8

X-Morph: Defense

En los videojuegos, cada vez que ha habido una invasión alienígena, casi siempre hemos tomado el rol de los humanos luchando contra los invasores. Rara vez se da que somos los aliens causando toda la destrucción que podamos, como ocurría en Destroy All Humans (una secuela vendría de perlas, THQ Nordic) y pocos títulos más. A este grupo se suma X-Morph: Defense, una propuesta del estudio polaco EXOR Studios que tras pasar por todas las demás plataformas, ahora pretende reventar Nintendo Switch.

La idea detrás del juego es muy sencilla: somos unos invasores alienígenas que tenemos que proteger el núcleo cada zona invadida, para así hacernos con los recursos de la Tierra. Así que, tocará acabar con esos molestos humanos en una mezcla de shooter de doble stick y defensa de torre. ¿Preparados para hacer que la humanidad muerda el polvo?

A nivel argumental no se desarrollo todo mucho más allá de la premisa, pero X-Morph: Defense tampoco lo necesita. Nos habla nuestro jefe alienígena para decirnos el estado de la misión, y escuchamos a un general intentar proteger la Tierra. Todo con diálogos que tienen un ligero toque de serie B a lo Earth Defense Force que me ha gustado, y le da cierto encanto.

Así que, la gracia del título está enteramente en sus mecánicas. Cada fase se divide en una serie de oleadas, en las que veremos las rutas que llevarán las patrullas enemigas hacia la torre que debemos proteger. Durante la fase de preparación, tendremos que colocar las defensas que consideremos oportunas, para así frenar a los enemigos lo máximo posible. Estas defensas son básicamente torretas de diferente tipo, que se pueden conectar para crear campos de fuerza, lo que puede forzar a los enemigos a buscar una ruta alternativa.

La plantación de torretas es muy sencilla, y se puede hacer incluso durante las oleadas como tal, ya que con pulsar un botón, pasaremos del modo normal a un modo “Fantasma”, por el que somos invencibles, más rápidos, atravesamos todos los obstáculos y gestionamos nuestras defensas. Esto permite que pasar del modo de juego más propio de los shooter de doble stick a la gestión de defensas sea fácil e intuitivo, siendo el mayor acierto de X-Morph: Defense.

A la hora de combatir, la nave se controla muy de forma muy sencilla: con el stick izquierdo la movemos, y con el derecho disparamos. Podremos equipar diferentes armas, cargar un arma más poderosa que necesita un tiempo para recargarse, y poco más. Tampoco hace falta nada más complejo, ya que la gracia está en combinar la defensa de torre con la acción más frenética, que es la gracia del juego.

Desde casi el principio del juego, estaremos atosigados por todo el mapa, teniendo que ver en qué lado encargarnos nosotros de los humanos, por dónde dejamos que las torretas vayan mermando las fuerzas enemigas para que luego nosotros las rematemos, y así mantener la torre a salvo. Hay una buena variedad de enemigos en X-Morph: Defense más allá de lo típico de tener más vida o más poder de ataque, sino que pueden cambiar por completo nuestra estrategia de defensa.

Algunas tropas llevan jetpacks, por lo que pueden saltar las vayas que pongamos o los obstáculos del escenario; los bombarderos irán volando, obligándonos a usar torretas anti-aéreas, pero tampoco pueden estar en su ruta de paso, ya que serán destruidas; otros vehículos aéreos transportarán tropas terrestres para pasar por encima de las defensas que hayamos podido colocar y dejarlos cerca de la torre, teniendo que defendernos de los vehículos aéreos y terrestres al mismo tiempo.

Mientras pensamos todo esto, tendremos que defendernos, ya que los enemigos no dudarán en disparar a nuestra nave mientras vamos arrasando con sus filas. Por suerte, si nos destruyen reapareceremos sin que sea el fin del juego, pero a cambio, perderemos un tiempo precioso que puede significar la diferencia entre la victoria o la derrota. Hay varios niveles de dificultad que en teoría, ponen más peso en la parte estratégica o menos, pero creedme que, a partir de la misión 5 más o menos (de 14), da igual en qué dificultad estéis, ya que tendremos que prestar mucha atención a dónde colocamos cada torreta.

Gracias a lo intuitivo que resulta todo, es algo que realizaremos de forma bastante natural, haciendo que todo sea muy intenso y emocionante. Otro aspecto que no he comentado es la interacción con el escenario, ya que podremos cargarnos casi todo lo que veamos. Esto no es solo visualmente genial, sino que también afecta a la estrategia. Si las tropas tienen que pasar por un puente, lo más probable es que podamos destruirlo con varios ataques explosivos. ¿Que hay muchos rascacielos? Pues a derribarlo para que bloquee toda la calle, por supuesto.

Esta última estrategia es la clave contra los jefes finales, enemigos gigantescos que no se verán afectados por nuestras vallas y estrategias previas, por lo que tendremos que tirar de torretas para hacer daño, nuestra habilidad y el escenario para frenar su llegada a la torre. Estos combates son seguramente de los más divertidos, al combinar absolutamente todo en uno, siendo también los momentos más de “bullet hell” del título.

Pese a todos estos aspectos positivos, hay otros de X-Morph: Defense que no salen tan bien parados. Para empezar, la justificación que nos dan para no bloquear por completo la ruta de una patrulla es absurda. Porque sí, podemos desviar la ruta, pero ¿poner una valla justo a la entrada del núcleo? Impensable, que hay que dar una oportunidad a los humanos, y escuchar al jefe alien decir “Blocked” cuando lo vamos a intentar, rompe cualquier lógica que pueda haber interna. Que oye, si nos invaden agradeceré que los aliens quieran darnos una oportunidad justa para defendernos, pero tampoco hace falta aplicarlo en un videojuego, cuando igual se podría haber encontrado otra justificación. Puede sonar a tontería, pero es algo que tras varias horas, me sigue pareciendo absurdo.

Ya en problemas más de mecánicas, tenemos la sensación de repetir siempre lo mismo. Sí, la variedad de enemigos se agradece, pero a la larga, la forma de jugar es muy, muy similar, por lo que en sesiones largas es posible cansarse. En este sentido, lo mejor es completar una misión (que nos puede durar entre 30 y 60 minutos fácilmente) y dejarlo reposar un poco, por lo que el formato portátil de Switch viene bastante bien.

Otra pega es la pérdida del modo cooperativo. Al parecer, en otras versiones hay un multijugador local bastante bueno, lo que permite que un jugador se centre de toda la parte táctica y el otro de la acción, pero en Switch no hay ninguna opción multijugador, o al menos no la he encontrado.

Además, aunque X-Morph: Defense sale bastante más tarde en Switch que en las demás plataformas, los DLCs no están incorporados de serie, sino que hay que pagar más por ellos, algo que me parece extraño. El juego sigue siendo bastante completo de por sí, con una campaña de 14 niveles y un modo de Supervivencia, pero más contenido nunca viene mal.

El último aspecto mejorable es el de la progresión. Entre las misiones podremos elegir en qué gastar los puntos obtenidos para mejorar la nave o las torretas, pero las opciones son muy básicas y escasas. Igual con esto se podría haber paliado un poco más la repetividad.

En lo técnico, estamos ante un título muy sólido, ofreciendo un alto rendimiento pese a todas las explosiones y destrucción que hay en pantalla. Porque sí, impresiona poder cargarnos prácticamente todo el mapa, sobre todo cuando hay rascacielos de por medio. Llamadme simple, pero ver un edificio caerse de forma más o menos realista en un videojuego siempre me encanta.

El sonido también destaca, gracias a unos efectos sonoros muy contundentes, unas voces en inglés (hay textos en español) que le dan un toque de serie B que le queda genial, y una buena música.

Conclusión

Los chicos de EXOR Studios han logrado crear un indie muy sólido en todos sus aspectos a la hora de combinar la acción de un shooter de doble stick con la estrategia de un tower defense. Aunque no llega a destacar de forma independiente en ninguno de los dos géneros (hay shooters más frenéticos y precisos, como todos los de Housemarque, por ejemplo), esta unión no es nada común, y logra atraer a los fans de ambos géneros.

Además, ese toque de serie B con los diálogos, la intensidad de las misiones y la destrucción de los escenarios son dos grandes pluses. En Nintendo Switch todo se mueve de maravilla, y poder disfrutar de una misión o unas cuantas oleadas en cualquier lado es genial. Aunque el cooperativo parece que se ha quedado por el camino, a poco que os gusten los shooter de doble stick o los tower defense, X-Morph: Defense os dará bastantes horas de diversión.

8

Nos consolamos con:

  • Destrucción de los escenarios. ¿No es satisfactorio ver un edificio demolerse tras unos cuantos misilazos?
  • Misiones muy intensas que nos hacen plantear una buena estrategia y ser hábiles pilotando
  • Genial unión de los géneros de shooter de doble stick y tower defense
  • Bastante contenido…

Nos desconsolamos con:

  • … Aunque se hace raro que en un re-lanzamiento no vengan los DLCs de serie
  • Se puede hacer algo repetitivo en sesiones largas
  • ¿Por qué nuestro jefe alienígena nos impide bloquear por completo la ruta de los humanos? 
  • Se echa en falta una mayor progresión, ya sea para las naves o para las torretas/defensas

Ficha

  • Desarrollo: EXOR Studios
  • Distribución: EXOR Studios
  • Lanzamiento: Switch: 21/02/2019
  • Idioma: Textos en Castellano y Voces en Inglés
  • Precio: 19,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *