7

Super Lucky’s Tale

Super-Lucky's-Tale

Al pensar en los exclusivos de Xbox, lo normal es pensar en juegos más bien hardcore, ya sean shooters o títulos de velocidad. Sin embargo, de vez en cuando se han intentado acercar a un público más familiar en otros géneros donde no se ubica fácilmente a la compañía, como las plataformas. En la primera Xbox de hecho apostaron más o menos fuerte por las plataformas con Blinx, un gato que barría la basura temporal de las épocas por las que viajaba.

Siguiendo con el fuerte regreso de los plataformas 3D de este 2017, Microsoft sorprendió el pasado E3 al anunciar Super Lucky’s Tale, un plataformas protagonizado por un adorable zorro que ya había protagonizado un juego exclusivo de Oculus Rift. Esta vez deja de lado la Realidad Virtual para ofrecer una aventura de las clásicas, teniendo que luchar contra el enemigo más temible de la historia: unos adorables gatos de lo más variopintos.

La trama en Super Lucky’s Tale es lo de menos, ya que no es más que una simple excusa para adentrarnos en los niveles para saltar y recoger todos los coleccionables posibles. Básicamente, Lucky es un protector que todavía no se adentrado en ninguna aventura. Sin embargo, un grupo de malvados gatitos ha cogido un libro con un fuerte poder mágico, y se han quedado atrapados en su interior, desde donde pueden causar el caos. Lucky se adentra en el libro para pararles los pies, y de paso, probar que puede ser un gran héroe.

Super-Lucky's-Tale

Sí, el argumento es muy simple, pero funciona en el contexto del juego, ya que recuerda a los plataformas de antaño, donde simplemente somos el héroe que tiene que detener al villano de turno. Encima, en las cinemáticas del inicio y el final contamos con doblaje a nuestro idioma, lo que da más una sensación de cuento, lo cual gustará sobre todo a los más peques de la casa.

Básicamente, Super Lucky’s Tale es un plataformas 3D con una cámara pseudo-fija que recuerda a la vista en Super Mario 3D World. El único control que tenemos es para girar algo el ángulo de la cámara, aunque no siempre tendremos esta opción, así que casi como si nos olvidamos del stick derecho.

Lucky es un personaje que tiene los movimientos básicos de una mascota plataformera: doble salto, acabar con los enemigos saltando sobre ellos o dar un pequeño golpe con la cola. El movimiento más único del personaje consiste en meternos bajo tierra (en superficies apropiadas, claro), para así poder escarbar monedas o secretos adicionales.

Super-Lucky's-Tale

Visitaremos un total de 4 mundos, que tienen un mini-hub desde el que accedemos a cada nivel principal y opcional. Nuestro objetivo será conseguir los tréboles de cuatro hoja necesarios para abrir el jefe final de cada mundo, y así pasar al siguiente. Cada nivel principal tiene 4 tréboles posibles: uno por completar el nivel, otro por encontrar las letras LUCKY, otro por conseguir 300 monedas, y otro por encontrar algún secreto.

Super Lucky’s Tale no es muy complicado, con que será normal que completemos cada fase con al menos 3 tréboles, lo que nos permitirá progresar sin tener que repetir niveles en búsqueda de más tréboles. El trébol que siempre me ha dado más problemas es el de las monedas, ya que hay niveles en los que no hay tantas monedas como para hacer sencillo llegar a las 300, lo cual choca bastante, ya que en otros niveles se puede llegar a las 400 monedas sin problemas.

Los niveles como tal no son muy largos, pudiendo acabar cada uno alrededor de 5 minutos con bastante facilidad. Lo bueno es que son algo variados, algunos enfocándose en encontrar coleccionables en una zona más abierta, otros son de scroll-lateral, y otros consisten más en esquivar diferentes obstáculos.

Super-Lucky's-Tale

En el hub de vez en cuando desbloquearemos niveles opcionales, donde conseguir un trébol adicional. Estos niveles pueden ser un runner automático bastante simple, unos rompecabezas de mover estatuas, o una especie de Monkey Ball. No son nada desafiantes, pero sí que nos pueden ayudar para alcanzar los objetivos de tréboles de ese mundo.

Finalmente, los jefes finales son muy básicos, al tener que esquivar sus ataques, realizar una pequeña acción y repetirla 3 veces, cada vez con ataques algo más complicados. Así tenemos una aventura que se puede completar en unas 6-8 horas sin demasiados problemas, y consiguiendo prácticamente todo.

Algo que habréis notado en esta descripción es que Super Lucky’s Tale no es nada original, ya que sigue las reglas de los plataformas al pie de la letra. Esto no es malo, ya que el juego como tal funciona. No es perfecto ni mucho menos, ya que hay algún que otro bug (un enemigo al que tenía que matar atravesó el suelo y tuve que suicidarme para intentarlo de nuevo), la cámara de vez en cuando no nos da la mejor vista de los obstáculos, y los controles no son lo más preciso del mundo.

Super-Lucky's-Tale

También está el diseño de niveles, que no es gran cosa. No llega a impresionar en ningún momento, al ser todo tan típico. De nuevo, funciona, pero no sorprende ni nos llega a desafiar.

Visualmente, Super Lucky’s Tale es de lo más agradable. El estilo artístico es genial para que nos enamoremos de Lucky y el resto de habitantes a la primera de cambio. Es cierto que no tiene todo un nivel de detalle apabullante, pero funciona, y Lucky es sencillamente adorable. Cada mundo es muy diferente, y personalmente, me quedo con el tercer mundo, al mostrarnos un desierto poblado de yetis que solo quieren embalar regalos. ¿Se puede ser más mono? Lo que me choca es que, al menos en la Xbox One estándar, hay varios problemas de rendimiento destacables, lo que llega a impactar a la hora de jugar, con momentos en los que el mando no responde exactamente cuando lo deseamos, y eso no es agradable.

La banda sonora es bastante estándar, acompañando bien a cada nivel, pero sin destacar en ningún momento. De nuevo, las melodías que más me gustaron están en el mundo 3, aunque eso es cuestión de gustos. Las voces en español en las pocas escenas se agradecen (eso sí, la línea que dice Lucky al inicio de muchos niveles podría cambiar un poco más para no cansar), aunque me quedo con los ruiditos que hacen los jefes finales al hablar. Leer las amenazas de un gato mientras escuchamos “miau” es bastante divertido, la verdad.

Super-Lucky's-Tale

Conclusión

Lo peor de Super Lucky’s Tale es que es tremendamente genérico. No tiene nada que lo haga único, y se queda en un plataformas sólido y que funciona, pero que no llega a ser memorable en ningún momento. Como juego para disfrutar en familia está muy bien, pero más allá no va a llegar a enamorarnos.

Hay opciones mejores en Xbox, como Yooka-Laylee o próximamente A Hat in Time, estando los dos también en PC. Aun así, gracias a su bajo precio y atractivo aspecto familiar, no me importaría ver a Microsoft siguiendo con la licencia, para así ofrecer un plataformas más trabajado y destacable en el futuro.

7

 

Nos consolamos con:

  • Niveles variados
  • Aspecto visual muy adorable a todos los niveles
  • Perfecto para disfrutar en familia…

Nos desconsolamos con:

  • … Pero si somos mayorcitos, su sencillez no convencerá demasiado
  • Diseño de niveles muy estándar, sin llegar a sorprender en ningún momento
  • Problemas de rendimiento en Xbox One y varios bugs. Se debería haber pulido algo más

Ficha

  • Desarrollo: Playful
  • Distribución: Microsoft
  • Lanzamiento: 07/11/2017
  • Idioma: Textos y Voces en Castellano
  • Precio: 24,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *