Videoanálisis: Blade Kitten

Krome Studios nos devuelve las aventuras de Blade Kitten (sí, el cómic de Steve Stamatiadis) para vivir una precuela de lo que fueron cómics, situándonos tres años antes de la historia propiamente dicha, en un juego de acción y plataformas con un estilo anime que le queda al dedillo. El juego ya está disponible para su descarga por 11.99€ en PlayStation Store, xBox Live Arcade y PC Windows.

De nuevo, podéis leer el análisis aquí, o ver el videoanálisis que os he preparado en el siguiente vídeo:


Blade Kitten

En Blade Kitten, encarnamos a Kit Ballard, una cazarrecompensas (medio humana, medio gata) acompañada por su mascota Skiffy, la cual nos ayudará con ciertos puzles que requieran de un cuerpo reducido y ciertas habilidades (como roer cables) y por una daga flotante que nos servirá para repartir tortas a todos nuestros enemigos.

Como ya hemos dicho, el argumento se sitúa tres años antes que en los cómics. Kit aceptará la caza de Terra-Li, una malhechora a la cual han puesto un alto precio por su cabeza, lo que será el detonante de una oscura trama y así empezará nuestra lucha contra los darques (unos seres que quieren destruirlo todo) y los magasee(aquellos que han invocado a los darques) a lo largo de 13 escenarios con un alto nivel de rejugabilidad debido a los múltiples caminos que podremos tomar para llegar a nuestro objetivo.

Aun sonando tan bien, cabe decir que la historia no está muy bien ligada entre niveles, llegando al punto de no saber por qué hacemos según qué cosas, hasta bien llegado el final de la historia (que continuará en un segundo episodio, tal como se anuncia en el juego, de muy pronto lanzamiento), disminuyendo la gracia del argumento.

Blade Kitten

A lo largo de los niveles, nos encontraremos Hex (moneda de cambio) y otros coleccionables que aumentarán en gran medida la exploración de los escenarios en 2D del juego. A su vez, el dinero nos servirá para mejorar nuestro nivel de vida y resistencia, comprar armas nuevas (el juego cuenta con 4 espadas flotantes de diferentes características: más fuerte, más lenta,…) y 7 modelitos para vestir nuestro personaje (más otros tres, que podremos conseguir al recoger coleccionables), adquiriéndolos en la tienda de Hundert Tonne.

A parte de los jugosos escondites del escenario y de los objetos a buscar, nos encontraremos, como es evidente, con una gran cantidad de enemigos, a los que podremos derrotar con las varias habilidades que disponemos: la daga flotante, ataques físicos a ras del suelo o un ataque especial desde el aire, que nos ayudará a salir airosos cuando más rodeados estemos.

Blade Kitten

Gráficamente, goza de un buen estilo anime que recordará la serie, a aquellos que hayan leído los cómics de Steve Stamatiadis, pero tampoco sorprende; a su vez, para los lectores se nos hará raro verlo con música (acostumbrados a la silenciosa lectura), pero Krome Studios ha sabido acompañar el título con una banda sonora intachable que deleitará a todos y más. Aun contando con 13 niveles (algunos se pueden recorrer con una montura especial llamada noot), podemos decir que el tamaño de éstos es abrumador, más aún contando con todos los pasadizos ocultos y secretos que guarda pudiéndose completar el juego en unas 6-8 horas, pero si queréis recorrer todos los caminos, y haceros con todos los coleccionables deberéis echarle varias horas más.

Blade Kitten

Blade Kitten es un juego entretenido, por lo laberíntico de sus escenarios, pero que peca un poco en lo confuso que puede llegar a ser el argumento en algunos casos (más aún si no habéis leído los cómics), pero que a pesar de ellos, nos reportará dosis de humor con su protagonista y horas de exploración de los niveles para hacerse con todos los tesoros puesto al gran tamaño y entresijo de los niveles. Así estamos deseosos de saber cómo continuarán las aventuras de Kit y Skiffy, pero eso será en el siguiente episodio…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *