9

Red Matter – Oculus Quest

Red Matter

Cuando salieron las Oculus Quest, muchos títulos conocidos de la Realidad Virtual tuvieron su port de rigor, con que no tenía pensado analizar todos los juegos que ya había analizado en otra plataforma, salvo que pensara que el port era destacable por alguno de los siguientes motivos: sorpresa al adaptar un juego muy potente de forma inteligente (Robo Recall, The Exorcist VR), porque en Quest se juega mucho mejor (Apex Construct) o porque se ha añadido nuevo contenido (Moss). Con los meses, más títulos originales han empezado a llegar a Oculus Quest, con que no esperaba volver a analizar un port en bastante tiempo… Hasta que Vertical Robot anunció la llegada de Red Matter al visor independiente, claro.

Esta aventura narrativa y de puzzles se convirtió en uno de mis juegos favoritos de Realidad Virtual el año pasado, gracias a su trama, diseño de rompecabezas y un apartado técnico sencillamente increíble. Cuando se anunció el port, el propio estudio nos dejó con la boca abierta ante todas las optimizaciones que habían logrado en el Unreal Engine, por lo que tenía que comprobar por mí mismo el resultado final. ¿Es capaz de sorprender este port en el apartado técnico tanto como promete?

No me voy a andar con rodeos, ya que la respuesta es un rotundo sí. Como en otros análisis de versiones de Oculus Quest, aquí tenéis el análisis que publiqué en su momento de la versión de PSVR (el juego también está disponible en PCVR), ya que más allá de una descripción básica, el foco de atención del texto está en el apartado técnico y cómo se ha logrado mantener intacta su esencia en un dispositivo móvil. Por tanto, el contenido es el mismo, disfrutando de una historia de espionaje y ciencia ficción, al ponernos en la piel del Agente Épsilon, encargado de infiltrarse en la base de la no-Unión Soviéta para el bando no-Occidental, con la particularidad que está en una luna de Saturno.

El argumento me sigue pareciendo genial, al ir ofreciendo un misterio claro desde el primer momento, con giros de guion propios del espionaje y, sobre todo, de la ciencia ficción, siendo una delicia volver a vivir la aventura encontrando las pequeñas pistas que hay desde el principio, para crear una historia emocionante y coherente con el universo que nos plantean.

Lo que tampoco ha cambiado es la forma de jugar, aunque hay ligeras modificaciones debido a los Oculus Touch, que se emplean en vez de los PS Move. En primer lugar, Red Matter apuesta porque Épsilon use unas herramientas con la forma del mando (los Touch originales en este caso), de modo que el personaje recrea perfectamente todos los gestos que hacemos en el mando gracias a los sensores de los botones, y las pulsaciones de los mismos. El mando izquierdo sirve para acceder a las tres herramientas posibles (mano-garra, linterna y pantalla/traductor), mientras que la mano derecha tiene también una garra para coger objetos, y sirve para la propulsión. Algo interesante es que el inventario en la mano izquierda se realiza con el stick, por lo que el movimiento libre (si es que lo activamos) se inicia al pulsar el botón «Grip» de cualquiera de los mandos. En este momento, nos moveremos hacia donde apunte dicho mando, al igual que ocurre con la mayoría de juegos de PSVR. Me ha parecido curioso que se adopte este sistema, pero funciona bastante bien, ya que no requerimos de movimientos rápidos ni nada por el estilo.

Personalmente, me sigue pareciendo mejor la combinación de saltos (en vez de teletransporte) para mantener la sensación de estar en gravedad cero, junto a los pequeños dashes cuando el punto de salto está muy cerca. Además, al jugar en un dispositivo sin cables, podemos andar nosotros físicamente en caso de que tengamos que movernos unos pocos metros, o girarnos físicamente nosotros en vez de usar unos botones o el stick (lo cual se sigue pudiendo hacer), lo que aumenta todavía más la inmersión.

Red Matter

Como todo el diseño del juego se mantiene, toca hablar de lo verdaderamente importante de este port: los gráficos. Los chicos de Vertical Robot han debido hacer magia negra o algo por el estilo, ya que Red Matter luce casi tan bien en Oculus Quest como en PSVR. De hecho, hay detalles que no los he visto en ningún otro juego hasta la fecha, como un sistema de iluminación que emplea una especie de Ray Tracing para que, cuando escaneemos algo, veamos cómo el láser se ve reflejado en diferentes superficies. Sí, es algo simple comparado con lo que se puede lograr en los dispositivos más actuales, pero eso es cuando es un juego plano. Lograr una iluminación tan real en VR, y encima en un disposito móvil, es sencillamente increíble, ya que precisamente es en la iluminación donde muchos títulos empiezan a recortar a la hora de hacer ports.

La calidad de las texturas tampoco se queda atrás, ofreciendo un acabado prácticamente idéntico al de PSVR, hasta el punto de que, si no fuera por los mandos, podría costar identificar en una imagen a qué versión pertenece la captura. Todo esto convierte a Red Matter en el juego con mejores gráficos de Oculus Quest, creo que superando incluso a Vader Inmortal, el otro título más puntero del visor. Es cierto que aquí no hay muchos NPCs o enemigos, por lo que «solo» hay escenarios, pero está todo tan bien hecho, y tienen un tamaño tan considerable, que me parece más impresionante lo logrado por Vertical Robot.

De hecho, es también el port más fiel y sorprendente de todos los que tenemos en Oculus Quest, superando incluso a Robo Recall, ya que no me esperaba en absoluto tener estos gráficos a tan pocos meses del lanzamiento del dispositivo. De nuevo, entiendo por qué Robo Recall no puede lucir tan bien como en PC (muchas físicas e IA), pero sí que lo han logrado con Red Matter, y eso es digno de aplauso.

Red Matter

¿Cómo han logrado semejante magia negra? Con muchas técnicas de optimización y ciertos recortes en la resolución. Mientras que en el centro del juego todo se verá con la máxima resolución posible, en los bordes podremos notar cómo todo está pixelado. Es una técnica que se emplean en muchos otros títulos del visor (lo he notado con la misma intensidad en Dance CentralApex Construct), ya que nuestra atención está en el centro de la pantalla, y no en los bordes, a los que miramos de reojo. ¿Molesta? En absoluto, y es un «sacrificio» más que aceptable para que disfrutemos de semejante despliegue técnico en cualquier lado. Si en Vertical Robot han logrado esto sin mejoras en los motores como la implementación de Vulkan y nuevas técnicas de optimización, ¿qué se podrá lograr en el futuro con el Snapdragon 835 que llevan las Quest?

A nivel sonoro, Red Matter sigue siendo espectacular, gracias a un doblaje en castellano de bastante calidad (cosa que se agradece muchísimo, entre tantos títulos solo con doblaje en inglés o latino en Quest), una banda sonora de ciencia ficción que le viene al pelo, y unos efectos sonoros fantásticos. Es decir, este apartado se mantiene exactamente igual, con que ninguna sorpresa.

Red Matter

Conclusión

Ha habido varios ports sorprendentes en Oculus Quest, pero Red Matter es seguramente el que más sorprende, ya que Vertical Robot ha creado un port que se ve prácticamente igual que las demás versiones. Sí, habrá pequeños cambios (como la resolución variante en los bordes de la pantalla), pero todo luce de una forma tan parecida, que sorprende cómo han logrado mantener un apartado técnico de tanto nivel en un dispositivo móvil.

Porque sí, Red Matter se corona por méritos propios como el juego con mejores gráficos de Oculus Quest, y como el mejor port realizado para el dispositivo hasta la fecha. En Vertical Robot hay unos cracks trabajando con el Unreal Engine, que han logrado virguerías que, personalmente, no me esperaba ver hasta dentro de bastante tiempo en Quest. ¿Un título con gráficos realistas que no solo mantenga el tipo, sino que le hable de tú a tú a las versiones de los demás visores? Si me hubieriais preguntado hace unas semanas, os habría dicho que ni por asomo, pero Red Matter ha llegado para sorprendernos a todos.

Por si no había quedado claro, si no teníais Red Matter y disponéis de unas Oculus Quest, debéis haceros con el juego, o en cualquier visor de VR directamente. Estamos ante un port que mantiene su altísima calidad en todos los apartados, y sigue siendo sencillamente genial. Viendo el buen hacer de Vertical Robot, está claro que nos volverán a sorprender con su próximo proyecto, pero mientras tanto, a disfrutar de la infiltración en la base soviética volgravia.

9

Nos consolamos con:

  • Port sencillamente magnífico. Los mejores gráficos de Oculus Quest de lejos
  • La inmersión que da usar herramientas con la forma de los mandos
  • La historia sigue enganchando desde el primer momento, sobre todo para los amantes de la ciencia ficción

Nos desconsolamos con:

  • No saber aún en qué nuevo juego están trabajando en Vertical Robot
  • Sigo echando en falta un poco más de variedad en los puzzles
  • El juego se puede hacer corto

Ficha

  • Desarrollo: Vertical Robot
  • Distribución: Vertical Robot
  • Lanzamiento: 15/08/2019
  • Idioma: Textos y Voces en Castellano
  • Precio: 29,99 €

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *