8

Strider

Strider Screenshot

No somos pocos los que antaño disfrutamos de las hazañas del ninja Hiryu en sus dos juegos que protagonizó a finales de los ochenta y noventa, respectivamente. Títulos basados en un manga de Tetsuo Shiba y Tatsumi Wada de 1988 que licenció Capcom en su primera época (era pre-Street Fighter II) para cancelar una primera versión de Famicom que seguía el argumento del manga y que nunca vería la luz.

El primer juego, aparecido en 1989, corría en aquella maravilla tecnológica llamada CPS-1 y nos ponía en la piel de un ninja que pertenecía a una organización secreta llamada Strider y debía abrirse camino, espada Cypher en mano, corriendo, saltando o escalando en lo que sería un beat’em up de scroll lateral con grandes y preciosos sprites en pantalla (sobretodo en los enormes jefes finales), una música tremenda y una fantástica jugabilidad. El segundo –que no hay que confundir con aquella aberración de Tiertex Design y US Gold en 1990– apareció 10 años más tarde en los salones recreativos de todo el mundo (un año más de forma exclusiva a Playstation) en un espectacular juego, erigido sobre las bases del anterior, que mezclaba sprites en 2D con 3D en escenarios y enemigos.

Strider Screenshot

Cierto es que Hiryu no ha gozado de tanta popularidad como otros iconos de Capcom como Sir Arthur o Megaman, pero siempre ha sido un personaje muy querido por la comunidad y por la propia compañía, que no se olvidó de él en ninguno de los Marvel vs Capcom, e incluso llegó a encargar a la desaparecida GRIN Studios un remake. Por todo ello no es de extrañar la decisión de la compañía de rescatar la saga, un reboot para el que han contado con la producción de la desarrolladora de moda Double Helix, creadora entre otros del genial reinicio de Killer Instinct.

Strider, que es el nombre con el que han bautizado al título que nos ocupa, se plantea como una reinterpretación de la franquicia adaptándola a los tiempos que corren –siguiendo los mismos derroteros que su compañero Nathan Spenser en los Bionic Commando Rearmed–. El juego se desarrolla siguiendo la pauta de scroll horizontal en 2D clásica de la saga, aunque con escenarios poligonales en 3D, dejando a un lado el desarrollo puramente arcade para abrazar una mecánica más abierta a la exploración, aquello que llamamos Metroidvania. Un modelo que hemos podido ver en otros remakes como Rush’n Attack Ex Patriot, Flashback o en otros grandes juegos como Shadow Complex, Deadlight o Mark of the Ninja. Un movimiento muy acertado que respeta esas bases de acción plataformera de la franquicia, aunando lo mejor de sus dos entregas, y añade elementos que logran mejorar esa fórmula old school.

Strider Screenshot

Probablemente la historia sea lo de menos: la trama nos traslada a un hipotético futuro dominado por la Unión Soviética en pleno año 2048, un imperio gobernado por el Gran Maestro Meio desde la capital, Kazakh City. Nuestra misión es adentrarnos y abrirnos paso por toda la ciudad para poder dar con el paradero del Grandmaster y poner fin a esta dictadura. Una mera excusa para limpiar la pantalla de maleantes y dar rienda suelta a nuestros pulgares durante los diez inmensos y laberínticos niveles que podremos explorar a nuestras anchas (de una duración aproximada de 7-8 horas).

El control es sencillamente genial, ajustándose perfectamente a las exigencias de un ritmo frenético: correr y saltar rebanando a los soldados rasos con nuestra flamante espada Cypher, cargando la misma para romper las defensas de escudos, agitándola contra el viento para hacer rebotar o devolver las balas enemigas y un largo etcétera que tampoco queremos desvelar pero seguro que más de uno/a esbozará una sonrisa al ver homenajes como el ataque de la pantera o del águila (vaya, se me ha escapado). Movimientos, habilidades o nuevos elementos para nuestra espada que iremos obteniendo a medida que avanza la aventura y vayamos coincidiendo con algunos jefes –que nadie se alarme al principio, ya que al juego le cuesta arrancar– y que nos permitirán acceder a nuevas zonas o atacar a los enemigos desde la distancia (gracias a estas armas secundarias llamadas Option).

Strider Screenshot

En un arcade de la vieja escuela como este tampoco podían faltar los final bosses que nos saldrán al paso para tratar de evitar que alcancemos nuestro objetivo. Brillantes enfrentamientos contra todo tipo de enemigos, muchos de ellos rescatados de la recreativa original como la serpiente Ouroboros, el gorila mecánico, las hermanas Tong Poh o el cyborg cazarecompensas Solo, entre otros (tampoco os quiero aguar las sorpresas). Divertidos enfrentamientos que nos pondrán en algún aprieto y en los que deberemos estudiar sus movimientos y patrones de combate para derrotarlos de la mejor forma posible. Una mecánica que pocas veces falla y, qué coño, nos encanta.

El estudio y conocimiento hacia el personaje ha sido exhaustivo y se aprecia el buen trabajo de todo el equipo a la hora de rescatar todo el espíritu del original y su secuela. Ya no solo es cuestión de guiños (que los hay a patadas), sino de trasladar esa esencia arcade de los 90 adaptándola a la actualidad con momentos de exploración para desbloquear coleccionables (como esos 11 trajes para nuestro ninja, entres los que se encuentran el Shozoku blanco de la segunda recreativa), mejoras y desafíos. A todo ello, es de agradecer que hayan respetado la apariencia, ataques y movimientos que posee el protagonista en la serie Marvel vs Capcom (lugar dónde se ha paseado el ninja morado en los últimos años), un sencillo ejemplo del trabajo de campo que han llevado a cabo los chicos de Double Helix, fans reconocidos del personaje.

Strider Screenshot

A nivel técnico no estamos ante ningún derroche de recursos. El remozado aspecto gráfico con una nueva visión de los escenarios y de los enemigos no se aleja de sus referentes, inspirados en esa estética neosoviética de los 90 sin perder nunca el agradable aroma del clásico. Por otra parte, la banda sonora desprende un aire nostálgico muy en consonancia con los temas del juego original, aunque en ningún momento llega al nivel de antaño.

Por último, me gustaría comentar las significativas diferencias entre versiones, ya no tanto en su apariencia gráfica sino en la fluidez: 720p y 30fps en 360 y PS3 (plataforma analizada), y 1080p y esos maravillosos 60fps en PS4 y Xbox One. Una diferencia importante, pues mientras en consolas de nueva generación es una auténtica finura en los momentos donde se concentran más enemigos y efectos de partículas en pantalla, en 360 y PS3 tenemos leves ralentizaciones que no pasan desapercibidas ante nuestros ojos. Soy consciente de lo cansinos que nos hemos vuelto todos con este tema de los 1080p y los Frames por Segundo, pero realmente se nota muchísimo.

Strider Screenshot

La oferta jugable la completan los modos Carrera de Balizas, que nos invita a recorrer unas secciones en el menor tiempo posible mientras liquidamos a los enemigos (una Contrareloj, vamos), y Supervivencia, un desafío extra que sigue la fórmula de sobrevivir a oleadas de enemigos con los característicos aumentos de habilidad y vida. Interesantes propuestas que alargan la vida útil de este fantástico producto.

Conclusión

Double Helix ha sabido reinterpretar formidablemente bien una saga como Strider, conservando todo su espíritu y esforzándose en encajarla a una época más actual, adaptando sus mecánicas de beat’em up y ofreciendo un control exquisito, ágil y accesible.

Una propuesta tan honrada como efectiva que aúna grandes dosis de acción con exploración y plataformeo, sazonado por ese magnífico equilibrio entre lo clásico y lo contemporáneo. Un homenaje a los jugadores veteranos y un rescate generacional para dar a conocer la saga al público incorporado posteriormente. 

8

Nos consolamos con:

  • Equilibrio perfecto entre lo clásico y lo contemporáneo
  • Control sencillamente excelente
  • Abundancia de contenido extra desbloqueable
  • Duración, profundidad y rejugabilidad
  • Guiños y homenajes al original

Nos desconsolamos con:

  • Leves ralentizaciones en 360 y PS3
  • Poca variedad de escenarios
  • Feo detalle en los diálogos de las cinemáticas, sin abrir la boca

Ficha

  • Desarrollo: Double Helix
  • Distribución: Koch Media
  • Lanzamiento: 19/02/2014
  • Idioma: Español
  • Precio: 14,99 €

Entradas relacionadas:

Comentarios

  1. Enhorabuena por tan magno análisis.
    Ojalá todos los remakes de viejas glorias fueran de esta calidad.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *