8

Watch_Dogs

Watch Dogs

Ya han pasado dos años desde que se anunció Watch_Dogs por todo lo alto en el E3 de 2012, con una demo que nos dejó a todos alucinados, demostrando ya lo que se nos iba a caer la baba con la nueva generación. Sin embargo, fue pasando el tiempo, nos acercábamos al lanzamiento, y todo empezaba a verse mucho peor, y es que había habido un downgrade en lo visual increíble. Esto empezó a levantar muchas dudas entre los usuarios, pero finalmente aquí estamos, con la versión final de este esperado sandbox, donde Ubisoft ha demostrado a las mil maravillas cómo juntar lo aprendido en varios juegos durante estos últimos años, pero al mismo tiempo cómo decepcionar al no ser todo tan increíble como nos lo prometieron en un principio.

El primer palo nos lo llevamos con la historia. El planteamiento de una ciudad que está totalmente conectada a un sistema informático es la mar de interesante, ya que levanta las típicas preguntas sobre la invasión de la privacidad, el peligro que todo ello conlleva, y si realmente nos dejamos ayudar demasiado por la tecnología, dejando con los años una huella digital más y más grande.

watch_dogs_ss4_99856

Pues bien, todos estos temas se dejan completamente apartados para ofrecernos un argumento típico de venganza. El protagonista es Aiden Pierce, un hacker que, tras un trabajo, le colocan una diana a la espalda por toparse con algo muy peligroso. Sobrevive al atentado contra su vida, pero no su sobrina, por lo que está decidido a salir a la calle para repartir justicia por su cuenta. Es gracioso cómo le llaman el justicieron por la ciudad, aunque solo busque su propio interés y a veces causa más daños que a los criminales a los que detiene.

Es una historia cliché donde las haya, y a veces, eso no importa si se presenta de una forma interesante. El problema es que eso no ocurre ni por asomo. Aiden es un personaje muy plano, y al que a veces dan ganas de darle un sopapo, por lo que tiene carisma cero. Los personajes secundarios son también muy clichés (el viejo don de la mafia, el negro que ha ascendido desde lo más bajo e intenta controlar la ciudad, el asesino asiático algo chiflado, etc), pero son mucho más divertidos que Aiden. El claro ejemplo es T-Bone, que es una lástima tenga tan poco tiempo en el juego.

La historia no tiene mucha chicha, y encima se alarga con muchos desvíos innecesarios para que la campaña principal llegue a unas 20 horas. Lo peor de todo es que al final parece que se dejan algunos aspectos interesantes para una secuela, pero que por el momento, se quedan en ideas sueltas y que no llegan a ningún puerto.

Watch Dogs

Donde Watch_Dogs no decepciona es en su jugabilidad. A simple vista, parece que estamos ante un sandbox más, pero esconde muchos detalles que engrandecen mucho la experiencia. Para empezar, nuestro mejor arma no es alguna pistola, sino la ciudad en sí misma, ya que al estar casi todo conectado al ctOS, podemos manipularlo para que sirva nuestros propósitos. Por ejemplo, en los cruces podemos cambiar las luces del semáforo, levantar los bolardos en determinadas calles o abrir según nos plaza los diferentes puentes de Chicago.

Esto no solo afecta a la exploración de la ciudad, sino también a las persecuciones a lomos de algún vehículo y las secciones a pie. Podemos hackear todo lo electrónico que esté en nuestro campo de visión, lo cual incluyen las numerosas cámaras de seguridad. Es realmente increíble llegar a un complejo enemigo, ir de cámara en cámara para localizar a todos los soldados, y luego ir acabando con ellos o llevarlos a donde queramos a base de levantar protecciones del suelo, hacer sonar móviles o incluso hacer que se activen sus propias granadas.

Watch Dogs

De esta forma, se fomenta bastante el uso del sigilo, planificando bien cada movimiento antes de efectuarlo, ya que Aiden no es que aguante muchos disparos antes de caer derrotado. Sin embargo, la acción está muy presente en el juego, pudiendo seguir usando muchos elementos del escenario para crear nuevas coberturas y así mantenernos a salvo de la ofensiva enemiga. Luego, Aiden dispone de un gran arsenal debajo de su abrigo mágico, ya que no estamos limitados a un número concreto de armas, sino que una vez desbloqueadas, las podremos seleccionar en cualquier momento.

Estas armas las podemos comprar o ganar al superar determinados retos, estando divididas en pistolas, escopetas, rifles de asalto y armas especiales, donde hay lanzagranadas o rifles de francotirador. Además, podemos usar granadas, explosivos, minas de proximidad, radares para detectar automáticamente a los enemigos de la zona, o incluso elementos sonoros para distraerlos.

Con todo este arsenal y las habilidades de hackeo, tenemos muchas formas de resolver cada momento de acción. Podemos ir a lo bestia, ir con sigilo, usar el hackeo desde la distancia, o un poco de todo. Esto es algo muy importante, ya que las diferentes misiones del juego se vuelven repetitivas, y nos toca a nosotros darle ese toque de variedad.

A la hora de conducir, nuestras posibilidades se reducen, ya que Aiden es incapaz de disparar y conducir al mismo tiempo, aunque sí puede hackear todo lo que le rodea. Así que, para acabar con nuestros perseguidores (ya sean policías o criminales), tendremos que recurrir a reventar salidas de alcantarillas, bloquear el paso, levantar pinchos o causar accidentes con los semáforos en los cruces. Es una mecánica muy divertida, pero no habría estado de más poder usar aunque sea las pistolas.

Al menos, las persecuciones son muy emocionantes, aunque tienen un fallo muy importante: el agua. Aiden puede nadar y hay barcos para que los pilotemos. Sin embargo, ante cualquier persecución, meternos en el agua y nadar unos pocos metros hacia el mar es la mejor técnica de escape, ya que los policías y los mafiosos, aunque tengan helicópteros, le tienen alergia al agua, y nos dejan tranquilos. Es algo completamente ilógico, y que se debería de haber mejorado.

Menos mal que en los tiroteos como tal no hay limitaciones tan absurdas como estas, pudiendo usar un efectivo tiempo bala para disparar mejor, o en una persecución para pasar por rincones estrechos. Además, el sistema de coberturas es fantástico, extraído directamente de los últimos Splinter Cell. Aiden también puede hacer parkour para moverse, aunque curiosamente, no podemos saltar como tal, sino superar las estructuras que tengamos delante.

Watch Dogs

Como he comentado antes, las misiones a la larga se vuelven repetitivas, pero al menos, hay muchísimas actividades con las que divertirnos por Chicago. Por un lado, tenemos los asaltos a las instalaciones del ctOS para conseguir acceso a los sistemas de esa zona de la ciudad (y con ello, al analizador para ver las divertidas, aunque a veces ilógicas, descripciones de la gente). A su vez, para que nos marquen todos los elementos coleccionables, tenemos que hackear las torres del ctOS, algo así como las torres de radio de Far Cry 3, teniendo que combinar la escalada con el hackeo de diferentes cámaras para ir abriéndonos camino.

Usando también las cámaras de la ciudad a nuestra disposición completaremos otras actividades divertidas, como hackear la seguridad de un edificio para espiar a los transeuntes en sus propias casas, leer códigos QR gigantes repartidos por Chicago, o seguir los pasos de un asesino en serie. El problema de muchas de estas actividades es que al final tienen una misión especial para concluir el pequeño arco argumental que nos introducen. Uno pensaría que tras tirarse horas buscando víctimas, códigos QR y demás se encontrará con misiones espectaculares, pero nada más lejos de lo contrario, al ser reciclajes de otras misiones secundarias.

Estos objetivos secundarios vienen en la forma de Contratos de Agente, atacar las bases de las bandas criminales o detener convoys antes de que lleguen a su objetivo. Estos dos últimos son los más divertidos, al dejarnos mucha libertad para completar los objetivos como queramos, mientras que en los Contratos a veces tenemos que seguir a un enemigo para robarle unos datos, pasar por puntos de control, etc.

Watch Dogs

Finalmente, usando los sistemas de vigilancia del ctOS, podemos detectar crímenes que van a ocurrir, por lo que sacamos al fan de “Person of Interest” que llevamos dentro para seguir al sospechoso y actuar antes de que mate a su víctima.

Esto es en la parte más realista y seria del juego, ya que hay muchas más actividades para relajarnos, como minijuegos de ajedrez, ver cuánto aguantamos bebiendo chupitos usando nuestra habilidad para pulsar botones, jugando con los trileros o al póker.

Si queremos algo más extravagante, tenemos las actividades de Realidad Virtual, que nos proponen matar marcianitos, recoger monedas en circuitos de parkour o ir rebotando de flor en flor por toda la ciudad. Aunque eso no es nada comparado con los Viajes Digitales, donde podemos sembrar el caos con un tanque-araña gigante (la mejor actividad secundaria de lejos), en pruebas de sigilos o atropellando demonios con un coche muy cañero.

Como es de esperar, no todas las actividades son igual de divertidas, pero al menos, todas sirven para que sigamos progresando como Aiden, al darnos puntos de experiencia para desbloquear habilidades, o dándonos recompensas especiales en formas de coches o armas. Todo esto al mismo tiempo que alargan muchísimo la vida útil del juego.

Watch Dogs

Para ir de una actividad a otra, nos va a tocar usar mucho los vehículos, y aunque la conducción arcade no está mal, sí es cierto que podría haber estado mejor. En los créditos se ve que Reflections participado también en el juego, pero no veo por ningún lado la magia automovilística de la saga Driver.

Lo bueno de estos viajes es que veremos lo viva que está la ciudad, siendo seguramente el mundo abierto con más vida que he visto hasta la fecha. Podemos encontrar a los ciudadanos practicando deportes, charlando con sus amigos, algunos borrachos, otros jugando a la Realidad Virtual, etc. También hay muchos detalles que contribuyen a esa sensación de vida, como causar un accidente y que al rato llegue una ambulancia, o que dependiendo de si hemos actuado como justicieros o como criminales, los civiles nos tratarán de una forma u otra si nos ven con armas o les robamos el coche. Eso sin contar con la copia de “Shazam” para acceder a nuevas canciones, una app para localizarnos en puntos emblemáticos muy similar a “Foursquare”, lo que acerca el universo del juego al nuestro de una forma muy interesante.

Watch_Dogs

El online es otro punto fuerte del juego, ya que no está separado del modo individual, sino que están ambos conectados. Si jugamos conectados a internet, en cualquier momento podemos sufrir una intrusión por parte de otro jugador que nos intenta hackear o seguir, teniendo entonces que parar con lo que estamos haciendo para descubrirle y pararle los pies. Tranquilos, que no es algo muy frecuente, pero sí es bastante divertido.

También es genial poder estar por Chicago junto a nuestros amigos en un Modo Libre armando caos por las calles, o compitiendo en diferentes carreras. El modo más competitivo y tradicional nos propone conseguir un archivo y mantenerlo lejos de los demás jugadores para descodificarlo sin que nos lo roben. Finalmente, con la App gratuita para Android e iOS, se puede acceder a un reto interesante en el que el usuario con la App va poniendo obstáculos al oponente para que no logre completar la carrera de puntos de control.

Al igual que todo lo individual, se va progresando para conseguir nuevas recompensas, por lo que el online funciona bastante bien, y aunque no esté al nivel de los grandes, es muy divertido.

Watch Dogs

En el apartado gráfico es donde el juego decepciona a lo grande. La demo del E3 2012 y el juego final no son equiparables para nada. Hay menos tráfico, los daños en los vehículos son muy inferiores y un largo etcétera. Pero esto no significa que luzca mal, ya que hay momentos donde logra entrar por los ojos. Esto ocurre básicamente de noche o al atardecer y cuando llueve, mostrando un buen efecto de mojado en los personajes, vehículos y demás elementos de la ciudad. De día, el juego pierde mucho, notándose bastante más el popping.

Lo bueno es que la ciudad en sí misma está muy bien representada, y aunque la parte de Chicago puede resultar monótona, el pueblecito de Pawne (una pena que Leslie Knope no tenga ni un cameo en esta zona) propicia un ambienta más rural. Las animaciones de todos los personajes son también excelentes, en especial las de Aiden. Por contra, las expresiones faciales dejan mucho que desear, habiendo muchos juegos de la anterior generación que lo superan ampliamente en este aspecto (los Assassin’s Creed sin ir más lejos).

El sonido sale mejor parado. El doblaje al castellano es muy bueno, y la banda sonora queda genial durante las misiones. Los temas licenciados para el móvil son más dispares, aunque el tracklist podría haber sido mejor.

WatchDogs_Loop Privacy Breach-noscale

Conclusión

Ha habido mucha polémica alrededor de Watch_Dogs, y aunque al final nos encontramos con un juego muy bueno y divertido, podría haber sido muchísimo más. Empezando por la historia, pasando por sus gráficos y luego por su jugabilidad, todo podría haber sido mejor para crear una experiencia única.

Esto se puede lograr “fácilmente” en una secuela, ya que la base la tienen muy conseguida, pero por el momento, nos tenemos que contentar con un juego que logra divertir y enganchar, pero que deja siempre con la sensación de estar ante un prólogo para algo muchísimo mayor y mejor en todos los sentidos.

8

Nos consolamos con:

  • La combinación perfecta entre acción y sigilo.
  • Mucha libertad a la hora de afrontar los objetivos.
  • Mucho contenido para ofrecer horas y horas de diversión.
  • El modo online.

Nos desconsolamos con:

  • La historia es floja, y Aiden lo es todavía más.
  • Las misiones se vuelven repetitivas al tener que hacer casi siempre lo mismo.
  • Gráficamente no despunta salvo momentos muy concretos.

Ficha

  • Desarrollo: Ubisoft
  • Distribución: Ubisoft
  • Lanzamiento: 27/05/2014
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 69,95 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *