8

Super Mario Party

Super Mario Party

Una de las cosas que más me gusta de la nueva dirección de Nintendo son sus anuncios exprés. Estos anuncios son, básicamente, presentaciones de títulos nuevos de los cuales no se sabe absolutamente nada y de pronto, sin comerlo ni beberlo, tienes fecha de lanzamiento para dentro de unos pocos meses. Mario Tennis Aces o Ys VIII: Lacrimosa of DANA son algunos de los ejemplos de esta estrategia que tanto adoro. En el pasado E3 2018, Nintendo volvió a las andadas y presentó Super Mario Party, el título llamado a ser el mejor de la franquicia gracias a la innovadora tecnología que incorpora los Joy-Con y a la multitud de nuevos modos de juego cooperativos y competitivos.

El equipo japonés ND Qube vuelve a la carga con una nueva entrega del “party game” por excelencia tras sus reguleros trabajos con Mario Party 10, Mario Party: Star Rush y y Mario Party: The Top 100 para Wii U y Nintendo 3DS respectivamente. Este nuevo Super Mario Party llega con muchas novedades jugables, decenas y decenas de minijuegos para todos los miembros de la familia y por primera vez, un modo en línea para poder jugar con tus amigos, sin importar la distancia que te separen. ¿Será otro batacazo o el virus Switch lo convertirá en el techo de los juegos casual?

El torneo que lo decidirá todo

¿Parece mentira eh? Pues si, Super Mario Party tiene un modo historia. Vale que no es lo más profundo a nivel narrativo, no deja de ser un juego basado en el universo de Super Mario, pero al menos le da una razón de ser y existir. La trama comienza con varios personajes, entre ellos Mario, discutiendo sobre quien es el personaje más famoso de la saga. Como no se ponen de acuerdo, deciden crear un torneo que corone al personaje más popular de la franquicia, a la Super Estrella. Como no podía ser de otra manera, Bowser y sus esbirros se entrometen en la discusión y reclaman su derecho a participar en este torneo, pues guste o no, son parte importante de la saga Super Mario. De hecho, gracias a los poderes mágicos de Kamek y a la gestión y organización del binomio Toad y Toadette, el parque abre sus puertas en un abrir y cerrar de ojos. Las bases son sencillas: aquel que consiga antes la Gema del Espíritu, la Gema del coraje, la Gema de la pasión, la Gema de la tenacidad y la Gema del amor ganará el título de “Super Estrella de la saga Super Mario”.

Super Mario Party

Nada más comenzar esta aventura, se puede configurar el número de consolas y mandos para jugar. Si se quiere cambiar esta configuración, se tendrá que hablar con el Toad azul de la entrada y salir de la plaza (una pena no poder hacer esto sobre la marcha). Una vez configurada la partida podemos elegir a nuestro personaje favorito de entre la nada envidiable cantidad de 16 personajes entre los que se encuentran Mario, Luigi, Peach, Daisy, Rosalina, Yoshi, Waluigi, Wario, Bowser, Bowsy, Koopa Troopa, Monty Mole, Hermano Martillo, Goomba, Shy Guy y Boo. Existen cuatro personajes ocultos que deben ser desbloqueados. Para ello deberás jugar al juego, pero no tardarás en poder tener acceso a ellos.

Modos cooperativos y competitivos

Nada más iniciada la aventura y configurada la partida – esto incluye lo que he comentado anteriormente – tendremos acceso al parque temático, a la plaza donde se desarrolla todo el torrente de diversión que ofrece Super Mario Party. En dicha plaza podemos hablar con multitud de personajes conocidos de la saga Super Mario como los Toad, Toadette, Kamek o a Birdo entre muchos otros. Todos estos personajes siempre tendrán algo interesante que contar. No dudes en darte un paseo por el perímetro de la plaza para conocer la ubicación de los distintos tableros y de las salas extra para familiarizarte con todo lo que ofrece el cartucho de Nintendo Switch.

En el vestíbulo principal se puede distinguir los tres grandes juegos que componen este nuevo y precioso Super Mario Party. Por orden, y de izquierda a derecha, tenemos el Torrente de aventuras, Mario Party y finalmente A todo ritmo, un verdadero descubrimiento y uno de mis paneles favoritos que incluyen, para mí, los mejores minijuegos de todos. En el resto del perímetro del parque podemos encontrar distintos extras interesantes, así como un escenario principal especialmente reservado para el ganador absoluto, aquel que consiga todas las gemas… ¡LA SUPER ESTRELLA!

Super Mario Party

Super Mario Party centra, como no podía ser de otra forma, todos sus esfuerzos en los tableros Mario Party y Mario Party por parejas. En este juego de mesa podemos jugar solos y competir contra nuestros adversarios, o bien, jugar en pareja para conseguir monedas y poder canjearlas por estrellas. Aquel que consiga más estrellas, gana. Para jugar a Mario Party cada uno de los personajes dispone de un dado, su dado, el cual contiene una numeración determinada e incluso algún que otro bonus. ¿Es cada personaje distinto al otro? Sí, cada protagonista tiene su propio dado y por lo tanto, sus propias ventajas y desventajas. Échale un vistazo al tutorial del Party Pad para conocer las diferencias entre los distintos personajes.

El tablero de Mario Party, además, permite jugar a un sinfín de minijuegos repartidos en 4 tableros – más un secreto –. Puedes establecer el número de rondas para que la partida dure hasta dos horas aproximadamente. Como es el juego principal, en Mario Party encontrarás, no solo pruebas para conseguir monedas, sino también amenazas campando por el tablero, personajes desbloqueables, bonificaciones, atajos, cofres con suculentos tesoros… De verdad, este modo de juego es largo y muy muy divertido. Además, siempre puedes “putear” a tus rivales robándoles monedas para alzarte con la victoria.

Otro tablero importante y muy divertido es el Torrente de aventuras. Esta vez, dejamos la competitividad de lado para centrarnos en una aventura puramente cooperativa. En esta prueba tenemos que remar, gracias a los movimientos de los Joy-Con, a través de un rápido para llegar a nuestro destino antes de que se agote el tiempo. Parece fácil pero no lo es, pues tenemos un tiempo muy limitado para llegar al final del trayecto. Para conseguir tiempo extra tenemos que reventar ciertos globos que se encuentran entre los distintos 15 tramos de este tablero y superarlo cuanto antes, solo así podremos conseguir tiempo extra y poder seguir avanzando en la aventura.

Super Mario Party

Nos tenemos que poner de acuerdo entre los distintos integrantes de la balsa para poder remar en la dirección deseada y solo de esta forma, podremos conseguir el tiempo necesario para superar la prueba, para sortear obstáculos y/o enemigos, para propulsarnos para ganar metros o bien, para conseguir segundos extras que alarguen el periplo. Personalmente, es uno de mis tableros favoritos de Super Mario Party ya que el componente cooperativo es más agradable de jugar pese a que discusiones, las va a haber. Además, el juego tiene enemigos bien conocidos, incluso de proporciones mastodónticas… ¡Es una pasada!

Y no menos importante, el que más tiempo dedicamos en casa sin lugar a duda, es el tablero A todo ritmo. ¿El motivo? Es el menos exigente y el más desenfadado pese a tener un fuerte componente competitivo. Mi hijo lo disfruta muchísimo porque tiene un sistema basado en juegos rítmicos y hace que toda la casa se ponga “bailonga”. Es realmente entretenido y tiene tres niveles de dificultad: Normal, Remix (un modo normal extendido) y Difícil. Si tengo que poner una pega a este tablero es la poca variedad de minijuegos rítmicos que incluye Super Mario Party, espero que se vayan incorporando más con el tiempo porque realmente es muy disfrutable.

Super Mario Party

La gran novedad es la incorporación de un modo multijugador en línea, también llamado Mariotlón. Lamentablemente, no todo es oro lo que reluce y este modo, pese a tener un gran atractivo, se queda bastante lejos de ser una experiencia satisfactorio. ¿El motivo? Tan solo podemos jugar a cinco minijuegos de una selección de diez, por lo que la diversión está bastante limitada, o más bien, se transforma en repetitiva siendo el único atractivo el hecho de poder competir contra amigos sin tenerlos presencialmente en tu comedor o habitación en las diferentes copas que se ofrecen. Otro de los puntos más negativos que tiene Super Mario Party en este sentido es que el servicio en línea, ese que ahora cuesta 20 euros al año, no funciona del todo bien ya que nos puede emparejar con jugadores de todo el mundo, con todo lo que implica a nivel de latencias. Muy pocas partidas he jugado donde todo fluya de forma satisfactoria.

Quizás te sepa a poco los modos de juego, sobre el papel lo parecen, pero existen más distracciones en Super Mario Party. La más llamativa es una de las dos salas de recreo de Toad en la que podemos disfrutar de cinco minijuegos más para poder disfrutar solos, en compañía de nuestros amigos o familia e incluso, jugar a modos exclusivos donde se requiere otra Nintendo Switch. Si no es tu caso, lamentándolo mucho, te tendrás que fastidiar pues un minijuego en concreto es exclusivo para dos consolas. Exclusivo, muy exclusivo, demasiado.

Conclusión

No os voy a mentir, no he jugado a todos los Mario Party que existen, pero he jugado a los suficientes como para afirmar que Super Mario Party es el que más me ha divertido y el que más contenido me ha ofrecido. A simple vista, parece que el juego dispone de pocos tableros pues el bautizado como Mario Party dispone de dos versiones, uno para jugar solos y otro para disfrutar en pareja. Quitando esos dos tableros, el juego parece dejarnos únicamente con Torrente de aventuras y A todo ritmo como únicas alternativas al modo principal o más popular de la franquicia.

Lejos de eso, tenemos una misión principal que completar, un tablero oculto que desbloquear, un modo Mariotlón en línea para jugar con jugadores de todo el mundo o contra tus amigos, estén donde estén; varias salas de recreo Toad donde perder más horas y un modo libre para jugar a los minijuegos que más gusten de una forma menos competitiva. Para que veáis que esto es un verdadero “quemahoras” os diré que solo una partida a Mario Party por parejas puede durar entre 60 minutos (10 rondas) y dos horas (20 rondas) y entre turno y turno, se juega a uno de entre más de 80 minijuegos donde competir, colaborar y reírse solo o en compañía.

Super Mario Party

El apartado gráfico y sonoro, la fidelidad de movimientos que ofrecen los Joy-Con y lo bien llevados que están los minijuegos hacen que Super Mario Party sea un espectáculo en todos los sentidos. Además, algo que valoro muchísimo de este título es que antes de empezar un minijuego, podemos practicar tantas veces queramos y eso es algo realmente bueno. Estoy convencido que habrá mucho más apoyo por parte de Nintendo en este título en forma de actualizaciones con contenido extra gratuito, como ha ocurrido en otros grandes títulos como Splatoon 2, ARMS o Mario Tennis Aces. Es un juego que recomiendo, encarecidamente, para todos aquellos que disfruten con su pareja, familia o amigos, pues es el remedio perfecto para amenizar esas tardes de fin de semana que prometen ser un coñazo.

¿Recomiendo Super Mario Party para un solo jugador? Para ser francos, no es la mejor decisión a no ser que te pueda conseguir todo el contenido oculto que hay en el juego en forma de personajes jugables, pegatinas, temas sonoros y un largo etcétera de coleccionables que “vende” el Party Pad. Sin lugar a duda, es un juego que se disfruta en compañía, con dos, tres o hasta cuatro amigos. La verdadera magia es cuando puedes juntar dos consolas Nintendo Switch a la vez y ver como entre ellas, se transforman en una única pantalla para ciertos minijuegos. ¡Que viva Super Mario Party!

8

Nos consolamos con:

  • Visualmente es precioso y a nivel sonoro, una gozada
  • Los Joy-Con responden a la perfección
  • Los tableros “A todo ritmo” y “Torrente de aventuras” le da más variedad al clásico “Mario Party”
  • Muchos personajes y todos únicos para el tablero principal
  • Por fin tenemos un modo en línea
  • Poder practicar antes de jugar a un minijuego se agradece muchísimo

Nos desconsolamos con:

  • El modo en línea, pese a existir, va bastante mal y tiene pocos minijuegos
  • Quizás falta un tablero más pese a que hay diversión para horas en el cartucho original
  • Discusiones, divorcios, herencias perdidas, vajillas rotas… Todo es posible en ese juego
  • Un minijuego es exclusivo para jugar con dos consolas. Sé que existe y no puedo jugar ergo me enfado y no respiro

Ficha

  • Desarrollo: ND Qube
  • Distribución: Nintendo
  • Lanzamiento: 05/10/2018
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 59,95 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *