9

Splasher

Splasher

Uno de los mejores plataformas de la pasada generación (y ésta si tenemos en cuenta los ports) es Rayman Origins y su secuela, el todavía mejor Rayman Legends. Desde su lanzamiento, he estado esperando algún otro plataformas que ofreciera una experiencia similar, y por supuesto, igual de bueno.

Aunque ha habido varios plataformas excelentes en 2D (recientemente Pankapu sale a relucir), ninguna ofrecía algo parecido a lo que nos podíamos encontrar con el popular personaje de Ubisoft. Al menos, no lo había hasta ahora, ya que Splasher pretende mezclar en un solo juego los últimos Rayman, toques de Portal, SplatoonSuper Mario Sunshine con ligeras trazas de Super Meat Boy. ¿Saldrá bien parada esta mezcla, o será un salto demasiado grande el basarse en tantos juegos?

Splasher no es un juego centrado en contar una historia, y básicamente se resume en que controlamos a un trabajador en la empresa Ink Corp. En nuestra ronda, descubrimos que el mandamás está cogiendo a otros empleados y haciendo experimentos raros con ellos, con que nos tocará coger una especie de lanza-tinta para superar el absurdo diseño de la fábrica (¿cómo se desplazan normalmente los trabajadores?) y escapar con vida mientras rescatamos a otros empleados.

Splasher

Desde el primer momento, el espíritu de los últimos Rayman es muy palpable por la velocidad de juego y el excelente diseño de niveles. No en vano, en Splash Team hay varios diseñadores de niveles de Rayman Origins, y esa calidad se ve arrastrada aquí.

Por suerte, no estamos ante un “copiar y pegar” de las últimas aventuras de Rayman y compañía, sino que hay mecánicas propias muy interesantes. Para empezar, todo se basa en el uso del agua, la pintura roja y la amarilla. El agua nos servirá para acabar con los enemigos, además de poder borrar la pintura que haya por el escenario.

La pintura roja, por otro lado, sirve para pegarnos por las paredes, aunque si está en el suelo, reducirá notablemente nuestra movilidad. Por último, la pintura amarilla sirve para que salgamos rebotados por el escenario, lo cual habrá que usar para superar obstáculos.

Splasher

Al principio empezaremos sin la posibilidad de lanzar ningún tipo de fluido, pero a medida que avancemos por los 22 niveles, desbloquearemos la habilidad de lanzar agua, tinta roja y tinta amarilla. Que no podamos dispararla no significa que no nos afecte hasta entonces, ya que nos la irán presentando poco a poco, de modo que al poder dispararla nosotros mismos, ya sabremos bien lo que hace.

Algo que me ha encantado de Splasher es que no hay ningún tipo de tutorial que nos diga explícitamente qué hace cada tinta o enemigo, sino que nos lo muestran. La única vez que nos dicen algo directamente es el botón para lanzar cada fluido. Por tanto, el proceso de aprendizaje es muy orgánico y satisfactorio. De hecho, no hay ningún texto salvo en el hub desde el que se accede a cada fase, al llamar al timbre de la secretaria de Ink Corp, pudiendo ofrecer alguna que otra línea divertida. Esto deja el apartado visual para enseñarnos las principales mecánicas, y lo hace a las mil maravillas.

El diseño de niveles es excelente, al ofrecer una curva de aprendizaje muy bien medida, pero siendo divertido desde el primer minuto de juego. De esta forma, al principio todo será bastante accesible y sencillo, siendo bastante habitual rescatar a todos los trabajadores de cada fase. Sin embargo, a medida que vamos avanzando, los trabajadores estarán en zonas cada vez más desafiantes, por lo que el reto será mayor.

Splasher

Esto también se aplica al propio nivel, al combinar de formas cada vez más ingeniosos los tipos de tinta mediante nuevos obstáculos, combinaciones de superficies en las que poder pintar y otras en las que no, y mucho más. Cada zona del hub tiene sus propias mecánicas, por lo que al entrar a cada nivel de Splasher sabremos si nos encontraremos más bien con láser mortales, líquido tóxico o incluso zonas con un viento más grande que el vivido por el norte peninsular hace unas semanas.

Aunque la dificultad vaya en aumento y muramos cada vez más veces por nivel, siempre sentiremos que estamos en total control de nuestro personaje. Por tanto, si morimos será por nuestra culpa, y aprenderemos algo con cada muerte. Al haber muchos puntos de control es casi imposible frustrarse, y siempre te picas para poder superar esa zona que se está atragantando ligeramente.

Si hay un aspecto en el que Splasher quizá decepciona es en su duración. Completar los 22 niveles nos llevará unas 4-5 horas. Por suerte, es bastante rejugable por diversos motivos. Para empezar, conseguir rescatar a todos los trabajadores será complicado hacerlo a la primera, con que seguramente nos falte alguno tras escapar de Ink Corp.

Splasher

También podremos intentar superar cada nivel en el modo Contrarreloj para lograr los mejores tiempos y conseguir la medalla de oro. A esto hay que sumar el fuerte componente para los speedrunners, gracias a las herramientas que trae el juego para medir el tiempo de una partida entera, tanto al jugar de forma normal, como al centrarse sólo en acabar las fases sin rescatar a nadie.

Splasher, gracias a su gran ritmo y mecánicas, se presta mucho al mundillo de los speedruns, siendo muy gratificante el superar un nivel a toda pastilla.

Técnicamente, estamos ante un juego de lo más resultón. El apartado visual es muy llamativo, permitiendo identificar fácilmente todos los elementos del escenario, ya sean las superficies en las que poder pintar, las pinturas, lo que nos puede matar, etc. La música acompaña a la perfección, sin llegar a ser muy memorable, pero funcionando bien.

Splasher

Conclusión

Splasher es uno de los mejores plataformas que podemos encontrarnos actualmente. Así de simple. Entre el increíble diseño de niveles, lo bien ajustada que está la dificultad y sus robustas mecánicas, es imposible no pasárselo en grande saltando, pintando y muriendo.

Es una pena que no dure mucho más, pero entre lo rejugable que es y el alto soporte a speedrunners, estamos ante un juego muy completo. Así que, si os gustan los recientes Rayman o los plataformas en general, tenéis que probar Splasher.

9

Nos consolamos con:

  • Fantástico diseño de niveles.
  • Curva de dificultad muy ajustada.
  • Muy rejugable.
  • Apartado técnico muy llamativo.

Nos desconsolamos con:

  • Se hace bastante corto.

Ficha

  • Desarrollo: Splash Team
  • Distribución: The Sidekicks
  • Lanzamiento: PC: 07/02/2017 - Consolas: Q2 2017
  • Idioma: Textos en castellano
  • Precio: 14,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *