8

Wulverblade – Versión PS4

Wulverblade

Uno de los géneros más clásicos para todos los que hemos pisado unos recreativos es sin duda el del beat’em up. Con la llegada de las consolas, poco a poco el género ha ido desapareciendo en su concepción más de recreativa pura y dura, para quedarse en varias propuestas indies. Algunas son de muchísima calidad, como Castle Crashers o el desternillante Zombie Vikings.

Por otro lado, hay que reconocer que los vikingos molan, gracias a toda su mitología, fiereza y estilo de vida en general. Poco a poco les vamos viendo protagonizando más juegos, y hasta va a ser el marco para el nuevo God of War. Por eso me llamaba la atención Wulverblade cuando salió a la venta en Switch, y más tras ver el análisis de mi compañero Faust. Con la exclusividad temporal terminada, por fin podemos lanzar espadazos contra los romanos y otras tribus norteñas en el resto de consolas actuales y PC, con una serie de mejoras respecto a la versión original de Switch. Id preparando un chubasquero, que va a llover sangre.

Lo primero que me llamó la atención de Wulverblade es el amor que desprende por la historia de los vikingos. Aunque el juego se ambienta en el año 120 aproximadamente, cuando los romanos están invadiendo Britania, y se usan muchos elementos fantásticos dentro del argumento, todo se basa en leyendas que podemos ir conociendo en los diferentes textos ocultos que vayamos descubriendo. Todo este trabajo de investigación lo ha realizado el director del juego durante 5 años, lo que demuestra la pasión que tienen en Fully Ilustrated por este período histórico, siendo un placer leer/ver los extras que ahondan más en la historia de Britania de este período. Es una pena que el juego venga entero en inglés, y aunque hay subtítulos en las escenas que cuentan la trama, no los hay en los vídeos centrados en la historia real, por lo que conocer la lengua de Shakespeare es muy importante si queremos explotar a fondo todo el trasfondo cultural que nos proponen.

Wulverblade

Sobre el argumento en sí, es bastante sencillo. El norteño Caradoc se quiere enfrentar a la 9ª Legión de los romanos, que están intentando conquistar Britania. Por suerte, a su favor cuentan con el poder del lobo y de mucha mala leche, por lo que los romanos van a recibir muchos espadazos, martillazos y golpes en general.

El desarrollo de la campaña varía mucho en función de en qué forma juguemos. Por un lado está el modo historia “fácil”, en el que contamos con un número infinito de “Continues” (con 3 vidas cada uno), para poder reintentar cada uno de los 8 niveles, y hasta volver al punto de control más cercano si llega a ser necesario. Aunque la dificultad en “Normal” está bastante bien equilibrada para que sea un reto interesante para todo tipo de jugadores, el verdadero desafío está en el modo “Arcade”. Aquí no hay ningún punto de control, y sólo contamos con 3 créditos, con sus 3 vidas correspondientes. La diferencia es que si perdemos las tres vidas, nos tocará repetir todo el nivel, por lo que aquí tendremos que demostrar nuestras mejores habilidades si queremos completar el juego bajo esta forma.

Mecánicamente hablando, Wulverblade es un beat’em up bastante clásico, pero con varios aspectos interesantes a tener en cuenta. A la hora de jugar, podemos elegir entre tres personajes diferentes, que si bien se controlan en su mayoría de la misma forma, tienen pequeñas peculiaridades, como ser equilibrados, potenciar el ataque, o potenciar en su defecto la movilidad. A la hora de la verdad, los movimientos son iguales en todos ellos, por lo que siempre contamos con un ataque rápido con nuestro arma con defecto, con el que realizar diferentes ataques en función de si estamos quietos, corriendo o haciendo un desplazamiento rápido. También se pueden bloquear ataques, de modo que si lo hacemos en el momento adecuado, podremos realizar un potente contraataque a cámara lenta para hacer muchísimo daño a los oponentes. Pero claro, no todos los ataques se pueden bloquear, por lo que tendremos que realizar una esquiva gracias a una potente voltereta.

Wulverblade

Cada protagonista tiene a su vez un posible arma opcional para realizar ataques fuertes. La pega es que estas armas hay que recogerlas en el nivel, y si las usamos demasiado, se terminarán rompiendo. También son muy importantes los objetos del escenario, al poder coger las armas de los enemigos para lanzarlas, o incluso lanzar las cabezas, piernas o brazos cortadas de nuestros enemigos. Otra opción es lanzar a los oponentes contra llamas o incluso contra picas, por lo que hay bastantes opciones a la hora de combatir en Wulverblade.

A todo esto, hay dos estados especiales a tener en cuenta. A medida que vayamos realizando ataques, llenaremos un medidor de rabia, y cuando se llene, podremos entrar en un modo Berserker o similar, en el que usaremos unas armas únicas del personaje que controlemos, realizaremos más daño, y no solo seremos invencibles, sino que además recuperaremos algo de salud. Esto es algo clave, sobre todo a la hora de enfrentarnos a los desafiantes jefes finales, por lo que usar este modo en el momento adecuado es esencial. También podemos invocar a una manada de lobos una vez por nivel, que harán muchísimo daño a todos los enemigos que hay en pantalla, por lo que nuevamente, habrá que ver cuándo usar esta poderosa habilidad para maximizar su efecto.

Teniendo todo esto en cuenta, al final tenemos un sistema de combate que es sencillito, pero que funciona a las mil maravillas. Sobre todo brilla con los jefes finales, y debido a la gran cantidad de enemigos que nos asolarán en cada momento, entre los que nos atacan a distancia y los que se acercan para hacer los combates íntimos, tendremos que saber muy bien gestionar nuestras habilidades, colocar a los rivales en el mismo sitio para afectar a más de ellos de un solo combo, etc.

Wulverblade

Los 8 niveles de la campaña se pueden acabar bastante pronto, y en unas 4-6 horas (en función de la habilidad de cada uno), se puede completar sin demasiados problemas en su modalidad estándar. Por suerte, es bastante rejugable, al intentar obtener mejores puntuaciones, encontrar todos los secretos que esconden, etc. También está el modo Arena, para superar oleadas de enemigos para ver hasta dónde aguantamos. Eso por no mencionar el cooperativo, lo que hace la experiencia más divertida todavía. En este sentido, veo bastante ilógico que el cooperativo sea como mucho para hasta 2 jugadores aunque hay 3 protagonistas, lo cual habría sido mejor todavía.

A nivel técnico, Wulverblade en PS4, Xbox One y PC va a 60 FPS, lo que hace más fluida la acción que en la versión de Switch. Independientemente de este aspecto de rendimiento, el juego sigue luciendo increíblemente bien, gracias a unos escenarios muy detallados dibujados a mano, además de unos personajes muy bien animados. Al principio todo parece sacado de un juego Flash, pero presenta más detalle y precisión en cada movimiento que hacemos. Además, los efectos de cámara lenta, las descuartizaciones de los enemigos y demás hacen que estemos ante un título que luce de maravilla.

El sonido también está a muy alto nivel. Por un lado, las voces en inglés tienen un acento muy apropiado para toda la aventura, lo que te mete más en los combates de Caradoc y sus aliados. La banda sonora es también en tono muy épico, creando una experiencia global en su conjunto, al aunar el apartado sonoro con su espectacular estilo visual.

Wulverblade

”Conclusión”

Aunque a simple vista puede parecer un juego muy simple, Wulverblade funciona a las mil maravillas dentro del género del beat’em up. Logra evocar con mucho éxito a los clásicos del género de los recreativos, sin caer en varias de las “trampas” del género, manteniendo la diversión y espectacularidad en todo momento.

Es cierto que la campaña como tal se puede acabar bastante pronto, pero justo como en los títulos de los recreativos, estamos ante un juego muy rejugable gracias a sus secretos, desbloqueables, y el obvio pique por conseguir la mejor puntuación. Así que, a poco que os gusten los beat’em up, Wulverblade os encantará.

8

Nos consolamos con:

  • Audiovisualmente espectacular en todos los niveles
  • Gran detalle por los aspectos históricos del período en el que se ambienta el juego
  • Desafiante en su justa medida, pero sin llegar a frustrar

Nos desconsolamos con:

  • Totalmente en inglés. Esto hace que disfrutar de las facetas históricas sea complicado para los que no dominen el idioma
  • Si no se quiere rejugar la campaña, los 8 niveles se pueden quedar algo cortos
  • Que el cooperativo local no sea para hasta 3 usuarios, aunque hay 3 protagonistas diferentes

Ficha

  • Desarrollo: Fully Illustrated y Darkwind Media
  • Distribución: Fully Illustrated
  • Lanzamiento: Switch: 12/10/2017 - PS4, PC y Xbox One: 30/01/2018
  • Idioma: Inglés
  • Precio: 16,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *