9

Rise of the Tomb Raider

rise-of-the-tomb-raider

La arqueología ha vuelto con mucha fuerza a los videojuegos gracias a Uncharted y al reinicio de Tomb Raider, permitiendo el regreso de estas aventuras de acción que tan buenos momentos nos dieron hace tantos años. Ahora es el momento de Lara Croft de seguir demostrando su fortaleza en este reinicio con Rise of the Tomb Raider, que como curiosidad, ha llegado como exclusiva temporal a Xbox One, teniendo que esperar los usuarios de PC y PS4 varios meses para poder ver en qué líos se mete la buena de Lara esta vez.

Tras sobrevivir a la isla de Yamatai ahora Lara buscará por todo el mundo una fuente de la inmortalidad siguiendo los pasos de su padre, en una secuela que hace lo que la mayoría de segundas partes: coger lo mejor del original y hacerlo todo mejor y más grande. ¿Será esto suficiente para que Lara siga siendo un referente en la arqueología videojueguil?

Explorando la mente de Lara

Uno de los puntos fuertes de Tomb Raider fue la humanización de Lara, para que fuera una persona normal con sus propios problemas y debilidades, pero sin dejar de ser la heroína de acción que todos conocemos. Esta tendencia sigue en Rise of the Tomb Raider, pero poniendo más énfasis en la leyenda arqueológica que busca Lara. Esta mezcla de historia personal y arqueológica hace que sea mucho más interesante que en la “primera” parte, lo que nos mantiene enganchados desde el principio hasta el final.

Rise of the Tomb RAider

En ese sentido, es genial cómo lo sucedido en la primera entrega no se olvida y es clave para el inicio de las nuevas aventuras de Lara. Además, como lo que estamos buscando es lo que buscaba el padre de Lara al mismo tiempo, podemos descubrir más sobre el pasado familiar de esta versión de la arqueóloga.

Esta secuela también se beneficia por tener un mejor grupo de personajes secundarios. Por un lado, hay un villano muy claro desde el principio, y aunque no llega a ser demasiado carismático, gracias a los diarios y documentos que encontramos resulta medianamente interesante. Pero lo que más se ha trabajado es el grupo de aliados de Lara, que es infinitamente más interesante, y por los que realmente podemos llegar a preocuparnos como lo hace Lara.

Volviendo a explorar tumbas

Uno de los principales problemas que tuve con Tomb Raider es que había demasiada acción y muy poco de exploración y resolución de puzzles como antes del reboot, y por suerte eso a ha cambiado drásticamente. Sigue habiendo mucha acción, pero todo se ha equilibrado para que el ritmo esté mejor llevado, y Lara sea realmente una arqueóloga y no una Rambo.

Rise-of-the-Tomb-Raider

La estructura del juego sigue siendo más o menos la misma del original: vamos avanzando completamente las misiones y encontrando campamentos, habiendo lugares secundarios con varias recompensas tras obstáculos que solo podremos destruir o pasar con equipamiento que conseguiremos más adelante, muy a lo “Metroidvania”. Sin embargo, el énfasis en la exploración ha aumentado considerablemente, y las zonas abiertas se han hecho más abiertas. Hay un par de lugares bastante grandes llenos de secretos, y hasta las zonas más lineales tienen sus rinconcitos con reliquias y otras recompensas.

Lo mejor es que todo lo que hagamos nos recompensará de alguna forma. ¿Queremos explorar las tumbas opcionales? Pues al final nos darán una mejora para Lara. ¿Queremos ayudar a los aliados con misiones secundarias? Pues a cambio nos darán nuevas armas, atuendos con capacidades especiales o herramientas para desbloquear nuevas zonas. Todo esto es opcional, pero al darnos tantas recompensas por hacer estas misiones o tumbas, todo se hace mucho más satisfactorio.

Las tumbas han mejorado bastante, ya que en Rise of the Tomb Raider se han añadido trampas (no son demasiadas y se ven claramente, pero ahí están) y el uso del agua, lo que añade más posibilidades para los rompecabezas con los que nos encontraremos. No son demasiado complicados, pero algunos están muy bien pensados, y son muy divertidos.

rise-of-the-tomb-raider

Otro aspecto que se ha vuelto más útil es el de la caza y la recolección de hierbas gracias al nuevo sistema de “crafting”. Ahora al cazar no solo conseguiremos experiencia como antes, sino también diferentes materiales. Ahora para mejorar las armas o crear nuevo equipamiento para Lara tendremos que usar varios recursos. Por otro lado, también podremos crear flechas normales o de diferentes tipos en cualquier momento, cócteles molotov, granadas o incluso curar a Lara antes que esperar a que la vida se regenere por sí misma. Esto hace mucho más importante estos aspectos que, personalmente, perdían importancia en el “original” a medida que avanzábamos en la historia. No es algo complejo, pero mejora notablemente la experiencia.

Una guerrera superior

Aunque la exploración ha mejorado mucho, el combate sigue siendo una parte muy importante de Rise of the Tomb Raider, y ha mejorado mucho. Normalmente nos enfrentaremos a enemigos en zonas más o menos abiertas, y tendremos varias opciones a la hora de acabar con ellos. Por un lado está la opción del sigilo, usando botellas o el arco para ir distrayendo a los enemigos mientras los vamos separando para acabar con ellos poco a poco, o simplemente dejando libre la zona por la que tengamos que avanzar para continuar.

Si preferimos ir por los tiros, también hay muchas opciones. Los tipos de armas se mantienen (arco, pistola, rifle de asalto y escopeta), pero hay varios tipos de armas que cambian mucho en lo visual, y también en sus características. Al final del juego siempre tendremos los cuatro tipos de armas, y en función de lo que exploremos, podremos acceder a más tipos de armas. El combate personalmente sigue sin ser tan bueno como en los Uncharted, pero ha mejorado bastante y es más divertido.

rise_of_the_tomb_raider

Independientemente de cómo actuemos ante estos enfrentamientos, la IA tiene momentos de brillantez y otros de estupidez de mucho cuidado. A veces en mitad de un tiroteo nos rodearán y nos podrán sorprender, mientras que cuando vamos con sigilo al detectar un cuerpo cambiarán sus rutinas para intentar cazarnos. Ahí es cuando funciona, pero otras veces los enemigos se lanzan a por nosotros en plan kamikaze, o podrán ver un cadáver y quedarse ahí plantados como si no pasara nada.

Pero en general la experiencia en los encuentros es muy satisfactoria, y lo que es mejor, todos los combates están bastante más justificados que en el original. Además, a medida que avanzamos nuestro abanico de opciones se va abriendo según desbloqueamos nuevas armas y habilidades. Algo que me encantaba era ir con sigilo con el arco con la habilidad para disparar tres flechas a la vez, apuntando a la cabeza a los enemigos y matando hasta 3 soldados cercanos en silencio. Otras posibilidades son los asesinatos desde las alturas, usar flechas venenosas para matar a un grupo, o incluso lanzar un bidón de gasolina a una hoguera para acabar con los enemigos que se están calentando a su alrededor. La libertad de acción que nos dan es uno de sus puntos fuertes, y nunca nos sentiremos en desventaja al ir pegando tiros o en sigilo.

El diseño de los niveles es muy bueno, haciendo que incluso tiroteos que otras veces podrían ser repetitivos, se sientan frescos. Esto se consigue con coberturas a veces destructibles, poniendo cierto grado de verticalidad o combinando bien los tipos de enemigos. Hay un combate que me encantó y que fue único de esa zona al aprovechar tanto el agua y hacerte sentir casi como un Predator acechando a los enemigos.

rise_of_the_tomb_raider

El espectáculo de la destrucción

El último pilar jugable que nos falta en Rise of the Tomb Raider es el de las plataformas. Básicamente, durante la mayor parte del tiempo estaremos escalando los salientes pintados en blanco (qué amable y qué trabajo el que los haya pintado todos), pero no todo es tan fácil como pulsar el botón de “A” y mover un poco el stick. A medida que avancemos desbloquearemos más y más habilidades que se combinarán en secuencias muy intensas de persecución y destrucción a nuestro alrededor, como usar flechas especiales en maderas débiles o una especie de mini-gancho en el piolet.

Con todo esto tenemos unos niveles mejor diseñados que antes, con más habilidades que antes, y con la exploración siendo muchísimo más satisfactoria que antes. Con todo esto tenemos una aventura que nos durará unas 15 horas, y varias horas más si queremos completar el juego al 100%. En vez de incluir un modo online de baja calidad, se ha incluido la posibilidad de rejugar los niveles con varias modificaciones a través de cartas para conseguir una mejor puntuación. También está la opción de una especie de modo horda, pudiendo establecer nosotros varias condiciones, o jugar lo que hayan preparado otros usuarios. No es que sea algo que nos vaya a dar muchísimas horas de juego, pero sí unas cuantas horas de diversión extra fuera de la historia.

Técnicamente estamos ante una experiencia increíble. El simple detalle en el pelo de Lara es alucinante. En serio, es el mejor pelo que he visto nunca en un videojuego. Además de tener unos modelos y texturas muy trabajadas, hay otros detalles geniales, como ver cómo Lara se va cubriendo de nieve cuando está nevando, vamos dejando el rastro en la nieve densa, o vemos a Lara secarse el pelo al salir del agua. Todo esto sumándole una iluminación increíble, unas vistas que nos dejarán boquiabiertos, o unas escenas de destrucción (Lara como arqueóloga es demasiado destructiva en las ruinas antiguas) que son increíbles. Es una pena que en momentos puntuales haya pequeños tirones, pero nada grave como para empañar este gran resultado. El sonido está a la misma altura, con un doblaje al castellano sublime (aunque los subtítulos a veces están desincronizados por alguna razón), y una banda sonora de calidad.

rise_of_the_tomb_raider

Conclusión

Rise of the Tomb Raider es uno de los mejores juegos de este 2015, y una secuela que llevan muy bien a cabo el lema de “más y mejor”. Tenemos una aventura con zonas más grandes, mejor diseñados, con un mejor ritmo, y una mejor historia. Además, el online ha desaparecido para unos modos de rejugabilidad más entretenidos que el multijugador. ¿El juego es perfecto? No, ya que a veces la IA falla y hay pequeños problemas técnicos, junto con algo que me ha parecido ilógico: que Lara no lleve sus dos icónicas pistolas.

Aun así, estamos ante una aventura genial que contentará a los fans de la primera entrega de este reboot y las anteriores, al combinar mejor la acción y la exploración de tumbas. Esto también lo aleja más de su principal competidor, Uncharted, aumentando las diferencias entre ellos pese a que a veces se siguen pareciendo mucho. Así que, si tenéis una Xbox One y os gustan estos títulos, o incluso si no la tenéis, estamos ante un juego que hay que probar sí o sí. Si los siguientes capítulos de la saga van a seguir la ruta de este Rise of the Tomb Raider, Lara se va a ganar a pulso la corona de vuelta como la mejor arqueóloga de los videojuegos. 

9

Nos consolamos con:

  • Genial historia que continua muy bien lo sucedido en la primera entrega.
  • Mayor énfasis en la exploración, recompensando todo lo que hagamos.
  • Gráficamente es espectacular. Ojo al pelo de Lara.
  • Gran diseño de niveles para los puzzles, las plataformas y el combate.

Nos desconsolamos con:

  • Pequeños tirones en momentos muy puntuales.
  • ¿Por qué no lleva Lara su dos icónicas pistolas?
  • Subtítulos desincronizados en varias secuencias de vídeo.

Ficha

  • Desarrollo: Crystal Dynamics
  • Distribución: Microsoft
  • Lanzamiento: 13/11/2015
  • Idioma: Español
  • Precio: 64,95 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *