8

Strikers Edge

Strikers Edge

Todos hemos jugado en algún momento al balón prisionero. La diversión de atacar con la pelota para luego ponernos a la defensiva es algo muy emocionante para disfrutar a cualquier edad. Sin embargo, en el mundo de los videojuegos no se ha plasmado demasiado, pudiendo contar con los dedos el número de juegos con esta ambientación.

Hace un par de años me sorprendió muchísimo Strikers Edge de Fun Punch Games, que por algo resultó ser el ganador de los Premios Playstation de Portugal del 2015. Con la idea de ofrecer un título multijugador para disfrutar con los amigos en local, además de un robusto modo online para jugar con cualquier persona, por fin ha llegado esta interesante propuesta. Afinad la puntería y calentad para esquivar ataques, que nos espera mucha acción.

¿Qué puede hacer más épica una partida de balón prisionero? Usar lanzas, shurikens, hachas y otras armas, por supuesto. Esta es un poco la premisa de Strikers Edge, al situar a dos equipos en cada campo, pudiendo lanzar proyectiles sin salir de nuestro área, además de esquivar los ataques del oponente. Obviamente, hay más chicha que sólo lanzar y esquivar, ya que también podemos bloquear los ataques o incluso realizar disparos especiales, para así aprovechar las habilidades únicas de cada uno de los personajes del juego.

Strikers Edge

Para equilibrar las partidas hay varias limitaciones para cada habilidad. Por un lado, las esquivas y los disparos consumen resistencia, por lo que no podemos ponernos en plan metralleta, al tener que racionar la energía para tener la suficiente en todo momento para realizar una esquiva en el último momento. Aunque claro, también podemos aprovechar un momento de debilidad del oponente para ponernos como locos a disparar, con que hay que equilibrar bien nuestra táctica.

El bloqueo es muy potente al anular cualquier daño, con que sólo contamos con tres bloqueos como máximo. Según pasa el tiempo se van recuperando, pero tienen que usarse como último recurso para no quedarnos sin ellos en el momento más inoportuno. Por último están los ataques cargados, teniendo que mantener el botón de ataque durante un tiempo, aunque a cambio, nuestra movilidad se reduce durante la carga. Esto nos deja indefensos, pero a cambio estos ataques no consumen energía, y cuando se lance, podemos pulsar un botón para usar el ataque especial de nuestro personaje, que puede ser duplicar el proyectil con forma de onda, explotar el proyectil o incluso hacer una carga hacia el shuriken como ninjas para dañar todo lo que esté en nuestro paso.

A todo esto hay que sumar que en los escenarios hay coberturas destructibles, por lo que bajo la aparente simpleza de Strikers Edge, hay bastantes sistemas que funcionan muy bien para crear una experiencia completa, y sobre todo, divertida. La principal pega que se le puede poner es que las partidas iniciales pueden hacerse algo cuesta arriba, debido a que nos cuesta movernos y apuntar con precisión al mismo tiempo, o sencillamente, tener en cuenta la energía al mismo tiempo que nos movemos (que al principio es un poco extraño y casi parece que nos deslizamos), apuntamos y vemos cómo en el último momento el oponente esquiva nuestro proyectil. Aun así, las bases siguen siendo lo suficientemente sencillas como para echar una partida rápida en cualquier momento y pasarlo en grande, lo cual es esencial en este tipo de títulos.

Strikers Edge

Otro aspecto muy a favor de Strikers Edge es que no se olvida de los diferentes tipos de usuarios. Si queremos jugar en solitario, tenemos un modo historia para descubrir más el argumento de cada personaje, planteando partidas normales u otras especiales, en las que por ejemplo estamos en desventaja numérica frente a un oponente. No será el mejor modo del mundo, pero es de agradecer frente a tantos otros títulos (como Disc Jam o Way of Redemption) en los que apenas hay opciones para cuando estamos en solitario.

Sin embargo, el grueso de la experiencia está claramente en el multijugador, pudiendo jugar tanto en local como online con hasta otros usuarios. Los servidores no están abiertos todavía, por lo que no sé cómo será la estabilidad. Sin embargo, creo que en cualquier caso, la gracia está en jugar con amigos desde el mismo sofá, ya que ahí los piques están garantizados, mientras disparamos, vemos cómo los proyectiles chocan en el aire y cosas por el estilo. Es algo en la línea de lo visto con Towerfall, y aunque no llega a ese nivel de espectacularidad, sí que logra enganchar de lo lindo y hacernos pasar un muy buen rato. Si jugáis en PC, al parecer también hay un modo especial para cuando se retransmite a través de Twitch, de modo que los espectadores pueden modificar la partida de diferente forma, lo cual es bastante interesante y puede dar mucho juego a los que se encarguen de retransmitir sus hazañas.

Lo que quizá se le puede echar en cara al título es que no hay demasiados personajes controlables (8 en total), ya que la variedad de las habilidades de cada uno hacen que afrontemos cada batalla de una forma diferente, lo cual es interesante. Aun así, los que hay son suficientes para un título independiente, y hay motivos de sobra para volver y echar “sólo una partida más” que se traducen en más de una fijo.

Strikers Edge

A nivel técnico, el trabajo de pixel-art de Strikers Edge es increíble, al mostrar escenarios que están vivos (además de tener alguna que otra modificación a nivel jugable, como que nos empujen unos soldados la acercarnos al borde) y llenos de detalles. Los personajes son también muy reconocibles, para que de un vistazo sepamos a quién nos enfrentamos, lo que nos permite prepararnos para las posibles habilidades únicas que nos lacen, y así esquivarlas de forma eficaz. Algo que personalmente me ha encantado es que, cuando a uno de los rivales les queda poca vida y un proyectil va hacia él o pasa muy cerca suya, entonces la cámara se acerca y se activa una especie de tiempo bala, en la línea de Tekken 7, para esos momentos de “¡uy!” en los que se puede decidir la ronda, o más importante, la partida.

La música no llega a destacar tanto, debido a unas melodías que están bien, pero que no impresionan ni se nos meten en la cabeza sin remedio. Los efectos de sonido también cumplen, pero sin demasiados alardes.

Conclusión

Soy muy fan de los juegos que puedes disfrutar con los amigos en local, y Strikers Edge es uno que no puede faltar en la colección de cualquiera que tenga el mismo sentimiento. Las bases de balón prisionero reciben una vuelta de tuerca de lo más atractiva para ofrecer partidas rápidas, frenéticas y al mismo tiempo tácticas, en las que los momentos épicos no dejan de sucederse y queremos echar una ronda detrás de otra. Al poder jugar en solitario, en local con amigos e incluso a través de internet, tenemos entre manos un juego la mar de divertido y que va a estar en las reuniones con amigos con total seguridad.

8

Nos consolamos con:

  • Una base táctica que da mucho juego durante las partidas
  • Las habilidades únicas de cada personaje
  • El pixel-art es sencillamente espectacular

Nos desconsolamos con:

  • Aunque las mecánicas son sencillas para funcionar como juego party, las primeras partidas pueden costar un poco
  • Se echan en falta más héroes para aportar más variedad
  • El apartado sonoro no llega a destacar en nada

Ficha

  • Desarrollo: Fun Punch Games
  • Distribución: Playdius Entertainment
  • Lanzamiento: 30/01/2018
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 14.99 €

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *