo que quieren y por qué, en su mayoría, son tan violentos.

Es curioso que, aunque pueda parecer una historia bastante directa, al principio cuesta darse cuenta de si lo que estamos viviendo es fruto de los espíritus o son representaciones de lo que asustaría a cualquier niño por la noche. Es uno de los muchos encantos de Yomawari: Night Alone, ya que no se trata de algo totalmente claro, sino que hay veces que podemos interpretar cosas distintas.

Otro aspecto fantástico del juego es su jugabilidad. En todo momento estaremos ante una perspectiva isométrica, controlando a la pequeña que no podrá pelear como tal contra los fantasmas, ya que es débil y los espíritus son mucho más fuertes que ella. Por eso, tendremos que usar nuestro ingenio para sobrevivir en la búsqueda de sus seres queridos.

yomawari-night-alone

Nosotros solo podremos andar o correr, teniendo que esquivar a los espíritus mientras vamos progresando. Para ello, tendremos que tener muchos aspectos en cuenta. Para empezar, la luz. En todo momento llevaremos una linterna, que afecta a los espíritus de forma distinta. Algunos espíritus se podrán ver de forma clara sin necesidad de usar la linterna, mientras que otros serán visibles únicamente bajo la luz.

A su vez, la luz afectará de forma distinta a su comportamiento. A algunos no les importará que les iluminemos, mientras que otros se abalanzarán hacia nosotros hasta matarnos por haberles iluminados. Otros serán sensibles al ruido, mientras que otros nos perseguirán únicamente cuando les demos la espalda.

La variedad de espíritus es uno de los puntos fuertes de Yomawari: Night Alone, lo que mantiene la sorpresa constante al introducir en cada nuevo capítulo alguna criatura diferente. Lo bueno es que en ningún momento nos llevan de la mano para saber cómo funciona cada enemigo, sino que tenemos que aprender por nuestra cuenta, lo que hace bastante aterradores los encuentros.

yomawari-night-alone

Aunque no podamos pelear, podremos usar varios objetos que nos ayudarán mucho, como piedras para distraer algunos espíritus, cerillas para atraer con la luz a otros tantos, u objetos del escenario para escondernos hasta que los espíritus cercanos se alejen.

Nuevamente, el uso de estas diferentes mecánicas las tendremos que descubrir por nosotros mismos, o nos lo enseñarán de forma orgánica. Por ejemplo, el tema de esconderse lo aprenderemos cuando en una escena, la protagonista huye de un espíritu y se esconde en unos arbustos, viendo cómo una presencia marcada con rojo se va alejando, y cuando esto ocurre, ya no hay “nada” que temer en las inmediaciones. Estos “tutoriales” visuales sin que nos digan algo evidente es genial.

Otro aspecto que me ha encantado es que, aunque la niña tiene una resistencia bastante alta al correr, cuando nos persiguen los espíritus o hay enemigos cerca, el miedo hará que nos cansemos antes. Esto hace que tengamos que medir muy bien cuándo correr y cuándo andar, ya que quedarse sin resistencia en el momento inoportuno supondrá una muerte segura.

yomawari-night-alone

Creedme, en Yomawari: Night Alone vamos a morir muchas veces, ya que con un solo golpe nos mandarán al otro barrio. Como tenemos que aprender experimentando, moriremos mientras sabemos cómo funcionan los diferentes enemigos. Incluso cuando ya lo sepamos, como nos pondrán en situaciones bastante desafiantes, al combinar a varios tipos de enemigos, es normal que sigamos muriendo.

En este sentido, los puntos de control están muy bien pensados. Son al mismo tiempo los puntos de guardado, y son una especie de altares donde solo podremos guardar si tenemos una moneda, por lo que la exploración para encontrar objetos es algo fundamental incluso para poder salvar la partida. Dichos altares están más o menos cerca los unos de los otros, para que al morir, no tengamos que retroceder demasiado, lo que hará que no nos frustremos.

El desarrollo de cada capítulo consiste en explorar libremente la ciudad encontrando objetos y misiones secundarias, hasta que vamos al punto en el que empieza el nivel principal de ese capítulo. Otro aspecto positivo es que no nos marcan en el mapa claramente hacia dónde tenemos que ir, sino que nos dan alguna indicación y tenemos que salir nosotros a explorar.

yomawari-night-alone

En cada fase tendremos que ir explorando el escenario en busca de objetos clave que nos permitan ir progresando, esquivando a los diferentes espíritus que aparezcan por el nivel. Como no sabemos qué nos encontraremos tras cada esquina, o si el camino que estamos tomando es el correcto para avanzar en la historia o solo esconde un objeto secundario, estaremos en una tensión constante. Cuando aparecen los espíritus esa tensión no desaparece, y ya sea huyendo de ellos o cuando nos escondemos, el corazón nos palpitará en todo momento.

Esto hace que Yomawari: Night Alone sea uno de los juegos más terroríficos que he disfrutado en mucho tiempo, sufriendo con cada paso al no saber qué me rodeaba y no imaginarme qué me podría esperar. Es algo bueno, ya que enfrentarse a lo desconocido es siempre algo terrorífico, y el diseño de niveles es fantástico.

Ayuda mucho a esta sensación de terror los ruidos constantes, que será el único sonido que nos acompañará durante toda la aventura salvo cuando consigamos la radio, que entonces sonará algo de música. Mientras tanto, solo escucharemos pasos, arbustos moviéndose y mucho más que nos hará mover la linterna en todas direcciones para que no nos pillen desprevenidos. Aun así, nos pillarán por sorpresa una y otra vez, lo que aumentará constantemente nuestro sufrimiento y, cómo no, la diversión.

yomawari-night-alone

Completar los 7 capítulos de la historia (junto al prólogo) nos llevará alrededor de las 6 horas, pero eso solo si nos centramos en lo principal. Tanto en las localizaciones donde se desarrollan los capítulos como en la ciudad (que al final se queda disponible para explorarla), hay montones de objetos e historias secundarias, con que si queremos conseguirlo todo al 100% necesitaremos algo más de tiempo, además de valentía.

Visualmente, Yomawari: Night Alone me ha sorprendido mucho, porque mezcla el estilo visual extremadamente adorable de su protagonista, con un mundo más realista, oscuro, y unas bestias perturbadoras. Lo bueno es que todo tiene una mezcla de realismo y oscuridad con un toque infantil. Por ejemplo, todos los menús son como hechos por un niño pequeño, desde las letras a los dibujos de los objetos, lo que también incluye el mapa. Todo está, en definitiva, muy cuidado para ofrecer una estética que atrae y engancha debido a sus grandes contrastes.

Conclusión

A simple vista puede parecer que Yomawari: Night Alone no da miedo, pero es ciertamente una de las experiencias más intensas y terroríficas que he disfrutado (o sufrido, según se mire) en mucho tiempo. No solo estás tenso cuando ves a los espíritus, sino también cuando no los ves, gracias al gran sonido, siendo tan aterrador saber lo que tienes delante como lo que no. Gracias a su variedad de enemigos y no explicarte nada, se trata de un juego que todos los fans del terror ciertamente japonés deberían probar.

Es una lástima que, como muchos de estos títulos, nos llegue completamente en inglés. Es cierto que la historia no es algo súper llamativo, pero el idioma es importante para tener una ligera idea de qué hacer a continuación. Si eso no os importa, estamos ante un juego que no puede faltar en vuestra colección a poco que os gusten los juegos de miedo.

9

Nos consolamos con:

  • Aterrador e intenso.
  • Gran variedad de enemigos.
  • Nada de explicaciones. Toca descubrir cómo funciona cada enemigo por nosotros mismos.
  • Durante la mayor parte del tiempo no habrá nada de música, solo efectos de sonido.
  • Genial estilo artístico que combina lo adorable con lo perturbador.

Nos desconsolamos con:

  • Completamente en inglés.
  • A veces puede no quedar del todo claro lo que hay que hacer para avanzar.

Ficha

  • Desarrollo: Nippon Ichi Software
  • Distribución: NIS America
  • Lanzamiento: 28/10/2016
  • Idioma: Textos en Inglés
  • Precio: 19,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *