8

Warhammer Vermintide 2

Vamos a empezar algo fuerte este análisis pero que creo que es necesario, a lo largo de todos estos años el rol y en especial sus jugadores han sufrido muchas hostias a lo largo de los años por parte de la sociedad. Recuerdo cuando en la década de los 90 decir que jugabas al rol hacia que parte de la que era tu familia te mirara raro o incluso te lo recriminaba ya que jugaban a “eso mataban a la gente” o directamente eran cosas del demonio queriendo entrar en nuestras puras almas.

Todo se acentuó cuando en el 2000 ocurrió en Murcia el famoso caso del asesinato por parte de José Rabadán de su familia y que pasó a ser conocido como “El asesino de la Catana”. Como podéis imaginar las televisiones se hicieron un gran eco de la noticia y tal vez por malicia o simplemente para quitarse el muerto de encima rápidamente se le dio toda la culpa al rol, más concretamente a Final Fantasy VIII ya que se encontró este juego en su casa y para terminar de rizar el rizo se sacaron también de la manga que imitaba al personaje por llevar supuestamente el pelo igual que él.

Por suerte y después de 18 años parte de ese estigma se perderá en el tiempo como lágrimas en la lluvia, pero aún sigue habiendo ciertas miradas cuando dices que lo practicas. Ahora os preguntareis el motivo por el que os estoy soltando este rollo y que realmente tiene que ver con lo que hoy nos trae aquí, el rol. Warhammer es un mundo creado por la compañía Games Workshop que nos pone a liderar alguna de las tropas que han ido saliendo a lo largo de todos estos años y cuyas figuritas se venden como churros entre los coleccionistas del mismo, un plato demasiado suculento como para no abordar otros ámbitos como el del videojuego.

Hace tres largos años la compañía sueca Fartshark desarrollo un título de acción multijugador ambientado en el universo de Warhammer y que llegó bajo el título de Warhammer: End Times – Vermintide y del que tuve en su ocasión oportunidad de jugar. Hoy y después de casi 3 años, con salida ya en PC desde marzo, llega para todos nosotros la segunda entrega que promete mejorar algunos de los aspectos que más flojeaban de la primera entrega pero sin perder de vista algunos de sus grandes rasgos.

Ratas y Caos… nada bueno puede salir de esta unión

Si ya jugaste a la primera entrega reconocerás que es innegable comparar este título con el famoso Left 4 Dead, de hecho son tantas las similitudes que parece en ocasiones un mod para este juego de Valve. La base del juego es la misma que en la primera entrega, esto quiere decir que estaremos en un grupo compuesto por 4 miembros ya sea de manera individual o bien por internet con amigos o jugadores completamente desconocidos. A pesar de ser un juego que puede ser jugado perfectamente de manera individual controlando a uno de los personajes y que la CPU sea la que controla al resto es innegable también que este título cuando más lo vamos a disfrutar es con compañeros a través de las partidas online. Es comprensible también que debido a la poca variedad de personajes a elegir pronto te vayas a cansar de ellos, por suerte tenemos ciertas variaciones que iremos desbloqueando a medida que cumplamos una serie de requisitos que si bien no dejan de ser simples skins para el personaje le dan un poquito más de variedad.

Pero vamos a meternos ya en faena, Warhammer Vermintide 2 es un juego de acción en primera persona, esto quiere decir que tenemos una cámara situada como si fuéramos nosotros mismos los personajes a los que encarnamos. Cada uno de los personajes va equipado con 2 tipos de arma diferentes que nos ayudaran a abrirnos paso entre las hordas de enemigos, estas armas son principalmente tanto a corta como a larga distancia por lo que tendremos a nuestra disposición por ejemplo una espada con la que rebanar enemigos a corta distancia pero también un buen par de pistolas si lo que preferimos en ese momento no es acercarnos en exceso. Yo la primera parte la jugué en su día en PlayStation 4 y en esta ocasión la versión ha sido la de Xbox One y la verdad es que me ha sorprendido lo bien y de qué manera tan intuitiva que el estudio ha colocado cada acción en cada botón del mando para que todo lo tengamos al alcance rápidamente sin complicarnos con combinaciones de botones.

Si hay algo que realmente lamentaba de la primera entrega era la falta de variedad de enemigos ya que solamente los Skaven eran los que se nos presentaban como tal. Los Skavens son una raza con aspecto de rata que como era de esperar son crueles y traicioneros como ellos solos, además el dicho de se reproducen como ratas le viene que ni pintado. En esta ocasión no solamente tendremos que enfrentarnos nuevamente a ellos sino que comparten protagonismo con otro enemigo muy duro y a tener en cuenta. Los guerreros del Caos también hacen acto de presencia en esta segunda entrega y parece que tienen cierto interés en aliarse con los hombres rata, son guerreros altamente poderosos que no temen enfrentarse a cualquier enemigo con la intención de conseguir el honor y la gloria de la victoria en la batalla.

Puede parecer mentira o incluso insuficiente para aquellas personas que vienen de nuevas a este título pero el añadir una nueva raza enemiga es realmente agradable, sinceramente me cansaba matar a los mismos enemigos una y otra vez por lo que el hecho de añadir aunque solo sea a un nuevo tipo de enemigo a mí me entusiasma y me da esperanzas si deciden sacar una nueva entrega de poder ver nuevos enemigos haciéndome frente.

También he podido apreciar cierta evolución en su apartado gráfico, por aquel entonces ya me parecía de un nivel prácticamente sobresaliente ya que la cantidad de enemigos que aparecían en pantalla podría ocasionar alguna bajada en la tasa de frames pero no era así. Con esta segunda entrega me alegro de ver que en ese aspecto el estudio ha conseguido exactamente lo mismo, una estable tasa de refresco a pesar de la cantidad prácticamente inhumana de enemigos que se nos puede presentar en pantalla. También he podido apreciar cierto cambio a nivel gráfico, los años no pasan en balde y lógicamente las técnicas se mejoran y eso es algo que creo haber apreciado perfectamente en esta nueva entrega con modelados mejor realizados que en su predecesor que no hacen sino redondear la experiencia.

En cuanto a su apartado sonoro la verdad es que mantiene bastante bien el tipo en sus composiciones melódicas en los momentos más épicos, sin embargo sigue mantenido un problema que se podría haber solucionado y es el hecho de que a pesar de venir con textos en castellano no lo hace así las voces y en ocasiones si se ponen a hablar en mitad del combate tienes que estar atento tanto a los enemigos como a las letras, sin embargo esto no empaña el producto.

Un mundo de Warhammer mucho más completo

La primera entrega me gustó bastante la verdad, a pesar de tener sus limitaciones en algunos aspectos y también podría mejorarse en ciertas cosas no dejaba de ser un juego bastante divertido, lo mismo ocurre con esta segunda entrega. En esta ocasión tenemos un mundo mejor diseñado y sobretodo aunque no en exceso más variedad de enemigos que hacen que esa sensación de monotonía desaparezca en parte.

Posiblemente el pero más grande sea el hecho de que a pesar de poder ser jugado de manera individual donde verdaderamente se hace muy divertido es con amigos, por suerte al estar incluido en el Xbox Game Pass es muy posible que tengas gente con ese servicio contratado y que le podáis dar un tiento en compañía.

Nos consolamos con:

  • Una nueva raza de enemigos.
  • Enorme mejora gráfica respecto al primero.
  • Divertidísimo con amigos.
  • El sistema de evolución de los personajes.
  • La ambientación.

Nos desconsolamos con:

  • Pierde mucha de su magia si lo juegas solo.

Ficha

  • Desarrollo: Fatshark
  • Distribución: Fatshark
  • Lanzamiento: 13/07/2018
  • Idioma: Voces en inglés y textos en castellano
  • Precio: 29,99 €, gratis con Xbox Game Pass

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *