7

Robinson: The Journey

robinson-the-journey

Después de jugar a varios títulos para PlayStation VR es hora de probar uno de los pesos pesados exclusivo para la realidad virtual. Se trata de Robinson: The Journey desarrollado por Crytek. Un juego de ciencia ficción englobado en el género de exploración y aventuras en el que descubrir cómo hemos llegado a parar a un misterioso planeta extrasolar plagado de dinosaurios. Todo apunta maneras en Robinson: The Journey y el sello de Crytek es toda una garantía por apostar por el realismo gráfico, aunque en PlayStation VR y con mi humilde PlayStation 4 normal quizás el rendimiento gráfico no sea el esperado.

Robinson: The Journey no deja de ser un simple título con mecánicas sencillas que te obligará a jugar un buen número de horas si quieres alcanzar el final del juego. Todo empieza en el interior de una capsula con un robot flotante dándonos órdenes al más puro estilo Glados de Portal y poniéndonos en situación. Incluso el sentido del humor que gasta este robot llamado Higs es de lo más peculiar y similar a Glados. Una vez en la capsula cuesta acostumbrarse y quizás sentáis algún mareo, pero agarraos que vienen curvas.

robinson-1

Salimos de la capsula y …. tras unos momentos toca cerrar la boca. Lo que uno puede ver al abrir la compuerta es indescriptible al ver el mundo que nos rodea. Todo una maravilla, aunque ya os digo que con PlayStation VR quizá no llega al grado de realidad que con otros dispositivos. Un planeta a nuestros pies. Como Robin tendremos que recorrer este planeta llamado Tyson III en busca de respuestas y averiguar cómo hemos llegado hasta allí y saber si hay más supervivientes.

Durante nuestro trayecto iremos acompañados del robot Higs, como he comentado previamente, y de un pequeño dinosaurio T-Rex llamado Laika. Y es que en Robinson: The Journey nos esperan encuentros con dinosaurios que habitan el planeta de todo tipo. Con Higs y con Laika podremos interactuar con nuestro mando dando instrucciones a unos o a otros para resolver ciertas situaciones y puzles. Con el mando que lleva Robin en las manos podremos marcar objetos, transportarlos en el aire o incluso analizar la fauna del planeta e incorporarla a nuestra base de datos.

Los primeros momentos en Robinson: The Journey son una tanto desconcertantes, la vedad. Podemos movernos a nuestro gusto hacia cualquier lado gracias a la realidad virtual, y aquí es cuando entra en juego un factor que, no afecta a todo el mundo, los mareos. Al principio tuve que descansar bastante entre cada partida pues sentía contiuos mareos. Lo que no me permitió disputar sesiones muy largas. Y eso afecta en consecuencia la jugabilidad. Pero como comento esto no afecta a todo el mundo por igual, así que si disfrutáis con la realidad virtual sin problema podréis sentiros un explorardor mas en Tyson III.

Robinson

En algunos casos y junto a Higs tendremos que resolver ciertos puzles de lógica matemática en los que tendremos que repartir energía por varios puntos hasta que todos estén activados con la energía que nos marcan. En estos casos la vista en primera persona se traslada a una vista cenital en la que vemos parte del planeta como si fuese una maqueta, y la verdad que la visión es estupenda.

En otras ocasiones tocará utilizar nuestras manos virtuales para subir o bajar paredes, trepar por cables o incluso hacer tirolina. En estos casos controlaremos el agarre de las manos con los gatillos del mando Dualshock 4 y con el casco de realidad virtual controlaremos hacia dónde queremos agarrarnos, es decir la dirección de las manos y que exactamente se posen dónde queramos. Algo que la verdad no funciona demasiado bien e incluso que llega a desesperarnos en ciertas ocasiones.

robinson-3

Robinson: The Journey es una producción triple A y por tanto encontraremos los gráficos más realistas para nuestra experiencia de realidad virtual de PlayStation, así como un doblaje a nuestro idioma perfecto con unos diálogos y efectos muy bien conseguidos. Otra cosa es la jugabilidad y aquí es dónde cojea el juego ya que afecta negativamente la experiencia final con algunos mareos que pillé de aupa. Por otro lado, el juego en una PlayStation 4 no ofrece una calidad gráfica alta, algo que sí que quizás pueda lograrse en PS4 Pro u otros dispositivos de realidad virtual.

Sin embargo, cruzarse con enormes dinosaurios en ciertos momentos o casi llegar a sentirlos o tocarlos es una experiencia muy recomendable que sólo podréis sentir en Robinson: The Journey. Sin salir de casa podremos visitar un planeta muy parecido al nuestro y sentirnos un auténtico explorador de una tierra que espera ser conolizada.

Conclusión

Robinson: The Journey aparte de dejarnos la experiencia única de caminar entre dinosaurios también nos deja con una horrible sensación de mareos en algunos momentos. Cuesta adaptarse en este juego, pues pasaremos unas cuantas horas si queremos completarlo al cien por cien y descubrir todos sus secretos. En PS4 Pro quizás luzca mejor que en una PS4 normal, porque en esta última la sensación es un tanto agridulce, y más cuando es bien sabido que para Crytek los gráficos y la inmersión es lo fundamental.

7

Nos consolamos con:

  • Caminar entre dinosaurios.
  • Ofrece aventura y exploración como ningún otro.
  • Excelente doblaje.
  • Sentirnos como un auténtico explorador.

Nos desconsolamos con:

  • Sensación de mareo desde el primer momento.
  • Movimientos de cuello en plan jirafa.
  • Gráficos en PS4 normalitos (desconocemos cómo son en PS4 Pro)

Ficha

  • Desarrollo: Crytek
  • Distribución: Sony
  • Lanzamiento: 09/11/2016
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Castellano
  • Precio: 59,99€

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *