5

The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia

The-Seven-Deadly-Sins

Actualmente hay varios animes bastante populares, y más particularmente, dentro del género shonen. Ahí está “Ataque a los Titanes”, “My Hero Academia” o The Seven Deadly Sins, que es la que nos ocupa hoy. Gracias a su distribución en Occidente por parte de Netflix, muchos nos hemos unido a estos héroes en su lucha contra los Caballeros Sagrados por recuperar el reino de Britania, y estamos esperando con ganas que publiquen la segunda temporada, que actualmente se está emitiendo en Japón.

Tal es la popularidad, que Bandai Namco ha desarrollado un juego basado en la licencia, bajo el nombre de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia. Bajo el aspecto de un título de lucha, pero con un modo historia bastante completo, nos animan a revivir los hechos de la primera temporada. ¿Listos para uniros a Meliodas, Ban y el resto de los Pecados Capitales?

Como decía antes, la historia del juego hace que revivamos toda la primera temporada del anime, por lo que empieza todo con la búsqueda de la princesa Elizabeth de los Siete Pecados Capitales para salvar el reino del malvado yugo de los Caballeros Sagrados, y justo Meliodas (el capitán de los Pecados) quería salir en la búsqueda de sus antiguos camaradas, por lo que unen sus fuerzas. Por el camino irán reuniendo a parte del equipo, hasta descubrir por qué los Caballeros Sagrados, antiguos miembros honrados que luchaban por la justicia, se han vuelto unos villanos de manual.

The-Seven-Deadly-Sins

La historia del anime y del manga está bien. Es algo genérica, pero los personajes son geniales, lo que hace todo tan disfrutable. Por desgracia, en The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia, el argumento se cuenta de una manera nefasta no, lo siguiente. En esencia, iremos avanzando por la trama mediante misiones principales en el modo Aventura, y en ellos habrá unas secuencias de vídeo que contextualizan cada fase. El problema es que estas escenas son un desastre, al estar los personajes casi todo el tiempo estáticos, moviendo la boca y poco más. Cada vez que se atacan entre ellos, un personaje se medio teletransporta hasta donde está el otro, hay un pequeño sonido de un ataque, y vemos la conclusión. Encima, son tan cutres, que no han modelado los personajes que no son jugables, por lo que no veremos en ningún momento al doctor de los primeros capítulos, o incluso a Elaine, que es clave para el desarrollo de Ban y de King, por ejemplo. Incluso escenas tan divertidas del anime, como el reencuentro entre Meliodas y Ban, aquí es extremadamente cutre, dando bastante pena en general.

Eso por no mencionar lo mal explicado que está todo, por lo que si no hemos seguido el anime, directamente es complicado entender qué está pasando. Por eso me fastidia que haya un par de misiones más allá de la primera temporada, con unos cuantos hechos sacados de la segunda temporada, ya que está casi fuera de lugar, y no son nada épicas, pese a que lo deberían de ser.

A nivel jugable, The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia presenta dos modos de juego principales. Por un lado está Aventura, que está enfocado al modo Un Jugador, y es donde iremos desbloqueando nuevos personajes y escenarios para usar en el otro modo, Duelo, que son peleas directamente. En el modo Aventura tendremos que ir explorando las diferentes regiones de Britania con el Boar Hat, el bar móvil del equipo que va sobre un cerdo verde gigante. Esta exploración es muy básica, y en esencia sirve para ir de una localización a otra para acceder a las misiones de una región a otra.

The-Seven-Deadly-Sins

Estas misiones pueden ser de tres tipos: eliminar a una serie de enemigos de muy bajo nivel, una pelea como tal, o una fase de recolección con Elizabeth. Las primeras pueden recordar a veces a un musou, al ser enemigos muy débiles que no suponen un problema, estando el reto en acabar con todos ellos en el límite de tiempo que nos dan. En las fases con Elizabeth, la princesa no puede pelear, por lo que tenemos que depender de Hawk (el cerdito/mascota de la serie) para defendernos de los enemigos mientras recogemos unos objetos brillantes por el escenario. Sí, es tan emocionante como suena.

Las mecánicas básicas de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia no son nada del otro mundo, por lo que tenemos un ataque débil y rápido; otro fuerte pero más lento; un disparo para ataques lejanos y varios ataques especiales que consumen magia. En principio, hay varios tipos de personajes: los de ataque rápido, ataques mágicos y ataques poderosos. Los ataques especiales y otras habilidades únicas (como el ponernos en la espalda de los enemigos) consumen magia, que se recupera al poco tiempo; y los personajes con ataque mágico (como King) sólo pueden atacar cuando tienen magia, por lo que es bastante importante gestionar su uso. Además, al ir recibiendo ataques, se llenará un indicador de ataque especial, que nos permitirá lanzar un movimiento devastador que es capaz de quitar casi la mitad de la vida de un oponente común.

Las batallas son en escenarios 3D, por lo que hay bastante libertad a la hora de movernos, esquivar ataques, etc. Incluso los escenarios son destructibles, o que le da un toque épico a las peleas, como ocurre en el anime. Sin embargo, las mecánicas son extremadamente sencillas, y aunque cada personaje tiene ciertas particularidades, al final todos se comportan de forma casi idéntica. Todo se reduce a seguir las mismas tácticas una y otra vez, al pelear contra una IA bastante básica que no supone un problema en la mayoría de ocasiones: un combo de ataques rápidos, para terminar el ataque poderoso. Cuando empezamos un combo, no tenemos opción de detenerlo, por lo que el oponente está perdido. Cuando lo lanzamos lejos, nos teletransportamos a su espalda, y a seguir. A veces lo podemos mezclar con alguna habilidad especial si vemos que nos empieza a lanzar muchos ataques, y sin parar. Hasta se pueden usar trampas que están escondidas en el escenario, y que pueden hacer daño, paralizar o llegar a curarnos.

The-Seven-Deadly-Sins

Lo dicho, todo es tan simple, que las peleas terminan por hacerse repetitivas. Además, los personajes no están bien equilibrados en absoluto, habiendo algunos que tienen unos movimientos extremadamente poderosos. Por ejemplo, los ataques finales de todos son una exageración, y cuando jugamos con un amigo en local u online, al final casi todo se reduce en ver quién es el primero que puede lanzar su ataque final.

El modo Aventura en general es bastante completo en el sentido de que hay muchas misiones secundarias. De hecho, hay más que principales, por lo que si queremos completarlo absolutamente todo, nos llevará bastante tiempo. En teoría, se van desbloqueando más misiones en función de la puntuación obtenida, pero con tantas misiones, da igual la calificación que obtengamos, ya que conseguiremos todas las misiones sí o sí. Al final, sólo sirve dicha calificación para el trofeo de completar las misiones con una S. Otro sistema que no tiene mucho sentido es el de la creación de objetos, ya que va intrínsecamente ligado a completar los niveles. Con las misiones secundarias obtendremos materiales para fabricar objetos que mejoran nuestra salud o nuestro ataque, y hacen los combates todavía más fáciles. También se necesitan unos cristales que obtenemos en las misiones, pero lo dicho, si completamos las misiones secundarias, automáticamente conseguiremos los materiales y los cristales, por lo que con un único sistema sería casi lo mismo.

Todo esto hace que las mecánicas de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia sean extremadamente simples y repetitivas. Quitando un combate final, no tuve ningún problema en ninguna misión, eso que los juegos de lucha son lejos de ser mi especialidad. Es cierto que para alguna pelea ocasional no está mal, pero se podría haber hecho algo muchísimo mejor.

The-Seven-Deadly-Sins

En la misma línea tenemos los gráficos. Se ha intentado usar un estilo cell-shading para emular el anime, pero todo es ciertamente muy cutre. Los modelos de los personajes son extremadamente básicos, y sus animaciones tampoco son nada del otro mundo. Me sorprende que haya tantísimos dientes de sierra en los personajes durante las pobres escenas de vídeo, que como ya he mencionado antes, tienen una calidad bochornosa. Los escenarios tampoco es que sean mucho mejores, al ser bastante simples y sosos. Lo mejor de The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia a nivel técnico es que los escenarios son bastante interactivos, pudiendo mandar volando a los oponentes por una casa y ver cómo esta se destroza. Eso sí, el frame rate cae en picado, lo cual me parece totalmente inexplicable dada la calidad general de los gráficos.

Lo que me sigue fascinando es que sólo haya modelos de personajes controlables. La forma de “solventar” esto en las escenas en las que sale Elaine o algún otro personaje importante es poner su icono en pantalla y como si hablara una voz en off. Lo dicho anteriormente, cutre a más no poder.

En el sonido, tampoco es que tengamos algo mucho mejor. Las voces en japonés creo que son las del anime (yo vi la serie en español desde Netflix), lo cual es bueno para los fans, al mantener el mismo doblaje. Los efectos tampoco están muy mal, así que no hay mucho problema ahí. Donde sí que hay un fallo grave es en la pérdida de la banda sonora original de la serie, que es fantástica. Aquí tenemos unas canciones de fantasía de acción genérica, pero con muy pocos temas, por lo que no es un reemplazo aceptable ni muchísimo menos. Otros juegos basados en animes también sufren este problema (por temas de licencias básicamente), pero suelen tener canciones más o menos similares, por lo que no es algo tan digno de mención.

The-Seven-Deadly-Sins

Conclusión

Parece que The Seven Deadly Sins: Knights of Britannia se ha hecho con el presupuesto que le sobraba a Bandai Namco mientras hacía Dragon Ball FighterZ, ya que todo es extremadamente simple: las mecánicas, la forma de presentar la historia y el apartado técnico. Estamos ante una licencia bastante espectacular que podría haber dado lugar a un juego muy divertido y lleno de batallas épicas, pero el resultado final es bastante decepcionante.

Estamos ante un producto que es únicamente apropiado para los fans más acérrimos de la licencia, ya que de lo contrario, nos llevaremos un chasco bien grande. Espero que los próximos juegos de lucha basados en Black Clover y especialmente My Hero Academia (dos animes que me gustan bastante, sobre todo el segundo) salgan mucho mejor parados, ya que los fans de cada una de las licencias nos merecemos bastante más.

5

Nos consolamos con:

  • Muchas misiones a completar. Si queremos completarlo todo al 100% tendremos juego para rato
  • Poder controlar a los Siete Pecados Capitales (sí, a los siete)
  • Escenarios destructibles…

Nos desconsolamos con:

  • … Pero que empeoran el rendimiento de forma brutal
  • Técnicamente muy, muy justito
  • La historia está contada de forma desastrosa, y con unas escenas de vídeo que dan pena
  • Mecánicas simples y misiones muy repetitivas

Ficha

  • Desarrollo: NatsumeAtari
  • Distribución: Bandai Namco
  • Lanzamiento: 09/02/2018
  • Idioma: Textos en Castellano y voces en Japonés
  • Precio: 54,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *