8

Outlast: Whistleblower

Outlast Whistleblower

Como las películas nos han enseñado, los soplones en la cárcel no es que tengan un futuro brillante, y si eres un soplón en un psiquiátrico donde realizan experimentos de lo más peligrosos, tus posibilidades de sobrevivir se reducen drásticamente. Esto lo descubriremos de la mano de Wayland Park en Whistleblower, el primer DLC del intenso Outlast. Este personaje es quien avisó a Miles Upshur, el protagonista de la aventura principal, sobre los horrores del manicomio Mount Massive, y esta expansión empieza justamente con el envío de dicho email. A partir de ahí, viviremos los horrores que se desatan en este lugar desde un punto de vista diferente, empezando antes de que Miles llegue al psiquiátrico, y terminando después, para así poner punto y final a la historia de este horrible escenario.

El argumento fue uno de los puntos que menos me conquistó de Outlast, pero aquí, me ha convencido bastante, eso que tampoco se llegan a resolver todos los interrogantes que se plantean en la aventura principal. Sin embargo, Park es un personaje más interesante (aunque solo “hable” en las notas que vaya tomando) y la base que crean para una futura entrega es de lo más interesante en muchos aspectos.

Outlast Whistleblower

Esta mejora en la historia también se traslada a la jugabilidad, aunque en esencia se mantiene el mismo esquema visto con Miles: nos movemos por Mount Massive con nuestra cámara (cuyas baterías son bastante más escasas) evitando que ser aniquilados de la forma más brutal posible por los internos (que si ya estaban un poco tarados, tras los experimentos se han vuelto auténticos psicópatas), ya que no podemos defendernos de ninguna manera posible.

Así que, nos encontramos de nuevo con muchos momentos de sigilo y tensión para escondernos al ser descubiertos, ya que el repertorio de enemigos, si bien ataca siempre de la misma forma, es realmente aterrador. Tenemos una especie de nueva némesis similar al bicho grandote que siempre nos perseguía en la historia principal, pero que da mucho más miedo y el simple sonido de su arma te deja paralizado, y luego otro que es mejor que veáis por vosotros mismos.

Por lo tanto, se juega de la misma manera, y en muchos momentos, con solo correr, es suficiente para ir avanzando por cada zona. Sin embargo, el ritmo de juego y las sorpresas se van manteniendo en este DLC, de forma que si bien algunos sustos se ven venir al ser tremendamente clásicos, te hacen pegar un buen bote en su mayoría, y el capítulo final es directamente para enmarcar en un museo de los horrores de lo asqueroso e intenso que es.

Outlast Whistleblower

La ambientación de los nuevos escenarios del DLC (también visitaremos algunos lugares ya conocidos) es genial, con algunos elementos, como la niebla, que le da un mayor toque de miedo constante, y no solo de sustos en momentos puntuales. De hecho, eso es por lo que me ha gustado más esta expansión que el juego original, y es que sencillamente me ha asustado más. Sé que no debería al reciclar varios momentos y no tener momentos tan épicos como el encuentro con el doctor de Outlast, pero muchas veces tenía que parar durante unos segundos a recobrar el aliento tras tanta tensión, sobre todo en el último capítulo.

Eso sí, la casquería sigue presente en todos los sentidos, y se ha amplificado hasta límites insospechados. Tras terminar el DLC no me puedo ni imaginar lo que debe pasar por la mente de los chicos de Red Barrels, porque hay momentos tan asquerosos que cuesta mirar a la pantalla.

Es una pena que a veces se note el menor nivel gráfico de este DLC, con algunas escenas algo arruinadas por problemas como una desincronización labial tremenda. Es muy evidente al principio de la aventura, y más en una escena bastante brutal, donde en lugar de tener miedo o estar tenso, me entraban ganas de ponerme a reír. Eso, y que los fallos técnicos del original se mantengan, como un diseño de personajes algo tosco (¿por qué todos los internos no asesinos son iguales?) y unas animaciones robóticas. Aun así, cuando estás en alguno de los momentos más cruentos del DLC, se te olvida y te pones a disfrutar (o bueno, sufrir) sin remedio durante las 2-3 horas que dura esta historia.

Outlast Whistleblower

Conclusión

Con Whistleblower esperaba simplemente más de lo mismo visto en Outlast, y aunque es bastante cierto que así ha sido, lo he disfrutado todo muchísimo más. Los nuevos psicópatas introducidos para atormentarnos, la ambientación más aterradora de los escenarios, momentos más cruentos todavía y una historia mejor contada hacen que este DLC sea todo un imprescindible para los que se lo pasaron bien (o mal) con la entrega original, ya que ofrece más sustos y más tensión, pero de una forma “in crescendo” que os va a dejar con ganas de una segunda parte para ya mismo.

8

Nos consolamos con:

  • El juego intenta dar miedo además de sustos.
  • Momentos muy intensos gracias a los nuevos psicópatas.
  • Historia mejor contada que en la aventura principal.

Nos desconsolamos con:

  • Varios fallos técnicos.

Ficha

  • Desarrollo: Red Barrels
  • Distribución: Red Barrels
  • Lanzamiento: 07/05/2014
  • Idioma: Español (voces en inglés)
  • Precio: 8,99 €

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *