8

Sniper Elite III

Sniper Elite III

Una bala puede cambiar la historia. Es lo que nos han intentado enseñar los chicos de Rebellion con la saga Sniper Elite, y ya se acercaron bastante con la segunda entrega. Sí, tenía sus fallos, pero la “Kill Cam” para mostrar la destrucción que causaban en el interior de los enemigos nuestros disparos como francotirador no tenían desperdicio.

Dispuestos a solucionar todos los problemas que los fans han ido destacando, han lanzado Sniper Elite III, que esta vez traslada la acción al norte de África, localización poco usada en los juegos basados en la Segunda Guerra Mundial, y mucho menos uno enfocado en el sigilo y la planificación. Con esta premisa se han acercado mucho a ofrecer la experiencia definitiva de francotirador, pero sobre todo, han logrado crear una experiencia divertida a más no poder.

Como ocurría en la anterior entrega, la historia es lo de menos. Controlamos a un francotirador norteamericano que está ayudando a las tropas aliadas en el norte de África, cuando se topa con un proyecto que puede cambiar el curso de la guerra, por lo que tenemos la misión de acabar con él. Fin de la historia. La verdad es que se podía haber hecho algo más, y aunque es interesante cómo usan el trasfondo de la guerra para explicar ciertas misiones, sigue siendo una pequeña excusa para que matemos nazis en una zona y luego en otra más.

Sniper Elite III

Pero oye, matar nazis es divertidísimo en el juego. Ahora, los 8 niveles de la campaña son muy amplios, dejando atrás los pasillos de antaño para grandes plazas, fortalezas o antiguas ruinas, donde somos nosotros los que elegimos cómo y por dónde actuar. Esto abre todo un abanico de posibilidades tácticas, ya que algunas rutas son mejores para el uso del fiel rifle de francotirador, mientras que por otras podemos ir a lo Solid Snake, matando desde cerca a nuestros enemigos y sin dejar rastro.

Lo mejor es que ambas opciones funcionan a las mil maravillas, y a decir verdad, tendremos que usarlas si queremos salir airosos. Para ello, contamos con un buen arsenal entre los rifles de francotirador (que se pueden personalizar), pistolas (la más útil es la Welrod silenciada), fusiles de asalto por si nos descubren, y luego todo tipo de trampas para cubrir nuestra posición y no llevarnos sorpresas inesperadas por la espalda cuando estamos vigilando a un objetivo.

Por tanto, seguimos ante un juego donde el sigilo y la planificación son la clave, ya que estamos en una clara desventaja numérica frente a los enemigos, y si vamos de frente sin pensar las cosas antes, casi seguro que vamos a morir.

Sniper Elite III

En su lugar, tenemos que ir escondiendo los cuerpos, acechando a los enemigos sin hacer ruido para conocer sus patrones de movimiento, marcar a todos los enemigos de la zona con los prismáticos para no perderlos de vista, y por último, actuar. Da igual si usamos el sonido del escenario para ocultar los disparos que hagamos con el rifle o si vamos de cerca atacando por la espalda y usando la pistola: lo que importa es que no nos detecten para convertirnos en todo un fantasma del desierto, siendo increíblemente satisfactorio completar un nivel sin levantar una sola alarma.

Pero como no somos tan agudos como Hannibal del Equipo A, no todos los planes salen bien, y nos descubrirán varias veces. Si esto ocurre, no es necesario empezar a pegar tiros hasta matar a todos los enemigos de la zona, sino que podemos reubicarnos. Esto consiste en alejarnos unos 50 metros del punto donde nos vieron por última vez (marcado por una silueta), para que así el enemigo se tranquilice y nos deje de buscar. Esto es algo muy útil, sobre todo cuando nos acecha algún vehículo y varios soldados de infantería, momento en el que o corremos o acabaremos entre las bajas de la guerra.

Dicho esto, las mecánicas jugables funcionan muy bien, aunque hay algunos detalles que me chocan que falten. Por ejemplo, no podemos matar a un enemigo de forma sigilosa desde una cobertura, teniendo que estar siempre pegados a ellos para poder atacar cuerpo a cuerpo. De la misma manera, no podemos matar y automáticamente recoger el cadáver, lo que haría más sencilla la tarea de ocultar los cuerpos.

También falla mucho la IA, tanto a la hora de atacar como cuando vamos en plan sigilo. Para empezar, la mecánica de la reubicación está muy bien, pero no es nada realista que te alejes unos metros, y de repente, es como si nada hubiera pasado, aunque haya un montón de cadáveres a su alrededor. ¿No se podrían quedar sencillamente en un modo de alerta permanente? Luego, es curioso cómo a veces la IA es como de mente colmena, al detectarnos un solo guarda menos de un segundo por matarle cuerpo a cuerpo de frente y alertando en el proceso a todos los demás nazis de la zona, y luego en otras ocasiones no funciona así.

Al menos, el juego está hecho bastante bien para que estos fallos no sean tan evidentes o molesten tanto, ya que si vamos haciendo ruido, pronto nos descubrirán. De hecho, es otra táctica buena para ir acabando con los enemigos de forma sigilosa: efectuar un disparo con el rifle sin ningún tipo de cobertura sonora, para que así se pongan todos a cubierto, y poder acercarse a ellos desde otra posición. Eso, o usar las piedras o el pedernal para atraer su atención a las zonas que a nosotros nos interesan, teniendo muchas opciones tácticas que usar en función de nuestro estilo de juego.

Antes he comentado que la campaña tiene 8 niveles, y aunque puedan parecer pocos, debido a su amplitud, pueden durar fácilmente unos 60-90 minutos, durando la campaña entre las 8 y 10 horas. Además de toda esa libertad que nos dan los niveles, esconden muchos secretos, como nidos de francotirador, cartas, diarios de guerra u objetivos secundarios, siendo probable que nos dejemos algo la primera pasada, lo que, junto a las numerosas formas de completar los objetivos que tenemos, hacen que seguramente volvamos a repetir varios niveles.

Sniper elite 3

Además de jugar solos, siempre podemos invitar a que un amigo se una a nuestra campaña para completarla de forma cooperativa (por desgracia, no hay modo local para jugar con un amigo), que si bien no cambia en absoluto, siempre es más divertido campear con un amigo. Aunque para eso, mejor ir a los desafíos, donde hay dos sub-modos. Por un lado, en “Supervivencia” tenemos que aguantar 15 oleadas de enemigos, cada vez más complicadas, buscando además mejorar nuestra puntuación.

Luego, el otro desafío consiste en que un jugador controla al francotirador, la mayoría de veces “encerrado” en una zona, desde la que cubre a su compañero, que va a cumplir los objetivos a nivel de suelo, contando con el rifle de asalto y los prismáticos para marcar los enemigos a su compañero. Ambas modalidades están muy bien, pero es una pena que solo haya dos misiones para cada sub-modo. Eso sin contar que o tenemos algún amigo con el juego, o solo podremos probar “Supervivencia”, ya que no hay ningún tipo de matchmaking, teniendo que jugar sí o sí con alguien de nuestra lista de amigos.

Luego tenemos el multijugador competitivo, del que no esperaba absolutamente nada, y me ha sorprendido muchísimo. Hay varios modos de juego de los más típicos (la mayoría son duelos a muerte o por equipos, pero con pequeñas variaciones, como que cuente la distancia de muerte y no las muertes logradas, por ejemplo), pero aplicando toda la jugabilidad del modo individual a una vertiente competitiva.

Sniper Elite 3

La gracia de este modo está en que hay que tomárselo todo con calma, ya que ir corriendo por el mapa es como ponernos una diana gigante para que otro francotirador nos vuele la cabeza. Y vaya si lo harán, porque ante todo, el multijugador no es fácil. Hay que saberse bien los escondites y posiciones de francotirador ideales de cada mapa, luego atrincherarnos con minas a nuestro alrededor, y finalmente, tener buena puntería y reflejos para que no nos detecten antes de matar a los oponentes.

También es importante moverse, ya que al matar a alguien, verá durante un segundo nuestra posición, por lo que si bien no es una representación tan literal de la reubicación vista en el modo individual, sí que evita que el multijugador esté plagado de camperos que no se mueven ni a rastras de una posición concreta.

Las únicas pegas que le veo a este multijugador son la poca cantidad de mapas que hay y el sistema de hosting que emplea, ya que si el anfitrión decide abandonar la partida, no se busca a un nuevo anfitrión, sino que se termina la partida, algo que es bastante molesto.

Sniper Elite 3

En lo referente a lo gráfico, la versión de PS4 luce bastante bien, pero sin ningún alarde. Lo más llamativo vuelven a ser las “Kill Cam”, ahora mostrando con más detalle la destrucción de los huesos, músculos y órganos internos, siendo todo un espectáculo ver cómo se revientan cráneos, ojos, pulmones o incluso testículos a cámara lenta. Incluso ahora podemos ver cómo se destrozan los vehículos por dentro, haciendo que sea un placer disparar nuestro rifle. Cuando no vemos a una bala ir hacia su objetivo, el juego no impresiona tanto. Sí, la iluminación está muy conseguida y los modelos de los personajes y los escenarios están bien, pero sin llegar a usar el poderío de las nuevas consolas ni por asomo.

El sonido sí que está mejor, al menos en lo que efectos se refiere. Las armas y el sonido ambiente nos trasladan de lleno a la Segunda Guerra Mundial, siendo un detalle muy interesante el uso del altavoz del Dualshock 4 para escuchar claramente el sonido de la recarga o cuando empiezan a vernos los enemigos. El doblaje al castellano está muy bien, y la banda sonora cumple su cometido sin llegar a ser memorable.

Sniper Elite 3

Conclusión

Sniper Elite III es un juego muy superior a la segunda parte: es más largo, los niveles son más amplios, hay más herramientas y hay más modos de juego. En definitiva, es todo lo que una secuela debería de ser: más y mejor. Sin embargo, a pesar de mejorar bastantes cosas de la entrega anterior, sigue habiendo varios problemillas que todavía evitan que estemos ante un imprescindible del género de la acción y la infiltración.

Aun así, entre su modo campaña, el cooperativo y el sorprendentemente bueno multijugador competitivo, los chicos de Rebellion han creado un título increíblemente divertido, perfecto para los fans de la Segunda Guerra Mundial o del sigilo, y que es imprescindible para los que se lo pasaron en grande con el juego anterior.

8

Nos consolamos con:

  • La Kill Cam. Imposible cansarse de ella.
  • Niveles muy abiertos que dan mucha libertad para completarlos.
  • Modos cooperativo y competitivos muy divertidos…

Nos desconsolamos con:

  • … pero que tienen muy pocos mapas.
  • La IA deja mucho que desear.

Ficha

  • Desarrollo: Rebellion
  • Distribución: 505
  • Lanzamiento: 27/06/2014
  • Idioma: Castellano
  • Precio: PC, Xbox 360 y PS3: 39,95 € - Xbox One y PS4: 59,95 €

Entradas relacionadas:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *