9

Tetris Effect

Tetris Effect

Uno de los juegos más clásicos del medio es sin duda Tetris. Este clásico conquistó prácticamente todo el mundo, gracias a sus sencillas mecánicas, accesibilidad y clásica música. Estamos hablando de uno de los juegos más conocidos y vendidos de la historia, con montones de versiones que se han ido publicando con los años. Esto ha hecho que sea algo complicado emocionarse por cada nuevo lanzamiento de Tetris, al no variar mucho la fórmula. Lo más cerca que estuvo fue hace poco al mezclarlo con PoyoPuyo, algo interesante y novedoso.

Sin embargo, este E3 me llevó una sorpresa enorme con el anuncio de Tetris Effect. Llevaba todavía poco tiempo con PSVR, con que estaba como loco disfrutando el gran catálogo disponible, y uno de los juegos que más me sorprendieron fue REZ Infinite. Al escuchar que Enhance Games, liderado nuevamente por Tetsuya Mizuguchi, iban a ofrecernos una nueva forma de ver Tetris. Tras probar una demo hace unos meses, me terminaron de conquistar, y ha llegado la hora de sentir el llamado “Efecto Tetris” en nuestras carnes con una de las revisiones de un clásico más impresionantes que hay.

Nada más empezar, veremos dos grandes modos de juego. Por un lado Viaje,una especie de modo Campaña en la que ir superando bloques de 3,4 ó 5 niveles, unidos entre sí por alguna especie de temática. Es básicamente el modo principal, y el más recomendable para empezar, al servir para desbloquear los diferentes niveles y canciones de los que hace gala Tetris Effect.

Tetris Effect

Antes de nada, sí, Tetris Effect se juega como el Tetris de toda la vida, por lo que no hay ningún misterio en ese sentido. Nuestro objetivo es mover las fichas para que formen líneas, y así eliminarla del tablero, antes de que se llene y se acabe la partida. En cada fase tendremos un objetivo de líneas a completar, pudiendo moverlas, girarlas entre sí o “guardarnos” una ficha para cuando la necesitemos más adelante. Todo esto es lo clásico, aunque hay una novedad. Con el modo Zona, pararemos el tiempo, y podremos crear varias líneas de una tacada. La gracia es que las líneas completadas no desaparecen hasta acabar el indicador de Zona, por lo que se nos amontonarán las fichas durante un tiempo, lo cual puede terminar por ser nuestra perdición. Pero tranquilos, que si el tablero se llena, se sale antes de este modo especial, eliminando así las líneas que habíamos completado. Los más expertos son capaces de eliminar más de 15 líneas de golpe, aunque personalmente, con una vez que eliminé 10 ya me sentí muy satisfecho. Es una mecánica sencilla, pero que añade una buena capa estratégica, o al mismo tiempo, nos puede dar un respiro.

Por suerte, Tetris Effect es mucho más que estas mecánicas ya de sobra conocidas y la novedad del modo Zona, ya que este juego es casi más una experiencia que otra cosa. Si habéis probado algún título de Tetsuya Mizuguchi (el mencionado REZ o el infravalorado Child of Eden), sabréis que la música es muy importante en sus obras, y no podía ser más cierto en este caso. Cada nivel que visitemos tiene un tema en particular, al cual añadiremos notas mientras juguemos. Mover una ficha, girarla, colocarla o hacer una línea producen diferentes efectos, que suman a la canción, quedando por lo general bastante bien siempre. También es cierto que me sentía llevado a jugar de tal forma que creara melodías placenteras, de modo que al mover los Tetrominos, tenía dos objetivos: crear música que no fuera un despropósito, y completar las líneas.

El diseño musical de Tetris Effect es para quitarse el sombrero, pero es solo una parte de la experiencia. El otro gran pilar es el apartado visual, al emplear montones de luces y efectos en cada nivel, con diferentes skins para las piezas que tienen que ver con la temática de dicha fase. De este modo, una fase puede ser un viaje por el desierto junto a unos camellos, viajar por una ciudad llena de rascacielos con música de jazz de fondo, un viaje en globo en busca de nuestra propia identidad, etc. La música y la temática visual casan a la perfección, pero esa es solo la punta del iceberg.

Tetris Effect

Al igual que la música cambia por lo que hacemos, también lo hace el escenario. Puede que hacer unas líneas creen una bocanada de viento en una fase, para que en otra dos bolas de energía colisionen con cada nueva línea completada. Al mismo tiempo, a medida que vamos completando el objetivo de líneas, la canción irá progresando, con nuevos efectos visuales (muchas veces creando pequeñas historias) y más efectos de sonido. Un gran ejemplo es una fase con motivos tribales, que al principio nos lleva a una danza tribal, para luego animarse muchísimo porque un volcán ha entrado en erupción, por lo que el ritmo de juego ha aumentado muchísimo.

Lo particular de Tetris Effect es que la velocidad no aumenta con cada nuevo nivel o cada conjunto de líneas completadas, sino que la velocidad a la que caen las piezas dependen por completo de la canción en la que estemos. Es cierto que los últimos niveles son más rápidos que los primeros, pero siempre hay claras subidas y bajadas de ritmo, para adecuarse al tema de turno, y lo más importante, ir cambiando nuestra forma de jugar. No exagero al decir que Tetris Effect ha logrado ponerme tenso cuando iba a toda pastilla en un nivel, para luego relajarme con una fase placentera junto a unos delfines submarinos, antes de apretar el ritmo otro poco. Es una montaña rusa de emociones, creando un ritmo trepidante, y que el nombre de Viaje se lo gane a pulso este modo.

De hecho, es un viaje emocional, ya que el juego logra llegarte muy adentro, entre la música, los efectos visuales y los cambios de ritmo. No soy muy fan de Tetris (es más, ni me gusta mucho ni se me da bien), pero fue empezar a jugar, y no poder soltar el mando durante todo este trayecto. Es un flujo constante de estímulos para el cerebro y el alma, que pocas veces había vivido en un videojuego. Lo más comparable podría ser el Área X de REZ Infinite, pero eso es más un aperitivo para todo lo que ha logrado Mizuguchi en Tetris Effect.

Tetris Effect

Había momentos en los que gracias a toda esta combinación de estímulos, no me daba cuenta del tiempo que llevaba jugando, y hasta me permitía centrarme en la partida de una forma que absolutamente nunca me había pasado al jugar a Tetris. Hasta notaba que había mejorado muchísimo por todos estos cambios de ritmo, ya que si bien al principio las pasaba canutas cuando la velocidad pasaba de 10, al final me sentía algo más cómodo, y hasta veía mejor en mi cabeza las posibles combinaciones de Tetrominos para eliminar la mayor cantidad posible de fichas.

Tras acabar el modo Viaje (ojo al sublime nivel final, que es para aplaudir) a las pocas horas, desbloqueamos la opción de revivir cada nivel, pero solo por el hecho de disfrutar de los efectos visuales y la música, sin preocuparnos del rompecabezas.

Todo esto nos lleva a la otra gran opción del juego, Effect, donde nos encontramos con una multitud de modos. Hay algunos muy clásicos, como el Maratón o su vertiente infinita para completar 150 líneas o las que podamos. Otras son pequeñas variaciones, como acabar con el mayor número de líneas en un límite de tiempo, o incluso jugar con velocidades de Mach X, de modo que la ficha cae automáticamente sin que la veamos moverse, algo apto solo para los más expertos. Pero no todo tiene por qué ser estresante, ya que en Tetrs Effect hay modos relajantes donde no tenemos que preocuparnos de un Game Over, y en su lugar, solo tenemos el objetivo de dejarnos llevar entre la música, las luces y los Tetrominos. Me sorprende lo fácil que es entrar en modo Zen al jugar de esta forma, casi como si el juego te hubiera echado un embrujo.

Tetris Effect

Aun así, los modos que más me han sorprendido son los especiales, y que cambian bastante nuestra forma de jugar. Un buen ejemplo es en el que tenemos que acabar con un conjunto de líneas prefijadas usando unas pocas piezas concretas, por lo que tenemos que ver cómo encajan para completar el mayor número posible de paneles. En otro, cada cierto tiempo caerán los bloques I en una zona marcada, por lo que tenemos que replantear nuestra estrategia en base a dichas piezas. Otro modo nos propone jugar con reglas aleatorias cada pocas fichas, de modo que a veces una pieza puede ser gigantesca, o puede estar infectada (el foco de otro modo), de modo que si no es eliminada, destruirá las piezas de su alrededor, dejando muchos huecos que nos pueden dejar vendidos.

Como podéis ver, Tetris Effect viene cargado de modos para que tengamos muchas formas de jugar a este clásico título, aunque hay una omisión muy importante: el multijugador. No podemos jugar en local con un amigo, y aunque entiendo que por todo el énfasis en la música, habría sido complicado, es una omisión importante, ya que algo típico de los juegos de Tetris era jugar con nuestros amigos en local.

Al menos, hay mucha progresión para que estemos jugando durante muchas horas, al ir subiendo de nivel para desbloquear nuevos avatares con los que aparecer representados en la bola del mundo. Incluso hay eventos los fines de semana en los que todos los usuarios del mundo colaboran, y los que participen se llevan alguna recompensa especial, como un nuevo avatar exclusivo. Es algo bastante atractivo, y la recompensa por llegar al nivel 50 es fantástica, aunque si por algún motivo no la habéis descubierto todavía, no la voy a contar aquí.

Tetris Effect

A nivel técnico, hay que quitarse el sombrero ante lo que ha hecho Enhance Games. Ya he comentado lo increíble que es el espectáculo de luces de cada nivel, con las skins, los efectos y demás. Esto es en general, pero una de las gracias de Tetris Effect es que podemos jugar con PSVR, y si en plano el juego ya impresiona, en VR estamos ante algo sencillamente mágico. Es así como he jugado la mayor parte del tiempo, y esa sensación de concentración, asombro, tensión y relajación se incrementan enormemente gracias a la Realidad Virtual. Es un juego perfecto para enseñar la tecnología a cualquiera y dejarle con la boca abierta, ya que no marea en absoluto, la definición es altísima, y es de los mejores espectáculos que hay a nivel visual en Realidad Virtual, y en cualquier juego a decir verdad. De nuevo, lo comparo con el Área X de REZ Infinite, pero aplicado durante horas y con mucha más variedad de elementos artísticos.

La música es igual de importante para que el juego impresione tanto (en plano y en VR), y este es otro aspecto brillante. La selección de temas es digna de elogio, y la forma en la que parece que todo sonido que añadimos queda bien me parece sorprendente. Quiero destacar varios temas que me han enamorado, como el de la ciudad de jazz, el primer nivel con el “I’m yours forever” que conocemos desde el anuncio, el nivel de los globos, y la fase final. No podía haber mejor tema para acabar el título, ya que logra aunar todas las experiencias que hemos vivido a lo largo del viaje.

Conclusión

Tenía mucha fe puesta en Tetsuya Mizuguchi y Enhance Games tras REZ Infinite, pero no me esperaba para nada que me conquistaran tanto con un Tetris, juego que nunca me ha terminado de hacer mucha gracia. El espectáculo audiovisual con el que invade el juego nuestro cerebro y hasta nuestro alma en cada momento es indescriptible, y por mucha parrafada que suelte, me quedaré corto para todo lo que te puede hacer vivir el juego.

Es cierto que, a la hora de la verdad, no deja de ser un Tetris con “brilli-brilli” para hacerlo más vistoso, pero eso no quita que te pueda hacer sentir más emociones que muchos otros juegos con muchas más mecánicas. La forma de aprovechar la música y el apartado visual son magníficas, creando una sinestesia entre nuestros sentidos y el juego que pocas veces se pueden disfrutar en el medio. Todas estas sensaciones se incrementan exponencialmente al emplear PSVR, siendo este Tetris Effect uno de los mejores motivos para hacerse con este dispositivo, sin ninguna exageración.

Es una pena que no haya un modo multijugador local u online para disfrutar con nuestros amigos, pero entre el increíble modo Viaje, tantos modos para disfrutar en Effect y la progresión, tendremos juego para rato. Por tanto, a poco que os guste el Tetris y/o disfrutéis de los juegos musicales, tenéis que jugar a Tetris Effect. Que el precio de 40€ no os eche para atrás, ya que Enhance Games nos han traído uno de los mejores títulos de este increíble año 2018, y han logrado actualizar un clásico entre clásicos para ofrecernos la que, seguramente, es la mejor versión de Tetris de la historia.

9

Nos consolamos con:

  • Selección musical increíble
  • El modo Viaje es apabullante. Esos cambios de ritmos y la unión entre niveles te dejan con la boca abierta
  • El apartado visual en su conjunto. Sencillamente impresionante
  • La combinación de juego, música y audio te hacen sentir todo tipo de emociones, sobre todo si usamos PSVR
  • Multitud de modos para que no nos aburramos en mucho tiempo

Nos desconsolamos con:

  • La falta de un modo multijugador
  • No todas las canciones están al mismo nivel, con algún tema mucho más olvidable que los demás

Ficha

  • Desarrollo: Enhance Games/Resonair/Monstars
  • Distribución: Enhance Games/Sony
  • Lanzamiento: 09/11/2018
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 39,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *