9

Wolfenstein II: The New Colossus

Wolfenstein-II-The-New-Colossus

Esta generación nos ha dejado varios FPS de mucha calidad, pero si hay uno que me parece que se sitúa entre los mejores, ese es sin duda Wolfenstein: The New Order. Gracias a su enfoque narrativo, el reboot desarrollado por Machine Games logró mezclar con maestría un estilo de shooter clásico con ideas modernas, y encima enganchar con su historia. Esa mezcla de serie B con un argumento de calidad nos ganaron a muchos, y estábamos deseando una continuación como agua de mayo.

Mientras esperamos, la expansión independiente The Old Blood nos trajo más matanza de nazi indiscriminada, incluyendo la posibilidad de acabar con nazis zombis, que nunca está de más. Pero eso era el aperitivo para Wolfenstein II: The New Colossus. Anunciado hace unos meses en el E3, y tras ver los increíbles FPS que está publicando Bethesda, las expectativas están por las nubes. ¿Listos para liderar la revolución de EEUU?

Devolviendo la esperanza al pueblo americano

Si The New Order dio una importancia enorme a su historia, en Wolfenstein II: The New Colossus ocurre lo mismo. Por eso, nada más empezar vemos un resumen de unos 5 minutos del original, lo que nos pone en situación perfectamente. Aun así, sigo recomendando enormemente que si no lo habéis jugado, dejéis de leer el análisis ahora mismo y os pongáis con él, ya que sigue siendo sencillamente espectacular. De hecho, incluso nos encontramos con las dos líneas temporales alternativas, según eligiéramos a Wyatt o Fergus, permitiendo seguir con la historia que elegimos en su momento, alterando varios diálogos y NPCs que nos encontraremos.

Wolfenstein-II-The-New-Colossus

Tras derrotar a Calavera, nuestro héroe Blazkowicz está malherido, y dispuesto a sacrificarse para que sus compañeros destruyan el castillo de Wolfenstein con una bomba nuclear. Por suerte, sus amigos se dan cuenta que está en apuros y le salvan, para despertarse 6 meses más tarde en un estado lamentable, pero acabando con los nazis que han asaltado el submarino que nos servirá como base. Así arranca este The New Colossus, y aunque el inicio recuerda muchísimo al de la primera parte, logra sorprender con varios muy interesantes.

A partir de aquí viajaremos a EEUU para iniciar la revolución junto a los miembros de la resistencia de dicho país, y así empezar la revancha contra los nazis. La premisa es bastante básica, eso está claro, pero la narrativa es sencillamente brillante. El desarrollo de Blazkowicz es impresionante, mostrándonos su pasado, qué es lo que ha hecho que sea como le conocemos, y se enfrenta a dilemas de lo más interesante. Ver cómo continúa su relación con Anya, ahora embarazada de gemelos, es fascinante, con algunos momentos maravillosos de la pareja.

El resto de personajes secundarios recibe el mismo tratamiento. Wyatt (soy de los que eligieron esta línea temporal) me encanta, Set logra aportar varios momentos de humor muy logrados, mientras que Grace representa a las mil maravillas las ganas de revolucionarse, con algunos diálogos para enmarcar. Incluso Engel, la villana secundaria de la primera parte, logra ser una rival mucho más efectiva que Calavera, al tener una mayor presencia y ser más aterradora.

Wolfenstein-II-The-New-Colossus

Un motivo por el que Wolfenstein II: The New Colossus tiene una historia tan buena es que la cuenta realmente bien. Sí, hay muchos documentos, pero el grueso se desarrolla en escenas de vídeo expertamente grabadas, que logran ser incluso mejores que las de la primera parte.

Como todos los personajes están tan bien construidos, en los momentos en los que podemos deambular por nuestra base, me encantaba buscar a todos para ver qué es lo que estaban haciendo, escuchar sus diálogos, y hasta activar alguna escena opcional. Es muy similar a lo que me ocurre con los Mass Effect, y eso es siempre digno de elogio.

Por mucho que me haya gustado la trama, personalmente tiene un fallo muy importante: su final. Aunque tiene sentido que sea de esa forma, la verdad es que no parecía un desenlace propio de todo lo que había venido con anterioridad, y tuve que buscar en internet si me había saltado algo, porque no me lo creía por mucho que hubieran salido los créditos dado lo anticlimático que resulta. Que encima dejaran una trama completamente abierta para una secuela o una expansión no ayuda, y la verdad, como que deja un sabor agridulce.

Wolfenstein-II-The-New-Colossus

Tantas herramientas para matar a los nazis y tan poco tiempo...

Si jugastéis a The New Order y/o The Old Blood, entonces Wolfenstein II: The New Colossus nos será muy familiar, ya que estamos ante una secuela de manual: ofrecer lo mismo, pero algo mejor. Es un poco la misma situación vista en Sombras de Guerra, por lo que no nos vamos a llevar ninguna sorpresa por las mecánicas básicas.

De nuevo, estamos ante un FPS que apuesta por encontrar un buen equilibrio entre los shooters de antaño en los que éramos una máquina de matar indestructible, con la opción de usar tácticas de los juegos modernos, como coberturas, mirillas, etc. Esta entrega quizá apuesta más por la acción más arcade, o al menos, es cómo más he disfrutado el juego. Eso sí, sin llegar a la locura arcade de DOOM, ya que de vez en cuando usar una cobertura no está de más.

Los niveles son principalmente lineales, pero están diseñados de tal forma que se pueden explorar para buscar todo tipo de secretos, caminos alternativos, etc. De hecho, siempre hay varias formas de superar cada tiroteo, y normalmente hasta podemos empezar con sigilo, eliminando a los enemigos por la espalda y liquidando a los comandantes para evitar que den la señal de alarma. Pero claro, somos una máquina de matar nazis, por lo que si hay que pegar tiros, no vamos a tener ningún problema.

Wolfenstein-II-The-New-Colossus

Los controles a la hora de disparar son magníficos, con un gunplay inmejorable a todos los niveles. Si usamos un solo arma podremos usar la mirilla para apuntar mejor, pero una novedad es que podemos llevar cualquier combinación de armas en cada mano. Por tanto, podemos llevar una escopeta y un rifle de asalto a la vez, siendo sencillamente imparables en las distancias cortas y en las largas. Decir que es brutal ir con dos escopetas limpiando las bases de los nazis sería quedarme corto, y es de las mejores sensaciones que he experimentado en cualquier FPS nunca.

Otro punto fuerte de la campaña de Wolfenstein II: The New Colossus es su ritmo. Siempre estaremos haciendo algo diferente, y visitaremos lugares de lo más variados. Tenemos el submarino, una base aérea, un Manhattan destrozado por una bomba nuclear, Nueva Orleans, Roswell y más escenarios. Todos ofrecen algo diferente, y su diseño es lógico para la historia que se tiene que contar en ese nivel.

Algo muy positivo es la variedad de enemigos, al tener diferentes tipos de soldados, robots de todo tipo y soldados pesados. También hay algún nazi muy fuerte que podría hacer las veces de jefe final, aunque por desgracia, no hay jefes como tal, algo que he echado de menos. Sobre todo al final, ya que al igual que con la historia, la sensación es algo anticlimática en los últimos compases de la aventura.

Wolfenstein-II-The-New-Colossus

Por suerte, el viaje hasta ese punto es sencillamente inmejorable. Cuando decía que la campaña no para de ofrecernos sorpresas, es en el sentido literal. Igual se introduce una nueva mecánica o un nuevo arma que hará la experiencia fresca cada pocos momentos. Por ejemplo, cada vez que descubría un nuevo arma pesada o me enfrentaba a un nuevo tipo de enemigo me llevaba una sorpresa de lo más agradable, ya que ambos puntos están muy conseguidos.

Algo interesante en Wolfenstein II: The New Colossus es que hacia la mitad del juego cambiaremos de estilo y táctica notablemente. No quiero soltar spoilers, pero digamos que al principio, el bueno de BJ está bastante mal, por lo que la salud sólo puede subir hasta el valor 50 en vez del típico 100. En su lugar, la armadura llegará hasta el 200, teniendo que recurrir más a los chalecos antibalas y cascos que en los botiquines. Luego, los valores se estandarizan, lo que se nota bastante a la hora de jugar.

También notaremos bastante las nuevas habilidades de BJ. Gracias a diversos equipos, podremos iniciar una carrera con la que arrollaremos a todo lo que se ponga por delante, ya sean zonas débiles del escenario o enemigos. Esto lo podemos usar para matar a los enemigos, de una forma impresionante al ver cómo revientan en un charco de sangre. Esta habilidad me animó a ir más a saco todavía, lo que hacía los tiroteos más frenéticos de lo que ya habían sido. Otro equipo nos permite meternos por lugares pequeños, algo que se usa para potenciar el sigilo, mientras que con los zancos podremos llegar a lugares más altos, ampliando las opciones tácticas a nuestra disposición.

Wolfenstein-II-The-New-Colossus

Junto a los niveles principales, en el submarino podremos encontrar diversas misiones secundarias, que nos servirán principalmente para mejorar nuestro equipo. El contenido secundario más importante serán las misiones de asesinato de los comandantes de más alto rango del ejército nazi. Estas misiones tendrán lugar en niveles que ya hemos visitado, pero con nuevas localizaciones de enemigos, otras variaciones, y lo más importante: ningún punto de control. Esto hace que sean misiones bastante desafiantes, y en las que demostrar nuestra habilidad como grandes asesinos de nazis.

Un aspecto que ha mejorado respecto a la anterior entrega es la mejora de las diversas ventajas posibles. Esta vez todas tienen sentido, de modo que si pegamos muchos tiros a la cabeza haremos más daño al apuntar, mientras que si optamos por ir sigilosos, las armas silenciadas serán más dañinas. Esto reforzará nuestro estilo de juego, para que si nos gusta ir con dos armas a la vez, tengamos más balas para poder usar esta táctica, lo cual es genial.

Con todo esto, tenemos una historia que dura fácilmente unas 12 horas. Si queremos completar todas las misiones secundarias estaremos unas horas más, y ya para encontrar todos los coleccionables, la cifra aumenta. Teniendo en cuenta que Wolfenstein II: The New Colossus solo tiene una campaña para un jugador, estamos ante un título muy completo. Incluso el pique de ir completando cada nivel de dificultad o ver las variaciones entre las dos líneas temporales hará que estemos bastantes horas intentando iniciar la nueva revolución americana.

Lo único que no me convenció de la campaña fue, al igual que la historia, el final. No hay un gran jefe final, sino una serie de tiroteos desafiantes, pero no tan memorables o épicos como para sentir que nos hemos ganado la victoria final, y es algo que me choca, cuando en otros niveles había momentos muchísimo más épicos. Hay una sección en particular en la que no podía dejar de quemar nazis con una sonrisa de oreja a oreja por lo absurdo y espectacular de ese momento del juego.

Wolfenstein-II-The-New-Colossus

Porque matar nazis puede ser precioso

Una de las pegas más claras que se le podían echar en cara a la primera parte era que visualmente no era muy allá, al notar que el juego claramente se desarrolló como un lanzamiento inter-generacional. Este no es el caso en Wolfenstein II: The New Colossus, ya que el equipo ha cogido el motor usado en DOOM, lo que claramente se nota desde el primer momento. Primero, las escenas de vídeo están pre-renderizadas, pero visualmente son una maravilla. La iluminación, las animaciones, las expresiones faciales y los ángulos de cámara son sencillamente magníficos.

Al empezar a jugar, la iluminación también es soberbia, lo que hace que cuando llevemos un lanzallamas o veamos salir las chispas, no podamos más que quedarnos con la boca abierta al ver las partículas iluminar el escenario. Las texturas también están muy bien, y todo se mueve de lujo. Es cierto que no nos encontramos ante 60 fps constantes, pero la verdad es que no llegué a notar ningún tirón importante, eso que jugaba en Xbox One, que se supone es la peor versión.

Otro aspecto que me ha encantado es que los escenarios son muy interactivos, pudiendo destrozar casi todo. Puede que no aporte demasiado a la jugabilidad (más allá de acabar con ciertas coberturas), pero ponerte a pegar escopetazos a una columna para ver cómo se rompe poco a poco es genial.

Lo único que no me convence del apartado visual es que algunos personajes secundarios tienen modelos muy básicos. Además, al hablar los personajes, a veces parece que no mueven la boca, sobre todo con varios NPCs poco importantes. Esto hace algunos momentos de exploración algo más feos de lo ideal, porque podemos ver un diálogo muy interesante dicho por personajes que parece que son ventrílocuos.

A nivel sonoro, es imposible encontrarle pegas. El doblaje a nuestro idioma es muy bueno, repitiendo los actores de la primera parte, para que la experiencia sea la misma. El doblaje funciona muy bien para la seriedad y los aspectos de serie B, lo que vende perfectamente todas las situaciones que nos encontramos. La música también es genial, escogiendo siempre los temas adecuados para cada situación, y realmente te sientes con más ganas de ir a lo bestia con determinados temas, lo cual es siempre un puntazo. Cómo no, los efectos de las armas son brutales, notando cada disparo casi como si fuéramos BJ, sobre todo con la escopeta. ¿He dicho ya que las escopetas son sencillamente espectaculares?

 

Conclusión

Esperaba mucho de Wolfenstein II: The New Colossus, y por suerte, los chicos de Machine Games se han superado en esta secuela. Básicamente, nos encontramos ante más de lo mismo, al ofrecer una experiencia muy similar, pero que es mucho más directa y pulida en todos los aspectos. Los niveles están genial diseñados, hay una gran variedad de enemigos, tenemos múltiples tácticas disponibles para superar cada tiroteo, y la IA siempre supone un reto interesante.

Gracias a la magnífica campaña, impresionante historia y perfecto ritmo, no querremos soltar el mando desde el inicio hasta el final. Encima estamos ante un juego muy completo, con que nuevamente, haberse centrado exclusivamente en el modo para un jugador ha sido un acierto.

Es una pena que el desenlace no esté a la altura de la epicidad que supone todo el viaje de BJ y el resto de personajes, resultando bastante anticlimático a nivel narrativo, y algo también a nivel jugable. Aun así, se trata de uno de los mejores FPS de esta generación, una de las mejores campañas que ha dado el género, y sencillamente, uno de los mejores juegos de este gran año. Así que ya sabéis, a cargar la escopeta, coger un buen hacha, y a reventar unos cuantos cráneos de nazis.

9

Nos consolamos con:

  • Historia genial. El viaje personal de BJ es realmente sorprendente
  • Campaña con un gran ritmo, que logra sorprender con enemigos, armas y situaciones
  • Muchísimo contenido para tenernos pegados al mando matando nazis durante muchas horas
  • Técnicamente genial. A nivel gráfico logra impresionar, mientras que el sonido es increíble en todos los niveles
  • Usar dos escopetas a la vez no deja de ser brutal

Nos desconsolamos con:

  • El desenlace deja bastante que desear. ¿Es así para hacernos desear que llegue ya una secuela o una expansión? Pues deseo conseguido, y eso no quita el sabor agridulce que deja el final

Ficha

  • Desarrollo: Machine Games
  • Distribución: Bethesda Softworks
  • Lanzamiento: 27/10/2017 - Switch: 2018
  • Idioma: Textos y Voces en Castellano
  • Precio: 69,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *