9

Wolfenstein: The Old Blood

wolfenstein_the_old_blood-2748715

Una de las mayores sorpresas del año pasado fue sin duda Wolfenstein: The New Order, que servía como reinicio a la saga, proponiéndonos una visión alternativa de la historia con un genial toque de serie B, y la mezcla perfecta entre mecánicas modernas de los FPS y de la vieja escuela. Por eso estoy tan contento con Wolfenstein: The Old Blood, una expansión a modo de precuela que se puede jugar sin tener el título principal, y que nos ofrece más matanza indiscriminada de nazis.

Hay veces que más de lo mismo puede cansar, pero cuando es algo que no te encuentras en todos los FPS y que además funciona, pues se agradece. Es por eso por lo que The Old Blood funciona tan bien, ya que mantiene todo lo bueno de su hermano mayor, además de incluir unas cuantas cosas de cosecha propia.

La aventura empieza en 1946, y de nuevo, somos Blazkowicz. Nuestra misión es adentrarnos en el castillo de Wolfenstein y recuperar una carpeta secreta de los nazis donde se indica la localización de la base de Calavera. Si os suena ese personaje y esa base, es porque su asalto daba comienzo a The New Order, por lo que esta precuela sirve para dar algo más de contexto al inicio del juego.

Wolfenstein The Old Blood 1430838306-wolf-launch-screen-5

De nuevo, nos encontramos ante una historia con mucho toque de serie B, que logra ser ridícula en algunos momentos, pero sabe ser emotiva cuando lo necesita. Es una pena que en The Old Blood no haya tanto enfásis en el argumento, ya que fue uno de los puntos fuertes de The New Order, y aquí no hay tantas interacciones con otros personajes. Es en parte porque se evoca mucho a los juegos originales de la franquicia, estando nosotros solos en el castillo de Wolfenstein contra un montón de nazis sedientos de sangre.

Más adelante, el juego mete elementos sobrenaturales (a los que también se hacía referencia en los originales) y aparecen nazis-zombis. Porque los no-muertos tienen que estar en todos los juegos habidos y por haber parece ser. Al menos, su inclusión y la llegada a ese punto son muy interesantes, sobre todo si vamos leyendo todas las notas repartidas por el escenario. Además, al ser una precuela, todo el mundo puede disfrutar del juego sin necesidad de haber jugado previamente a The New Order, lo que hace de esta expansión un genial punto de inicio para el reboot.

En lo que a la jugabilidad respecta, estamos ante más de lo mismo. Así que, podemos jugar de una forma más actual, usando coberturas o sigilo (esta vez los niveles son más cerrados y lineales, pero siguen dando libertad), o entrando con un rifle de asalto en cada mano para destrozar todo lo que se mueva.

Wolfenstein The Old Blood 1430838304-wolf-launch-screen-1

Ambas formas de jugar funcionan a las mil maravillas, y aunque a veces nos animan a usar una u otra (al principio el sigilo es lo recomendable, por ejemplo), siempre tendremos algo de libertad para decidir cómo actuar. Eso sí, siempre habrá que tener en cuenta nuestra vida, armadura y munición, ya que la salud no se regenera automáticamente (solo unos pocos puntos) y si disparamos sin cuidado, nos quedaremos sin balas.

Uno de los mejores aspectos de The New Order fue la exploración de los escenarios, y ha regresado mejor todavía. Seguimos teniendo muchos coleccionables (cartas y lingotes de oro), pero además se ha incluido en cada nivel una cama en la que ponernos a dormir y tener una pesadilla, que no es otra que un piso de Wolfenstein 3D. Todos estos guiños y “Huevos de Pascua” son geniales, y hacen que explorar cada nivel sea toda una delicia.

Por suerte, no todo es exactamente igual que antes, ya que en The Old Blood nos encontramos unas cuantas mecánicas, armas y enemigos nuevos. Por un lado, están los ya mencionados nazis-zombis, que crean momentos muy intensos en la recta final del juego, ya que algunos nazis normales, al morir, se convertirán, lo que aumenta la dificultad. Sobre las armas, hay una especie de lanzagranadas con forma de pistola muy potente (llenar las paredes de restos de nazis es extremadamente satisfactorio), una escopeta automática y un rifle de francotirador nuevo. Una herramienta muy útil durante toda la aventura es la tubería, con la que abrir puertas, escalar paredes y disfrutar de nuevas ejecuciones de lo más brutales.

Wolfenstein The Old Blood 1430838306-wolf-launch-screen-6

Aunque a veces las expansiones suelen ser pequeñas, no es el caso de The Old Blood. Completar la historia nos llevará fácilmente unas 6 horas, lo cual no está nada mal, ya que eso es lo que suelen durar las campañas de los FPS actuales. Junto a la posibilidad de rejugar la campaña en varios niveles de dificultad y disfrutar de un escenario distinto en función de una decisión que tomemos, también tendremos el modo Desafío. En esencia, son zonas de la campaña donde matar a muchos enemigos, y nuestra tarea sea hacerlo rápido y con estilo para lograr la mayor puntuación posible. Los piques en las tablas de puntuación y conseguir todas las medallas le suma unas cuantas horas más de duración.

En lo técnico, si ya jugastéis a The New Order, no veréis nada que os sorprenda mucho. Los gráficos han mejorado algo, pero tampoco demasiado, por lo que estamos ante un producto que no deslumbra, pero que funciona a las mil maravillas, y siempre a 60 fps, lo que hace que la acción sea muy fluida. La música sigue estando a un gran nivel, igual que el doblaje al castellano.

Wolfenstein The Old Blood 1430838306-wolf-launch-screen-2

Conclusión

Wolfenstein: The Old Blood es justo lo que deberían de ser más expansiones: completas, divertidas y aportando más al universo de la saga. En todo esto The Old Blood funciona a las mil maravillas, ya que aunque no hay un peso argumental tan fuerte como en The New Order, la diversión es la misma gracias a unas mecánicas que funcionan a la perfección. Vale que la IA sigue sin ser muy allá, pero todo lo demás sigue siendo genial.

Teniendo en cuenta que The Old Blood cuesta apenas 20 euros, estamos ante una expansión independiente imprescindible para los amantes de los FPS, y sobre todo, para los que disfrutaron de The New Order. Los chicos de Machine Games han encontrado la fórmula ideal para los Wolfenstein, y espero que la sigan perfeccionando durante los próximos años en más FPS tan buenos como estos dos últimos. Nazis, tenéis los días contados.

9

Nos consolamos con:

  • Genial equilibrio entre absurdez de serie B y momentos maduros y emotivos.
  • Las mecánicas de la vieja escuela mezcladas a la perfección con las modernas.
  • Gran exploración de escenarios.
  • Armas muy divertidas de usar contra los nazis.
  • Bastante contenido con un precio bajo.

Nos desconsolamos con:

  • Historia sin tanto gancho como en The New Order.
  • La IA sigue sin ser demasiado buena.

Ficha

  • Desarrollo: Machine Games
  • Distribución: Bethesda Softworks/Koch Media
  • Lanzamiento: 02/05/2015
  • Idioma: Español
  • Precio: 19,95 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *