8

Tom Clancy’s The Division

The division

Los chicos de Ubisoft tuvieron unos E3 muy buenos hace unos años grandes a dos bombazos que nos pillaron a todos por sorpresa: Watch DogsTom Clancy’s The Division. El problema es que se anunciaron mucho antes de lo debido, con que hemos tardado años en disfrutarlos. El primero, pese a no estar mal, supuso una decepción al no cumplir absolutamente todo lo prometido.

En el caso de The Division el panorama es más interesante, ya que hace ya más de un año llegó Destiny, que también quería llevar los MMO RPG a consolas en un formato de shooter. El problema de Bungie fue que no supieron llevar bien todo el tema del botín, las misiones o la historia, algo que ha perjudicado mucho la imagen del título a pesar de su tremendo éxito. Con todas estas dos lecciones aprendidas, Ubisoft ha tenido tiempo para ofrecer una experiencia a la altura de lo esperado, y no repetir los errores del pasado o de sus rivales. Aunque claro, esa es la teoría, y ahora toca comprobar si la compañía gala sabe dividir, o toca esperar a que pasen primero por la multiplicación.

La coletilla de Tom Clancy en el título podría estar de adorno, pero la verdad es que The Division pega con la línea de juegos publicados por Ubisoft dentro de la licencia. Ha habido un virus mortal durante el viernes negro en la ciudad de Nueva York, el llamado dinero mortal al ir impregnado en los billetes, y la ciudad está en cuarentena. Ante esta situación tan catastrófica, el gobierno a activado a los agentes de The Division, que son agentes altamente entrenados y equipados, pero que hasta su activación no eran más que civiles corrientes.

thedivision

La base para el universo es increíble, y se tratan temas interesantes. Por ejemplo, aunque formamos parte de la segunda oleada de agentes de The Division, todavía estamos viendo una Nueva York que apenas acaba de ser asolada por el virus, por lo que es un mundo post-apocalíptico que acaba de sufrir este peligro mortal.

También están bien las diferentes posturas que toman los supervivientes al virus. Por un lado están los criminales, que han podido escapar de la cárcel con todo el caos que estaba ocurriendo, y han decidido hacer lo que les plazca. Luego están los Cleaners, que quieren quemar absolutamente todo y a todos para evitar que el virus se propague.

El problema es que este universo se queda en eso, en la atmósfera, porque lo que es argumento y personajes es muy simple todo. Cuentan algo más que en Destiny previo al Rey de los Poseídos, pero es una pena que no se haya aprovechado más este universo para contar algo interesante. Los personajes con los que nos cruzamos tampoco tienen carisma alguna, por lo que la historia es una decepción.

The Division

Donde The Division brilla con luz propia es en su jugabilidad. Al igual que ocurre en Destiny, se han combinado a la perfección elementos propios de los RPG con los de los shooters. La diferencia es que aquí estamos ante un juego en tercera persona basado en coberturas, y los elementos de RPG están mucho más marcados que en la obra de Bungie. 

Empezaremos creándonos un Agente, por desgracia, con pocas opciones de personalización, y empezaremos sin habilidades concretas. Para ir desbloqueando las habilidades, que pueden estar enfocados a curar a los aliados o a nosotros, aumentar la defensa o atacar con herramientas especiales, tendremos que ir mejorando nuestra base de operaciones. Como la gran mayoría de mejoras las obtendremos, al final podremos tener un personaje con habilidades de todo tipo, equipando las que más nos interesen en cada momento.

El otro gran aspecto es el botín. Es importante tener en cuenta las características de las armas, sus accesorios y de la armadura, ya que pueden potenciar nuestro ataque con armas, la salud y la potencia de las habilidades. Aquí ya podemos ir especializándonos algo más, buscando mejorar más una característica u otra. El sistema de botín funciona bastante bien, con nuevo equipamiento y armas soltados con bastante frecuencia, siendo muy adictivo el no parar de tener mejor y mejor equipamiento.

The Division 2991619-tctd_1601_web_screenshot_furnace

A medida que vayamos matando enemigos y cumpliendo misiones, iremos consiguiendo experiencia para subir de nivel, siendo el tope el nivel 30. Cada zona del mapa tiene muy marcados los niveles apropiados para la misma, siendo bastante importante hacer caso a estas recomendaciones o lo pasaremos mal. Algo bueno, y a la vez algo “malo” de The Division es que lleva el tema de los niveles muy a rajatabla, siendo los enemigos cada vez más duros y aguantando más dinero y haciendo más daño.

Esto choca con el realismo que el juego quiere conseguir con su atmósfera y universo, ya que muy normal no es que alguien tenga que recibir un cargador entero de tiros a la cabeza para poder morir. Y no hablo de soldados con una armadura pesada, que igual podría tener hasta sentido dentro de un juego, sino pandilleros que no llevan más que una chaqueta con capucha. Pero bueno, es lo que hay por ser un RPG, y esto es algo que va a depender claramente de los gustos de cada uno. Porque lo dicho, no es malo, pero choca con el realismo de todo.

Otro aspecto mejorable es la variedad de enemigo. Están los soldados de asalto, los escopeteros (para mí los más puñeteros de todo, que te pueden reventar como se te acerquen un poco), los granaderos, los ingenieros y los médicos. Como pequeñas variaciones están los enemigos que llevan lanzallamas, y los jefes finales, que son algo más pesados. Tras muchos combates, algo más de variedad al menos en cuanto a los jefes finales, que muchas veces son soldados normales con más vida, no habría estado nada mal. La IA tampoco ayuda demasiado, siendo bastante pobre, y habiendo varios bugs que hacen que a veces los enemigos atraviesen elementos, se queden congelados o cosas por el estilo.

The Division 2991624-tctd_1601_web_screenshot_team_street_encounter

Las mecánicas de disparo como tal son muy buenas. Estamos ante un shooter de coberturas que bebe mucho de Gears of War, pero al mismo tiempo es bastante más dinámico, al tener un control casi total para pasar de una cobertura a otra del escenario con tan solo pulsar un botón. El uso de coberturas y las habilidades es esencial si queremos sobrevivir a esta dura Nueva York, siendo los tiroteos muy tácticos, ya estemos jugando solos o con amigos. Por ejemplo, un compañero puede tener todo habilidades médicas, mientras que otro puede ser el tanque para ir lanzando todo tipo de explosivos, mientras que otro va creando coberturas para poder avanzar por una zona.

Todo esto es genial, pero es en la parte del contenido donde el juego falla en parte. Básicamente, The Division sigue el patrón de los juegos de mundo abierto de Ubisoft. Llegamos a una nueva zona y si desbloqueamos su piso franco, aparecerán montones de misiones y objetivos secundarios, que son repetitivos a más no poder. Perdí la cuenta de puntos de control que liberé, civiles que rescaté o suministros que recuperé. Lo peor es que algunos de estos objetivos secundarios son esenciales para desbloquear las mejoras para la base, y llegué un punto en el que ya me importaban bien poco. Los coleccionables son también muy numerosos, pero no aportan casi nada y, de nuevo, los dejaremos casi de lado.

Por suerte, las misiones principales son fantásticas. Algo de lo que Destiny debería aprender es en tener estas misiones en zonas pensadas para estas misiones independientes del mapa abierto. Esto hace que haya momentos muy espectaculares, siendo intensas desde el primer momento. Como las misiones principales vienen de cada una de las ramas que podemos mejorar en la base obtendremos recursos para evolucionarlas. Al completarlas tendremos casi todas las mejoras de cada ala, a falta de hacer varias secundarias para conseguir todas las mejoras.

Tom Clancy The Division

Todo el contenido del juego está pensado para jugar en cooperativo, pero completar todas estas misiones principales y llegar hasta el tope de nivel lo podemos hacer perfectamente solos. Algo bueno es que si queremos jugar con amigos pero ningún conocido está conectado, podemos tirar del matchmaking, que está disponible para absolutamente todo.

Para las actividades de “end-game” sí que es esencial ir con un equipo de usuarios. Para la parte PvE tenemos las misiones diarias, que consiste en jugar las misiones principales marcadas cada día en difícil. El reto es enorme, pero las recompensas mejoran muchísimo. Al completar las misiones diarias o las de desafío (a veces coinciden), conseguiremos créditos fénix, la moneda para el mejor equipo del juego, y que solo podremos usar cuando lleguemos al nivel 30. No hay mucho más por ahora, pero parece que la primera incursión llegará en cuestión de días, además de más contenidos. Pero claro, esto es una mera suposición, ya que todavía no hay nada confirmado, y por desgracia este contenido final se queda algo corto.

La Zona Oscura de The Division es otro de los grandes atractivos, y donde se mezclan con bastante acierto el PvE y el PvP. Aquí sí que nos encontraremos con otros jugadores, y aunque en principio todos somos aliados, se puede traicionar a los demás agentes para robar su equipamiento. Esto les volverá renegados, poniendo una recompensa sobre su cabeza durante un tiempo, y como al morir aquí perderemos todo lo que hayamos obtenido, hay que ir con mucho cuidado.

The Division

El equipamiento obtenido en la Zona Oscura es de lo más poderoso del juego, pero está contaminado, por lo que hay que extraerlo antes de poder usarlo. Para ello hay que pedir un helicóptero y aguantar hasta que despegue para salvar nuestro botín. En este momento pueden llegar tanto soldados enemigos como otros jugadores, para cooperar o traicionarnos, por lo que son momentos muy intensos.

Todo en la Zona Oscura es muy peligroso, con unos enemigos controlados por la IA muy poderosos, y unos usuarios que ya están también con un equipamiento y habilidades de alto nivel. El problema está en que no está todo muy equilibrado, y a veces no compensa mucho volverse renegado, ya que al morir perdemos lo conseguido, parte del rango obtenido (independiente de la zona) y créditos de la Zona Oscura. Poco a poco lo van equilibrando, pero a veces no motiva para nada hacerse renegado a no ser que vayas con un equipo de 4 y tengas solo a un usuario contra ti.

Es una pena, porque el contenido PvP podría ser bastante divertido entre el sistema de coberturas y las habilidades. Sin duda, sería un añadido bastante bueno de cara al futuro para tener un PvP directo sin tener penalizaciones por enfrentarnos a otros jugadores.

The Division CTD_screen_Outside_DepartmentStore_e3_150615_4pm_PT_1434323964

Técnicamente, estamos ante un juego brutal. Sí, hay un downgrade importante respecto al primer tráiler que mostraron, pero el juego se sigue viendo de lujo. La ciudad de Nueva York es inmejorable, estando recreada con todo lujo de detalles. Los personajes lucen también genial, con unas animaciones muy logradas. Los efectos atmosféricos, de luces y de partículas también están a un nivel muy alto. Es una pena que a veces las texturas tarden en cargar, pero eso no desmerece para nada el juego. El sonido no se queda atrás, con un sonido fantástico, y un doblaje al castellano de alto nivel.

Conclusión

The Division es un juego que engancha de lo lindo. Eso es indiscutible. Funciona a las mil maravillas, y resulta divertido a más no poder. El sistema de botín y de personalización es genial, mientras que los tiroteos son tremendamente intensos. El problema es que hay elementos que todavía tienen cosas que mejorar. La historia, por ejemplo, es interesante en cuanto a concepto, pero en el juego como tal no cuentan gran cosa.

Las misiones principales son increíbles, mientras que todo lo secundario peca del síndrome de Ubisoft de llenar el mapa de muchos símbolos, pero todo pareciendo bastante de relleno y muy repetitivo. Tampoco ayuda que no haya mucha variedad de enemigos, y que el contenido “end-game” no sea muy completo por el momento. Con que hay una base muy buena, notándose que han aprendido bastantes lecciones de lo ocurrido con Destiny en sus inicios, como en las misiones principales o lo genial que resulta el cooperativo.

Así que, por ahora, The Division es un juego muy recomendable, pero no llega a colmar todas las expectativas que había levantado en su anuncio. La Zona Oscura no está tan equilibrada como debería, un PvP directo se sigue echando en falta, y todavía se necesita más contenido de “end-game”. En principio muchas mejoras van a llegar en forma de actualizaciones gratuitas y de pago, pero eso no se puede comprobar todavía. Al menos, el contenido que sí que tenemos nos proporciona muchas horas de diversión, y si siguen mejorando el producto, podemos estar ante un MMO RPG shooter totalmente rompedor, tal y como nos prometieron en su momento.

8

Nos consolamos con:

  • Elementos de RPG mucho más profundos de lo que puede parecer a simple vista.
  • Mecánicas de shooter sensacionales.
  • Geniales misiones principales.
  • Técnicamente, pese al downgrade, es espectacular.

Nos desconsolamos con:

  • Mucho contenido repetitivo.
  • IA bastante mejorable y poca variedad de enemigos.
  • Contenido de “end-game” cortito por el momento a falta de actualizaciones.
  • La historia se queda bastante simple en comparación con lo genial de su ambientación.

Ficha

  • Desarrollo: Ubisoft Massive
  • Distribución: Ubisoft
  • Lanzamiento: 08/03/2015
  • Idioma: Español
  • Precio: 69,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *