7

Space Pirate Trainer

Cada vez que anuncian otro shooter de oleadas para VR, siempre pienso “¿Otro más?”, pero con Space Pirate Trainer me picó la curiosidad. Esta obra de I-Illusions fue uno de los primeros grandes bombazos para la VR en PC, cosechando un gran éxito entre los usuarios, y convirtiéndose en el juego con el que demostrar las posibilidades de la Realidad Virtual. Así que, cuando el estudio anunció el port para PSVR, me picó la curiosidad. Sí, ya he probado muchos shooters de oleadas con calidad de lo más variopinta, pero algo tendría que tener este para dejar una marca tan potente, ¿no?

Es cierto que desde el lanzamiento de la Realidad Virtual, el género de los shooters de oleadas ha evolucionado, con propuestas como Blasters of the Universe ofreciendo un Bullet Hell, o incluso Time Carnage al tener que gestionar la munición de varias armas de forma constante. Son pequeñas variaciones que han hecho que estos juegos ofrezcan algo único, así que, con su tiempo, ¿todavía tiene Space Pirate Trainer algo que decir en el género, o se ha visto superado por otros títulos en PSVR?

En el juego no se andan con chiquitas, ya que no hay ningún tipo de historia ni nada por el estilo en el juego. Básicamente empezamos en el menú principal, con las tablas de puntuaciones a la izquierda, unos cuantos consejos a la derecha, y los diferentes modos en el centro de la pantalla. Nuestro objetivo es muy simple: matar a todos los robots que nos atacarán sin cesar en las sucesivas oleadas sin que ellos acaben con nosotros.

Para pelear, contamos con dos pistolas (una en cada mano), que cuentan con 6 tipos de disparo, los cuales podemos cambiar en cualquier momento con solo pulsar un botón. Estos tipos de disparos son los de una pistola estándar (semiautomática pero potente), una ametralladora, un rayo láser constante, un tiro cargado lento pero muy potente, un lanzagranadas o una especie de escopeta. Cada tipo de disparo tiene sus pros y sus contras, con que depende un poco de nuestro estilo de juego y de la situación en la que nos encontremos el decidir qué tipo de disparo es el ideal. Personalmente, me encanta combinar la ametralladora en un lado y la escopeta en otro, para así poder hacer daño constante en un rango cercano y en uno lejano, pero hay otros usuarios que prefieren experimentar más al vuelo. Como se suele decir, a gusto del consumidor.

Las armas de Space Pirate Trainer tienen munición infinita, pero si las usamos sin parar, serán menos efectivas, por lo que es necesario soltar un poco el dedo del gatillo para que las armas “respiren” un poco. Nuestro arsenal no se acaba ahí, ya que en nuestra espalda tenemos dos aparatos, o bueno, uno que tiene una funcionalidad doble, pero que está puesto como un escudo en el lado izquierdo, y como un látigo en nuestro lado derecho de la espalda. El escudo es bastante autoexplicativo, y nos puede salvar de acabar como un queso suizo, a costa de no conseguir tantos puntos.

Con el látigo, las posibilidades aumentan considerablemente. Por un lado, podemos agarrar a los enemigos para estamparlos contra el suelo o lanzarlos contra otros robots. También tiene un filo cortante, que podemos usar para destruir a todo bicho que se nos acerque, o incluso para desviar las balas, como si fuera una espada láser. Por si todo esto fuera poco, también sirve para activar un par de torretas que hay en el escenario, con una enorme potencia de fuego, pero que nos dejan sin un arma y son torretas difíciles de controlar.

Gracias a todo este armamento, tendremos que superar a los robots que nos atacarán, sin movernos nunca del sitio, pero sí esquivando físicamente los proyectiles. Porque sí, Space Pirate Trainer es un shooter de oleadas muy, muy activo, en el que tendremos que movernos para esquivar balas como si fuéramos Neo. El juego activa un tiempo bala cada vez que una bala se nos acerque, marcándonos en rojo los proyectiles que nos van a impactar en la posición actual, lo que nos ayuda un poco a sobrevivir. Énfasis en “un poco”, ya que llegamos a vivir momentos con tantos enemigos y proyectiles en pantalla que nos será imposible esquivar tantas balas, casi pareciendo un bullet hell, a lo Blasters of the Universe, pero sin llegar a la locura excesiva de dicho título. Es por ello que recomiendo encarecidamente jugar de pie y con bastante espacio.

Es aquí también donde las limitaciones del tracking de PSVR salen más a relucir, ya que no es raro que el juego diga que nos estamos saliendo de su rango si nos movemos demasiado (qué se le va a hacer, soy un culo inquieto y me muevo en exceso), con algún que otro posible “baile” de nuestra posición que nos hará recibir un impacto aunque nos hayamos movido. No es algo muy habitual, pero es una pequeña limitación del hardware. Lo mismo pasa con los cables, ya que puede ser más o menos fácil tropezarse con ellos si no tenemos cuidado o nos movemos mucho al agobiarnos con tanto disparo. Es lo mismo que me pasaba en el mencionado Blasters of the Universe, y lo que me hace desear probar estos juegos en Oculus Quest sin ningún tipo de cables en el futuro.

En cuanto a los modos de juego, sobre el papel pone que hay 4, pero realmente son pequeñas variaciones de un único modo. Está el modo Arcade, donde tenemos 3 vidas en total para ver hasta qué oleada llegamos; el modo Explorador, donde las vidas se regeneran después de cada oleada; el modo Hardcore, sin tiempo bala de ningún tipo (desafiante es quedarse corto); y el modo de la Vieja Escuela, donde no he visto apenas diferencias con el modo Arcade. En todos ellos las oleadas funcionan de la misma forma, y si llegamos a cierta oleada, en el futuro podemos empezar desde una oleada más avanzada, para sí intentar llegar más lejos y no morir siempre en los mismos puntos.

Porque sí, Space Pirate Trainer es muy desafiante, pero al mismo tiempo, muy, muy divertido. Cuando estás agobiado y de repente ves un potenciador que activa un dron de apoyo, un escudo o mejora las armas de diferente forma, sientes cómo puedes remontar y te vienes arriba. O cuando esquivas decenas de balas seguidas sin saber ni cómo lo has hecho y luego encadenas varias muertes seguidas para lograr un gran combo. Estamos ante un juego arcade total, que bien podría estar en una recreativa, donde funcionaría de lujo.

A lo largo de las oleadas no solo habrá más y más enemigos, sino que habrá nuevos tipos de robots que intentarán acabar con nosotros, e incluso algún que otro jefe final para ponernos las cosas más complicadas todavía. Decir que las partidas son frenéticas es quedarse cortos, y el juego realmente te hace sentir como un héroe de acción súper duro.

Por desgracia, también se le notan las costuras por todos lados, ya que a la hora de la verdad, estamos ante 35 oleadas en dos escenarios (que solo varían en lo estético)… y ya. No hay mucho más, y todo consiste en repetir las mismas oleadas una y otra vez hasta que conseguimos mejores puntuaciones o llegamos algo más lejos. No es algo malo como tal, pero sí que se queda corto comparado con otros shooters de oleadas. Algo más de variedad o niveles como tal le habrían venido de lujo, para dar más empaque al juego.

A nivel visual, el título es bastante sólido, ofreciendo una resolución bastante buena en PSVR, lo que nos permite ver toda la acción de forma muy nítida y fluida. Sin embargo, tampoco es que estemos ante un juego muy vistoso, ya que el fondo que vemos en el escenario de base es muy, muy plano y soso, sin que apenas destaque. Así que estaremos viendo todo el tiempo robots flotando sobre un fondo que es una foto de baja resolución, y eso desmerece el conjunto. Algún toque artístico más le habría venido como anillo al dedo para destacar algo más.

En el sonido, cuesta ponerle pegas. Por un lado, los efectos son muy buenos, sirviendo para diferenciar por el sonido las armas de los enemigos, por dónde nos disparan (algo clave junto a las ayudas visuales) y qué tipo de proyectil es el que han lanzado. La banda sonora de corte tecno es sencilla pero efectiva, y pega de lujo con el estilo de juego arcade que propone Space Pirate Trainer.

Conclusión

Hace un par de años, Space Pirate Trainer me habría parecido sencillamente brillante. Es directo, divertido y usa la VR de forma genial para sentirnos como unos héroes de acción en mitad de un tiroteo espacial, esquivando balas, usando un látigo láser que también tiene un poco de sable láser, y empleando todo tipo de armas. Sin embargo, los shooters de oleada son algo ya muy común en VR, y en PSVR hemos tenido ya bastantes de diversa calidad. Esto hace que, a día de hoy, el juego no sorprenda tanto, y se quede un poco más como un shooter más.

Eso no le quita méritos, ya que sigue siendo de los mejores shooters de oleadas, pero le falta más “chicha” para poder ser el rey del género. Sólo hay una serie de oleadas que siempre funcionan igual, los escenarios sólo afectan al apartado visual, y los modos son más bien pequeños cambios en las reglas de un mismo modo. A pesar de esto, Space Pirate Trainer sigue siendo increíblemente divertido y hasta adictivo, siendo una gran primera experiencia para cualquier usuario de VR. Al sumar su ajustado precio, estamos ante una propuesta que, pese a no sorprender tanto como originalmente, encantará a los fans de la acción más loca y frenética que podemos tener a este lado de la galaxia.

7

Nos consolamos con:

  • Los momentos en tiempo bala son increíbles. Neo no es nada comparado con nosotros
  • La versatilidad del armamento, para cambiar de armas al vuelo sin ningún problema
  • Intensidad total durante los tiroteos. Al final acabas sudando de tanto moverte

Nos desconsolamos con:

  • Ya no sorprende como cuando se lanzó en PC
  • Sólo dos escenarios a nivel visual, y las oleadas no varían de una partida a otra. Le falta más “chicha” al juego para ser más duradero
  • Pequeños problemas con el tracking en PSVR por movernos tanto para esquivar las balas

Ficha

  • Desarrollo: I-Illusions - Port a PSVR: Glowfish Interactive
  • Distribución: I-Illusions
  • Lanzamiento: 27/11/2018
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos en Inglés
  • Precio: 14,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *