9

Pixel Ripped 1989

Pixel Ripped 1989

La nostalgia nos hace recordar los juegos del pasado como algo mucho mejor de lo que eran, ya que los sentíamos mucho más inmersivos. Esta nostalgia está haciendo que tantos desarrolladores independientes quieran plasmar esas sensaciones en sus nuevos juegos, ya sea al hacer nuevos Metroidvanias, representar el estilo visual de la época, o un poco de todo. De estas propuestas centradas en la nostalgia, una de las más llamativas es Pixel Ripped 1989, al querer recuperar la esencia de los juegos de Game Boy, y sobre todo, la sensación de jugar en cualquier lado.

¿Cómo crear una experiencia clásica que recree esa sensación de no abandonar nunca nuestros juegos? Con Realidad Virtual, claramente, ya que esta obra de Arvore pretende mezclar la tecnología más actual con la nostalgia de esta mítica portátil. ¿Listos para volver a 1989 para una aventura inolvidable?

La premisa de Pixel Ripped 1989 es de lo más curiosa. Nosotros encarnamos a dos personajes: Dot y Nicola. Dot es la heroína del juego que da nombre al título, y tras recuperar la Piedra Píxel, ha devuelto la paz a su reino. Por desgracia, el malo de turno se ha hecho con la piedra, con la que es capaz de invocar todo un ejército de enemigos, y lo que es peor, viajar entre dimensiones. La única forma de pararle los pies es con la ayuda de Nicola, una joven que tiene la mayor puntuación del título. Nicole tendrá que completar el juego, y de lo contrario, el malvado empezará a afectar a nuestra realidad para hacerse también con ella.

Pixel Ripped 1989

Sí, es una historia absurda pero es tremendamente divertida, llena de diálogos ingeniosos, referencias a la época videojueguil de finales de los 80 y principios de los 90, etc. Es una verdadera lástima que el juego esté completamente en inglés, ya que los diálogos hablados no tendrán subtítulos, mientras que los diálogos de los personajes del juego sí que vienen en forma de texto. Al fin y al cabo, ¡en la Game Boy no había voces! Bueno, mejor decir la Gear Kid, que es la portátil de la buena de Nicola.

Por tanto, en la piel de Nicola tendremos en nuestras manos la portátil, que en el caso de PS4, podremos mover junto al mando, lo que da una sensación muy inmersiva de estar realmente con la portátil en nuestra mano. La situación que nos propone Pixel Ripped 1989 es de bastante urgencia, por lo que Nicola tendrá que completar el juego ya mismo… Aunque actualmente estemos en clase. Así que, nuestra tarea será ayudar a Dot a derrotar al mal, sin que la malvada profesora nos pille y nos castigue sin la Gear Kid. ¿Absurdo? Bastante, pero es también maravilloso.

El juego de la Gear Kid se podría considerar una especie de Mega Man, con toques de la saga X, ya que podremos correr para aumentar nuestra velocidad a la vez que disparamos. De hecho, hay varias secciones que son homenajes claros, como con los cubos que aparecen y desaparecen a intervalos concretos, y deben usarse como plataformas. Sin embargo, nuestra salud es similar a la de Sonic, ya que al recibir un impacto perderemos todos los píxeles que hayamos obtenido. Esto nos devolverá a una forma totalmente cuadrada, mientras que si conseguimos más píxeles iremos ganando definición.

Pixel Ripped 1989

El juego como tal está bastante bien, al ofrecer cuatro niveles variados con desafíos muy divertidos, y montones de caminos secretos para encontrar los cartuchos, los coleccionables de la aventura. Si Pixel Ripped 1989 fuera solo esto, estaríamos ante un título de plataformas muy sólido y divertido, pero lo que lo eleva es al combinarlo con la experiencia de Nicola.

La profesora intentará impartir su lección, por lo que tendremos que jugar cuando esté escribiendo algo en la pizarra mientras nos aburre con la historia de Enrique VIII. Cuando se gire será el momento de parar de jugar y mirar a la profesora, para que parezca que estamos atendiendo. El juego no se para, por lo que si hemos dejado a Dot en una plataforma que desaparece, al volver a mirar a la portátil veremos cómo hemos vuelto al último punto de control. En clase podremos usar una pajita para lanzar bolas de papel y causar distracciones, que son de lo más variadas.

¿Que disparamos a la papelera? Pues entrarán unos jugadores de fútbol brasileños (con Neymar incluido al caerse rápidamente al suelo), algo muy coherente y normal. También podremos tirar las fiambreras de los alumnos, encender la radio para que empiece a sonar música, activar el proyector con una imagen burlona de la profesora y otras más que será mejor que descubráis por vosotros mismos. Lo bueno es que son distracciones increíblemente absurdas que te hacen soltar una carcajada la primera vez que las activas, y te mantienen con una sonrisa de oreja a oreja en todo momento.

Esta dinámica de jugar mirando hacia la consola, mientras echamos un ojo para que no nos pille la profesora, es brillante, y funciona a las mil maravillas. De hecho, en la portátil no tenemos vidas, sino que el Game Over se consigue si nos pilla la profesora 3 veces. Esto no nos penaliza si nos morimos por dejar de jugar para que no nos pillen, lo que evita posibles frustraciones.

Por si esta mezcla de dinámicas no fuera suficiente, Pixel Ripped 1989 combina el mundo real y el del videojuego para los encuentros finales de cada fase. Como ejemplo del primer nivel, los personajes saldrán de la portátil, por lo que ahora tendrán color, y el escenario estará formado por los elementos que teníamos en la mesa. Ahora, las grapadoras serán los trampolines, mientras que las tijeras son los pinchos. Esto es divertido, pero encima tenemos que usar la pajita para lanzar bolas y destruir burbujas, por lo que se combinan ambas mecánicas interactivas de una forma brillante.

No quiero contar mucho más, ya que en cada fase Pixel Ripped 1989 logra darle una vuelta de tuerca a las mecánicas vistas tanto en el juego como en el mundo real, y sobre todo, en estos encuentros finales. El juego no para de sorprendernos, ofreciendo encuentros realmente imaginativos y muy, muy divertidos.

Pixel Ripped 1989

La sensación de inmersión está muy lograda, ya que si nos fijamos en los escenarios, podremos encontrar montones de pistas para encontrar secretos, bromas y/o referencias, etc. De nuevo, es una lástima que esté todo en inglés, ya que si no se controla el idioma, nos perderemos bastantes cosas interesantes, lo que hace que se disfrute un poco menos del juego.

La verdad es que Pixel Ripped 1989 es sencillamente genial, pero tiene un aspecto que igual no convence a más de uno: sus 4 niveles me han durado aproximadamente unas 3-4 horas. No estamos ante un juego muy largo, pero es bastante rejugable mientras buscamos todos los cartuchos ocultos (algunos están muy bien escondidos), y la verdad, así se consigue que tengamos una aventura que aprovecha hasta el último minuto. De hecho, hasta los créditos son brillantes, dando pie a posibles entregas que continuarán explorando más épocas de los videojuegos.

Si nos fijamos en el apartado técnico, Pixel Ripped 1989 funciona de maravilla. Por un lado, el trabajo de pixel art está muy conseguido, ofreciendo una estética muy propia de la época, pero con una resolución y un trabajo de animaciones más propio de la actualidad. Lo que más llama la atención es la parte del mundo real, ofreciendo unos gráficos trabajados, pero con aspectos mejorables. Por ejemplo, los se notan bastante los dientes de sierra en la versión de PS4, además de faltar sombras y presentar algunas texturas algo planas. Aun así, la inmersión está muy, muy lograda, con detalles sencillamente fantásticos. Me encanta que cuando nosotros en el mando pulsemos la cruceta, Nicola lo haga también, y lo mismo con los botones de acción. Esto hace que se nos olviden estos pequeños problemas gráficos, sobre todo por lo visualmente llamativos que son los jefes finales.

Pixel Ripped 1989

El sonido es incluso mejor que los gráficos, al combinar tanto el audio del juego como el del mundo real. Esto se ha logrado de forma muy efectiva para aumentar la inmersión, y se nota clarísimamente cuando miramos hacia la portátil o hacia la clase. En función de en qué nos centremos, ese audio gana volumen, pero sin anular por completo el otro. Esto nos puede ayudar para escuchar los golpes que pega la profesora con una regla en la mesa para darnos un aviso, y así parar de jugar y no perder una “vida”. La música del juego está genial, y las voces de los humanos funcionan muy bien, con exageraciones que casan con este mundo tan absurdo y loco que nos proponen.

Conclusión

Llevamos una racha de juegos de Realidad Virtual fantástica, y Pixel Ripped 1989 la continúa. Estamos ante un juego sencillamente brillante en su planteamiento, ya que logra algo que puede parecer imposible: emplear las últimas tecnologías para ofrecer una experiencia nostálgica dentro del juego y del “mundo real” al que accedemos mediante la VR. La dualidad de controlar a Nicola, que a su vez controla a Dot, es fantástica, ofreciendo un título único e innovador, que demuestra las grandes experiencias que se pueden conseguir sólo gracias a la Realidad Virtual.

Lo bueno es que no solo es la idea que propone Pixel Ripped 1989 brillante, sino que la ejecuta a la perfección. El juego al que Nicola juega es muy bueno como tal, pero al combinar esta dualidad, llegando a su máxima expresión en los encuentros finales, que son increíbles. Las pegas que se le pueden poner al juego son muy escasas (el idioma y la duración son las principales), pero estamos ante una propuesta tan buena, que es imposible no recomendar Pixel Ripped 1989 a cualquier poseedor de un dispositivo de Realidad Virtual, sobre todo a los que vivieron en la época a la que nos traslada la aventura.

9

Nos consolamos con:

  • Propuesta brillante a todos los niveles, que es nostálgica e innovadora a partes iguales
  • Los momentos en los que se combinan el mundo real con el del juego son fantásticos
  • Historia loca, absurda, y sobre todo, muy divertida
  • La inmersión es total, gracias a las mecánicas y al apartado técnico. Realmente sientes que has vuelto a 1989 y estás con una Gear Kid

Nos desconsolamos con:

  • Completamente en inglés
  • Los dientes de sierra que vemos en el mundo real en la versión de PSVR
  • A más de uno se le hará corto. Deja con ganas de más 

Ficha

  • Desarrollo: Arvore
  • Distribución: Arvore
  • Lanzamiento: 31/07/2018
  • Dispositivo VR usado: PS VR
  • Idioma: Textos y Voces en Inglés
  • Precio: 24,99 €

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *