9

Plants vs Zombies: Garden Warfare

gardenwarfare

Si todo el mundo lo sabe: la mejor forma de matar a un zombi es a guisantazo limpio. Ahora tenemos la oportunidad de hacerlo en primera persona con Plants vs Zombies: Garden Warfare, el salto a first person shooter de la famosa saga de PopCap Games y editado por EA. Después de un Plants vs Zombies 2 para dispositivos móviles que deja mucho que desear tras convertirse en Free to Play, donde gastarse dinero es casi indispensable para avanzar si no queremos jugar una y otra vez al mismo nivel, no las tenía todas con la nueva versión FPS para Xbox One y 360. Por suerte, me ha sorprendido gratamente, no sólo por no tener que gastar dinero tras el desembolso inicial -tener que dar gracias por esto tiene tela-, sino porque el salto a shooter ha sido ejecutado con mucha creatividad y sin perder la esencia del juego.

No me divertía tanto con un shooter desde el Warhawk de los primeros tiempos de PS3, y es que Plants vs Zombies: Garden Warfare deja atrás la seriedad de los FPS actuales sin perder el control sólido por el camino. ¿Quién podría imaginar que andaríamos corriendo por jardines y pueblos controlando a un girasol? ¿Y por qué no a un científico zombi de ojos saltones? Si se encuentran cara a cara tras girar una esquina, ¿quién ganará? Probablemente, mientras nos recuperamos del suso una planta carnívora aliada aparecerá por sorpresa de bajo de la tierra y se zampará al desdichado zombi. Al girasol, planta carnívora y científico zombi se les unen varios tipos de clases más tanto de plantas como de zombis, cada una con características diferentes.

1387491637147

Es este colorido grupo de personajes a nuestra disposición lo que convierte al juego en algo tan divertido. En el bando de las plantas, podemos escoger entre Lanzaguisantes, Girasol, Planta carnívora o Cactus. Si nos da por ser un zombi, seremos el Soldado, Ingeniero, Científico o el All-Star. Cada tipo de personaje dispone de un ataque principal y hasta tres de secundarios que desbloquearemos progresivamente. Por ejemplo, el Lanzaguisantes, que es equivalente a la típica tropa de asalto, a parte de los guisantes dispone de la explosiva bomba de frijoles, el Guisantrall -que le permite convertirse temporalmente en una torreta y ametrallar a diestro y siniestro-, y el estado Hiper, que hace entrar a la planta en un estado hiperactivo para desplazarse a alta velocidad, ideal para plantarse por sorpresa junto a un enemigo… o huir. Así pues, veremos cosas como la capacidad de ir bajo tierra de las plantas carnivoras, las minas -o Papapum como se las denomina en el juego- dejadas por el cactus y que harán mucho daño a los incautos, el placaje imparable del All-Star o los saltos aéreos de los zombis Soldado. En ambos bandos encontraremos también capacidades similares. Por ejemplo, el Girasol y el Científico pueden curar a los demás y revivir aliados más rápidamente. Tanto el Ingeniero como el Cactus pueden lanzar sondas a distancia que nos permiten atacar desde el aire, aunque siendo poco resistentes y, al fin y al cabo, el Científico puede dejar bombas lapa, capacidad parecida a la del Soldado.

Incluso con estas similitudes, como la combinación de capacidades es diferente según el personaje, hace que haya una gran variedad en cuanto a la estrategia. Las posibilidades se siguen multiplicando gracias a las posibilidades de progresión de los personajes, cinco adicionales por cada clase, que mejoran el aspecto y características del personaje, como mejores armas o velocidad.

Plants-vs-Zombies-Garden-girasol

La evolución de personajes puede que sea uno de los puntos del juego que menos indiferente dejan. Principalmente se basa en la compra de cromos gracias a las monedas que conseguimos en cada partida, similar a la típica experiencia por matar enemigos, revivirlos… o plantar plantitas en tiestos. Los paquetes de cromos tienen varios precios y, como es de esperar, cuanto más caros mayores son las posibilidades de conseguir mejoras menos comunes. Este factor de aleatoriedad puede que sea una forma artificial de alargar la longevidad del juego, pero también supone uno de sus puntos más fuertes porque permiten a los jugadores progresar de formas diferentes tras conseguir cantidades de monedas similares. Para desbloquear un nuevo personaje, hay que conseguir los varios cromos que componen su imagen. También podemos obtener mejoras como nuevos tatuajes (cambio de aspecto), accesorios tales como gafas de sol para nuestro Girasol, o gestos para poder burlarnos de nuestros enemigos. Las posibilidades son enormes y, aunque pueda ser un tedio intentar conseguir las cosas por el factor suerte, no deja de tener emoción saber que te tocará al gastar las monedas conseguidas con el sudor de la batalla.

En paralelo, podemos hacer subir de nivel nuestros personajes y desbloquear cosas como sus armas secundarias superando los típicos retos: matar a 5 enemigos con tal arma, revivir a tantos aliados, etc.

2443732-peasinapodgs

Plants vs Zombies: Garden Warfare es principalmente un juego multijugador, sin campaña individual, cosa que es un acierto porque no la necesita. Por un lado, encontramos el modo cooperativo -aunque también puede ser jugado en solitario- llamado Operaciones de jardín, en el que hasta cuatro plantas se enfrentan con varias oleadas de zombis, a cada cuál más complicada. Para ayudarnos a vencer a los incansables zombis, podemos poner plantas defensivas en tiestos repartidos alrededor de nuestro jardín. Las plantas han sido rescatadas del defensa de torres original, y veremos cosas como flores curativas, guisantralladoras o flores para congelar a los enemigos. Toda ayuda es poca. Superando las oleadas, incluyendo sus jefes, llegaremos al escape final, donde Dave el loco viene a rescatarnos con su caravana voladora. Parece que los creadores de Titanfall y Garden Warfare han estado cambiando ideas, ya que esto se parece al escape final al terminar una ronda de Titanfall.

El otro modo principal es el llamado, simplemente, Multijugador. Básicamente, esconde dos tipo de juego: Derrotar por equipos, donde zombis se enfrentan contra plantas por ser los primeros en conseguir 50 víctimas, y Jardines y cementerios, una interesante variación de la típica lucha por el control de zonas donde hay que conquistar las zonas enemigas secuencialmente a contrarreloj hasta llegar al objetivo enemigo. Por cada tipo encontraremos partidas donde se permiten modificaciones y otras que no, con el objetivo de compensar las diferencias. Además, hay una variación de la Derrota por equipos llamada Felpudo, que sirve como introducción ya que cada vez que fallezcamos reapareceremos con mayor vida. Y por que no, si nos gusta la variedad podemos escoger el modo que alterna entre Derrotar por equipos y Jardines y cementerios.

maxresdefault

Igual no es el juego que más mapas tiene, unos 10 en total, pero cada uno de ellos presenta un carácter claramente distintivo, detallado y vibrante, con multitud de posibilidades estratégicas.

Como todo juego de Xbox One, existe la posibilidad de usar nuestra tableta con Smartglass para participar en el Modo Jefe, donde el jugador recoge soles o cerebros sobre el mapa del nivel y puede enviar ataques aéreos o curar a aliados desde la distancia. Obviamente, la idea es que nuestro acompañante de sofá pueda hacer algo mientras acaparamos el mando. O si realmente tenemos una capacidad de multitarea sensacional podemos jugar con el mando y con la tableta todo a la vez. Lo he llegado a intentar, pero me han salido más canas. En todo caso, solo se permite a un Jefe por bando, aunque por lo general nadie usa ese modo. También es posible hacer de Jefe en la Xbox como opción a pasar un rato sin controlar a ningún personaje. Se controla con Kinect, o mejor, con el mando. Puede que sea útil en competiciones o para clanes, pero de otra forma es un tanto aburrido y lo dejaremos atrás como curiosidad.

El juego no se libra de errores, por eso. En un irónico caso, tras morir como zombi no llegué a morir realmente y quedé atrapado en el nivel, no viendo mi personaje pero pudiendo atacar a distancia. Esto es algo que algún jugador con mala leche podría aprovechar, o igual fue el único caso mundialmente conocido. Algunas otras cosas raras he observado, así como momentos con lag todo y mi rápida conexión a la red. En todo caso, estos fueron casos puntuales y tengo que admitir, que me tomé con humor.

71VEuwXB8jL_SL1280__zpse76276b4

El aspecto que más me preocupa es la longevidad, debido a la variedad de modos y mapas, que puede parecer un tanto limitada -algo que se refleja probablemente en el precio-, aunque después de más de 15 horas me sigue gustando tanto como el primer día. Además, mientras estaba escribiendo estas líneas, EA parece haberme escuchado, y ha lanzado el pack “Garden Variety Pack“, con un nuevo modo de juego llamado Bomba Gnomo, en el que hay que destruir el jardín o cementerio enemigo, así como un nuevo mapa y tres nuevas habilidades por clase. Y lo mejor de todo es que es gratuito. Eso se merece un aplauso, junto con el no maltratar a jugadores con Free to play con diseños desafortunados. A ver si es que EA está cambiando, o se trata de la arena antes de más cal.

Conclusión

Plants vs Zombies: Garden Warfare es un shooter de aspecto casual que esconde más posibilidades de las que parece a primera vista. Es curioso que EA haya decidido lanzar dos FPS en tan corto plazo de tiempo teniendo en cuenta que el Titanfall ha llegado apenas dos semanas después del lanzamiento de este juego y sería una pena que fuese eclipsado ante la comunidad por esta razón. Garden Warfare es un shooter tremendamente divertido y cuya comedia fresca nos hará reir entre derrota y derrota. PopCap Games ha hecho un gran trabajo en el cambio de género, manteniendo la esencia original de la saga. Prometo no pisar una planta nunca más.

9

 

Nos consolamos con:

  • Jugar a un shooter a carcajada limpia.
  • Mantiene la esencia de la saga, con comedia y colores vibrantes.
  • La aleatoriedad en la evolución de los personajes. En la diversidad está el gusto.

Nos desconsolamos con:

  • Se echa en falta algo de variedad.
  • La aleatoriedad en la evolución de los personajes. Nunca me toca lo que quiero.

Ficha

  • Desarrollo: PopCap Games
  • Distribución: Electornic Arts
  • Lanzamiento: 27/02/2014
  • Idioma: Español (gruñidos)
  • Precio: 39,95 €

Entradas relacionadas:

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *