4

Shiny

Shiny

Muchas veces, en un plataformas no hace falta mucho para ofrecer una experiencia divertida. Ahí hay grandes ejemplos como The Impossible Game, donde todo son meras figuras geométricas. Otras veces, los estudios se centran en campos que no son cruciales, y salen juegos como Shiny. Me encanta apoyar los juegos independientes, y cuando encima se trata de un plataformas, más todavía al ser mi género favorito, pero a veces ni por esas.

En esta propuesta de Garage 2271C Company controlamos a un pequeño robot, que tiene que salvar al resto de máquinas que se han quedado desactivadas en la nave espacial en la que estamos. Los humanos no nos van a salvar, ya que han huido cuando la situación se puso peliaguda, con que le toca a los robots salvarse a sí mismos.

Esta pequeña excusa es la única narrativa que tenemos a nuestra disposición, y se nos presenta en una escena de vídeo algo más larga de lo necesario, y que técnicamente es un desastre. A veces para una presentación de diapositivas, los robots parecen oxidados de lo que les cuesta moverse, y las texturas se cargan ante nuestros ojos. Sin duda, no es un buen presagio para lo que luego nos espera en el juego, y aunque la experiencia es algo mejor que en la escena, tampoco por mucho.

Shiny

Básicamente, Shiny es un plataformas de scroll lateral en el que han intentado poner empeño en el aspecto gráfico, usando el Unreal Engine 4 para ofrecer escenarios y una iluminación llamativa. Por desgracia, se queda en el intento, y ni los gráficos ni las mecánicas mantienen el tipo, al menos en Xbox One.

La principal mecánica del juego es que nuestro robot protagonista tiene una barra de energía, que funciona al mismo tiempo como barra de vida. Cada vez que saltemos o nos choquemos con un obstáculo la batería se reducirá, teniendo que llegar a una estación de carga (que funciona como checkpoint) para recargarla.

Por el camino tendremos que sacrificar parte de la energía para activar ascensores, puertas o robots, habiendo un total de 4 robots ocultos para encontrar. Por el camino hay pequeñas baterías pequeñas que nos hacen recuperar parte de la energía, siendo además otro coleccionable a conseguir.

Shiny

Sobre el papel es todo bastante estándar, pero te pones a jugar y ves que fallan muchas cosas. Lo primero es que los controles de Shiny son bastante imprecisos, por lo que a veces no nos moveremos justo lo que queremos, o lo que es peor, al ir corriendo y llegar a un saliente, aunque pulsemos el botón de salto el personaje no saltará por algún motivo, lo cual es frustrante.

Junto a este problema de precisión tenemos una cámara espantosa, que nos muestra demasiado de lo que hay por encima del robot protagonista, pero no lo que hay por debajo. Esto se traduce en que muchas veces saltamos a ciegas, sin saber exactamente dónde está la plataforma objetivo. Sí, hay algunos elementos del fondo que nos pueden mostrar el límite de la plataforma, pero no es nada intuitivo ni bien diseñado. En saltos tranquilos, podemos mover la cámara un poco con el stick derecho para ver qué hay a nuestro alrededor, pero cuando empecemos a movernos la cámara volverá a su posición original, teniendo que basarnos en intuición para superar estos “Saltos de fé”.

Otro problema es que el diseño de los niveles no es nada del otro mundo, con retos bastante estándares dentro de los plataformas: plataformas que desaparecen tras unos segundos sobre ellas, plataformas móviles, etc. Pero claro, tener todos los problemas de antes hacen que la experiencia no sea ni siquiera estándar.

Shiny

Un aspecto que podría haber sido interesante es el uso de habilidades especiales, como un campo de fuerza con el que destruir las rocas que caen antes de que nos toquen, o reducir nuestra temperatura, pero nuevamente, no ofrecen algo especialmente único o divertido.

Todo esto hace que Shiny no sea divertido, sino que llegue a ser frustrante. Encima, el juego no es que sea muy largo, ya que sus 20 niveles se pueden completar rápidamente, algo que hasta se puede ver como bueno para que la experiencia sea más positiva.

Algo que hace que el juego sea incluso peor son los gráficos. En estático, parece que no es malo, pero en movimiento el rendimiento no es nada bueno, lo que perjudica aún más las secciones de plataformas. Encima, hay momentos en los que la iluminación se vuelve completamente loca, con unos brillos exagerados que ni en una discoteca, siendo hasta incómodo jugar. Algunos obstáculos tampoco lo parecen, ya que parecen que están en un plano de profundidad diferente al nuestro, y aun así, nos hacen daño, lo cual no queda nada bien. El sonido es lo único salvable por la banda sonora, con temas bastante buenos. Sin embargo, los efectos son muy mejorables, ya que cuando hay una zona en la que caen piedras, dan ganas de poner el televisor a “Mute” para no oír ese espantoso ruido.

Shiny

Conclusión

Shiny no es un buen juego. Así de simple. Visualmente es espantoso y hasta a veces molesto por los efectos de luces, el rendimiento perjudica unas secciones de plataformas que ya de por sí son mejorables, y encima hay largos tiempos de carga entre niveles. Muchas veces dicen que no hay que fiarse de las primeras impresiones, pero en este caso son más que acertadas: la escena de vídeo que cuenta la historia es espantosa, y el juego está casi al mismo nivel. Y es una pena, porque estos plataformas de scroll lateral pueden estar muy bien, pero viendo el resultado final, no me extraña que los humanos hayan dejado a los robots para que se pudran en esta nave y se alejaran lo más lejos posible de ellos.

4

Nos consolamos con:

  • La idea de querer ofrecer un plataformas no violento es atractiva
  • La banda sonora es bastante buena

Nos desconsolamos con:

  • Visualmente espantoso, y con un rendimiento muy mejorable
  • Los efectos de iluminación que a veces podrían llegar a causar ataques epilépticos
  • Muy corto
  • Diseño bastante básico e insulso
  • Controles poco precisos, llevando a momentos frustrantes

Ficha

  • Desarrollo: Garage 227
  • Distribución: 1C Company
  • Lanzamiento: PC: 31/08/2016 - Xbox One: 11/10/2017
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 9,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *