8

Xenoblade Chronicles X

El año de los sueños termina y no quería despedirlo sin hablar de una de las grandes aventuras de este año que nos ha dado tantas buenas y malas noticias. Xenoblade Chronicles X, el último engendro de los talentosos Monolith Soft llega a Wii U tras meses de retrasos y otros tantos de localización y censura del juego. La obra más ambiciosa del estudio nipón llega tras su anuncio en el E3 de 2013 para agrandar el maltratado catálogo de la consola de Nintendo en este año 2015. Mucha culpa de este hecho es, en parte, el fallecimiento de su presidente, Satoru Iwata que ha tenido a la compañía algo ajetreada (y triste, muy triste).

Este título, de mundo abierto y corte MMORPG con multitud de contenido en su interior, no hace más que reafirmar la calidad del estudio y su implicación con la consola de Nintendo. Por un lado, es una obra que goza de un nivel artístico muy alto, con un mundo enorme y absurdamente detallado para un ”despistao” que sigue pensando que este sistema es equiparable a una PS3 o Xbox 360. Por otro lado, tiene tanto contenido que será capaz de darte más de 200 horas de juego, sin exagerar.

Xenoblade Chronicles X debe marcar un antes y un después, no solo en la saga, sino en la forma de hacer las cosas en Nintendo. The Legend of Zelda tendrá un corte mucho más abierto y debe aprender, inspirarse; irremediablemente, del trabajo realizado en este título. Wii U debe darnos la mejor experiencia, puede hacerlo ha quedado patente. Tras el gran y esperado título protagonizado por Link, puede morir tranquila y con la cabeza muy alta. Iwata puede estar orgulloso de su último cacharro. Va por ti.

¿Y yo que pinto en medio de todo esto?

Julio de 2054, La Tierra es el escenario de una batalla colosal y cruenta entre dos fuerzas alienígenas desconocidas. Debido a las consecuencias de esta guerra, su única opción es abandonar el planeta pues éste, quedará reducido a cenizas debido a la avanzada tecnología que los combatientes utilizan. La introducción del juego nos hace pensar que la galaxia donde se sitúa el Planeta Tierra no está escogida al azar por estas dos grandes potencias alienígenas; puede que se trate de algún tipo de respuesta a las sondas Pioneer 10 y Pioneer 11 enviadas en 1972 y 1973 respectivamente. Estas dos sondas tenían montadas una placa, la Placa de la Pioneer que enviaba un simbólico mensaje a posibles formas de vida inteligentes en los planetas Júpiter y Saturno. La Placa de Pioneer es el trozo de metal que aparece flotando en el espacio nada más iniciar el juego. Su dibujo es inconfundible.

El caso es que, debido (o no) a este mensaje, los alienígenas inician una batalla campal muy cerca del Planeta Tierra y obliga a la raza humana a iniciar un plan de evacuación a escala mundial. Una de los barcos que transporta la ciudad donde se desarrollará los eventos de Xenoblade Chronicles X, la Ballena Blanca, logra escapar y viajar a la deriva durante dos años en el espacio, trazando un plan y buscando un nuevo hogar donde empezar. Pero la calma dura relativamente poco cuando uno de los bandos alienígenas involucrados en la batalla dan con la nave y la destruyen por completo, desprendiendo de su casco la ciudad flotante que transporta y obligándola a realizar un aterrizaje de emergencia en el planeta más cercano.

Dos meses después de este aterrizaje, Xenoblade Chronicles X arranca (por fin) con Elma, co-SEXY-protagonista de esta aventura. Se trata de un alto cargo de un grupo militar humano llamado BLADE que nos despierta de una cápsula. Elma, en una misión de reconocimiento del terreno, nos pregunta si recordamos algo y sin mediar muchas palabras, nos da nuestra primera arma y nos lleva a su base. Tu protagonista no es nadie, en realidad, no es  nada determinado y tienes que crearlo desde cero, modificando su aspecto físico (menos el tamaño de pecho si escoges una chica… ¡¡NOOOO!!) y asignándole un nombre. Por lo tanto, no esperes un Shulk o un protagonista definido y serás tú quien, seleccionando distintas respuestas en las conversaciones, formarás a tu personaje con una personalidad u otra, influyendo en las relaciones entre los distintos protagonistas .del juego. Este título apuesta muchísimo más por la fórmula MMORPG que su antecesor. Podrás comprobarlo más adelante cuando el título te explote en la cara.

“Mira” como Wii U se la saca

New Los Angeles es nuestra ciudad y Mira, el planeta que nos ha acogido sin quererlo ni beberlo. Ahora, como buenos humanos que somos, tenemos una misión de reconocimiento y difusión. Somos los nuevos, no conocemos nuestro entorno y tenemos que intentar establecer lazos diplomáticos con posibles formas de vida inteligente. Además, tenemos constancia de que existen piezas distribuidas a lo largo y ancho de Mira de algo denominado Arca de la Vida, una especie de centro de criogenización donde duermen seres humanos que son clonados para vivir eternamente. Si esos fragmentos son destruidos, nos podemos imaginar cual puede ser el resultado. Así pues, la aventura de Xenoblade Chronicles X trata de lograr dar con todas las piezas del Arca de la Vida y descubrir las motivaciones de nuevo enemigo para atacar a la raza humana de forma tan desproporcionada.

El planeta Mira es enorme, gigante, es probablemente el mapa más extenso que existe en un videojuego de estas características. Y sí, es un título de Wii U. Lo más sorprendente es que los escenarios no pierden ni un ápice de detalle, la distancia de dibujado es brutal y sorprendente para una consola que muchos equiparan a PS3 y Xbox 360. Este juego tumba de un plumazo cualquier tipo de comparación y saca a relucir (si se me permite romper nuevamente una lanza a favor de esta consola) la poca implicación de los estudios externos a Nintendo para crear algo realmente potable para Wii U, cueste el tiempo que cueste su desarrollo. Potencia, lo que es potencia, no es el problema.

Mira es un mundo vivo, en constante movimiento. Podemos ver todo tipo de criaturas campando a sus anchas por el basto escenario. Además, el juego incluye ciclos de noche y día que hacen aparecer a un tipo de criatura u otra dependiendo de la hora que sea o la climatología que se presente.  Este enorme planeta se divide en 5 grandes áreas: Primordia, Noctilum, Oblivia , Sylvalum y Cauldros. Cada una de estas zonas tiene unas condiciones climatológicas propias y muy dispares entre sí. Ahora bien, todas tienen algo en común: son ESPECTACULARES y explorar los más de 400 kilómetros cuadrados de este mundo tiene recompensa en forma de parajes secretos y zonas con vistas maravillosas al mundo de Mira.

New Los Angeles

Hemos hablado de Mira pero una parte importante del mapa, que no consideraré zona propia del planeta, evidentemente, es New Los Angeles, la ciudad-cúpula que intenta volver a la normalidad tras los trágicos sucesos ocurridos dos años atrás. Esta construcción se divide en cinco grandes áreas o distritos: El distrito comercial, el distrito residencial, el barracón de los BLADE, el distrito industrial y el distrito administrativo. En cada uno de ellos podremos hacer cosas, muchas cosas, desde misiones secundarias, eventos entre protagonistas del juego, comprar equipo o charlar con otros ciudadanos de NLA (para abreviar) que nos desvelarán localizaciones secretas en Mira.

Donde sin duda pasaremos el mayor tiempo en la ciudad será en el distrito administrativo, ya que aquí se gestiona todo lo relacionado con las misiones de los BLADE. Por si no os lo imagináis, formaremos parte de este grupo militar y junto a Elma, encabezaremos la misión de recuperar el Arca de la Vida, sus partes, pero sobretodo, su núcleo. Tras varias misiones, conoceremos a los que serán nuestros inseparables compañeros de aventura junto a Elma. Se trata de Lin, una jovencita de 14 años que tiene verdadera pasión por los Skells (ya sabrás lo que son más adelante) y a nuestro jefe directo, Vandham. También conoceremos a dos superiores directos, Nagi y Maurice que supervisarán todo nuestros movimientos y avances en el planeta.

Nada más ingresar en los BLADE, se nos pedirá que nos unamos a una de las divisiones correspondientes. Existen ocho divisiones en total: Curators, Harriers, Interceptors, Mediators, Outfitters, Pathfinders, Prospectors y Reclaimers. ¿Esto qué significa? Que nuestra division ofrece un bonus en combate dependiendo de la división seleccionada. Algunas clases como los Harriers (mi personaje es Harrier) ofrece un incremento de ataque físico a los aliados en el campo de batalla, pero también marca unos objetivos específicos como división, como por ejemplo, liquidar amenazas y Magnos, una especie de criaturas colosales. Es importante seleccionar una buena división pues nuestro papel en el campo de batalla influirá en los demás. Ahora bien, si crees que has elegido mal o quieres experimentar con otras divisiones, puedes cambiar sin problemas en el correspondiente terminal, situado en los barracones, centro de operaciones de todas nuestras misiones principales.

Ya somos BLADE, ya tenemos división, conocemos a nuestros compañeros y aliados así que solo nos queda una cosa, salir fuera de NLA y empezar a descubrir todo lo que podemos hacer por Mira y sufrir, del mismo modo, las consecuencias de ser los recién llegados a una tierra totalmente desconocida para nosotros.

Xenoblade Chronicles (X)plota en tu cara

Al formar parte de los BLADE, Xenoblade Chronicles X se abre de forma abrumadora, ofreciéndonos multitud de opciones que antes no podíamos acceder. El más importante es el panel de misiones situado en el distrito administrativo, nada más salir de los barracones BLADE. En este panel se encuentran una serie de misiones secundarias que nos permite, entre otras cosas, ganar experiencia y dinero. Cada misión tiene un nivel de dificultad, representado en una escala de 1 a 5 estrellas, siendo una las más asequibles y cinco las más difíciles. Cada misión tiene uno o varios objetivos, como entregar algo a alguien, liquidar a un determinado enemigo o recolectar cierto tipo de objeto. Os habréis dado cuenta que nada más iniciar el juego veremos repartidos por todo el mundo una especie de cristales, ¿no? Pues eso es un material, algo que se recolecta y que puede ser usado para entregar en una misión. Siempre que puedas, pierde parte de tu tiempo a recolectarlos, nunca sabes cuando los vas a necesitar.

Hay más misiones secundarias, más importantes si cabe que las que aparecen en el panel. Estas misiones están representadas en el mapa con un interrogante de color rojo. Se trata de misiones especiales que tienen una recompensa mucho mayor a las que ofrecen las del panel, ya sea en dinero, experiencia y/o equipo. Hacerlas también supondrán un plus en el desarrollo de nuestra aventura porque nos enseñarán a manejarnos con todas las opciones que incluye en el juego, que no son pocas y son muy confusas.

Finalmente, tenemos las misiones de afinidad. Estas son vitales para avanzar en el juego, ya que, para terminar uno de los 12 capítulos principales en los cuales está dividido Xenoblade Chronicles X necesitaremos un mínimo de afinidad con algunos de nuestros compañeros. Además de un determinado nivel para iniciar un capítulo… ADEMÁS de alguna que otra misión concreta que se requiera. Como véis, iniciar un nuevo capítulo no es tan sencillo, es muy restrictivo y es una mierda. Hablando en plata.

Las misiones de afinidad son misiones donde nuestros aliados toman el protagonismo. Así como en el Xenoblade Chronicles de Wii las misiones de afinidad estaban categorizadas como misión secundaria y poco más, aquí tienen un peso realmente importante y todas las historias son dignas de ser seguidas y disfrutadas. Estas misiones las podemos encontrar distribuidas por todo NLA y se representan en el mapa con un icono de un apretón de manos. Para iniciar este tipo de misión, también, se necesita requerimientos específicos, como un nivel determinado o un miembro del grupo obligatoriamente en nuestro equipo, o ninguno.

Como ya he comentado antes, completar las misiones de afinidad es vital, ya que nos permite avanzar en la historia del juego pero también nos permite reclutar a nuestros personajes a los que unir a nuestra causa, entre muchas otras cosas, como por ejemplo, conseguir artes exclusivas para utilizar en el campo de batalla. No pierdas ni un solo instante en hacerlas siempre que tengas la ocasión.

Artes, clases, divisiones… ¡ARGH!

Acabo de decir algo que igual te ha dejado descolocado: Artes. ¿Qué son las artes? Pues para empezar a explicar esto deberíamos echarle un ojo al sistema de combate. Cuando entramos en combate (debemos marcar un enemigo con el botón R y luego pulsar B) veremos que en la parte inferior tenemos una serie de círculos. Si has jugado a Xenoblade Chronicles ya sabrás qué es esto, pero si no, entiende que cada esfera es un Arte o habilidad. Hay distintos tipos de artes, con un color y un efecto característico. Por ejemplo, las artes de color naranja infligen daño físico cuerpo a cuerpo, las de color amarillo daño físico a distancia con armas de fuego, las de color morado aplica al enemigo estados alterados como baja defensa o aturdimiento. Las de color verde ofrece ventajas curativas o de protección a los aliados y finalmente, las de color azul, ofrecen ventajas especiales siempre y cuando tengamos más de 1000 PT.

Vale, ya sabes para qué sirve cada arte, pero, ¿qué es eso de los 1000 PT? Al lado de nuestra barra de vida, tenemos una barra de PT que incrementará a medida que realicemos ataques cuerpo a cuerpo o distancia. Existen formas de subir PT pero quizás ya es contaros demasiados detalles. Si conseguimos 1000 puntos de PT podremos usar las Artes de Aura (azules) también llamadas Artes de Tensión, hasta aquí, todo claro. Pero, ¿y si rizamos un poco más el rizo y digo que las artes varían con las clases de nuestro personaje? Que probablemente tu cabeza sea incapaz de asimilar más información.

Tranquilo, es más sencillo de lo que parece. Nuestro personaje, a parte de la división BLADE, debe escoger una clase. Al iniciar el juego tendremos una por defecto y no podremos cambiarla hasta que no la subamos de rango hasta nivel 10. A medida que combatamos, conseguiremos puntos de experiencia de la clase e irá subiendo solo de nivel. A cada nivel, nuevas artes disponibles y puntos para mejorar nuestras artes. Así pues, nuestros combates nos reportan experiencia de clase, de división, de personaje (que también sube de nivel) y puntos para mejorar nuestras artes. Es importante tener en cuenta todos estos puntos porque en mi caso, me di cuenta de todo esto bastante tarde. Una vez tengamos la primera clase (Drifter) a nivel 10, se abrirán tres nuevas clases para seleccionar: Assault, Command y Enforcer.

La primera clase (Assault) ofrece artes ofensivas y defensivas. La segunda (Command) ofrece artes de daño físico y a distancia y por último, las artes Enforcer ofrecen un perfil más de apoyo a compañeros y daño zonal. Si subimos a nivel 10 alguna de estas tres clases, podremos desbloquear 6 subclases más para cada clase, lo que hace un total de 16 tipos distintos de clases, algunas heredadas de su clase padre pero distintas en el uso de artes. Lo más destacabla aparte de los distintos tipos de artes, es que cada clase está limitado al uso de dos determinados tipos de armas, exclusivamente. Por ejemplo, los Assault solo pueden equipar espadas bastardas y rifles, mientras que los Enforcer pueden equipar pistolas de rayos y escudos exclusivamente. Es importante que antes de elegir una clase, miréis qué estilo de juego queréis tener en Xenoblade Chronicles X.

Quiero poner la guinda de todo este caos con las sondas. Durante nuestras primeras horas en Mira ya queda patente que las sondas es algo vital en el juego, por muchos motivos. El principal es que desbloquea nuevas misiones, ya sea en el panel o repartidas por el mundo. Cada misión está representada con un icono en nuestro mando de Wii U. Al completar esa misión, el icono cambia por un emblema dorado con una estrella blanca. Pero vamos a lo que comentaba, las sondas.

Al instalar una sonda, automáticamente se crea un punto de viaje rápido. Las sondas se instalan pulsando repetidamente el botón B y existen sondas que van del nivel 1 al nivel 5. Nosotros empezamos por el primero, pero necesitaremos mejorar nuestra habilidad mecánica para instalar sondas de más nivel. ¿Cómo se hace esto? subiendo niveles de BLADE. Cuando logremos un nuevo nivel podremos subir el nivel de mecánica para instalar sondas de mayor habilidad. Cuando subimos un nivel BLADE se nos permite subir mecánica, botánica o arqueología. A medida que exploremos Mira, encontraremos elementos especiales, como coches o Skells abandonados que podremos explorar dependiendo del nivel de mecánica, botánica o arquelogía tengamos. Estos elementos están repartidos y escondidos por toda Mira, se identifican por estar marcados de color amarillo en el mapa y su recompensa es dinero, experiencia y/o nuevas sondas.

Retomando el tema de las sondas. Cuando tengamos instalada una, podremos cambiar el tipo para obtener beneficios. Las hay normales, de exploración y de extracción además de otras tantas especiales. Las de exploración nos ofrece más dinero si las instalamos, y las de extracción, más mira, que es un material utilizado para mejorar nuestro equipo o invertir en empresas fabricantes de armas y armaduras. Si conseguimos instalar sondas del mismo tipo en distintos emplazamientos, tendremos una bonificación extra, obteniendo dinero y mineral en un 55% más. Yo este sistema todavía no lo tengo por la mano pero tengo amigos que han logrado millones en dinero… Xenoblade Chronicles X es un juego de rodaje, mucho rodaje.

¡A las armas!

Todo lo que envuelve al juego es confuso y muy difícil de aprender si no le dedicas tiempo y paciencia. Es posible que te encuentres perdido durante gran parte de tu aventura y puede, incluso, que nunca llegues a descubrir todas sus confusas mecánicas. Hemos hablado de casi todo, algunas cosas muy por encima y otras más en profundidad. Es hora de hablar de algo en lo que estaremos involucrados durante gran parte de la aventura, el combate. Ya os he explicado como iniciar un combate, qué son las artes, las clases y qué efectos tiene en el campo de batalla, pero hay más cosas que debes saber.

Cada círculo o arte tiene un tiempo de recarga, pero una vez recargado, aparece un nuevo círculo de color verde alrededor. Esto significa que se está cargado un arte para lanzar un ataque mucho más dañino y devastador. Esto también se extiende a las habilidades de apoyo y/o debuff. A medida que mejoremos un arte, el tiempo de recarga será cada vez menor. Es importante tener las artes correctas y que se complemen. Por ejemplo tener una habilidad que provoque derribo primero para tener a tu enemigo indefenso en el suelo y puedas lanzar un ataque físico después que cause un daño mucho mayor es vital en el desarrollo de los combates. A medida que tengas nuevas habilidades, la contundencia y los efectos alterados que puedas infligir serán mucho mayores. Combina y experimenta artes para lograr un estilo de lucha que te sea cómodo. Y recuerda que tus aliados también necesitan que les mejores y asignes mejores artes. Esto es importantísimo también.

El combate es mucho más completo que en Xenoblade Chronicles. Aunque en esencia es lo mismo, Xeno X nos informa más y mejor que su predecesor sobre los enemigos. En el juego de Wii habían ataques que tenían un efecto concreto si les atacábamos desde un flaco u otro, aquí, el juego nos indica en qué parte del enemigo nos encontramos y el ratio de daño que otorga el arte que queremos usar. Podemos fijar una parte concreta de un enemigo con el botón R3 ya que algunos enemigos necesitan ser atacados en una parte determinada de su cuerpo como punto débil o simplemente para romper esa parte y conseguir un ítem determinado y necesario para una misión.

No menos importantes son las Voces de Alma (¡más conceptos no por dios!) tranquilo, esto es sencillo. Cuando estamos en combate aparece en medio de la pantalla, a veces, un circulo con el botón B en grande. Si pulsamos el botón en el momento correcto, podremos activar esta característica que hace que lancemos un mensaje motivador a nuestros aliados. El mensaje lo podemos seleccionar para cada aliado y otorga ventajas en combate. Ahora bien, a medida que el combate avance, las voces de alma pasarán mucho más rápido y tendrás que darle en el momento justo para poder activar su potencial, si es que te da tiempo. No confundir las Voces de Alma con las órdenes que podemos dar en combate, que no tienen nada que ver y no aportan valor añadido a nuestros personajes, tan solo una determinada posición estratégica.

A pie o en Skell

Por si no te cabía más información en la cabeza, aparecen los Skells. Es posiblemente, la inyección más bestia de adrenalina que recibe Xenoblade Chronicles X desde que lo empezamos. Los Skells son Mechas gigantes que podemos conducir a partir del capítulo 7. Su uso cambia completamente la visión del juego ya que podemos desplazarnos más rápido por el mapa, tienen mucha vida y mucha resistencia y ataques verdaderamente devastadores. El punto negativo es que vale mucho dinero mantener uno de estos, ya sea porque tenemos que comprar equipo o porque nos matan con él a bordo (las reparaciones son bastante costosas). Es una gozada llevar a todo tu equipo en Skells ya que es una visión mucho más avanzada y destructiva que ir a pie y entrar en combate con nuestras habilidades habituales.

A medida que compres armas y las equipes en tu flamante y maravilloso Skell, se habilitarán artes para utilizar en el campo de batalla. No son artes propiamente dichas sino habilidades propias de cada arma. Las hay de distintos colores, también, aunque muchas comparten efecto (ataque cuerpo a cuerpo, a larga distancia, zonal, etc). Lo más importante de esto es probar distintos tipos de armas y probar su efecto, combinando sus efectos contra los enemigos podrás hacer frente a amenazas que nunca antes pensarías que podrías lograr. Sin duda, es un subidón de adrenalina muy importante.

Un poco más avanzados en la historia de Xenoblade Chronicles X (no mucho más) podrás utilizar tu Skell para surcar los cielos y llegar a zonas impensables hasta el momento. Lo más alucinante de todo es ver el mundo de Mira desde otra perspectiva y lo más alucionante todavía es que podrás llegar a cualquier parte del mundo en tiempo real, sin cargas, sin más limitación que el combustible de tu Skell, que podrás repostar o recargar en el campo de batalla. Será en los compases finales del juego, incluso al terminarlo, cuando el potencial delos Skells se desvelará, con enfrentamientos brutales contra enemigos poderosísimos, mucho más difíciles que los enemigos base de la historia.

Además, para combatir todo esto hay un sistema completo y más confuso si cabe de creación de equipo y “farmeo” de materiales y armas legendarias que son necesarias para llevar a cabo el 100% de la aventura, si así lo deseas.

Modo Online, mejor jugar en compañía

La conquista de Mira se hace solo (junto a nuestros partners) o en compañía de otros jugadores de Wii U. Existe la opción de jugar las misiones de Escuadrón. Este tipo de misiones aparecen cada cierto tiempo y se pueden completar dependiendo del tipo de modo de juego que hemos seleccionado nada más iniciar el juego. Son misiones de todo tipo, pero conseguirlas nos otorga tíquets que podremos cambiar por materiales necesarios para entregar completar misiones.

Si logramos alcanzar un nivel concreto de conquista, aparecerá un enemigo formidable que no es más (ni menos) que un dueño y señor de una región de Mira. Como os podéis imaginar, solo los más fuertes y valientes sirven para tumbar a estos enemigos enormes. Esta parte, la verdad, os dejo que la descubráis por vosotros mismos porque da mucho juego y siempre es agradable con jugar con gente que interactúa o con amigos poseedores de Xenoblade Chronicles X.

Conclusión

Un juego castigado por la censura (en mayor o menor medida), con no muy buenas referencias de foros extranjeros que jugaron a la versión Japonesa, una banda sonora compuesta por Hiroyuki Sawano que no pegaba con nada y glorificaba aún más la brutal banda sonora de Xenoblade Chronicles… La cosa no pintaba bien; la cosa no pinta bien. El juego empieza muy confuso, con unos menús y una distribución de la información que, como experto en interfaces multimedia, me hacen llorar de pena (lo sigue haciendo). Una fuente minúscula que hace imposible leer toda la información por pantalla si no estás a medio metro del televisor (imposible de leer en el mando). La cosa no empezaba bien.

Termino los primeros capítulos y explota en mi cara Xenoblade Chronicles X, con otras las opciones que no había ni mirado; artes, clases, Voces del Alma, equipo, mejora, sondas… Solo porque tengo una comunidad detrás que me respondió todas mis dudas y me guio por el buen camino, logré encauzar la aventura y empezar a disfrutar del sistema de combate hasta llegar al momento en el que tomé el Skell por primera vez y el mundo se abrió ante mis ojos. El cambio fue radical y aunque me sigue enfadando enormemente la restricción tan absurda para hacer cualquier cosa en Mira, vale la pena dejar a un lado la historia principal y centrarse en empezar a disfrutar de este magnífico universo, lleno de rincones y secretos que descubrir. Vale la pena indagar y familiarizarse con todo porque es muy gratificante obtener la libertad de un Skell y más cuando conseguimos que vuele.

Sorprendentemente, el juego luce mucho mejor de lo que esperaba, la distancia de dibujo quita el hipo, el diseño de las criaturas y enemigos es brutal, sin más. Hay un arte detrás que no ha sido capaz de igualar ningún juego hasta la fecha y encima, el mundo es real, está vivo, y eso hace a Xenoblade Chronicles X creíble y bien enmarcado. La OST de Sawano es perfecta, sin más, y me tengo que tragar mi propia mierda escupida, porque se adapta magníficamente a la aventura, con temazos que jamás pensaría que escucharía más de dos veces. La historia una puta mierda comparada con Xenoblade Chronicles; no todo tenía que ser perfecto. Pero es un juego que escala muy bien y justo en el momento que debe hacerlo.

Nos consolamos con:

  • Mundo enorme, detallado y una distancia de dibujo que quita el hipo
  • Una banda sonora espectacular y un diseño artístico impecable
  • Los Skells dan otra dimensión totalmente distinta a la aventura
  • Mucho contenido, muchísimo
  • El uso del gamepad es fantástico
  • El componente Online es fabuloso y da mucho juego para jugar con amigos

Nos desconsolamos con:

  • Historia muy olvidable
  • Muchísimas restricciones para hacer absolutamente cualquier cosa
  • Menús e interfaz desastrosa, mucha información y todo muy aglomerado
  • Confuso en todos los sentidos, la solución es mirarte un manual online o comprar la guía
  • La maldita censura sacude dos veces el juego

Ficha

  • Desarrollo: Monolith Soft
  • Distribución: Nintendo
  • Lanzamiento: 03/12/2015
  • Idioma: Texto en Castellano y voces en Inglés
  • Precio: 49,99€

Comentarios

  1. Qué tal ! Creo que a la mayoría de las personas y nuevas generaciones se les olvido lo que es un juego de vdd … Todo lo quieren fácil bien explicado , peladito y en la boca … Este juego es un gran reto , es inteligente , es restrictivo y complicado en todo su esplendor … Eh jugado 85 horas y apenas pude llegar al capítulo final …. 40 horas explorando y podría decir que es el mejor juego que eh tenido en mis manos desde hace mucho ! Amo metal gear y es increíble pero creo que Xenoblade es una obra de arte… Quizá en algún momento odie la música de los santos pero al llegar a oblivion quedaba olvidado o que tal la melodía que se encuentra al final de noctilus …. Creo que todos deberían de tener la oportunidad de disfrutarlo de exprimirlo y de admirarlo ! lo único criticable es la historia si pero no en su calidad sino en su cantidad ! Jaja amaría 24 misiones de historia ! Más secretos uffffff 1000 horas ! Saludos 👍🏼

    • Muchas gracias por tu comentario!

      Xeno X bebe de un estilo muy marcado por los MMORPG y creo que la embergadura del mundo, de sus opciones y posibilidades necesita un poco más de mimo y atención por parte de Monolith, más allá que mirarte el manual online (fabuloso manual por cierto)

      Creo que es un error no aprender a jugar a medida que avanzar en la historia o en las misiones. No se trata de que nos lo den todo bien mascado sino de entender lo que estamos haciendo y para qué sirve cada cosa, y eso aquí no se da.

      A mi el juego me ha encantado, porque he logrado superar el momento frustrante cuando empiezan a aparecer mil opciones y cosas que nadie te explica. Cualquier jugador nivel abandona (los he conocido experimentados que también lo han dejado apartado) y los que llevamos unas décadas metidos en esto coincidimos en que el juego, claro, no es.

      Y sobre la historia tampoco hay debate, el mimo que tenía Xenoblade Chronicles no lo tiene X ni por asomo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *