7

The Little Acre

TheLittleAcre

Desde hace unos años, cuando una nueva película de animación llega al mercado, es muy raro que sea en 2D, ya que el 3D ha hecho que casi todo esté hecho por ordenador. Esto no es malo como tal, ya que ha películas en 3D que son increíbles, pero personalmente echo de menos animación como las películas de Disney de antaño.

Por suerte, algunos desarrolladores piensan lo mismo, como los chicos de Pewter Games, que han utilizado animación hecha entera a mano para hacer The Little Acre. El aspecto visual es lo primero que me llamó la atención cuando descubrí el juego hace unos meses, pero como todos sabemos, el aspecto visual no lo es todo, por lo que ahora que el juego ha salido a la venta, toca descubrir si “chicha” detrás de toda esta gran capa de chapa y pintura.

La historia de The Little Acre nos traslada a la Irlanda de medidados del siglo XX. El padre de Aidan es un científico que ha desaparecido misteriosamente, y mientras su hijo lo busca, debe cuidar a su propia hija, Lily, que es tan adorable como aventurera e inquieta. Investigando los experimentos de su padre, Aidan viaja por accidente a un mundo mágico donde parece haber desaparecido su padre, por lo que Lily no se lo piensa dos veces y va detrás de Aidan para rescatarlo también.

the-little-acre_screen9

Este sencillo argumento empieza bastante de sopetón, dejando que seamos nosotros los que vayamos uniendo las piezas de quiénes son estos personajes, cuál es su situación familiar, etc. Esto no está mal, pero por desgracia, no termina de despegar del todo. O mejor dicho, no terminan de aprovechar todo su potencial. Tan pronto estamos buscando al abuelo de Lily como de repente se ha acabado el juego de una forma muy anticlimática, sin llegar a explorar a fondo a Aidan, los personajes secundarios o el extraño mundo al que viajan.

Esta sensación de que todo acaba muy pronto también se traslada a la parte jugable por desgracia, y es algo que lastra el juego bastante. En esencia, The Little Acre es una aventura gráfica “point and click” muy clásica, teniendo que resolver diferentes rompecabezas para poder progresar en la trama.

Estos puzzles no son demasiado complicados, y están siempre limitados a la zona en la que estamos, por lo que la solución siempre está al alcance de nuestra mano. Aun así, si nos llegamos a atascar, podremos pedir pistas al juego, por lo que los rompecabezas no están ahí para que nos atasquemos o estrujemos mucho el cerebro.

the-little-acre_screen6

Al menos, los puzzles tienen sentido dentro de la trama, y son bastante simpáticos. Esto es algo recurrente cuando controlamos a Lilly, al usar no solo los objetos del inventario, sino también a nuestro perro o a una criatura del mundo mágico para resolver los puzzles. He jugado en Xbox One, y el control se ha adaptado bastante bien al mando. Sin embargo, para algunos rompecabezas en los que hay que usar un objeto del inventario en poco tiempo, se echa en falta la mayor precisión del ratón.

Desde el principio, los puzzles de The Little Acre no son complicados, pero a medida que avanza la aventura, se van haciendo más fáciles y simples, como si hubieran tenido que hacerlos deprisa y corriendo para que la trama progrese y llegar al final. Por ejemplo, al principio los puzzles tienen lugar en toda la casa de Aidan y Lilly, teniendo que ir al cobertizo, al patio o diferentes habitaciones. Luego todo está siempre en la misma sala, o en otras ocasiones ni siquiera tenemos que usar nada del inventario, sino pulsar un interruptor y ya.

De hecho, estos últimos puzzles son más y más frecuentes consistiendo a veces una escena en pulsar un botón y ya se pasa a la siguiente. Esto hace que el ritmo sea algo irregular, y como los tiempos de carga son algo larguillos, cortan el ritmo.

The Little Acre Screen7

Todo esto es una verdadera lástima, porque el juego tenía muchísimo potencial para más. Además, la aventura se puede completar en un par de horas sin ningún problema. Hasta hay un logro por hacerlo en menos de una hora para que os hagáis una idea de su corta duración.

Donde The Little Acre no decepciona lo más mínimo es en su apartado técnico. Los escenarios, diseños de personajes y sus animaciones son increíbles. Me ha gustado sobre todo el diferente estilo visual entre el mundo real y el mundo mágico, donde todos son muy adorables. Lilly ya lo es en el mundo real, con que en este nuevo mundo ya ni digamos.

La música no es que sea nada del otro mundo, pero el doblaje en inglés está a un nivel muy alto. Nuevamente, Lilly es la verdadera estrella en este aspecto. La traducción a nuestro idioma no está nada mal, aunque hay un bicho al que le cambian el nombre entre la versión traducida y la original en varias ocasiones.

The Little Acre Screen1

Conclusión

La sensación que se te queda tras completar The Little Acre es que podía haber dado mucho más de sí. El inicio es bastante bueno, y aunque engancha, es cierto que se va desinflando a medida que avanzas al ser cada vez más simple, lo que hace que el final tan precipitado no ayude.

Aun así, me parece una aventura gráfica recomendable para los que busquen una experiencia corta, sencilla y divertida. El precio está bien ajustado para que pueda llegar a merecer la pena dada su corta duración. Así que, si no buscáis nada demasiado complejo, y queréis disfrutar de un apartado visual muy llamativo, The Little Acre os hará pasar un buen rato.

7

Nos consolamos con:

  • El juego es bonito a rabiar.
  • El personaje de Lily es genial.
  • Es bastante divertido…

Nos desconsolamos con:

  • … Pero termina por ser excesivamente simple.
  • Muy corto.
  • Final demasiado precipitado.

Ficha

  • Desarrollo: Pewter Games
  • Distribución: Curve Digital
  • Lanzamiento: 13/12/2016
  • Idioma: Textos en español y voces en inglés
  • Precio: 12,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *