7

Shadow Bug

Shadow-Bug

Antes era muy normal diferenciar entre los juegos para móviles y para el resto de plataformas, pero a medida que la tecnología avanza, es cada vez más común encontrarse títulos que nacen en consolas o PC que dan el salto a dispositivos móviles, o al revés, que de las pantallas de nuestros smartphones saltan a nuestros televisores con resultados muy variopintos.

El nuevo título en realizar este salto es Shadow Bug del pequeño estudio finlandés Muro Studios, que tras lanzar su juego en iOS y Steam, es el turno de probar suerte en Nintendo Switch, que se ha convertido por méritos propios en todo un paraíso para los juegos independientes. La premisa es muy sencilla: avanzar por los niveles cortando a los enemigos sin morir en el intento, y hacerlo en el menor tiempo posible. ¿Tenéis la espada lo suficientemente afilada como para sobrevivir?

Al ser originalmente un título para móviles, Shadow Bug nos propone dos métodos de control muy diferentes. Por un lado está el de usar un mando tradicional, de modo que podemos usar el stick para movernos y el sensor de movimiento del mando para mover a una especie de luciérnaga, que marcará hacia dónde estamos apuntando. Esto es clave, ya que si bien nuestros andares son algo lentos, en cuanto marquemos a un enemigo, haremos un rápido dash hacia él, matándole en el proceso y atravesando cualquier obstáculo no letal que haya por el camino.

Shadow-Bug

Este dash hacia los enemigos será nuestro principal medio de transporte, y la principal mecánica de Shadow Bug. Personalmente, no me ha gustado jugar con mando, por lo que prefiero la otra opción: emplear la pantalla táctil. Así realizaba movimientos más precisos y rápidos, aunque está bien que hayan incluido dos métodos de control diferentes.

Inicialmente, parece que los niveles van a ser bastante sencillitos, pero a lo largo que vamos avanzando, veremos cómo usan esta mecánica de formas muy ingeniosas. Por ejemplo, podemos atravesar cualquier tipo de muro, pero si hacemos el dash y nos chocamos con una motosierra o un pincho, moriremos instantáneamente. Esto nos obliga a tener un timing adecuado, para no morir mientras realizamos este genial ataque. Al mismo tiempo, tenemos que tener cuidado de que los enemigos no nos toquen, ya que pese a usarlos muchas veces como plataformas, nos pueden seguir matando, lo que crea un equilibrio bastante interesante.

A medida que avanzamos nos enfrentaremos a nuevos retos o aparecerán nuevos enemigos que introducen alguna que otra mecánica diferente, como disparar, lanzar bolas que nos matan al tocarnos, etc. De este modo, el título se mantiene fresco durante los 36 niveles que dura, siendo una delicia ver qué nuevo desafío nos espera a continuación. Eso por no contar los pequeños rompecabezas que hay de vez en cuando, que nos obligan a pensar un poco antes de ponernos a usar la espada como unos locos.

Shadow-Bug

Como os podréis imaginar, moriremos unas cuantas veces en el juego al matarnos absolutamente todo de un golpe, y tener que medir muy bien nuestros ataques para no chocarnos con algún obstáculo mortal. Por suerte, reaparecemos casi de forma instantánea, y cada nivel tiene varios puntos de control para que no nos sintamos frustrados. Es uno de los aciertos de Shadow Bug, y en ese sentido funciona como en CelesteSuper Meat Boy, al no castigarnos muy fuertemente con cada muerte, y saber en todo momento por qué hemos puerto para solucionarlo en el siguiente intento. Eso sí, ojo a los últimos niveles, donde sí que se nota un pico de dificultad considerable, lo cual puede llegar a molestar.

Los niveles no son extremadamente largos ni tampoco excesivamente grandes, de modo que los podemos completar en un minuto o algo así. Esto hace que Shadow Bug esté muy pensado para el speedrunning, y de hecho, una de las posibles estrellas a conseguir en cada nivel es por superarlo por debajo de un tiempo determinado, mientras que las otras son por completar el nivel o conseguir una puntuación específica.

Además de los niveles normales, nos enfrentaremos a varios jefes finales, donde tenemos que poner a prueba nuestros reflejos. Muchas veces podremos morir si no nos movemos de forma adecuada en menos de un segundo, usando tanto el escenario como a los enemigos a nuestro favor para acabar con el jefe de turno. Son momentos bastante intensos, por lo que al derrotarlos te sientes realmente bien.

Shadow-Bug

Si habéis echado las cuentas, seguramente os habréis dado cuenta que Shadow Bug no es muy largo. Al tener niveles más bien cortos y “solo” 36, es posible acabar el juego en aproximadamente 1 ó 2 horas. Obviamente, si queremos extraerle todo el jugo tendremos que repetir las fases hasta encontrar los mejores caminos posibles, o sencillamente mejorar nuestros reflejos para hacerlo lo más rápido posible. Al menos, el precio del título es bastante acorde a lo que ofrece, lo cual es de agradecer.

En cuanto al apartado técnico, estamos ante un título vistoso pero minimalista, muy en la línea de LimboBadland. Por tanto, casi todo se basa en formas oscuras, con unos fondos bastante bonitos, y colores muy claros para indicar que algo es peligroso. No estamos ante el juego más bonito de Nintendo Switch, pero no luce nada mal en la pantalla cuando jugamos en modo portátil usando la pantalla táctil. Además, su mayor tamaño respecto al teléfono móvil hace que tengamos más precisión, lo cual nunca está de más. El sonido tampoco está nada mal, pero sin demasiados alardes.

Conclusión

Puede que no vaya a romper ningún molde, pero Shadow Bug ofrece unas pocas horas de diversión para los amantes de los plataformas y los speedrun a un precio bastante ajustado. Es cierto que el control usando el mando no es el mejor del mundo (o al menos, a mí no me ha parecido excesivamente preciso), pero al jugar con la pantalla táctil, disfrutaremos de niveles bastante bien diseñados y con un movimiento principal que nos hace sentir muy poderosos frente a nuestros enemigos. Así que, si os gustan los plataformas y queréis disfrutar de una propuesta algo diferente a le media, Shadow Bug no os decepcionará.

7

Nos consolamos con:

  • Diseño de niveles bastante bueno
  • Sorpresas constantes por cómo se implementan los enemigos o los nuevos tipos que se van presentando
  • Jefes finales que suponen todo un desafío de lo más intenso

Nos desconsolamos con:

  • El control con los mandos no es tan preciso como el de la pantalla táctil, por lo que se juega peor en el televisor que en modo portátil
  • Algún que otro pico de dificultad, sobre todo en los últimos niveles
  • Si somos ágiles con la pantalla, el juego nos durará muy poco

Ficha

  • Desarrollo: Muro Studios
  • Distribución: Muro Studios
  • Lanzamiento: Switch: 30/03/2018 - Steam: 21/07/2017
  • Idioma: Textos en Inglés
  • Precio: Switch: 9.99 € - Steam: 4.99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *