7

SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom – Rehydrated

SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom

De pequeño estaba bastante enganchado a Bob Esponja. Cada mañana antes de ir a clase me veía el capítulo que echaban por televisión, y me partía de risa. Al ir creciendo obviamente la serie fue perdiendo su gracia (aunque mi nivel de sentido del humor siga siendo un desastre) a título personal, pero me sigue fascinando el éxito que tiene a día de hoy la franquicia, una de las más emblemáticas y populares de Nickelodeon.

Esto se ha trasladado al mundo de los videojuegos en más de una ocasión, como fue el caso de SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom en la era de 128 bits. Este plataformas 3D fue bastante bien recibido por la comunidad en su momento, por lo que cuando THQ Nordic se hizo con las licencias de THQ y con nuestra querida esponja de paso, estaba claro lo que tocaba: un remaster con nombre ingenioso. Así es como tenemos SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom – Rehydrated, la versión «rehidratada» para que luzca como debe en las plataformas actuales, y quién sabe, igual crear expectación ante otros lanzamientos futuros. Ya sabéis, ¿Quién vive en la piña debajo del mar? ¡Bob Esponja!

No jugué en su momento a esta aventura de Bob Esponja (vamos a dejar el nombre en inglés por ahora), por lo que ha sido totalmente nueva para mí. Sé que no soy su público objetivo ni mucho menos, al menos en cuanto a edad, pero sí por género, ya que el de las plataformas 3D es claramente mi favorito. Por eso, tenía ganas de ver qué hacía merecedor a esta entrega del tratamiento de la remasterización.

SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom

La premisa es bastante sencilla: Plancton ha creado unos robots para hacerse con Fondo de Bikini, pero vaya, ha puesto los robots en modo «atacar a diestro y siniestro» sin que pueda controlarlos, por lo que le tocará al bueno de Bob y sus amigos arreglar este entuerto. La trama no tiene mucha chicha, pero los diálogos logran mantener la esencia y el humor absurdo de la serie, con montones de referencias a la misma… Sí, todavía me acuerdo de demasiadas cosas de la serie, con que el guiño de que llegue un autobús nada más ir a la máquina de refrescos cuando estamos en la grieta oscura me hicieron esbozar una sonrisa de cuando en cuando.

Ojo, lo normal es que si sois mayorcitos, tengáis ganas de saltaros los diálogos de Bob Esponja, pero para los más peques de la casa, va a ser una delicia encontrarse con una aventura TAN fiel al material original, que podría pasar perfectamente por una película llena de los mejores momentos de la serie.

La siguiente (y principal) alegría me la llevé en la materia jugable, ya que Battle for Bikini Bottom es un plataformas 3D sorprendentemente completo, competente y divertido. La base está claramente cogida de juegos como Jak and Daxter Banjo-Kazooi, al tener que coger X número de objetos importante para poder progresar en la aventura, siendo éstos la recompensa por completar varias misiones en los diferentes niveles. El objeto en cuestión es una espátula de oro, con la que Bob podría hacer unas Burger cangreburgers excelentes. Luego como objeto secundario tenemos calcetines de Patricio (cada 10 equivalen a una espátula), y la moneda es una especie de confeti, pudiendo usarla para abrir rutas en los niveles o por espátulas a Don Cangrejo (ya sabéis su obsesión con el dinero), por lo que todo tiene una utilidad muy clara.

SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom

El juego está dividido en una especie de hub que representa a Fondo de Bikini, desde el cual podemos acceder a diferentes niveles por medio de las paradas de taxis. Para que estas paradas estén activas, tendremos que tener el número de espátulas correspondientes, necesitando un mínimo de 75 (de un total de 100) para poder completar el juego.

Luego, cada fase es más o menos lineal (por su división en secciones claramente diferenciadas por pantallas de carga), ofreciendo varios objetivos para conseguir las espátulas. No suele haber uno que sea principal que nos bloquee el progreso respecto a los demás, por lo que es más una serie de metas que podemos completar, o simplemente pasar a otra fase para intentar conseguir otras espátulas.

Por ejemplo, en una fase ambientada en la base secreta de Tritonman y el Chico Percebe (a la que se accede desde la residencia) tendremos que reparar el ordenador central como objetivo a completar a lo largo de todas las zonas, pero en una podremos completar un circuito de bolos o resolver unas pruebas de lanzamiento. Esta estructura de Battle for Bikini Bottom funciona bastante bien, ya que si un niño se atasca en una espátula o misión, puede ir a otra sin problemas, ya que no le estará sirviendo de bloqueo salvo en contadas ocasiones.

SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom

Esto es muy importante, ya que hay ciertos picos de dificultad que me cuesta comprender, y que harían a más de un renacuajo querer coger la esponja del baño y romperla en mil pedazos. Incluso yo he dejado varias espátulas porque me estaban sacando de quicio, como la mencionada pista de bolos, o alguna contrarreloj en una pista de deslizamiento que requiere mucha más precisión que todo lo demás en el título. No sé si es porque así ofrecen un reto a los más mayorcitos que estén jugando o qué, pero sorprenden esos picos de dificultad tan, tan acusados.

Al menos, los controles y el diseño de niveles están bastante bien. Las habilidades de los tres personajes que controlaremos (Bob Esponja, Patricio y Arenita) concuerdan con sus personajes a la perfección, al usar las pompas el primero, poder lanzar objetos como Patricio o emplear la cuerda texana a lo grande como Arenita. Cambiar entre ellos lo haremos fácilmente en las paradas de autobús, estando muy claro por la estructura de la fase o porque nos lo dice un NPC a quién debemos usar.

Eso sí, a veces el juego tiene algunas partes en las que no todo funciona al 100% como debe. Esto lo notaremos sobre todo en momentos donde, al caernos el vacío o a un foso de agua (¡pero si ya estamos en el fondo del mar! ¡Todo es agua!), que acabaremos en una parte del escenario. Algunas veces el «agua» nos devolverá de un brinco a nuestra anterior posición, que el juego tomará como ese punto externo del escenario. Es molesto, ya que nos obligará a usar el viaje rápido o intentar matarnos de formas absurdas, y ocurrirá más veces de las que debería.

SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom

Los jefes finales de Battle for Bikini Bottom también me han gustado bastante, al ser bastante grandes, tener que esquivar sus ataques y luego atacar en el momento justo. No son especialmente complicados, pero sí son divertidos y dinámicos, que es lo que pido a los jefes de los plataformas 3D. Tener a un pez como comentarista saliendo a veces en pantalla es todo un plus, claro.

Con todo, el juego da para unas 6 horas fácilmente si simplemente queremos llegar al final. Si queremos completarlo todo al 100%, la cifra aumentará un poco más, sobre todo por esos acusados picos de dificultad. Sin embargo, todo esto es solo para el contenido de un jugador, ya que se ha incluido un modo multijugador que fue recortado de la versión original por falta de tiempo de desarrollo.

Este modo lo podremos disfrutar tanto a pantalla partida como online, pudiendo escoger entre 7 personajes con diversas habilidades. Aquí disfrutaremos de una especie de modo Horda, que es sencillo, pero nos dará más motivos para mantener a los peques enganchados a la pantalla junto a Bob Esponja y compañía, haciendo que Battle for Bikini Bottom sea un título la mar de completo.

SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom

Si nos fijamos en los aspectos técnicos, Battle for Bikini Bottom – Rehydrated supone un salto cualitativo importante. Los chicos de Purple Lamp Studios han hecho un trabajo estupendo, al hacer que los colores de la serie se vean mejor que nunca. He jugado en PS4, donde se aprecia el nivel de detalle de Bob Esponja y el resto de personajes, junto a la fidelidad de los escenarios respecto a sus versiones en la serie de televisión.

No sé si simplemente han cambiado las texturas o han rehecho todo desde cero (al salir el icono del Unreal Engine 4 al empezar el juego), pero el resultado es bastante bueno durante la mayor parte del tiempo. Porque sí, hay problemas que se deberían de haber solucionado. El primero está en los tirones que habrá en ocasiones, que si bien no son muy numerosos, sí aparecerán al coger muchísimas monedas de manera simultánea, lo cual es bastante absurdo.

La pega principal está en que en las zonas con «agua» (lo llaman pringue, pero es agua dentro del agua, y la cabeza me va a explotar de seguir dándole vueltas), ésta aparece llena de puntitos blancos. No sé si es un bug, pero resulta muy molesto. Lo que sí debería de mejorarse es el tema de los tiempos de carga, ya que son mucho más largos de lo que deberían, sobre todo al morir. No es normal, sobre todo en un juego destinado al público infantil en el que se puede morir mucho, que te tengas que tirar un buen rato viendo cómo carga el juego entre cada muerte, sobre todo en fases como las de las pistas de arena donde un pequeño error supone caer por un barranco.

SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom

El sonido sale mucho mejor parado, al contar con el mismo equipo de actores de doblaje que en la serie de animación. Estos detalles en las adaptaciones siempre se agradecen, tanto por consistencia, como para que la experiencia sea lo más similar posible a ver un capítulo en la televisión. La música también es simpática y fiel al 100% con la que escuchamos en el show, con que no puedo ponerle muchas pegas en este aspecto.

Conclusión

Tras jugar a SpongeBob SquarePants: Battle for Bikini Bottom – Rehydrated, entiendo por qué se ganó el estatus de juego de culto que tiene. Estamos ante un plataformas 3D realmente competente, divertido, con montones de guiños a la serie de televisión, variado y simpático. Es un título realmente perfecto para toda la familia, ya seamos más mayorcitos pero aficionados al género, o los peques de la casa.

Este último grupo es quien mejor se lo va a pasar con los divertidos diálogos, mientras que los mayores nos podremos reír con alguna que otra referencia ingeniosa (como una animación en espera que recrea el meme de Bob Esponja viejo) o recordando cuando veíamos la serie.

Puede que en algunos aspectos esta versión mejorada podría haber estado mejor (como los picos de dificultad o algunos problemillas técnicos), pero Battle for Bikini Bottom – Rehydrated es un refrescante plataformas que nos hará desear que haya más y más adaptaciones esponjosas de esta calidad.

7

Nos consolamos con:

  • Clava la esencia de la serie
  • Mantiene a los actores de doblaje de España, lo cual es un puntazo
  • Niveles variados y bastante divertidos
  • La inclusión del multijugador para tener a los peques más horas destrozando robots con Bob Esponja

Nos desconsolamos con:

  • Hay varios problemas técnicos que se deberían de haber solucionado al ser un remaster
  • Los picos de dificultad, que chocan por completo con la idea de ser un juego destinado sobre todo al público infantil
  • Los defectos en el diseño de varias zonas que nos hacen entrar en bucles infinitos de aparición/reaparición
  • Los largos tiempos de carga, sobre todo cada vez que morimos

Ficha

  • Desarrollo: Purple Lamp Studios
  • Distribución: THQ Nordic
  • Lanzamiento: 23/06/2020
  • Idioma: Textos y Voces en Castellano
  • Precio: 29,99 €

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *