7

Outlast 2

Outlast2

Uno de los principales causantes del renacimiento de los survival horror es sin duda Outlast. El juego original de Red Barrels pilló a casi todo el mundo por sorpresa, pero logró cautivar gracias a su gran atmósfera y al tener como única herramienta una cámara de vídeo para ver en la oscuridad.

Pese a todos sus puntos buenos, estaba claro que tenía varios problemas, que por suerte, se solucionaron en parte con su gran expansión Whistleblower, que además de ofrecer algunos de los villanos más memorables de la saga, servía para explicar el extraño desenlace del original. Por estos motivos, había muchas ganas de ver qué haría el estudio con Outlast 2, que esta vez cambiaría de ambientación, pero nos seguiría dejando totalmente indefensos ante toda clase de psicópatas. ¿Habrán logrado asustar de nuevo para bien, o será la calidad del juego lo que más miedo dé?

En esta segunda parte tomamos el papel de Blake, un reportero que junto a su mujer, se han adentrado en una zona desierta de Arizona para investigar la misteriosa desaparición de una Jane Doe (una víctima sin nombre), aunque como os podréis imaginar, su investigación toma un rumbo de lo más perturbador. Tras un accidente de helicóptero el piloto termina siendo asesinado brutalmente, y nuestra esposa ha sido secuestrada, por lo que tendremos que echarle un par, enfrentarnos a una secta religiosa que se ha vuelto completamente loca, y rescatar a nuestra mujer.

Outlast2

El primer cambio en la narrativa de Outlast 2 es que Blake es un personaje como tal, y no un mero espectador como en las dos aventuras anteriores. Por tanto, nuestro protagonista hablará, expresará su opinión, etc. Esto es clave, ya que en esta ocasión Red Barrels quiere apostar más por el terror psicológico, y para ello, es clave que nuestro personaje no sea un cascarón sin personalidad. Hasta ahí no está mal, ya que junto a lo que ocurre en Arizona con la secta religiosa, iremos saltando al pasado de Blake cuando iba a un colegio católico, donde una amiga de Blake y su esposa murió trágicamente.

Por tanto, tendremos dos tramas principales: recuperar a nuestra esposa, y desentrañar el misterio del colegio. Sobre el papel no suena nada mal, pero por desgracia, el argumento es un sinsentido hasta que no encuentras algún coleccionable bien oculto y puedes empezar a colocar las piezas del puzzle para que todo tenga algo de sentido. No solo eso, sino que también sería necesario haber encontrado algún coleccionable concreto de la entrega original.

Está bien que una historia de terror no te explique de forma clara todo lo que ocurre, pero esto es pasarse. Y es una pena, porque hay aspectos de lo más interesantes. Por ejemplo, la forma en la que la secta ha tomado la religión católica (una religión que no suele aparecer en muchas sectas en juegos o películas) es macabra y brutal, con documentos perturbadores a más no poder. Sin embargo, cuando llegas al final y ves ese desenlace, te quedas con cara de tonto y, salvo que hayas cogido esos pocos coleccionables, querrás maldecir al estudio por la forma en la que cuentan la historia. Incluso si se entiende, que no haya un final como tal es absurdo, lo que deja claro que habrá un DLC para explicar el final, como ocurrió con la primera entrega, con la diferencia de que entonces, había un final más claro.

Outlast2

El argumento tiene dos problemas bastante importantes. Por un lado, que la trama del colegio es tan obvia, que su resolución no da lugar a ninguna sorpresa. Por otro lado, está el propio Blake. Durante la mayor parte de Outlast 2, no hace más que decir lo obvio, cagarse en todo lo cagable o preguntarse dónde estará su mujer. Su personalidad sólo sale a relucir en las grabaciones que hagamos con nuestra cámara. Un cambio que me ha gustado es que al coger un documento, le haremos una foto con la cámara, y el juego no se para en ningún momento, lo que hace que sea bastante intenso leer una carta con tantos ruidos a nuestro alrededor.

Ahí Blake no suelta comentarios, pero sí cuando grabemos sucesos clave. Tendremos que apuntar durante un tiempo al suceso hasta que se llene el indicador para terminar la grabación. Pues bien, si vamos a la grabación desde el menú principal o el de la cámara durante la partida, podremos escuchar algún comentario, que a veces es clave para la trama, además de mostrarnos qué está pasando por la mente de Blake. ¿Por qué no podría decirlo mientras estabamos grabando? Eso daría bastante más peso a estas grabaciones, y hacernos verlas dos veces (una vez al grabar y otra al visualizarlas) me parece bastante absurdo.

Pero bueno, el original también tenía una narrativa algo confusa, y lo que atrapó fueron sus mecánicas. ¿Ocurrirá lo mismo en Outlast 2? Sí y no. Como decía antes, el juego intenta apostar más por el terror psicológico en vez en mostrarnos jumpscares cada poco tiempo, lo cual agradezco, ya que eso hace la experiencia más aterradora. Hay varios momentos fantásticas en este sentido, al jugar con las luces y los sonidos para que no sepamos si realmente hay algo a nuestro alrededor, o no.

Outlast2

Esto, al combinarlo con situaciones en las que realmente hay peligros mortales, da lugar a momentos tensos a más no poder. En principio, las mecánicas se han mantenido respecto al original, al no poder defendernos de los enemigos, y tener que usar la cámara con visión nocturna para movernos por escenarios muy oscuros. La diferencia es que esta vez estaremos en pequeños poblados y zonas boscosas, en vez de los angustiosos pasillos de un psiquiátrico.

Esto da lugar a varios cambios notables. Para empezar, en Outlast 2 hay menos sitios para escondernos, ya que no contamos con tantas camas o armarios donde refugiarnos. En su lugar, tendremos que usar la hierba alta o el agua en la mayoría de situaciones para mantenernos ocultos. De esta forma, hay situaciones fantásticas, donde estamos con el corazón en un puño entre la hierba alta mientras un enemigo está a nuestro lado con la linterna, esperando que no nos encuentre.

Otra opción es que nos detecten, y es entonces cuando nos tocará correr. Las persecuciones son mucho más frecuentes en esta secuela, y hay varias brillantes. Las que tienen lugar en un maizal son increíbles, y hay otras increíblemente intensas, que son de lo mejor que ofrece el juego sin lugar a dudas.

Outlast2

El otro cambio es que ahora los escenarios son bastante más abiertos y variados. Esto puede ser bueno en un principio, pero a la larga, termina resultando como algo negativo, ya que los escenarios no es que estén muy bien diseñados para indicar dónde estamos, por lo que en las zonas más abiertas estaremos corriendo como pollos sin cabeza hasta que por casualidad, demos con el camino a seguir.

En el peor de los casos, nos meteremos en algún camino por el que no debemos ir, y nos matarán casi al instante. Este es el principal fallo de Outlast 2, y es que el ensayo y error es muchísimo mayor que en la entrega original o su expansión. De hecho, el juego nos presenta con montones de situaciones en las que debemos de morir por narices, para luego ya saber que eso que era totalmente lógico no se puede hacer, e intentarlo nuevamente. Por ejemplo, el primer encuentro ya cae en este problema, porque de repente estamos solos, suena una música de persecución, y el enemigo aparece por el único camino por el que se puede avanzar, sin ningún tipo de aviso casi. Esto da lugar a que muramos la primera vez, veamos su gran animación de muerte, y volvamos a intentarlo de nuevo sabiendo eso que es casi imposible saberlo de antemano.

La parte de la escuela, aunque tiene varios momentos geniales, es una de las principales áreas de este problema, con muertes inevitables que nos hacen repetir esa zona hasta descubrir qué se supone que tenemos que hacer para progresar. No está mal morir de vez en cuando en un juego, pero que sea porque la hemos cagado, y no por un diseño tan obtuso que nos quiere hacer morir la primera vez. Repetir tanto estas zonas hacen que pierdan su efecto, y terminando siendo aburridas.

Outlast2

Otro problema es que esta vez no hay muchos enemigos memorables. Están básicamente Marta y Laird, pero no les llegan ni a la suela de los zapatos del Novio, el caníbal, los gemelos o el doctor loco. Es un problema importante a la hora de hacernos interesarnos por lo que va a ocurrir a continuación.

Como extensión de este problema, Outlast 2 termina por hacerse algo más repetitivo a medida que avanzamos que incluso el original. Sí, los escenarios van cambiando, pero termina por cansar encontrarse por el mismo patrón: solo hay un camino para avanzar, de ahí aparece el enemigo, y tenemos que escondernos o correr en círculos hasta poder progresar. Una pequeña modificación es tener que ganar tiempo para mover alguna caja (los pocos puzzles que hay se basan en mover cajas), y tras la tercera vez, ya deja de sorprender.

A pesar de todas las quejas que estoy diciendo, no todo lo nuevo de esta secuela es malo. Por un lado, me gusta la mayor inmersión que hay en el juego al no poder ver desde la cámara las baterías que tenemos, sino que tenemos que mirar al interior de nuestra chaqueta (como en Alone in the Dark) para ver las baterías, lo cual puede añadir más tensión si nos estamos quedando sin batería en mitad de una persecución y no sabemos si tenemos más pilas o no.

Lo de tener que curarte tras un ataque fuerte no está mal en cuanto a la idea, pero nuevamente, la ejecución deja que desear, al frenar el ritmo de juego para tener que curarnos con vendas. Esto hace que tengamos que aguantar marcas de sangre por toda la pantalla hasta que nos curemos, algo que no podremos hacer hasta que hayamos acabado la persecución en la que estemos.

Outlast2

Otra novedad es que la cámara cuenta con un micrófono direccional, que chupa tanta batería como la visión nocturna. En teoría, nos debería de ayudar a detectar enemigos a través de las paredes, pero como la mayoría del tiempo estamos corriendo, su uso queda limitado a un par de escenas y poco más, por lo que su inclusión es más bien anecdótica.

Algo que personalmente me fastidia de este Outlast 2 es que no podamos defendernos de ninguna forma. Entiendo que así nos sentimos en inferioridad ante los enemigos, pero es bastante absurdo cruzarnos con tantos machetes, hachas o palas con las que al menos defendernos, y que Blake siga únicamente con su cámara. No quiero que el juego se convierta en uno de acción, pero le añadiría variedad y tensión poder defendernos, aunque sea como última opción, o para noquear algunos enemigos. Al fin y al cabo, la mayoría parecen ser pueblerinos con todo tipo de infecciones y heridas, por lo que no debería de ser tan complicado darle un palazo a uno de ellos.

Al menos, la aventura dura más o menos lo justo para que no se haga especialmente pesado pese a todos estos problemas, ya que en unas 6-7 horas llegaremos al final.

Outlast2

Algo en lo que no se puede poner ninguna pega al trabajo de Red Barrels es que Outlast 2 luce increíble en todo lo relacionado con lo técnico. La iluminación es increíble, las animaciones y escenarios también, y todo tiene un nivel de detalle increíble. Por ejemplo, en el colegio hay relojes de manecillas que se mueven (al menos los secunderos), o incluso los efectos del agua están muy bien. Para ser un juego independiente, estamos ante un juego que bien podría competir de tú a tú con muchos AAA, siendo una auténtica delicia para la vista. También ayuda a vender muchos de los momentos perturbadores del juego.

El sonido es igualmente fantástico. Los sonidos que hay a nuestro alrededor son perturbadores, y ayudan a vender muchos momentos de tensión o paranoia al no saber si hay realmente alguien a nuestro alrededor, estamos a salvo, etc. La banda sonora también está bastante bien, junto al doblaje en inglés.

Outlast2

Conclusión

Esperaba mucho de Outlast 2, y da una de cal y otra de arena. En algunos momentos, logra superar ampliamente a su predecesor y su expansión, mientras que en otros es muchísimo peor. Su énfasis en situaciones de ensayo y error es todo un error, ya que llega a frustrar en varios momentos y quita toda la tensión a varias de sus situaciones, convirtiéndose más en mera rutina de ver qué se supone que Red Barrels quiere que hagamos.

La historia también parte de una premisa interesante, pero está contada fatal, y que se necesite un coleccionable opcional concreto para que tenga algo de sentido es absurdo, por no mencionar su horrible desenlace. También fallan los enemigos, al no resultar tan memorables como los del original o su DLC.

Pese a todo esto, creo que Outlast 2 es ligeramente superior a su primera entrega, pero no llega a igualar siquiera a Whistleblower, personalmente lo mejor que ha dado la franquicia hasta la fecha. Cuando el juego está a tope, nos lo hará pasar realmente mal, y hay momentos increíbles. Es una pena que no sea tan consistente, o que no se hayan arriesgado más para incluir alguna opción para defendernos o algo así. Aun así, si lo que buscáis es un survival horror competente, ciertamente hay opciones muchísimo peores que Outlast 2, aunque esta vez se vayan a quedar lejos de la satisfacción o sorpresa que supuso el original en su momento.

7

Nos consolamos con:

  • Más variedad de escenarios que en el original.
  • Técnicamente espectacular.
  • El mayor énfasis en el terror psicológico que en los jumpscares.
  • Varias de las persecuciones son increíbles.

Nos desconsolamos con:

  • Historia confusa que se debería de haber contado mejor.
  • Ensayo y error excesivo.
  • Diseño de niveles mejorable para que sean más claros.
  • Sin enemigos tan memorables como en el original o su DLC.

Ficha

  • Desarrollo: Red Barrels
  • Distribución: Red Barrels
  • Lanzamiento: 25/04/2017
  • Idioma: Textos en Castellano
  • Precio: 29,99€

Entradas relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *